1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

¿Nos hace más tontos la tecnología?

Fragmento del libro ‘Crítica del hipercapitalismo digital’

Albino Prada 22/05/2019

<p>Realidad virtual.</p>

Realidad virtual.

La boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En relación a la naturaleza de las numerosas actividades hoy digitalizadas y automatizadas conviene recordar que ya cuando corría el año 1967 Lewis Mumford (2010) resumía los atributos de la oleada automatizadora y maquinista que le había tocado vivir en los siguientes términos: potencia, velocidad, estandarización, movilidad, producción en masa, cuantificación, regimentación, uniformidad, precisión, regularidad y control.

Según su minucioso análisis, las consecuencias del creciente poder del maquinismo en nuestras sociedades habrían venido acompañadas de la conformación de dichas sociedades a la medida de las mismas. En palabras de Mumford: algo se habría torcido a resultas de lo que él denominaba usos indebidos del conocimiento científico.

Sin citar a Mumford, Nicholas Carr (2011) realiza casi cincuenta años después una actualización sobre los atributos más problemáticos de nuestra última oleada automatizadora y digital 4.0. Atributos que, como veremos a continuación, sugieren que algo aún más profundo se estaría torciendo en relación a la naturaleza de no pocas actividades hoy simplificadas al extremo en sus requerimientos de trabajo (vivo) directo.

Pues asistimos, en primer lugar, a una creciente vulnerabilidad, en el sentido de una dependencia acusada y continuada de la omnipresente automatización informática, lo que puede erosionar la pericia, los reflejos, la salud o la concentración de los trabajadores.

Así lo pondrían de manifiesto, por poner un ejemplo, las trescientas bajas diarias en la planta de PSA-Citröen en Vigo, ya que “según estudios internos de la multinacional francesa, en el 75% de los casos de baja analizados, se trata de absentismo por incapacidad temporal provocadas por trastornos neuróticos y depresivos, articulares, de espalda, esguinces y tendinitis”, bajas que los sindicatos relacionan con “la intensidad del trabajo que tienen que realizar los empleados asignados a la cadena de ensamblaje de piezas; que la clave de todo está en que la plantilla se ha ajustado al límite.” 

Por no hablar de accidentes aéreos, vinculados al desequilibrio entre automatización y recursos humanos, o de recurrentes colapsos del tráfico aéreo. Todo ello debido a que al convertir cada vez más labores en rutinarias se estrecha nuestra perspectiva, con lo que tendemos a cambiar talentos sutiles y especializados por otros más rutinarios y menos distintivos.

Esa estrechez y rutina provocaría otro sesgo de conducta no poco peligroso: la complacencia. Cuando tal cosa sucede deja de ser verdad que la maquinaria automatizada requiera mayores habilidades, lo opuesto será lo más frecuente. El coste de estas complacencias y conveniencias sería una progresiva pérdida de nuestra autonomía como personas y como grupos sociales. Como ponen de manifiesto los reiterados casos de robos masivos de datos personales en portales como Google, British Airways, eBay o Spotify.

Rutinas y complacencias que se combinarían en un creciente riesgo de superficialidad. Un empobrecimiento de nuestra experiencia personal (N. Carr se refiere al caso de la tecnología GPS) y, en general, al hecho de que con un software menos agresivo la imaginación de los usuarios tendría más oportunidades de florecer.

Nos tornaríamos más superficiales porque, por ejemplo, “los motores de búsqueda, al automatizar la indagación intelectual dan preeminencia a la popularidad y a la actualidad sobre la diversidad de opinión, el rigor de los argumentos o la calidad de la expresión” (Carr 2014: 236). Es entonces cuando lo funcional y las correlaciones en el análisis de los big data sustituyen a la indagación causal, o bien –simplemente– se convierte en verdad online aquello que más miradas atrae.

Lo más funcional, lo más popular o lo que más miradas atrae serían así conformadores de una cierta superficialidad sobre los más diversos asuntos, frente a una matizada y personal indagación analítica. Se conformaría lo que Manuel Vázquez Montalbán (1997: 255-256) denominó ya hace veinte años como una “hipnosis mediática” que recomendaba enseñar a descodificar en las escuelas. O a prohibir el uso de dispositivos móviles en las aulas como se estudia en España y ya es realidad en Francia.

Una dicotomía que encajaría en varias otras que podrían establecerse entre una emergente cultura digital-audiovisual y la tradicional alfabética-impresa, tal como recogemos en el recuadro que insertamos.

Dos culturas

Fuente: elaboración propia sobre Harvey, 1990; Simone, 2001 y  Carr, 2011

Será así, como ya sostenía nada menos que Platón en Fedro, que “…recibirán mucha información sin la instrucción apropiada y, en consecuencia, se pensará que son muy eruditos, cuando serán en gran medida ignorantes”.

Sin olvidarnos de una galopante vulnerabilidad derivada de la gigantesca complejidad de las componentes en acción (lo que Mumford denominaba mega-técnica). Situación que abre la puerta a amplificar las consecuencias de un fallo minúsculo en una de esas componentes a escala planetaria. Algo que ya había intuido hace más de medio siglo Jonh von Neumann (1958: 68, 107-109) como problemas de imprecisión asociados a la acumulación y amplificación de los numerosos cálculos a realizar.

Fallos o manipulaciones, como sucedió con la caída del índice Dow Jones en 2010 nada menos que en 900 puntos en cinco minutos (flash crash) por las manipulaciones de una sola persona. Según informó en su día la prensa: “El descalabro relámpago puso en evidencia la vulnerabilidad de unos parqués dominados por las máquinas, que ejecutan operaciones en milésimas de segundo siguiendo complejas fórmulas matemáticas para anticiparse a las tendencias”.

Y ello porque, además, “los ingenieros y programadores agravan los problemas al esconder los manejos de sus creaciones a los operarios, lo cual convierte cada sistema en una caja inescrutable” (Carr 2014: 190). Abriendo camino a manipulaciones que pueden ser conscientes y generadoras de graves distorsiones económicas y sociales, como se sabe ya que sucedió con importantes marcas de la automoción. Así el caso de Volkswagen y las emisiones trucadas en millones de vehículos en todo el mundo, siendo a veces esas mismas empresas las que retardan la implementación de tecnologías 4.0 para continuar haciendo negocios multimillonarios.

Pensemos, por ejemplo, en los riesgos de ataques informáticos (como los virus Stuxnet y otros) a centrales nucleares, que no parece que estén siendo gestionados con la precaución necesaria, según recientes informes internacionales.

Gigantismo y complejidad (pensemos en Google, Facebook o Microsoft) asociadas a una cada vez menor maleabilidad de la tecnología que hay detrás de esta galopante automatización digital ya que “… modificarla es enormemente difícil, constituye en este momento un componente integral del statu quo social” (Carr 2014: 200).

Es el caso de Microsoft, donde su progresión del Basic al MS-DOS, de éste al Windows, Excel, Word, PowerPoint, … después al Explorer siempre estuvo basada en convertirse en la opción estándar, abusando de su posición dominante en el sector de los sistemas operativos para asegurarse una ventaja en el campo de las aplicaciones.

Se conforma así un gigantesco poder de esta nueva megatécnica. Frente al que los poderes públicos y los gobiernos son a cada paso más irrelevantes. El ejemplo de Uber (en el transporte urbano) es paradigmático: presiona a municipios porque controla todos nuestros datos de movilidad a través del teléfono, pero, al tiempo, no integra la movilidad a pie, en más carriles bici o en transportes colectivos. Practica un solucionismo que solo es rentable para quien controla los datos.

Sin olvidarnos de que con todo ello se amplifica el creciente riesgo de control monopólistico (tecnológico, financiero, comercial o de comunicaciones) por un número muy reducido de empresas que crean y moldean el mercado (y la obsolescencia) en grandes corporaciones (Google, Microsoft, Facebook, Apple, etc.) a pesar de ocuparse de productos infinitamente reproducibles a coste casi cero. Oligopolios que reducen una oferta potencialmente ilimitada y la dirigen a una demanda de nivel medio-alto a escala mundial.

Como sentenció sobre Microsoft un juez federal en Estados Unidos usando “su prodigioso poder sobre el mercado y sus inmensas ganancias para perjudicar a cualquier otra compañía que ose competir con sus principales productos” (Staglianò, 2005: 236). O la reciente multa de la Comisión Europea a Google por prácticas contrarias a la libre competencia derivadas de ciertas manipulaciones en su algoritmo

También se anotan otros riesgos emergentes derivados del hecho de que de los algoritmos se pueden derivar predicciones brutalmente erróneas, que todo vaya demasiado rápido, o los derivados de que pasemos cada vez más tiempo frente a un teclado pero menos tiempo pensando. En su conjunto, todo ello aumentaría las probabilidades de desencadenar operaciones erróneas. Errores e imperfecciones que en no pocos casos podrían ser letales.

En este contexto la entrada en vigor de la normativa europea sobre protección de datos en internet (Reglamento (UE) 2016/679) coincidió, no por casualidad, con escándalos en relación a usos indebidos de dichos datos y sobre la intrusión en la privacidad de los usuarios.

Dos argumentos de mucho peso, sobre todo si se enlazan: invasión de la privacidad de millones de usuarios para ganar dinero y poder (publicitario o político), mientras no se paga un duro por contenidos con los que atraer a esos millones de usuarios. Un círculo vicioso que se retroalimenta, pues a más usuarios más dinero a ganar, suministrando (a empresas, publicistas o Gobiernos) datos que me salen gratis, y a la vez más poder de negociación para conseguir contenidos gratuitos con los que atraer a más usuarios.

Sobre esta ley del embudo reflexionó premonitoriamente Tim Berners-Lee (2000) marcando distancias respecto de aquellos que querían apropiarse de la Web para hacer dinero, frente a su planteamiento de no hacerse multimillonario con la Web.

Fue así como el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), para el que trabajaba, permitió, en 1993, a todo el mundo el uso del protocolo y el código web gratuitamente. Así se explica que el Consorcio W3C que impulsó, y que hoy gobierna la Web, no valga en bolsa miles de millones.

Berners-Lee nos alertaba, ya entonces, de los riesgos de lo que podría ocurrir en cuanto los algoritmos se perfeccionasen. Riesgos de que mega compañías, de facto cuasi monopolios globales, acumulasen información personal para dañar o aprovecharse de sus usuarios (a los que alguien podría no hacerles, por ejemplo, un seguro médico). O bien, citando el Gran Hermano de la distopía de George Orwell, que al controlar el más mínimo movimiento y opinión de una persona, las sociedades quedasen a merced de potenciales tendencias dictatoriales o, como mínimo, a muy graves corrupciones de la democracia. Negocio y poder.

Y es por eso más que probable que el artículo siete del citado reglamento europeo no pueda garantizar un consentimiento libre y limitado entre un humilde usuario y un monopolio.

Porque entre el Consorcio W3C y las empresas transnacionales que tejen negocio y poder en la web existe una diferencia abismal. M.L. Dertouzos, director del laboratorio informático del MIT hasta su fallecimiento en 2001, la resumió así: “Mientras los técnicos y los empresarios lanzaban o fusionaban compañías para explotar el Web, parecían fijarse sólo en una cuestión: ‘¿Cómo puedo hacer mío el Web?’. Mientras tanto Tim preguntaba: ‘¿Cómo puedo hacer vuestro el Web?’” (citado en Berners-Lee, 2000: xvi). Un matiz crucial que nos lleva de Encarta a Wikipedia.

-------------------------------

Este texto reproduce un fragmento del libro Crítica del hipercapitalismo digital (Los libros de la Catarata), de Albino Prada.

-----------------------

Este artículo se publica gracias al patrocinio del Banco Sabadell, que no interviene en la elección de los contenidos.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Albino Prada

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    David Silverberg's POEM "Terms and Conditionals: the things you just agreed to": https://boingboing.net/2019/05/31/agree-to-disagree.html

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí