1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Ya eres un enemigo de la Constitución

Si la Carta Magna no protege los derechos fundamentales incluso de quienes quieren cambiarla o saltársela, pierde su legitimidad democrática

Joaquín Urías 27/11/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

En 1975 Peter Schneider publicó un libro, que alcanzó cierta fama, titulado Ya eres un enemigo de la Constitución. Narraba los excesos de la “legalidad fanática” en la República Federal Alemana de la época ejemplarizados en la persecución contra un profesor universitario, el profesor Klef. Un día éste tuvo la ocurrencia de comentar ante unos colegas que el hecho de que una ley sea aprobada por la mayoría del parlamento no significa que tenga el apoyo de la mayoría del pueblo. Parece que pone en duda un principio de la Constitución alemana y entre sus interlocutores salta la alarma. A partir de ahí se pone en marcha toda una maquinaria contra quienes dudan de la democracia. Las autoridades intentan demostrar que el profesor participa en manifestaciones no autorizadas o desarrolla cierto activismo de izquierdas y acaban por declararlo formalmente enemigo de la Constitución.

La historia se me ha venido varias veces a la cabeza estos días. Si algo nos está enseñando la crisis catalana es lo cerca que, como sociedad, estamos del precipicio. En muchos sentidos, pero sobre todo en materia de derechos. Basta cualquier chispa para que surja de la nada una masa vociferante que embiste al contrario sin moderación y, por supuesto, sin respeto a sus derechos más fundamentales. Esta dinámica es más terrible --si cabe-- cuando se hace, precisamente, en nombre de la Constitución que garantiza tales derechos.

La Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo exigen a los líderes soberanistas una lealtad a la Carta Magna que, en sí misma, supone negar el principio de democracia que sustenta todo nuestro texto constitucional

Cuando la mayoría parlamentaria catalana se lanzó por la incierta senda de la declaración de independencia irritó más a los nacionalistas españoles que a esa gran parte de la población catalana que no quiere la independencia y que tenía todo el derecho a sentirse maltratada y poco representada por sus dirigentes. Pero los ofendidos fueron los españoles. En las manifestaciones, los bares y las redes sociales de España se ha instalado desde entonces un clamor exigiendo la prisión para los líderes secesionistas, sin reparar en sus más básicos derechos. Ni siquiera en el derecho a no ser encarcelado más que en los casos previstos en la ley. Y  esta cacería se hace en nombre de la Constitución.

De pronto, el nacionalismo español más visceral ha encontrado un refugio de ocasión en la Constitución de 1978. Así, la Carta Magna se ha convertido en un arma arrojadiza que puede utilizarse como garrota contra cualquier veleidad secesionista. Al hilo de este movimiento, un grupo de partidos políticos se han apropiado del calificativo de ‘constitucionalistas’ como si sólo ellos actuaran en el marco de la Constitución. Con esta cobertura tratan de imponer una interpretación de la Constitución que no es la única posible y que ni siquiera es técnicamente cierta.

Se centran en el artículo 2. En efecto, este precepto de la Constitución menciona la unidad de España (sea lo que sea tal unidad) como uno de sus fundamentos. Pero parece que algunos de esos partidos políticos dejan de leer ahí; ignoran que el mismo artículo garantiza más adelante el derecho al autogobierno de las nacionalidades que integran el Estado y algo más adelante derechos como el de la libertad de conciencia, la de expresión o el juicio justo.

Estos y otros derechos aparecen garantizados en nuestro texto constitucional precisamente para que las decisiones de la mayoría no puedan anular un espacio mínimo de libertad que gozamos todos. Los derechos protegen siempre a las minorías, a los disidentes. Y se imponen sobre cualquier voluntad de las autoridades, incluso de las más altas: en nuestros sistema, las leyes que aprueba el parlamento son nulas cuando no respetan los derechos de los ciudadanos.

Y entre esos derechos que asegura la Constitución destaca justamente el derecho a discrepar con la Constitución y a defender esa discrepancia en público. El sistema español no es de democracia militante, de modo que no se puede perseguir a nadie por el mero hecho de defender en público y con su acción cotidiana ideas contrarias a la Constitución. No existe un delito de deslealtad constitucional e incluso el Tribunal Constitucional ha declarado que la obligación de juramento o promesa de la Constitución que se exige para el acceso a determinados cargos públicos es sólo un requisito formal, que podrá tener consecuencias morales pero no crea ninguna obligación jurídica. El acatamiento de la Constitución es sólo eso, un acto formal simbólico, desprovisto de cualquier contenido vinculante.

Así pues, no puede castigarse a ningún cargo público por el mero hecho de declarar públicamente su rechazo a la Constitución española y su adhesión a un proyecto de república independiente para Cataluña. Tampoco se le puede exigir un compromiso público de respeto a la Constitución como condición para librarse de la prisión provisional o cualquier otra penalización. Más allá, la actuación política fuera del marco constitucional no puede ser en sí misma considerada delito. Cabe imaginar conductas delictivas como la desobediencia, la malversación u otras que tengan lugar en el marco de determinadas opciones políticas. Pero el mero hecho actuar políticamente contra la Constitución no puede ser penable. Por ello, una declaración de independencia meramente simbólica podrá ser inconstitucional, pero no es delictiva. Forma parte del derecho de la ciudadanía a declararse contrario a la Constitución vigente.

Los Autos de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo relativos a la prisión provisional de altos cargos del gobierno y el Parlamento de Cataluña son, en este sentido, una auténtica vulneración del derecho fundamental más básico: el de discrepar del poder; utilizan el tremendo poder de los tribunales de justicia para decidir, incluso provisionalmente, sobre la libertad de los ciudadanos con objeto de impedir determinadas acciones políticas. De ese modo no sólo amenazan a los independentistas catalanes sino a todos los que puedan sentir de alguna manera que hay preceptos constitucionales que no comparten y contra los que quieren luchar.

Resulta especialmente llamativo el Auto del Tribunal Supremo que acordó la libertad para la Presidenta Forcadell. En su fundamentación, el magistrado del Tribunal Supremo deja constancia de su convencimiento de que la próxima legislatura del Parlamento de Cataluña podría transformarse en un proceso constituyente ilegal que propiciara la actuación de determinados políticos fuera del marco constitucional. En ese contexto, tiene la osadía de exigir un pronunciamiento de los miembros de la mesa en el sentido de que de seguir en política lo harán renunciando a cualquier actuación ajena al marco constitucional.

De ese modo, el juez ha vulnerado entre otros el derecho a la defensa y a no declarar contra sí mismo (art. 24 CE) de los inculpados, así como el derecho a no tener que manifestar en público las propias convicciones ideológicas (art. 16 CE). Todo vale para lanzar un aviso muy politizado: “Si lideráis movimientos políticos en contra del orden establecido, vais a acabar en prisión”. Nuestro sistema de garantías no puede utilizar el silencio de un acusado como argumento para justificar la prisión, ni puede forzar bajo la amenaza de privar a alguien de la libertad que manifieste cómo será su acción política futura. Es una barbaridad. Les exigen a los líderes soberanistas una lealtad a la Constitución que, en sí misma, supone negar el principio de democracia que sustenta todo nuestro texto constitucional.

Esta idea de que quienes actúan contra la Constitución no gozan de su protección es el camino más directo hacia el totalitarismo. Más allá, esta manera de obligar a alguien a anunciar que su acción política futura se desarrollará en determinado marco es propio de sistemas inquisitoriales y sólo sirve para debilitar la Constitución que se dice defender.

Y no se trata de tecnicismos. Más allá de este caso concreto, lo relevante es destacar que la Constitución tiene valor sólo como garantía de la democracia y de los derechos. La Constitución en sí misma no es más que un papel. Incluso un papel que puede estar plagado de disparates. Su fuerza moral deriva exclusivamente de su contenido y eficacia. Sólo una Constitución democrática y que asegure espacio suficiente para desarrollar ideas políticas muy dispares puede ser defendida como norma básica de convivencia. Si la Constitución no protege los derechos fundamentales incluso de quienes quieren cambiarla o saltársela, pierde su legitimidad democrática. Y si es así, yo también soy un enemigo de la Constitución.

------------

Joaquín Urías es profesor de Derecho Constitucional, exletrado del Tribunal Constitucional.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Stax

    ¡Ah, el poder! Sólo se siente satisfecho si es omnímodo.

    Hace 3 años 9 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    http://www.congreso.es/consti/constitucion/indice/titulos/articulos.jsp?ini=166&fin=169&tipo=2 // Constitución española de 1978 - Título X. De la reforma constitucional // NO TIENE LIMITES A PRIORI. Es decir, que toda la Constitución es modificable. Encarcelando a quienes proponen según qué modificaciones, la Constitución pierde su naturaleza democrática y de derecho. GRACIAS POR EL ARTÍCULO; Brillante y Valiente. Yo, en sus términos, también soy enemigo, no de la Constitución, sino de los Constitucionaleros (de los partidos autoproclamados "constitucionalistas", en realidad meros constitucionaleros contra la Constitución)

    Hace 3 años 10 meses

  3. Miguel Mayol

    Gracias, me ah faltado, para mi gusto, una referencia al art 92 de la CE en el que se prohíben los REFERENDUMS VINCULANTES, y para simplificarlo una comparación con el que los permite a petición del 5% del censo (8% para reformas constitucionales) en la ex colonia Californiana de un verdadero estado democrático donde la voluntad del pueblo expresada en referendum siempre vinculante prevalece sobre el voto de los políticos como contra poder de estos y los grupos de presión y a pesar de esto los grupos suelen ganar. perteneciente a un estado federal donde el invento de usar el 155 (que no capacita para lo que se está haciendo) o algo similar es impensable e inaceptable. Si a esto sumamos una composición del congreso no proporcional a lo votado, es decir con voto no igual, una del senado aún peor ambas contrarias al derecho humano del art 21 la no elección directa del ejecutivo, y mucho menos del judicial hace que el "Lo llaman democracia y no lo es" sea tan cierto que extraña que nadie haya pedido la expulsión de España de la ONU y de la UE por este motivo, aunque sea solo para forzar los cambios constitucionales necesarios para convertir, al menos formalmente, la CE en una constitución democrática moderna, de verdad,

    Hace 3 años 10 meses

  4. Para pepe

    pepe, si te lees bien el artículo, y utilizando tu lenguaje, lo que critica es que los que se están "saltando" la constitución son los políticos, magistrados y fiscales en un todo vale contra el proceso de independencia. Te parece bien? Ok, pero no hables de legalidades.

    Hace 3 años 10 meses

  5. Daniel

    Estoy convencido que tanto jueces como fiscales son conscientes de que lo que están haciendo tarde o temprano algún tribunal superior lo echará atrás, pero también que pasarán años hasta que eso suceda. Mientras que les quiten lo bailao...

    Hace 3 años 10 meses

  6. pepe

    Buenas tardes. Dejando al margen otras consideraciones jurídicas para las que no tengo suficiente base, digo que ... "Si la Constitución no protege los derechos fundamentales incluso de quienes quieren cambiarla o saltársela, pierde su legitimidad democrática" Yo NO soy un enemigo de dicha Carta Magna. El autor iguala dos conductas muy distintas: 'cambiar las reglas' o 'saltárselas'. Todo aquel que tenga una mínima noción en teoría de juegos o simplemente sentido común, se dará cuenta de ello. La Constitución es, hoy y aquí, nos guste o no, las reglas básicas de ese juego que es el convivir. Si bien las reglas PUEDEN ser modificadas según el criterio de todos, siempre DEBEN ser respetadas, en caso contrario ni hay reglas, y lo que es peor, tampoco juego democrático. Un saludo

    Hace 3 años 10 meses

  7. Eduardo

    Somos muchos más de los que se piensa los enemigos de la Constitución. Por algo será que los declarados constitucionalistas no desean someterla a referendum para permitir que podamos opinar sobre la forma de Estado, la indisoluble unidad, etc.

    Hace 3 años 10 meses

  8. Malkvieta

    Entendedoras y ciertas las reflexiones del profesor Urías. Desde sus consideraciones deberíamos analizar, la causa profunda de lo que está pasando, que sitúo en el hecho de que los que están imponiendo esté modelo político ya no escuchan ni reflexionan en el debate, porque su forma de actuar se basa en la imposición agresiva de su pensamiento a los demás. Sintetizando, que estamos ante una muy peligrosa propagación del fascismo en la vida política, que por desgracia está también impregnando la vida social. Manos a la obra para invertir esta tendencia.

    Hace 3 años 10 meses

  9. Profr. José Francisco Ojeda González

    En la mayoría de las constituciones auténticamente democráticas se reconoce la soberanía nacional como propiedad de la población y no de un gobierno y/o de un rey. La Constitución mexicana consagra un valor inmenso al decir que: El pueblo tiene en todo momento la soberanía para determinar la forma de gobierno que se acomode a su voluntad. (más o menos)

    Hace 3 años 10 meses

  10. res putin

    la constitucion es la excusa perfecta para que nada pueda cambiar por medio de una ley normalilla, que en mi caso es lo que mas me importa. ya sanchez no salio presidente porque para ello tenia que saltarse la constitucion como le pedian catalanes y podemos, la constitucion no se puede cambiar sin el pp.....y asi y asi.....ahora igual, no se quiere enfrentar el problema por el camino estipulado, por lo que las leyes que me importan tendran que esperar....embarrados en un fango eterno.

    Hace 3 años 10 meses

  11. Jaime

    Usted afirma que "Si la Constitución no protege los derechos fundamentales incluso de quienes quieren cambiarla o saltársela, pierde su legitimidad democrática. Y si es así, yo también soy un enemigo de la Constitución". ¿Me pregunto si la situación de vulneración y pobreza de un sector de la población forma parte de la pérdida de legitimidad democrática de la Constitución? Si es así, yo también soy enemigo de esta Constitución. Gracias

    Hace 3 años 10 meses

  12. Pa-co

    Si,..Ciertamente, de acuerdo; pero una cosa es predicar y la otra dar pan. Que o cual es la guia para hacer valer su/nuestra posicion ?, de todos es sabido que se pasan por donde les apetece los derechos del ciudadano,. No me sirve de nada su deposicion juridica si no me dice como puedo reclamarla. Y no estoy preguntando por la retorica del poder del voto y todas esas falacias....

    Hace 3 años 10 meses

  13. Julio

    Muchísimas gracias SEÑOR por esta lección magistral, por su valentía frente a la avalancha anti democrática que nos acecha.

    Hace 3 años 10 meses

  14. Jaume Itchart Boté

    Por fin un poco de sensatez dentro de tanto fanatismo del nacionalismo español, incapaz de cumplir con el espíritu y el fondo de la Constitución que ellos se apropian y que nos protege a todos. El catalanismo es victima no de la Constitución sino de todos aquellos que en su nombre pretenden la eternización del franquismo salvaje, intolerante y centralista. Muchas gracias profesor Urías.

    Hace 3 años 10 meses

  15. Antonio Tostón De la Calle.

    Un soplo de aire fresco y limpio, es este artículo donde la coherencia pone en todo lo alto la razón del ser humano. Muchas gracias.

    Hace 3 años 10 meses

  16. Pablo

    ¿Porqué nadie hecha cuenta del artículo 86 de la constitución?, es algo que no entiendo.

    Hace 3 años 10 meses

  17. Juan Gabriel Alvarez Rodríguez

    Una persona humana que piensa y dice la verdad, entre tanta inmundicia jurídica, política y social. Gracias, Sr. Urías.

    Hace 3 años 10 meses

  18. invitado

    Ya somos dos. Gracias por los argumentos jurídicos.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí