1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una sentencia hace tambalear los cimientos de la justicia deportiva

La Corte de Apelación de Bruselas ha declarado ilegales las cláusulas que obligan a deportistas y clubes a someterse al dictamen del TAS, impidiendo ir a la justicia ordinaria, cuando haya litigios con los organismos internacionales

Ricardo Uribarri 16/09/2018

<p>Tribunal de Arbitraje Deportivo, Lausana (Suiza).</p>

Tribunal de Arbitraje Deportivo, Lausana (Suiza).

Club suisse de la presse

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea movió en 1995 los cimientos en los que se sostenía el mundo del fútbol al dejar sin efecto el derecho de retención cuando un contrato había finalizado y los cupos de extranjeros de jugadores nacionales de estados miembros de la Unión Europea. Fue el famoso caso Bosman, que obligó a la UEFA a cambiar varias de sus normas. 23 años después, otra sentencia vuelve a poner en cuestión el modelo imperante en la justicia deportiva. La Sala 18ª de la Corte de Apelación de Bruselas ha declarado como ilegales las cláusulas incluidas en los estatutos de federaciones internacionales como FIFA, que obligan a los deportistas o a las entidades a acatar las decisiones del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), impidiéndoles acudir a la justicia ordinaria cuando existe un litigio en relación a sus competiciones. La decisión abre la puerta a que la Unión Europea extienda esa decisión en un futuro a todo su territorio.

El fallo de la justicia belga llega en respuesta al proceso iniciado hace tres años por el club RFC Seraing y la empresa Doyen Sport (que pusieron el caso en manos de Jean-Louis Dupont, el mismo abogado que llevó el caso Bosman) contra la decisión de la FIFA de prohibir los fondos de inversión en el fútbol. Doyen pagó 300.000 euros al club belga en enero de 2015 por hacerse con el 50% de los derechos de cuatro jugadores. El máximo organismo mundial del fútbol sancionó al Seraing con 132.000 euros y la prohibición de fichar en cuatro periodos de transferencia, una sanción que validó posteriormente el TAS, si bien rebajó el castigo a tres periodos.

Para poder plantear la anulación de la sanción, y de manera adicional la derogación de la norma que impide utilizar fondos de inversión y cuestionar la legalidad del reglamento del Fair Play Financiero de la UEFA, los demandantes reclamaron que se anulara la obligatoriedad de someterse al arbitraje del TAS, que cerraba la opción de recurso jurisdiccional en Bélgica. Una cuestión sobre la que se ha pronunciado preliminarmente el tribunal, dando la razón a los demandantes bajo el argumento de que esa imposición viola el artículo 6 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos y el artículo 47 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que señalan que “toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa y públicamente y dentro de un plazo razonable por un juez independiente e imparcial, establecido previamente por la ley”. El TAS no está establecido por la ley sino que basa su funcionamiento en un beneplácito mutuo que, en este caso, no existe, pues se considera ilegal que se establezca un consentimiento preliminar que abarque cualquier tipo de litigio que se pueda producir en el futuro. El próximo día 4 de octubre se celebra la vista sobre el fondo del asunto.

El TAS no está establecido por la ley sino que basa su funcionamiento en un beneplácito mutuo que, en este caso, no existe

Nos encontramos ante una resolución de un tribunal belga, no de un órgano jurisdiccional de la Unión Europea. Por eso algunos especialistas, como Javier Rodríguez Ten, Doctor en Derecho y profesor de la Universidad San Jorge, consideran que es prematuro y desproporcionado asemejar este caso a las consecuencias que tuvo la sentencia Bosman. “Ahora mismo no es así, porque es una única resolución referida a un caso concreto en un país determinado, que posiblemente incluso pueda ser objeto de recurso conforme al ordenamiento belga. Pero sí abre una línea argumental que podría implicar la necesidad de introducir algún tipo de modificación en la normativa de las federaciones internacionales. Lo que dice el tribunal belga es que la opción del arbitraje tiene que descansar en que exista realmente una sujeción voluntaria. No puede ser una cláusula impuesta. Pone un punto de incertidumbre sobre lo que puede pasar. Es cierto que tanto el Comité Olímpico Internacional, como FIFA y UEFA, están radicados en Suiza, que no pertenece a la Unión Europea. Pero las consecuencias de sus decisiones afectan tanto a las entidades deportivas y las personas que están en territorio europeo como a las competiciones en las que participan países que son miembros de la UE. Demandar en tu país y argumentar como causa la nulidad de normas privadas de FIFA y UEFA hasta ahora blindadas por la sujeción a arbitraje, si más allá de una decisión puntual se transforma en un criterio, con respaldo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, puede obligar a cambiar el estatuto del TAS para que sea absolutamente ajeno a cualquier dependencia, relación o financiación directa o indirecta de quienes pueden ser parte en el procedimiento”. El presupuesto anual del TAS es de 16 millones de francos suizos (algo más de 14 millones de euros) de los que el propio organismo ha reconocido que más de 6,5 millones de euros son sufragados por el movimiento olímpico y 1,3 millones provienen de la FIFA.

Conviene dejar claro que el arbitraje del TAS al que remiten muchos organismos deportivos internacionales de manera forzosa, solo incumbe a aquellos pleitos relacionados con las competiciones que ellos organizan: Mundiales, Europeos, competiciones europeas… “En España -explica el jurista- determinadas materias como la disciplina deportiva no se pueden someter a arbitraje privado. Deben ir al órgano administrativo correspondiente (TAD o equivalente autonómico) y luego al contencioso. Si en nuestro país creas una organización en la que si te inscribes tienes que aceptar necesariamente ir al arbitraje privado en caso de conflicto, renunciando a ir a los Tribunales, incluso siendo sancionado si lo haces, dicha obligación no sería eficaz. Pero a nivel internacional, como un gran número de federaciones tienen su sede en Suiza, donde se permite que la mayoría de materias, incluyendo la disciplina deportiva, que suele ser la más complicada y la más habitual, vaya a arbitraje privado, viene siendo factible dicho modelo. El motivo de que estén ubicadas en Suiza es por cuestiones fiscales, pero también por el amplio margen que el Derecho suizo ofrece a la autonomía de las organizaciones. El país permite que las instituciones deportivas incluyan en sus estatutos una cláusula que prohíbe llevar cualquier litigio o controversia a la justicia ordinaria a cambio de que se derive a un órgano arbitral independiente. Pero esa revisión de los tribunales arbitrales debería llevar implícita el acuerdo de las dos partes, y la realidad es que tienes que admitirlo, no es voluntario, aunque ofrezca ventajas como la rapidez en resolver”.

A pesar de las garantías procesales existentes en España, es cierto que durante un tiempo los clubes y los deportistas eran reticentes a acudir a los tribunales ante la amenaza de sufrir duros castigos. El Deportivo de la Coruña fue uno de los que no se atrevió a dar ese paso. Sin embargo, ya ha habido casos, siempre que sus efectos hayan sido en nuestro país, que se han resuelto en la justicia ordinaria. Uno importante fue el del ciclista Roberto Heras, que consiguió en 2005 que el Tribunal Supremo declarara nulo el castigo que le impusieron por dar positivo en la Vuelta a España al no haberse sometido voluntariamente al arbitraje del TAS. “El consentimiento de los deportistas a ese tribunal no es libre y voluntario” se afirmaba en la sentencia.  El FC Barcelona también se fue a los tribunales cuando le cerraron el campo por el famoso lanzamiento del cochinillo al Nou Camp; presentó un recurso en el Contencioso-Administrativo, pidió la cautelar, y no pasó nada. “Cuando se trata de competiciones que organizan FIFA, UEFA o el COI si te tienes que someter a lo que ellos dicen, porque además el foro aplicable es el Derecho suizo y es más permisivo en este sentido -señala Javier-. A nivel internacional se aplica la legislación del estado donde tiene su sede la entidad que organiza. Por ahí si tienen entrada las prohibiciones en los estatutos de ir a la justicia ordinaria, el ámbito privado y el TAS, pero la realidad es que cuando las decisiones despliegan efectos más allá de esa relación directa, el fundamento se debilita”.

Además del hecho de tener que aceptar una imposición sobre qué órgano es el válido para decidir una controversia, muchos deportistas y entidades tienen dudas sobre la imparcialidad del Tribunal de Arbitraje Deportivo a la hora de emitir sus fallos. Rodríguez Ten considera que “el TAS es un organismo bastante neutral. En una primera etapa tenía dependencia del Comité Olímpico Internacional, pero a raíz de una sentencia de la justicia suiza que cuestionaba su asepsia para resolver cuestiones con el COI como interesado lo sacaron fuera de la estructura; sin embargo, sigue estando a cargo tanto del COI como de las federaciones internacionales. A mí me parece que es un órgano de garantías, pero la realidad es que hay personas que prefieren ir a los tribunales porque les ofrecen más fiabilidad. No entienden que les obliguen a ir al TAS, y si buscan otra vía que les digan que les sancionan o les expulsan. Consideran que no es legal porque no ha sido una admisión voluntaria”.

El problema de la justicia ordinaria es que puede tardar en resolver un caso varios años. A ver cómo se organiza el deporte así

La posibilidad de que en un futuro cercano sean los tribunales ordinarios suizos o nacionales los que tengan la última palabra en materia de justicia deportiva en las cuestiones que hasta ahora atendía el TAS, puede tener un efecto secundario no deseado. “El deporte necesita rapidez en sus resoluciones. El TAS ofrece esa rapidez, a través de medidas cautelares ágiles y decisiones que pueden tardar a lo sumo meses. El problema de la justicia ordinaria es que puede tardar en resolver un caso varios años. A ver cómo se organiza el deporte así. El sistema basado en el TAS no es malo, a mi juicio. El problema es que está impuesto, y eso da pie a que se diga que cómo puede ser que se establezca la manera de resolver un conflicto por una de las partes. Creo que lo más eficaz sería reforzar las garantías de neutralidad de ese órgano en vez de atacar el sistema, que puede llegar a ser contraproducente si no se articulan procedimientos jurisdiccionales especiales, rápidos, que comprendan lo que pasa en el deporte. Habría que intentar que la financiación del TAS provenga de otro sitio, que las partes designen a los tres árbitros o el árbitro interviniente, que no haya sombra de interferencias de fuera… en ese sentido, los argumentos del club belga son acertados”, opina Rodríguez Ten. “Que los tribunales de diferentes países puedan abordar la interpretación de las mismas normas deportivas es también problemático”.

Hay quién se sorprende de que Europa no haya entrado a dirimir esta cuestión hace tiempo. El profesor de la Universidad San Jorge responde a este particular que “ya ha habido recursos a los tribunales federales suizos por este tema y han admitido que mientras la organización deportiva tenga una vía de solución de conflictos con un órgano neutral, aunque sea arbitral, es admisible conforme a su Derecho. Generalmente se iba a los tribunales suizos a ver si era legal o no lo que hacían conforme al Derecho suizo. Pero siempre se innova, y en este caso han decidido ir por esta otra vía, a ver si lo consiguen, como en el caso Heras, pero con más ambición y un objetivo más amplio”.

Tras conocerse la sentencia de la Corte de Apelación de Bruselas, el TAS ha hecho público un comunicado en el que destaca que el tribunal belga no cuestiona su existencia “sino la redacción de las cláusulas de sumisión en los estatutos de la FIFA”. El Tribunal de Arbitraje Deportivo advierte que este conflicto “puede terminar con dos decisiones contradictorias: una emitida por los tribunales belgas y el original emitido por el TAS, exigible en el resto del mundo”. También estima que el riesgo de que un tribunal nacional no reconozca su arbitraje o no ejecute un laudo suyo “es muy limitado, y depende principalmente de la legislación local” (como pasó en España con el caso de Heras).

Rodríguez Ten aclara los pasos que faltan para que el fallo del tribunal belga pueda tener trascendencia en todo el ámbito de la Unión Europea. “Hay expectativas de que esto pueda traducirse en una resolución que sea general, si así lo establece el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, bien resolviendo un recurso o una cuestión prejudicial presentada por un juez nacional, como podría hacer el tribunal belga antes de resolver.  En cualquier caso, lo que esta sentencia permite desde este momento es que si se genera algún tipo de conflicto en algún país de la Unión Europea, se pueda utilizar dentro de la batería de argumentos a utilizar, como la de Roberto Heras. Y ya son dos (al menos)”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí