1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Norma Brutal

Mujeres y hombres y la culpa

Ángeles Caballero 9/12/2017

<p>Imagen promocional de MYHYV.</p>

Imagen promocional de MYHYV.

Telecinco

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

El 1 de noviembre mis hijos tuvieron un cumpleaños. Uno de tantos. Y pasó lo de siempre, que mientras ellos daban patadas a un balón, los padres nos fuimos a tomar algo. Cumpleaños infantil, botellón maternal, bromeamos cada vez. Esta vez me tocó compartir las aceitunas con el padre de un compañero de clase de mi hija, que viene en contadas ocasiones a estos fastos. Es sociólogo (de los buenos), y da clases durante seis meses al año en una universidad estadounidense. 

Cuando una mujer como yo, con un saco de complejos a las espaldas que camufla con bromas, se sienta con alguien tan listo, enmudece o al menos gasta pocas palabras y se limita a escuchar a ver si aprende algo. Algunos dirán que mi actitud es errónea y que debo ser una mujer “libre y sin complejos”, que es como ha definido esta mañana Albert Rivera a Inés Arrimadas durante una entrevista en la Cadena Ser. Pero verán, pertenezco a una generación de españolas a las que se nos ha dicho que un vestido negro en el armario arregla casi cualquier cosa y que es mejor insinuar que enseñar. También que a los hombres se les conquista por el estómago. Esto último lo he resuelto regular, por cierto. 

El caso es que el sociólogo inició una conversación de lo más normal y a la altura de los miembros de la mesa, y de repente, aceituna en mano, dijo, con una naturalidad pasmosa: “Cuando estoy aquí siempre veo Mujeres y Hombres y Viceversa. Es una fórmula idónea para estudiar las pautas del comportamiento humano. ¿Sabes que los compañeros de clase de mi hija de 13 años se saltan la clase para verlo? Es asombroso”. 

Ahí entonces me convertí, cual Arrimadas pero con pelo corto, en una mujer libre y sin complejos, y le confesé que yo me enganché al programa en mi primera baja de maternidad (también a Crímenes imperfectos, hay que decir). El hombre se echó unas risas y yo me sentí menos ignorante al compartir con este sociólogo semejante afición. 

A los pocos días, por supuesto, y una vez liberada del corsé de uno de mis muchos placeres culpables, encendí el televisor dispuesta a verlo de nuevo. Antes de la cabecera me topé con una delicia del destino: el patrocinador de ese programa es un alimento para gatos esterilizados. Esterilizados, sí. Luego volví a ver a Emma García, la mujer que mejor envejece con permiso de la Reina Sofía. 

El programa lleva unos cuantos años en antena, así que les ahorraré las explicaciones. Unos cuantos veinteañeros disputan por llevarse al catre a un joven o una joven que tienen el dudoso título de tronista (como si fueran reyes de algo). Más allá de la ordinariez del programa y el dudoso gusto al vestir de los protagonistas, hay una lectura más profunda de lo que pasa cada mañana en ese espacio de Telecinco. Uno de los tronistas, que responde al nombre de Iván, estaba ese día con cara de apesadumbrado. La presentadora, como corresponde a cualquiera de los que trabajan en la fábrica de Vasile, hablaba de los gestos del tal Iván como si fuera a anunciar nuevos papeles de Bárcenas. Las muchachas que le pretenden, temblorosas y preocupadas, se preguntaban qué le pasaba a semejante objeto de deseo, a semejante partidazo al que presentar a tus padres. 

Entonces Iván, con cara de que la vida le pesaba por encima de sus posibilidades, confesó que había “roto las reglas del programa”. Vamos, que se había enrollado con una que no estaba presente en plató. Redoble de tambores, pausa dramática, vidas rotas, ya saben. Entonces una de ellas, que había tenido una cita con el tal Iván apenas horas antes, se echó a llorar de manera desconsolada. Desconsolada y sin que se le corriera el rimmel, hay que decir. Polina (de dónde sacan esos nombres, por favor) le preguntó con un dramatismo que ya habría querido García Lorca para Bernarda Alba y pañuelo de papel en mano: “¿Pero qué he hecho mal? ¿Qué he hecho para que hagas esto? Por favor, dímelo”. Entonces Emma, imperturbable y dando gracias, supongo, de no tener edad para semejantes montañas rusas, le dijo: “Polina, deja de decir eso, que no se te olvide que el que lo ha hecho mal es él”. Emma García dando lecciones de feminismo, acabáramos.  

Apagué la tele y pensé en los niños de 13 años (niños, sí), que se fuman las clases para ver el programa. También pensé en que me quedan tres años para que los compañeros de clase de mi hija (quizá ella también) hagan la propio. Luego volví a darme cuenta de lo difícil que es educar y no meter la pata. En lo importante que es lo que decimos, lo que hacemos, lo que vemos. 

Esta mañana, tras escuchar a Albert Rivera tenso con las preguntas de Pepa Bueno, leí, en un artículo de El Mundo, esta pregunta de la defensa de ‘La Manada’ y la respuesta de la víctima: 

¿Por qué pensaba que era su culpa lo ocurrido?
Porque podía haberme ido, porque no tendría que haberme puesto a hablar con gente que no conozco, porque ¿para qué me voy con gente que no conozco?, porque me separé de X, porque me quedé sola en una ciudad que no conozco, por todo esto. Pensaba que era mi culpa por no poder hacer algo para poder irme. Me sentía muy culpable, también se me quitaron las ganas de hacer cualquier cosa. [...] Me pasaba el día intentando no hablar del tema pero buscando noticias porque necesitaba saber más. Intentaba buscarle una respuesta lógica a todo lo que había ocurrido, pero no y no, y por eso buscaba las noticias, pero no encontraba nada. 

"Sentía que les estaba jodiendo la vida, que era mi culpa lo ocurrido", dice una joven de 18 años tras haber conocido el infierno en un portal de Pamplona. La culpa, la maldita culpa. Los guardianes neoliberales de la moral me dirán que a quién se le ocurre comparar semejantes cosas, un programa de la televisión privada con un juicio por violación. Yo creo que tienen mucho más que ver de lo que pensamos. Y no soy socióloga ni doy clases en Chicago. 

Podemos salir a las calles y gritar “Yo sí te creo”. Podemos convertirlo en Trending Topic mundial. Podemos escribir artículos con mayor o menor fortuna al respecto, pero conviene recordar que desde el 9 de junio de 2008, en una cadena nacional, se emite un programa al que se enganchan adolescentes y señoras recién paridas como la que escribe. Generadores de culpa en tiempos de niños llave. A ver si nos estamos limitando a lanzar mensajes a público convencido en vez de ir al enemigo. Digo yo. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ángeles Caballero

Es periodista, especializada en economía. Ha trabajado en Actualidad Económica, Qué y El Economista. Pertenece al Consejo Editorial de CTXT. Madre conciliadora de dos criaturas, en sus ratos libres, se suelta el pelo y se convierte en Norma Brutal.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ruddy

    Con todo respeto, que se enganchen adolescentes es entendible. Ya que a esa edad, la madurez intelectual brilla por su ausencia. 'Sensación de Vivir', la serie pija y machista de hace décadas, también era devorada por los adolescentes de entonces. Hasta ahí, todo normal. Entendiendo por normal, que siempre se ha invadido la cabeza de los jóvenes con valores rancios, carentes de moral alguna, y consolidando roles de género abiertamente machistas. No lo defiendo, lo describo como algo existente al menos desde que yo recuerdo. Y ya tengo unas cuantas decenas. Lo que no veo tan normal, es, y cito textualmente, "señoras recién paridas" enganchadas a esos mensajes. Y señores, ojo, que no se trata del género, sino de una supuesta madurez intelectual atribuida a una edad más avanzada. El fracaso no es que los adolescentes vean esa basura en lugar de leer a Kierkegaard, sino que los adultos sigan sus pasos con tanto fútbol, el enésimo programa de entretenimiento y canto, y los del "corazón". Y lo hagan creyendo que lo verdaderamente pernicioso sólo es el programa dirigido a los adolescentes. En resumen, el problema no es el programa en cuestión, sino toda la cultura que envuelve a esta sociedad y que le impide concentrarse una mísera hora en algo que requiera un mínimo de esfuerzo intelectual, construyendo adultos incapaces (en el mejor de los casos) e indiferentes (en el peor) de lo que es apropiado e inapropiado, decente e indecente, justo e injusto.

    Hace 6 años 2 meses

  2. Ruddy

    Con todo respeto, que se enganchen adolescentes es entendible. Ya que a esa edad, la madurez intelectual brilla por su ausencia. 'Sensación de Vivir', la serie pija y machista de hace décadas, también era devorada por los adolescentes de entonces. Hasta ahí, todo normal. Entendiendo por normal, que siempre se ha invadido la cabeza de los jóvenes con valores rancios, carentes de moral alguna, y consolidando roles de género abiertamente machistas. No lo defiendo, lo describo como algo existente al menos desde que yo recuerdo. Y ya tengo unas cuantas decenas. Lo que no veo tan normal, es, y cito textualmente, "señoras recién paridas" enganchadas a esos mensajes. Y señores, ojo, que no se trata del género, sino de una supuesta madurez intelectual atribuida a una edad más avanzada. El fracaso no es que los adolescentes vean esa basura en lugar de leer a Kierkegaard, sino que los adultos sigan sus pasos con tanto fútbol, el enésimo programa de entretenimiento y canto, y los del "corazón". Y lo hagan creyendo que lo verdaderamente pernicioso sólo es el programa dirigido a los adolescentes. En resumen, el problema no es el programa en cuestión, sino toda la cultura que envuelve a esta sociedad y que le impide concentrarse una mísera hora en algo que requiera un mínimo de esfuerzo intelectual, construyendo adultos incapaces (en el mejor de los casos) e indiferentes (en el peor) de lo que es apropiado e inapropiado, decente e indecente, justo e injusto.

    Hace 6 años 2 meses

  3. Mark

    Hasta que no le den un carguillo en PRISA o ATRESMEDIA, maree la perdiz, Caballero, esa a la que se le ve el plumero. CTXT , una vela a dios y dos al diablo.

    Hace 6 años 2 meses

  4. LEE

    Gran artículo, coincido con usted en su análisis, aunque me ha chocado bastante el hecho de que un "sociólogo" encuentre asombroso el que chavales de 13 años se salten las clases para ver ese programa, sirviéndole como ejemplo del comportamiento humano (podría haber utilizado una expresión algo menos aséptica), y es ahí (y creo que es por donde usted lo enfoca) donde se demuestra el poder "adoctrinador" que la parrilla televisiva tiene sobre jóvenes y adultos. El caso de la terrible violación de esta jóven, lamentablemente, es un reflejo de las sombras, fangos y podedumbres de nuestra sociedad los cuales ven la luz en momentos puntuales, creando revuelo en la opinión pública (son innumerables los dramas y atropellos que sin restar importancia a éste, sufre diariamente muchas personas en nuestro país). Una champions, un poco de Cataluña y ver M&H curan el mal del "pájaro de mal agüero". Ciertos comentarios "trolls" que le han escrito corroboran esta frase.

    Hace 6 años 2 meses

  5. LEE

    Gran artículo, coincido con usted en su análisis, aunque me ha chocado bastante el hecho de que un "sociólogo" encuentre asombroso el que chavales de 13 años se salten las clases para ver ese programa, sirviéndole como ejemplo del comportamiento humano (podría haber utilizado una expresión algo menos aséptica), y es ahí (y creo que es por donde usted lo enfoca) donde se demuestra el poder "adoctrinador" que la parrilla televisiva tiene sobre jóvenes y adultos. El caso de la terrible violación de esta jóven, lamentablemente, es un reflejo de las sombras, fangos y podedumbres de nuestra sociedad los cuales ven la luz en momentos puntuales, creando revuelo en la opinión pública (son innumerables los dramas y atropellos que sin restar importancia a éste, sufre diariamente muchas personas en nuestro país). Una champions, un poco de Cataluña y ver M&H curan el mal del "pájaro de mal agüero". Ciertos comentarios "trolls" que le han escrito corroboran esta frase.

    Hace 6 años 2 meses

  6. LEE

    Gran artículo, coincido con usted en su análisis, aunque me ha chocado bastante el hecho de que un "sociólogo" encuentre asombroso el que chavales de 13 años se salten las clases para ver ese programa, sirviéndole como ejemplo del comportamiento humano (podría haber utilizado una expresión algo menos aséptica), y es ahí (y creo que es por donde usted lo enfoca) donde se demuestra el poder "adoctrinador" que la parrilla televisiva tiene sobre jóvenes y adultos. El caso de la terrible violación de esta jóven, lamentablemente, es un reflejo de las sombras, fangos y podedumbres de nuestra sociedad los cuales ven la luz en momentos puntuales, creando revuelo en la opinión pública (son innumerables los dramas y atropellos que sin restar importancia a éste, sufre diariamente muchas personas en nuestro país). Una champions, un poco de Cataluña y ver M&H curan el mal del "pájaro de mal agüero". Ciertos comentarios "trolls" que le han escrito corroboran esta frase.

    Hace 6 años 2 meses

  7. Lector anonadado

    No todos los días se puede leer un artículo, tan sin sentido, tan confuso y tan poco profesional. Sra. Arrimadas con pelo corto, no se sabe si usted hace una crítica a MyHyV, si está haciéndole propaganda a C's, si le tocó a suerte meter el tema de la manada para ocupar espacio o, si es un aviso a adolescentes y a señoras recién paridas... Suerte tenemos de que sea usted peridista, economista y madre recién parida (Lo cuenta como si fuera única...), porque si no fuera lo primero, creeríamos que es usted una concursanta de dicho programa, plasmando su opinión. Pd: Los guardianes neoliberales estarán contentos con usted, ya que le hace propaganda a sus abanderados C's, Sra. Arrimadas con pelo corto...

    Hace 6 años 2 meses

  8. DonCampechano

    Queda claro que se puede ser gilipollas a cualquier edad. Y con cualquier profesión.

    Hace 6 años 2 meses

  9. David

    Por eso, la educación en igualdad es básico para que, en n par de generaciones, la sociedad sea mejor. En las actuales, hay que trabajar sobre la,macha

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí