1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La “secta” que denuncia el ‘otro’ Partido Popular

Diversas voces discrepantes de la línea oficial del PP hablan de los vicios de su partido y hacen autocrítica, con línea directa entre la nula democracia interna y la corrupción

Miguel Ángel Ortega Lucas 31/05/2017

<p>Una imagen del último Congreso del PP, celebrado el pasado febrero en Madrid.</p>

Una imagen del último Congreso del PP, celebrado el pasado febrero en Madrid.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

“La gente que vale no llega a nada dentro del partido”. “Los cargos no se deben a los afiliados ni a los ciudadanos sino al dedo que los ha puesto ahí”. “Una especie de secta en la que se exige adhesión inquebrantable al líder, y si no, estás muerto”. “Gente que lleva mamando de esto toda su vida, y confunde continuamente lo privado con lo público”. “Esto sí es como Venezuela, y no pasa nada”. “Tantos escándalos, tantas barbaridades...” “Todo tan obsceno, tan obsceno...”

No son voces de fuera: son voces de dentro. De dentro del Partido Popular. La muralla sin fisuras, como una centuria romana, que siempre ha aparentado ser la formación que aglutina al centro-derecha español cuenta con mayor disidencia interna de la que suele trascender; con gente mucho más crítica de lo que su pétrea imagen trata de proyectar todavía, sus cabezas visibles prodigando sonrisas de hielo mientras la putrefacción amenaza con diezmar su estructura desde los cimientos; con personas cuyas formas, fondos y aspiraciones no responden, a priori, al retrato-robot que la realidad, tozuda, esboza cada día, desde los tribunales a los periódicos, pasando por los plenos del Congreso: la de una casta de patricios o arribistas sin escrúpulos que han hecho de la política una forma de negocio y latrocinio.  

Todas estas voces forman parte de uno de los escasos reductos que ejercen de oposición interna al aparato de la madrileña calle Génova, el Foro de Pensamiento y Desarrollo. Una plataforma de militantes de base que denunció al partido, por ejemplo, el pasado año, por no convocar el congreso nacional e incumplir así los estatutos (el congreso acabó celebrándose este 2017).   Todos son jóvenes (43 años el mayor). Todos han tenido o tienen fuertes lazos políticos, pero sobre todo sentimentales, con el Partido Popular. Cada cual tiene su historia, que siempre es la de una decepción, la de un conflicto a tumba abierta o la de un cabreo equiparable a la de cualquier ciudadano que contemple estupefacto desde el salón de su casa el desarrollo (la tormenta) de los acontecimientos. Todos acaban apuntando, antes o después, a un puñado de vicios que dan lugar al movimiento circular (inmóvil, en el fondo) por el que viene funcionando el partido durante años; quizá desde siempre. A todos les gustaría que las cosas fueran distintas en una organización que ha “traicionado”, dicen, los principios de “honradez” que se supone abanderaron en otro tiempo. Y esbozan un paisaje que no es ajeno, en absoluto, ni a la inercia de otros partidos ni a la misma sociedad española.   

María Álvarez (32 años) creció con la política, por estar su padre dentro del partido en Madrid. Participaba ya de adolescente en las campañas electorales, pegando carteles, saliendo a la calle. Hace alrededor de diez años, siendo secretaria general de Nuevas Generaciones (NN.GG.) en el distrito de Hortaleza, quiso optar a la presidencia del mismo pero se topó en la carrera con un adversario más cercano a Génova, con “buenos padrinos” en la sede nacional del partido. La forma de operar contra ella en la carrera por el puesto (una moción de censura por parte del rival contra su secretaría general, que no prosperó, seguida de “atentados personales” como llamadas anónimas a su pareja de entonces para desestabilizar su vida íntima) la llevó a apelar al Comité de Derechos y Garantías del partido: “Llevo casi diez años esperando que respondan”. Finalmente, la dirección nacional acabó nombrando a un presidente-gestor, que le recomendó “retirarse del asunto” y dejar paso a “gente más joven” (“yo tenía 24 años”). Todo, dice, con el objetivo de que su adversario no tuviera rival y encontrara vía libre, sin proceso electoral siquiera, para obtener la presidencia. 

“Acepté la situación porque yo creía en el partido, creía en lo que yo estaba haciendo, me daba igual trabajar desde otro sitio”, mientras su adversario continuó ascendiendo (“todos los que entraban”, cuenta, por el aro de cierto lobby dentro del partido “han tenido puestos”). María siguió en el distrito de Hortaleza, pero “en un momento me defino bastante gallardonista [de Gallardón], no esperancista [de Esperanza Aguirre], y me empiezan a apartar”, más con la circunstancia de ser madre, cosa que “nadie entendió”. Se fue definitivamente “hace tres años, desde que tengo a la niña. Pero aguanté dentro como una jabata”. También admite que su elección como secretaria general de las NN.GG. del distrito tuvo que ver en parte con ser hija de: su padre era por entonces asesor en el Ayuntamiento con Gallardón. “No me lo merecía del todo, pero fue un cúmulo de cosas; sabían que somos gente que funciona. Los afiliados me votaron, pero yo lo viví como un regalo. Aunque también respondí con mi trabajo... Y me apartaron por ser crítica para lo bueno y para lo malo, porque exijo a mi equipo que trabaje.”

“Yo lo que he vivido es que la gente que vale no llega a nada” dentro del PP, “porque estorba. Gente muy preparada, que, si no les apartan, se apartan ellos porque no pueden pasar por esos aros”. También por el mero funcionamiento: “Yo he llegado a tener ataques de ansiedad, derrames en el ojo..., por la presión a la que estaba sometida, porque a mí ese rollo...: teníamos unos objetivos que cumplir. Y los objetivos no son por conseguir una sociedad mejor, sino porque así yo –el que está al cargo– puedo llegar más arriba. Entonces tienes una comparsa de 12 personas para que tú te lleves los méritos”. “Yo vivía la política porque me gustaba, pero no me iba la vida en ello; comía de mi trabajo, de ahí no”. 

Es una constante, al hablar con todas las personas de este reportaje: se establece una sutil relación entre ese silencio, esa servidumbre a la línea marcada desde arriba, y la menor preparación intelectual o profesional, generalmente acompañada de no disponer de un trabajo fuera del partido. Se diría, en resumen, que a la estructura de este partido (¿de todos?) le interesa especialmente contar con personas que dependan exclusivamente de ellos en lo económico: generalmente nadie muerde la mano que le da de comer. 

“El dedo que le ha puesto ahí”

“Dar la cara es complicado, sobre todo para la gente que vive de la política. Yo vivo de mi trabajo, pero como tenemos tratos con la Administración, si salgo por ahí mi jefe me cruje...”. Por eso, por respeto a su circunstancia, pondremos un seudónimo a nuestro siguiente testimonio y le llamaremos Francisco López. Tiene 33 años, también presidió las Nuevas Generaciones del partido en un distrito de Madrid. Para él, “el problema es que el partido se ha profesionalizado pero en la peor versión. Se ha hecho carrera de estar ahí, de no aportar más que el hecho de estar, y así es como se asciende. Yo conseguí una beca para irme al extranjero y me dijeron que si estaba loco, que podía llegar a concejal... ¿Pero qué me estás diciendo, tío...?”  

“Lo primero”, relata Francisco: “No se respeta ni fomenta ni aprecia que se tenga una carrera profesional propia, en ningún caso. Segundo, se lamina al diferente. Yo participé en asambleas en las que a veces íbamos en la corriente mayoritaria y otras en la minoritaria; te puedo decir absolutamente que quien se mueve no sale en la foto. Te podría dar una lista de nombres relevantes del gobierno regional [madrileño] que eran esperancistas hasta la muerte hasta que llegó [Cristina] Cifuentes” a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Porque tienen hipotecada su vida, en el sentido literal: “Claro, ése es el juego. No quieren que tengas libertad de pensamiento ni nada, sino que te debas a tu superior jerárquico. Si no, desconfían y fuera. Si rascas los imputados por corrupción, a muchos, pero a muchos, les dijeron en su día: ‘Firma aquí o te vas a tu casa’ [firmar donde no se debería firmar], y a mí me han dicho: ‘Es que yo tengo que pagar mis hipotecas y mis cosas...’. Conozco a gente que cuando se formó el último gobierno de Esperanza Aguirre estuvieron una semana sin dormir, al no saber si entraban o no, porque suponía su sustento básico. Todo esto para mí ha roto la dinámica sana de un debate de ideas que tiene que existir. Gente que no se permita debatir porque sabe que se va a su casa”. 

Hablando en clave mercantilista, según López, “en el PP, igual que en todos los partidos, el cliente de un cargo público no son los afiliados ni los ciudadanos, sino el dedo que le ha puesto ahí. Cuando esa relación de poder es tan evidente, estás muerto. Yo recuerdo cuando Jesús Caldera, del PSOE, trasladó los papeles de Salamanca [de la Guerra Civil] porque se lo debía a Zapatero, y traicionó a sus votantes de Salamanca. Pusimos el grito en el cielo, pero si viéramos, diputado por diputado que se debe a su pueblo, lo que hace, sería la misma cadena de favores de la que no se puede salir”.

Entonces, ¿sólo así se puede ascender ahí dentro? “Si la pregunta es si se considera fácil llegar a un cargo de una asamblea regional o del Congreso sin integrarse en una red clientelar..., para mí, por lo que yo he vivido, es cercano a lo imposible”. “Date cuenta de lo torticero que es utilizar cargos públicos para pagar favores del partido: la división partido-administración no existe. Hay senadores que no podrían dar un discurso de diez minutos ni de coña, pero a los que hay que pagar. Y hay concejales, diputados, directores generales, que no saben hacer su trabajo, pero como el partido no les va a pagar, porque la caja es la caja, les pagamos todos los españoles. Eso es algo tremendo”. “En mi experiencia, de las personas más brillantes que yo conocí no queda ninguna. Trabajan en bancos, en la abogacía... toda esa gente se ha pirao. En mi caso fue fácil: cuando se empezaron a poner las cosas raras me llegó el ostracismo, que acaba cansando. Venció mi mandato, organizaron un conciliábulo para que yo no llegase a una asamblea con candidatos puestos por mí...”. Y se acabó yendo, aunque conserva el carné de militante. 

También los hay que, conservando ese carné por cuestiones sentimentales, o familiares, han dejado directamente de votarles en las elecciones. Es el caso de Ignacio García de Vinuesa, hijo del alcalde homónimo del municipio madrileño de Alcobendas (“él sabe mis opiniones”, dice, que no tienen por qué coincidir). Ignacio tiene 43 años, ningún doblez a ojos vista y una (sana) vena crítica que no aguantaría mucho tiempo dentro del Partido Popular, ni de ningún otro partido, seguramente. “Yo ya no les voto, desde hace tiempo no he votado a Rajoy. Sí voté a Cifuentes porque el discurso parece algo distinto, no sé si por tacticismo... Pero en general mi desencanto es absoluto”. 

“Obviamente”, dice, “los partidos políticos son una gran red clientelar. Yo te doy y tú me das. Y la gente que lleva mamando de esto toda su vida confunde continuamente lo privado con lo público, y cree que el ayuntamiento es su casa... Suena un poco fuerte pero el partido se ha convertido en una especie de secta en la que se exige adhesión inquebrantable al líder, y si no estás muerto. Es absolutamente imposible que con todo lo que ha llovido de corrupción no haya nadie que haya levantado la voz. Me parece surrealista. Es que es imposible, si no fuera porque tienen miedo a perder el puesto. Se supone que la política es un servicio público y hacer de la política una carrera tiene todas estas servidumbres. El día que se conocieron los mensajes de Bárcenas [Luis, sé fuerte] Rajoy debió dimitir, ese mismo día, por vergüenza torera. Una persona que se supone es un líder. Un líder no da órdenes; da ejemplo. Es lo que me han enseñado en mi casa. Si tú no eres capaz de dar ejemplo qué van a hacer los demás...”. 

“No puede ser”, continúa Ignacio, enérgico: “Rajoy, que lleva cuarenta años ahí, acostumbrado desde los 25 a que le abran la puerta, ¿qué sabrá de lo que es levantarse a las 6 para ir a currar? Ni él ni los que llevan cuatrocientos mil años viviendo de la política, los que no han hecho otra cosa que medrar desde que entraron en las NN.GG. Y nadie dice nada... ¿Qué más me da a mí Venezuela? Yo sé que aquí los trabajos son una mierda y cada vez que veo a un tío en el periódico que debe velar por mis intereses se lo está llevando crudo”. “Todo lo que pasa en la Comunidad de Madrid es de vergüenza; no puedes pretender que seamos todos imbéciles... Lo mío es una absoluta decepción. Creo que hemos defraudado los principios básicos de honradez, mérito, esfuerzo... Con la corrupción se ha mirado a otro lado descaradísimamente. Es todo tan obsceno, tan obsceno... Y muestra lo que se ha ido cociendo a lo largo de estos años. Aquí sólo vale una implosión, desde mi punto de vista. Porque los que nos han traído hasta aquí no nos sacan; están atados. Cómo puede ser que sigan mandando los Arenas, Zaplanas... Cuando dicen que Podemos apoya a delincuentes, son cosas que me chirrían muchísimo, porque tenemos un partido que ha sido cuando menos bastante blando con el tema de la corrupción... Lo de Ignacio González: ¿cuántos años se lleva viendo? ¿Qué pasa, que Esperanza Aguirre no ha ido a cenar su casa...? Uno que no se cortaba con su tren de vida. Esas cosas se saben... Un señor [Rajoy de nuevo] que hizo ministra a Ana Mato con todo lo que tenía detrás... ¿No había nadie mejor en el mundo mundial...? Nos quejamos de los podemitas pero tela... Yo he perdido la fe absolutamente. Y no creo que la cosa vaya a cambiar”.

“Sigo afiliado no sé por qué... ¿por motivos sentimentales? Seguro. Pero es cierto que no me lo planteo, aunque soy bastante azote y me gustaría que hubiera más gente como yo, que no soy más que un militante de base... Soy liberal y es el partido que en teoría representa mis ideas, podría tener cabida ahí. Pero el debate de ideas es secundario en este caso”.

“Hostia, es que esto no es” 

Otro hilo conductor continuo: la lealtad, como sugiere Vinuesa, no se gana; se compra. 

Javier Escribano es de A Coruña, tiene 36 años y milita desde hace 15 en el Partido Popular, donde ha sido diputado regional y presidente de Nuevas Generaciones tanto de dicha ciudad como de la provincia. Concurrió en marzo al congreso local en que se decidiría al nuevo presidente del partido en A Coruña y candidato del partido a la alcaldía. 

El proceso es el siguiente, según explica: en primera instancia se exige un mínimo de 50 avales para presentar una precandidatura (“para evitar que haya demasiadas”); cosa normal, dice. Después de eso, la exigencia sube a 350 avales para presentar una candidatura oficial y ser elegido por los “cuatro mil y pico afiliados” en A Coruña. “Yo no era el candidato oficial; era otra persona que es consejera de Medio Ambiente en el gobierno regional de Feijoo [es decir, Beatriz Mato Otero, que durante la campaña pidió a las bases no sólo ganar sino “humillar un poquito” a su contrincante.] Por mi trayectoria, porque creo que conozco la situación allí, me animé a presentarme. En un principio el rumor era que no conseguiríamos los avales. Pero dos semanas antes de finalizar el plazo anunciamos que tenemos ya 350 y seguimos sumando. Eso crea un caos interno y empiezan a machacarnos por donde pueden. Como ven que recibimos apoyos y que la otra candidata, a pesar de tener más avales, puede perder, porque la votación es secreta y muchos apoyos se consiguen por presiones internas, tres días antes del congreso emiten una comunicación diciendo que sólo pueden participar avalando o votando los afiliados que tengan la cuota al día, cuando ya todo está cerrado precisamente para que no se pudiera adulterar, y cuando aquí siempre se ha podido votar sin tener eso en cuenta, en el congreso nacional del partido en febrero por ejemplo”. 

“El escándalo viene”, continúa, “cuando yo acudo a la sede y pido al gerente del partido que me haga una certificación del número de afiliados con la cuota al día. Esto el miércoles, dos días antes del congreso. Y emite una certificación en la que hay sólo 659 personas que lo cumplen. Es decir: es imposible que puedan concurrir dos candidaturas al congreso. Y es inconstitucional [contrario a la pretendida garantía de pluralidad dentro de los partidos políticos] en este caso que se exijan 350 firmas cuando los que pueden participar, según esto, serían menos de 700 [es decir, con la imposibilidad de que al menos dos listas puedan concurrir, cada una con el mínimo de avales exigido]... Se sacaron esto de la manga cuando vieron peligrar la votación”. Escribano solicitó la anulación del congreso en el Comité de Derechos y Garantías del partido, pero le dijeron que “no son competentes” para tal fin. “El mismo día del congreso solicité en los juzgados una medida de suspensión cautelar pero no me la concedieron. Estoy elaborando una demanda para impugnarlo por vía judicial, pero hay documentos que no me facilitan en la sede... Es más: hoy día no se conoce cuánta gente ha participado en el congreso”, al que sólo acabó concurriendo la candidata oficialista. “Sólo han dicho que ha ganado con el 98% de los votos”. “Esto sí es como Venezuela”, opina. “Y no pasa nada. Es absolutamente antidemocrático, un pucherazo. Si vas a la votación y no ganas, vale. Pero no: me impidieron llegar a la votación”. [Su compañero Miguel Robleda, también del PP gallego, nos contaba en esta entrevista las maniobras con que se topó en A Coruña al tratar de acudir como compromisario al congreso nacional del partido].

Escribano dice que siempre había visto “cosas que no se hacían correctamente, o que no eran del todo éticas. Gente que utilizaba los medios del partido a favor de una candidatura. Pero impedir que una candidatura llegue a la votación no lo he visto nunca”. “¿Una secta? No, vamos a ver; yo creo que todos los partidos políticos tienen comportamientos sectarios porque son familias que aglutinan un núcleo de poder, sucede en todos los ámbitos asociativos. Pero depende de lo que uno haya vivido. Hay muchas circunscripciones... Yo puedo hablar de lo que vivo yo aquí”. Y sin embargo lo que él vivió ya nos suena de testimonios anteriores: “Había gente que me decía: ‘Mira, Javier, yo no te puedo avalar porque trabajo en la Xunta, trabajo en...’. Pero me decían también: ‘No te preocupes que yo te voy a votar a ti’ [en la votación final y secreta]. Sin embargo yo sé que muchos no iban a votarme”. “El problema”, para él, “no es que la gente de una cuerda quiera perpetuarse, sino que los mecanismos legales del partido no lo impidan”. Aunque esto sucede evidentemente porque quienes controlan una y otra cosa son los mismos. “No me he planteado dejar el partido porque en términos generales comulgo con sus ideas. Pero no me gusta la manera en que se está actuando”. 

José Luis Bayo (38) pertenece al Partido Popular desde los 17 años, donde ha ocupado diversos cargos de cierta relevancia (presidente de NN.GG., asesor...). Fue el único candidato que trató de disputar el pasado marzo a Isabel Bonig –presidenta interina desde la marcha de Alberto Fabra al Senado– la presidencia del PP en la Comunidad Valenciana. Tampoco llegó a concurrir de facto en las votaciones. Según Bayo, Isabel Bonig “forma parte de un pasado” que el PP debería ir dejando atrás: “Que ella sea la renovación cuando ha sido miembro de un gobierno en entredicho [el de Francisco Camps], con dos consejeros de aquella época en la cárcel [Milagrosa Martínez y Rafael Blasco], es de coña. Alguien que formó parte del aparato que tuvo que trocear contratos por el tema Gürtel, por el tema Púnica... ¿y no sabía nada? ¿Y está legitimada para liderar el PP en Valencia...?”. “Lo que intenté fue un cambio generacional, porque ella ha formado parte, por acción u omisión, de esa época”. Pero “o te pliegas a lo que dice Génova o no tienes nada que hacer”. 

Sean cuales fueren los motivos de Bayo para presentarse, lo que ocurrió, según él, es que hubo filtraciones por parte de sus propios afines (fruto de supuestas coacciones), según las cuales había aceptado retirarse a cambio de un puesto en el ejecutivo de Bonig (“Pero, pedazo de cabrones, ¡si me habéis pedido vosotros que me presente!”). Retiró su candidatura el último día (aunque no hubiera tenido opciones de ganar en cualquier caso por la abrumadora diferencia de avales entre Bonig y él: 7.228 frente a 159), y pidió en el juzgado la suspensión cautelar del congreso, que la juez rechazó, alegando también que el partido no le había dejado acceder a los censos ni celebrar actos de campaña en las sedes. El congreso en cualquier caso continúa impugnado y será en junio cuando se conozca si la juez ve indicios de irregularidades en la elección, que Bonig acabó ganando –contra nadie– con el 97% del censo; una cifra que suponía sólo el 4,4% de toda la presunta militancia del PP en Valencia. 

Según informaba entonces elmundo.es, tal censo se reducía a los 7.006 inscritos que se encontraban al día en el pago de las cuotas: votaron 6.824 de ellos. Pero el Partido Popular sigue sosteniendo que cuenta en toda Valencia con 150.000 fieles, entre militantes y simpatizantes. Según Bayo, sin embargo, “hoy día el PP en la Comunidad Valenciana es inexistente. Decimos tener 150.000 afiliados, pero ahora mismo una peña de fútbol arrastra a más gente” en la ciudad. El partido que logró meter a 55.000 personas en el estadio de Mestalla, en un mitin de José María Aznar en 1996, “hoy no es capaz de meter 300 personas en la sede” principal. 

Pero Bayo sí admite que muchos “no nos hemos quejado hasta ahora” de estas cosas. ¿Alzan algunos la voz, ahora, porque la máquina ya no funciona? ¿Hubieran seguido igual de seguir ganando elecciones? “Correcto... Claro que debemos hacer autocrítica; yo mismo. Yo he formado parte de las estructuras del partido. Cuando me eligieron lo hicieron de la forma que estoy criticando (cuando me hicieron presidente provincial de NN.GG. me dijeron simplemente ‘Vas a ser tú’). Y yo no digo hostia, es que esto no es. Yo trago. Los mismos que estamos criticando hoy el sistema... Pero la deriva que ha tomado el partido es muy complicada. Ha llegado un momento en que o lo cambiamos o... Ahora podemos movilizar como mucho a 200 o 300 personas a los actos, porque no hay músculo de partido. Y ya veremos si llegamos a poder presentar listas en todos los municipios de la comunidad”. ¿Puede darse tal cosa? “Claro que puede darse”, opina. “Aquí hemos pasado de ser omnipresentes, porque gobernábamos absolutamente todo, a que el municipio más grande que gobernamos en Valencia no llegue a 22.000 habitantes”. 

La inexorable espiral hacia la corrupción

Todo lleva, de manera inexorable (y obvia) al último factor de la ecuación, al eslabón más oscuro del círculo vicioso: toda esa dinámica de abolición de la crítica; de dependencias férreas a los movimientos internos del partido; de acatamiento al superior jerárquico por lealtades ganadas a base de compensación (o chantaje), no hace sino crear el ecosistema perfecto para que, siendo a la postre muy pocos los que hacen y deshacen, pueda crecer la corrupción, al amparo de ese silencio de granito que nadie se atreve a romper por miedo a perder lo ganado (el poder, la influencia, el dinero, el futuro; el puesto alcanzado a base de acatar todos esos puntos descritos hasta aquí del engranaje).    

La relación directa entre la falta de democracia interna y la corrupción: “Claro. Eso está claro”, responde María Álvarez. “Por eso pasa lo que está pasando. Y ya veíamos venir lo del caso Lezo. Porque si realmente tuviéramos la libertad de elegir a la gente... Pero es el chiringuito de los que tienen el poder, donde sale gratis robar. Nosotros mismos hacemos las leyes para protegernos, y no por el bien común”. ¿Podría decirse, entonces, que cualquier cara más o menos relevante del PP ha participado de, o vivido de cerca la corrupción? “No creo que todos estén manchados de corrupción, pero sí de trueques, de si me apoyas aquí te doy un puesto aquí... Por tus méritos no llegas a nada en el Partido Popular. No sé en otros, pero en este puedes tener claro que ni de coña. Desgraciadamente, ahora no tenemos el PP que queríamos. Parece que somos una gente que sólo miramos por el dinero, y ricos. Hay mucha gente humilde y trabajadora que vota al PP pero sólo parecemos los pijos. Pues no. Yo vivo en Moratalaz en una casa que hemos pagado con nuestro trabajo; he estado de voluntaria en Bolivia...”. “Hay muchas decisiones a nivel económico, con la crisis, en que la hemos cagao y no sabemos reconocerlo, cuando la gente entendería más eso a que, además de equivocarte, vayas de digno”.  

Francisco López: “A mí me espanta la priízación del PP [por el PRI mexicano]: no se defiende nada salvo quedarse ahí. En el momento en que un partido político pierde su proyecto se convierte en una máquina de poder. Es el principio de todos los males”. Javier Escribano: “No hay separación de poderes, lo mismo que en la justicia en España, que presiona para que haya impunidad en algunos delitos. Si esto pasa en los partidos, ¿cómo no se va a dar en las instituciones?”. “En Valencia”, asegura José Luis Bayo, “aún falta por salir mucho. El día que pierdan el poder en España ríete tú de la situación que tiene el PSOE ahora. Lo vamos a ver. No sé si tardaremos cuatro o cinco años, pero que lo veremos también te lo digo. ¿Cuántos tienen que entrar en la cárcel para que nos demos cuenta de que todos forman parte de una maquinaria? Otra cosa es que el discurso del miedo funciona, pero llegará un momento en que deje de funcionar. Si están cogidos entre ellos mismos... Empezarán las filtraciones, y se matarán entre ellos, porque cuando entras en un proceso de descomposición así, sólo queda sobrevivir”. 

“Cómo no va a calar ese mensaje de organización criminal del PP”, concluye Ignacio Martínez de Vinuesa. “Y estoy convencido de que muchos de los que están detenidos por corrupción te dirían que no se sienten corruptos. España tiene un problema enorme en ese sentido. La picaresca no es más que corrupción. En cualquier sitio la gente más lista no asciende, sólo los que saben lamer culos. Y la sociedad española necesita un cambio y necesita ejemplos, cosas más allá de la ideología, como la honradez. Pero esta gente va de mientras mi bolsillo vaya bien, lo demás me importa poco”. (Decía también María Álvarez: “He visto gente que venía a afiliarse con 18 años preguntando dónde se apuntaba uno para ser concejal”). Respecto a Rajoy, jefe de todos ellos, apunta Vinuesa: “Es como si el presidente de una empresa descubriera una trama por la cual sus directivos han estado robando, y pretendiera seguir en el cargo. Quién duraría en su puesto en cualquier empresa del mundo si un porcentaje altísimo de las personas a cargo se lo están llevando crudo”. Pero “Rajoy parece muy calmado y ya ves, es un rodillo para cualquiera que no sea afín a sus intereses”.

Mariano Rajoy. El registrador de la propiedad más joven de la historia de España, con 24 años (número uno de la oposición, que sacó con sólo un año de estudio después de licenciarse); aunque ya era diputado autonómico a los 26. El que fue ratificado asimismo como número uno de su partido el pasado mes de febrero, sin rival a la vista, por el 95,65% del total de compromisarios (“puesto que soy un ser humano, me emociona”). El que fue alzado como número uno del Partido Popular, hace catorce años, por obra y gracia del Dedo (¿se acuerdan de Las noticias del guiñol?) de otro líder de límpido expediente, de honradez a prueba de bombas, llamado José María Aznar. 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. sebastián triay olmos

    Pues después de leer el artículo sigo opinando que La Secta es cierta cadena de TV dedicada a denigrar al PP, partido que elije a sus políticos de otra forma, también democrática y para mí más digna que los que elijen candidatos tipo Borrell, Almunia y Tomás Goméz para después pasarse por cierto sitio lo elegido. Eso sí, el veto a Pedro Sanchez pienso que fue lo más acertado y necesario.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí