1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IÑAKI ANASAGASTI / EXPORTAVOZ DEL PNV EN EL CONGRESO

“Si hay un abuso de fuerza, sería muy difícil para el PNV apoyar al Gobierno”

Cristina Vallejo Billbao , 19/09/2017

<p>Iñaki Anasagasti, en una imagen de 2013.</p>

Iñaki Anasagasti, en una imagen de 2013.

EAJ-PNV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

En los miradores acristalados de las casas del Casco Viejo de Bilbao se ven más banderolas en solidaridad con los refugiados que por el reagrupamiento de los presos. Pero, cada tanto, en las Siete Calles, destacan los carteles anunciando una manifestación en apoyo del Procés catalán, la que tuvo lugar el 16 de septiembre. En Gara las primeras páginas las ocupa la visita de Arnaldo Otegui a Barcelona. Y en Madrid cada vez se habla más de lo que puede hacer el PNV con su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy y sus presupuestos según lo que vaya sucediendo en las próximas semanas. Por el paseo a lo largo de la ría frente al Guggenheim --museo que cumple ya veinte años, como la profundísima transformación de la ciudad--, camina Iñaki Anasagasti, diputado en el Parlamento vasco en los primeros años ochenta, portavoz del PNV en el Parlamento español durante dos décadas y luego senador. Ahora no ocupa ningún cargo en el partido y habla, días después del paseo y por teléfono, a título personal, como insiste en aclarar.

Una enmienda del PNV al texto constitucional durante la Transición podría haber evitado el problema con el que ahora nos encontramos en Cataluña, según ha escrito en un artículo en Deia.

El PNV no participó en la ponencia constitucional y fue Miquel Roca quien introdujo los términos “nacionalidades” y “regiones”. La Constitución no desarrolló esos conceptos y quedaron en la indefinición. Nuestro grupo parlamentario presentó una enmienda sobre la soberanía, para plantear que ésta reside en los diferentes pueblos que componen el Estado español. No se admitió y lo que se adoptó fue lo que se puede leer en el artículo 2 según el que la soberanía reside en el pueblo español, patria única e indivisible. A España no le ha venido mal tener un Estado autonómico, pero con su creación no se abordó en serio la solución a las demandas de autogobierno catalán y vasco.

¿Qué le parece la propuesta de Pedro Sánchez de reconocer la existencia de naciones en el Estado español?, ¿ayuda a resolver el problema?

Hay dos personas que me parecen clave, dos ponentes constitucionales: Miquel Roca y Herrero de Miñón. Me gustaría que el Consejo de Estado les pidiera un dictamen y que buscaran salidas

Es un cambio sustancial respecto a lo que ha defendido en los últimos años el PSOE. Pero está sin definir e inmediatamente ha salido Susana Díaz diciendo que Andalucía también es una nación. Me llama la atención que una persona como Susana Díaz, que es andaluza y por tanto española, no quiera aceptar que puede haber gentes en Cataluña y en el País Vasco que puedan ser españolas de nacionalidad, pero que se sientan catalanas o vascas. Es esa convivencia la que se plantea y si no se admite, pues se encuentra uno un 1 de octubre con la independencia como salida: si usted no me acepta como soy, me voy. Es un tema muy difícil, porque la nación se plantea como un status de privilegio, pero si España quiere soluciones, tiene que abordarlas.

Tal como quedó la Constitución, el referéndum de Cataluña es ilegal.

Según la legalidad española, sí. Según lo que los independentistas dicen, tiene legitimidad tras un acuerdo del Gobierno catalán, aunque no se dan cuenta de que Puigdemont es el representante ordinario del Estado en la Cataluña. El Estado tiene la fuerza coercitiva y el Gobierno catalán tiene la bandera y eso es muy difícil de casar si no hay un acuerdo como en Escocia, con el referéndum pactado que perdieron los nacionalistas, con lo que se arregló el problema, y a otra cosa.

¿Cómo valora el proceso, desde el año 2010, con el dictamen del Tribunal Constitucional sobre el Estatut hasta la aprobación de la Ley de Referéndum y la de Transitoriedad?

Durante cuatro años el PP tuvo mayoría absoluta y no quiso abordar el problema: ni a partir de la Diada de 2012, la que puso en marcha todo este proceso, ni con la consulta del 9 de noviembre de 2014. A ello hay que sumar que cuando se planteó la reforma del Estatuto Catalán el PP lo llevó al Tribunal Constitucional y éste no admitió que Cataluña se considerara una nación. Se cometieron muchas torpezas. También cuando Artur Mas propuso un pacto fiscal que tampoco se aceptó. Los portazos de Madrid han dado alas a una posición que no existía o que era minoritaria: el sentimiento independentista. El electorado catalán, el ciudadano, está agraviado, está supurando por la herida: si no me aceptas, si no me quieres, si no me solucionas el problema, pues yo me voy, ¿no?

¿Podría explicar también su visión sobre lo que ha hecho el Gobierno de Cataluña?

Con lo que no estoy de acuerdo es con hacer política con la CUP. Es como si en Euskadi hiciéramos política con Sortu. Los ámbitos tienen que ser más amplios, más ciudadanos, más de país, para no romper su cohesión. Se me puede contestar que si no se hace así no se logra poner en marcha nada, pero cuando no se tienen todas las cartas, hay que tener cuidado con cualquier movimiento. Respecto al debate del Parlament, los que hemos sido parlamentarios sabemos que hay un reglamento que hay que cumplir y lo que ocurrió no me gustó absolutamente nada. Pero también se argumenta que no ha habido posibilidad de hacer nada más que eso. En el fondo, este proceso ha puesto encima de la mesa que España se tiene que tomar en serio qué hacer con el País Vasco y con Cataluña.

Ha señalado algo a lo que no se da la suficiente importancia: que el clima de convivencia se esté deteriorando en Cataluña y comience a parecerse, salvando las distancias, al que reinaba en el País Vasco de los años ochenta y noventa.

La situación del País Vasco durante cincuenta años ha servido de vacuna y para decir a los demás lo que no hay que hacer. No creo que en Cataluña haya nadie con sentido común que esté pensando en utilizar los mismos métodos violentos que se usaron aquí, porque ya se ha visto en qué ha quedado todo. Al final, la propia ETA ha tenido que anunciar su disolución porque por ese camino lo único que lograba eran muertos y absolutamente nada. Lo que sí es cierto es que la sociedad tiene que convivir y todo esto lo que provoca es que se enfrente. Conozco gente que está deseando volver a la situación anterior, pero también que políticamente se tengan en cuenta las reivindicaciones catalanas.

¿Cómo se puede llegar a ese objetivo?

Hace falta mucha negociación discreta y no confrontación pública. Hay dos personas que me parecen clave, dos ponentes constitucionales: Miquel Roca y Herrero de Miñón. Me gustaría que el Consejo de Estado les pidiera un dictamen y que buscaran salidas. Ellos fueron redactores de la Constitución y podrían hallar una salida jurídica, política, administrativa, institucional, a la situación.

Ha dicho que Madrid ha dado muchos portazos a Cataluña. ¿Qué efectos podría tener otro?

no me obsesiono con eso de ser un Estado independiente en una Europa unida, porque esos son planteamientos del siglo XIX. Lo que nos interesa es una Europa fuerte y que en esa Europa tengamos nuestro encaje y que lo podamos tener también en el Estado español

Un enconamiento de la situación. Azaña decía que no se puede detener un torrente con una espada y esto se está convirtiendo en un torrente. Por muchas medidas de fuerza, de inhabilitaciones, de multas que el sistema judicial español establezca, esto no se va a solucionar así, esto hay que resolverlo negociando, negociando, negociando.

¿Cree que finalmente se va a celebrar el referéndum?

Se celebrará, pero habrá que ver la lectura que se puede hacer de un referéndum para el que no se puede hacer campaña, para el que las papeletas se tienen que llevar de casa, para el que no se sabe dónde están las urnas, para el que no se sabe cómo va a funcionar el censo, y, sobre todo, si la mitad del censo no vota. Podrá ser una victoria pírrica, pero no tendrá consecuencias políticas importantes.

¿Habrá una declaración de independencia?

Si uno quiere ser independiente, tiene que ser reconocido por otros Estados, y eso no va a ocurrir. Insisto en que hay que buscar soluciones, pero no soluciones traumáticas, porque estamos en Europa y eso no se puede olvidar: cuando tenemos una moneda única, cuando han desaparecido las fronteras, lo que hay que buscar es un encaje adecuado tanto en el Estado como en Europa.

Al Gobierno vasco también se le dio un portazo con el rechazo al Plan Ibarretxe, y ni los vascos ni el PNV se han sentido agraviados e incluso han moderado sus posiciones. ¿Por qué?

El Plan Ibarretxe se propuso en un momento de violencia aguda de ETA y buscaba una salida para acabar con ella. Zapatero y Rajoy se pusieron de acuerdo y no lo admitieron a trámite y el lehendakari disolvió el Parlamento, lo que quitó presión a la situación porque la gente se pudo expresar libremente. Por otra parte, estamos viviendo una convalecencia: tras un fenómeno tan duro como la violencia, poner las cosas en su sitio es complicado. Y ahora el lehendakari Urkullu tiene un Gobierno de coalición y la situación económica es muy grave. Aunque no hay que olvidar el debate de fondo, que afecta al País Vasco, y nuestra posición es que hay que dialogar y pactar.

¿Tiene que romper el PNV con el PP en Madrid?

Somos un partido nacionalista con 122 años, hacemos política y respetamos la catalana. Pero si hay un abuso de fuerza, sería muy difícil apoyar al Gobierno de Madrid. Por eso le pedimos al Gobierno central que actúe con seriedad y con la cabeza fría. Si pudiéramos hacer algo para que la situación catalana se resolviera, lo haríamos encantados. Siempre hemos sido partidarios de que Cataluña tenga una financiación adecuada. Y hemos puesto como modelo nuestro concierto económico, que creemos que es válido y necesario para Cataluña. Podemos aportar experiencia y datos.

Dice que si hay un abuso de la fuerza por parte del Estado central, entonces el PNV podría romper con el PP. ¿Qué se consideraría un abuso de la fuerza?

Una inhabilitación del Gobierno catalán, una inhabilitación de personas clave en la sociedad catalana. Hoy en día otro tipo de fuerza no la concebimos.

¿Su apoyo al PP tiene que ver con las posturas del PSOE y de Podemos?

Siempre hemos sido partidarios de que Cataluña tenga una financiación adecuada. Y hemos puesto como modelo nuestro concierto económico, que creemos que es válido y necesario para Cataluña

Nosotros siempre hemos podido pactar con el PSOE. Lo que pasa es que ha estado durante dos años sometido a problemas internos muy destacados; no se aclaraba. Pero en el caso catalán, por ejemplo, Sánchez y Rajoy parecen la misma persona. En cuanto a Podemos, Pablo Iglesias está aprendiendo mucho en muy poco tiempo. Y también Ada Colau: de ejercer la desobediencia civil ha pasado a no permitir que se usen las dependencias del Ayuntamiento para el referéndum. Una cosa es estar en la oposición y otra estar en el Gobierno.

¿Es el modelo social vasco, con unas tasas de pobreza más parecidas a las nórdicas que a las meridionales, una vacuna contra procesos como el catalán?

Las bolsas de pobreza cronificadas rompen la cohesión. Por eso la renta de garantía de ingresos que se paga en el País Vasco es fundamental para no dejar a la gente en la cuneta.

También me refería a uno de los primeros lemas del Procés, a ese “España nos roba”.

Es copia del “Roma nos roba” de Umberto Bossi. Yo creo que eso se arregla con un pacto fiscal. Y es lo que tiene que hacer fundamentalmente el Gobierno. Incluso lo ha planteado el propio exministro Margallo. Desde el 2 de octubre se tienen que poner a trabajar en estas cosas.

En el punto en el que estamos, ¿todo se arreglaría con un pacto fiscal?

Yo me imagino que el empresariado y el ciudadano catalán que está aburrido de tanto debate, que está cansado, quiere soluciones y que esto se encauce, y si yo pido diez y me dan cuatro, pues mira, al menos gano cuatro. Antes, con la mayoría absoluta del Partido Popular, uno pedía diez y le daban cero y, además, con una sensación de agravio in crescendo.

Ha trascendido que el PNV propone que el Rey ejerza un papel de árbitro. ¿Está de acuerdo?

El Rey tiene atribuido por la Constitución española un papel de árbitro y moderador. Aunque, para que pueda mediar, las dos partes tienen que aceptarlo, si una no lo hace, como ocurre con José Luis Rodríguez Zapatero, a quien la oposición venezolana no admite, éste no hace nada salvo ser un instrumento, en el caso que apunto, del Gobierno de Maduro.  

El PNV mantiene un perfil bajo en este conflicto. En cambio, la izquierda abertzale ha dado su apoyo directo al independentismo catalán.

Tenemos una relación bastante fluida con el Gobierno catalán. Lo que pasa es que no hacemos declaraciones rimbombantes. En cuanto a la izquierda abertzale, mucha gente que ahora quiere hacer política y es independentista, durante cuarenta años ha estado apoyando que se matara. Por eso tampoco tiene mucha autoridad moral. Cuando veo a Otegi en Barcelona recibiendo aplausos me acuerdo de que hace un mes se celebró un acto de reconocimiento a las víctimas de Hipercor y Otegi no estuvo. Y hace poco se organizó un homenaje a Ernest Lluch y tampoco acudió.

¿Y si tuviera éxito en sus propósitos el independentismo catalán con este camino que ha emprendido, sería un modelo a seguir para el País Vasco?

No me gusta hacer futuribles y además yo lo veo muy difícil: conozco lo suficiente España como para decir que no lo va a tolerar nunca. Me da la impresión de que se puede negociar y de que se puede buscar un encaje, pero la independencia catalana, como la vasca, yo no la veo en esta década.

¿Qué forma tendría ese nuevo encaje? Su enmienda constitucional se asemejaba más a un estado confederal que a uno federal. Y también el Plan Ibarretxe y su estado libre asociado.

La izquierda abertzale se pone el disfraz de abertzale y con eso movilizan, pero en realidad ellos son como Podemos, pero con txapela. Nuestro modelo de sociedad no tiene nada que ver con el suyo

Yo soy partidario de un Estado confederal. Es algo que la España moderna tiene que tener en cuenta. Éste no ha de ser un estado unitario y absolutamente centralizado: en un Estado moderno, la política exterior, la monetaria, la fiscal… tienen que ser europeas. Por eso no me obsesiono con eso de ser un Estado independiente en una Europa unida, porque esos son planteamientos del siglo XIX. Lo que nos interesa es una Europa fuerte y que en esa Europa tengamos nuestro encaje y que lo podamos tener también en el Estado español.

Por la posición del PNV y por la actuación de la izquierda abertzale en el tema catalán, ¿cree que esta última puede capitalizar el sentimiento nacional vasco más ambicioso?

La izquierda abertzale tiene un disfraz nacionalista, que es motivador y movilizador, pero detrás del planteamiento abertzale, siempre se ha definido como marxista-leninista. Se ponen el disfraz de abertzale y con eso movilizan, pero en realidad ellos son como Podemos, pero con txapela. Nuestro modelo de sociedad no tiene nada que ver con el suyo.  

¿Qué cree que pasará el día 2 de octubre?

El escenario del día 2, tal como yo lo veo, es una gran protesta porque no se ha podido celebrar el referéndum de una manera consensuada, un intento de Madrid por comenzar a hablar y una presión de las fuerzas políticas a nivel estatal y a nivel catalán de que hay que ponerse a buscar soluciones. Las diferentes fuerzas no deberían buscar satisfacción al cien por cien a sus aspiraciones. Por lo menos, debería moverse el tablero. Tendría que involucrarse todo el mundo, porque éste no es un problema estrictamente catalán, sino que tiene ramificaciones en todo el Estado español.

¿En ese buscar soluciones tendría que entrar un referéndum pactado?

Podría entrar. A mí sí me gustaría. Pero Ibarretxe y yo fuimos una vez a ver a Rajoy cuando era ministro de Administraciones Públicas para plantearle un referéndum para el Condado de Treviño, que ya es parte de Álava, y nos dijo: “Mirad, si esto estuviera en Ciudad Real, y no entre Burgos y Álava, estaría resuelto, pero da la casualidad de que está entre Burgos y Álava. Ni hablar. No va a haber referéndum”. Para algo como Treviño, nos respondió así. Y es el mismo Rajoy, yo creo que no habrá cambiado mucho. He puesto este ejemplo porque me parece muy gráfico.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Cristina Vallejo

Cristina Vallejo, periodista especializada en finanzas y socióloga.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

28 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sabin Etxea S.A.

    PNV: Partido del Negocio Vasco.

    Hace 4 años

  2. Jose Luis

    Unos cuantos millones y todo olvidado, como si no conociéramos al PNV

    Hace 4 años

  3. xavimik

    PNV y PP hijos de distinta madre pero el mismo padre.

    Hace 4 años

  4. jose

    Será difícil, pero el PNV encontrara la manera, no me cabe ninguna duda.

    Hace 4 años

  5. JA Julian

    Se llama cinismo, Sr. Anasagasti. Lo suyo se llama cinismo.

    Hace 4 años

  6. JA Julian

    Se llama cinismo, Sr. Anasagasti. Lo suyo se llama cinismo.

    Hace 4 años

  7. Patxi

    El referendum,sobre Venezuela- en el que participó-:¿tenía más garantías que el del 1-O?;¿quiénes emplearon medios violentos, que dejaron a la kale borroka chiquita?

    Hace 4 años

  8. CapitanRed

    Yo creo que el PNV es un partido nacionalista, sí, pero también es un partido burgués, conservador y católico: si sus integrantes hubieran nacido en Madrid. todos ellos serían del PPSOE. En mi opinión buscan llegar a una independencia "de facto", sin prisas ni alaracas, sabiendo que con el Estado no hay margen de negociación mientras se planteen cuationes tabues. Es la casta vasca que vió la orejas al lobo cuando en las anteriores elecciones generales fueron superados por UP y, desde entonces, se alió con la española.. Ahora se están dando cuenta, si aún no lo sabían, que el PP es un partido "apestado" y que todo el que se junte a ellos acaba enfermo y debilitado. Creo que ya es la hora de ser un poco más valientes y de sumarse al intento de quitar el Gobierno al PP.

    Hace 4 años

  9. Cogote de merluza

    El Sr. Anasagasti, su partido y el Lehendakari dan vergüenza. ¿A qué esperan para dejar de apoyar a Rajoy? ¿No es suficiente con lo que está pasando ya? El PNV es un partido de Régimen y la mejor garantía para que Euskadi nunca se independice del Reino de España (se independizará antes Extremadura…). Rajoy puede dormir tranquilo. Mientras los “jelkides” mantengan sus negocios, poltronas, empresas satélites y chanchullos varios, no hay peligro. Son hombres serios, de buen comer, grandes despachos y mejores sueldazos. Tienen el control absoluto de EITB y al propio Sr. Anasagasti de tertuliano en Radio Euskadi (órgano de propaganda del tándem PNV-PSOE) donde se dedica a vender recetas neoliberales a pontificar sobre Venezuela desde su antichavismo enfermizo o a manipular lo que no fue más que la traición del PNV al Gobierno de la República en el “Pacto de Santoña”. Que nadie se engañe, con el PNV no hay nada que hacer.

    Hace 4 años

  10. Adih

    El PNV en su línea. Soy nacionalista solo para los bailes y las fiestas, no para los euros. Ahora el peor Urkullu, que cuando habla es más del PP que Borja Semper

    Hace 4 años

  11. marru

    Estos son los herederos de los que pactaron con Franco y los anteriores a Franco. Nunca han movido un dedo por el respeto a la identidad vasca. Están a lo que están.

    Hace 4 años

  12. Maju

    Hasta que no nos libremos de esa sección regional de la Cosa Nostra PPera que es el PNV, Euskal Herria, Navarra no será libre.

    Hace 4 años

  13. Faustino Tuya

    ¿Cuanto de dificil, señor Anasagasti, otros 5.000 millones de euros mas?

    Hace 4 años

  14. Gorka

    A estos lo único que les importa es que sus empresas paguen pocos impuestos(el concierto vasco) y lo demás se la trae al pairo, pactarían con Franco mientras ellos pudieran seguir ganando más dinero, el PNV ha demostrado durante décadas ser la muleta de PPSOE.

    Hace 4 años

  15. Iñaki

    Hay que conocer a estos personajes... En cuanto la ciudadanía vasca les dé la espalda (y no tardará), volverán a lanzar soflamas independentistas. El problema de todas las derechas del mundo (todas ellas nacionalistas, como prácticamente casi todas las posiciones políticas conocidas) es que creen ser los únicos legitimados para dirigir todos los cambios sustanciales en las sociedades. No es problema para ellos, es un problema que nos causan a todos. Y si no espabilamos (y ya vamos con un siglo de retraso) pues vamos a dejar un legado bastante miserable a nuestros hijos.

    Hace 4 años

  16. Periquillo

    Nada que no pueda arreglarse con un par de miles de milloncejos más, ¿no, Iñaki?

    Hace 4 años

  17. Cogote de merluza

    El Sr. Anasagasti, su partido y el Lehendakari dan vergüenza. ¿A qué esperan para dejar de apoyar a Rajoy? ¿No es suficiente con lo que está pasando ya? El PNV es un partido de Régimen y la mejor garantía para que Euskadi nunca se independice del Reino de España (se independizará antes Extremadura…). Rajoy puede dormir tranquilo. Mientras los “jelkides” mantengan sus negocios, poltronas, empresas satélites y chanchullos varios, no hay peligro. Son hombres serios, de buen comer, grandes despachos y mejores sueldazos. Tienen el control absoluto de EITB y al propio Sr. Anasagasti de tertuliano en Radio Euskadi (órgano de propaganda del tándem PNV-PSOE) donde se dedica a vender recetas neoliberales a pontificar sobre Venezuela desde su antichavismo enfermizo o a manipular lo que no fue más que la traición del PNV al Gobierno de la República en el “Pacto de Santoña”. Que nadie se engañe, con el PNV no hay nada que hacer.

    Hace 4 años

  18. Oscar Ferrer

    ¿Cómo q sería muy dificil? ¿Porqué duda? No me lo puedo creer. Que fuerte!!!!! ¡DUDA!

    Hace 4 años

  19. Oscar Ferrer

    ¿Cómo q sería muy dificil? ¿Porqué duda? No me lo puedo creer. Que fuerte!!!!! ¡DUDA!

    Hace 4 años

  20. Jordi Centell

    Los catalanes ya sabemos qué se puede esperar de lis vascos. Nada. Pero según como acabe esto, si hemos de ser españoles a la fuerza, ya veremos qué pasa al final con el concierto vasco.

    Hace 4 años

  21. brossista

    ¿Y hasta qué grado de la escala de Richter en el uso de la fuerza está dispuesto a aguantar el PNB su apoyo a Rajoy?

    Hace 4 años

  22. Txisgarabis

    Como siempre, jugando al mus, sin enseñar más que el dorso de las cartas... Vaya semanita.

    Hace 4 años

  23. Serafin Iglesias

    Dejémonos de tonterías y hablemos claro, «Si hay abuso de fuerza» lo primero que tenias que aclara que consideras abuso de fuerza, y después, el abuso de fuerza no hará otra cosa que subir el precio a pagar. Que es así como se hace política en este país, y después a cosechar votos.

    Hace 4 años

  24. Serafin Iglesias

    Dejémonos de tonterías y hablemos claro, «Si hay abuso de fuerza» lo primero que tenias que aclara que consideras abuso de fuerza, y después, el abuso de fuerza no hará otra cosa que subir el precio a pagar. Que es así como se hace política en este país, y después a cosechar votos.

    Hace 4 años

  25. Serafin Iglesias

    Dejémonos de tonterías y hablemos claro, «Si hay abuso de fuerza» lo primero que tenias que aclara que consideras abuso de fuerza, y después, el abuso de fuerza no hará otra cosa que subir el precio a pagar. Que es así como se hace política en este país, y después a cosechar votos.

    Hace 4 años

  26. Jose

    Muchas palabras para decir poco, como cuando votáis los presupuestos del PP, aunque os tapéis la nariz, a vosotros no llega el olor pero a los demas si, y lo que es peor nos llegan las consecuencias, así que Anasagasti, no sois nadie si no lo demostráis.

    Hace 4 años

  27. glop

    Señor Anasagasti, ¿le parece poco el abuso que ya está habiendo?

    Hace 4 años

  28. Joan Colera

    Menudo papelón, Anasagasti... Sois o no sois?

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí