1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

26-M, Hic Sunt Dracarys: la omnipotencia y la esperanza

No se trataba de mantener lo conquistado, sino de ampliarlo. Ese trabajo de ampliación, que no se ha dado, es lo que debería preocuparnos

Guillermo Zapata 29/05/2019

<p>Manuela Carmena.</p>

Manuela Carmena.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

1. No ganamos en 2015 gracias, en exclusiva, a una confluencia, a una gran candidata, a una fuerza social enorme, a una crisis de régimen. Ganamos en 2015 por una ausencia. La ausencia de una parte del electorado de la derecha en nuestra ciudad. Esta buena noticia, no fuimos capaces de leerla. No la vimos. O la vimos más como el éxito de nuestra propia potencia que, quizás, se convirtió en una falsa sensación de omnipotencia.

Quizás, no lo sé, de haberla visto, habríamos trabajado a partir del problema común de que el magnífico resultado de 2015 podía no ser suficiente. Ayer se demostró que así era. Que nuestra mejor cara era, también, la peor cara de los adversarios. Y que los adversarios, como cualquiera con dos dedos de frente, aprenden. A veces, no aprenden directamente las viejas estructuras políticas, quizás la forma más estúpida de la inteligencia colectiva, sino quienes las sostienen.

2.- El 26-M, el bloque de la derecha incorporó en torno a 60.000 votantes no previstos en 2015 y venció a pesar de que la caída en voto del bloque progresista fue pequeña. Algo más acusada en el PSOE, que se deja 26.000 votos (por los 16.000 de Más Madrid). Pero que deja al bloque necesitado de 100.000 votos progresistas. Aún con las cifras de 2015 harían falta 60.000/70.000 votos para evitar una derrota. Es decir, no se trataba de mantener lo conquistado, sino de ampliarlo. Ese trabajo de ampliación, que no se ha dado, esa ausencia, es lo que debería preocuparnos. Lo demás son construcciones fruto de la angustia, la neurosis o la culpa.

3.- La ampliación, el crecimiento, dependía y depende de un territorio que podríamos denominar el sudeste de la ciudad y que transcurre fundamentalmente al sur del río Manzanares. Ese territorio es el espacio de vida de la mitad de la ciudad dual y explica la forma de la hegemonía de la derecha en Madrid. Es un territorio fundado sobre la desigualdad y que existe como lugar de amenaza para las clases medias madrileñas. Pero también es un territorio atrapado a su espalda por máquinas de producción de políticas públicas propias. Getafe, Leganés, Móstoles, Fuenlabrada, Alcorcón… Todos municipios de una población similar a los distritos de ese territorio no visto y desprovisto por tanto de maquinaria institucional propia. Los distritos del sureste madrileño, las Vallecas, Villaverde, Usera, Carabanchel, Vicálvaro... Esos municipios del llamado cinturón rojo de Madrid, rearmado de socialismo y candidaturas de cambio (Izquierda Unida, Podemos, Más Madrid, procesos ciudadanos anómalos, etc.) no penetra en la ciudad porque no hay instituciones propias de un territorio con reglas propias: el sureste.

4.- En los territorios inexplorados de los mapas en la Edad Media se escribía “Hic Sunt Dracones”, (aquí hay Dragones) para hablar de las zonas no conquistadas por la civilización que se mantenían inexploradas. En esta zona de la ciudad, las coordenadas de los mapas civilizatorios (los mapas del régimen del 78) no han funcionado demasiado bien nunca porque en el sur hay dragones. Criaturas mitológicas que se mueven a su propio ritmo, que sufren sus propios dolores y hablan sus propios idiomas. Idiomas no homologables a los de las pantallas de televisión de la clase media precarizada y que tampoco son representados en los términos que imaginamos. En definitiva, que aunque avanzamos en dotar a esos territorios de políticas públicas dignas y reequilibrar con el resto de la ciudad, no es suficiente. Y no constituye en sí mismo un horizonte de vida digna, una imaginación común y un sentido compartido de lo que el sur-este significa para la ciudad.

Las tres derechas han operado con una doble estrategia. Al norte de la ciudad se han movilizado para recordar sistemáticamente que se estaba “haciendo sur” (usando la inseguridad como elemento fundamental de cohesión); al sur de la ciudad han operado diciendo “son todos iguales” y “aquí no se está haciendo nada”, no para ganar votos, para producir pasiones tristes.

El ejemplo perfecto de cómo esta lógica no obedece a la lucha por los derechos y la mejora de las condiciones de vida en el sureste son las casas de apuestas, que no han aparecido en el discurso público reaccionario. No. Se trataba de mantener lo menos fuertes posibles a los dragones del sureste, proteger su ciudad de la ciudad por debajo del río.

5.- El problema diría que es doble en lo que a la interpretación del sureste se refiere.

Por un lado haber dado el sureste por hecho. Tengo mil datos que explican que hemos trabajado por estos barrios y distritos, claro, por eso se sigue manteniendo esa base de voto, datos de inversión, de políticas públicas, de colegios arreglados, de campos de fútbol mejorados, de alternativas de vivienda, escuelas infantiles, etc. Todo eso es cierto. El problema es que no es suficiente y, sobre todo, es inútil pensar que se ha compuesto una relación de confianza entre representantes y representados. No hemos sido capaces de construir ese lazo político. A mí me ha costado no pocas horas de angustia y, por supuesto, no lo he resuelto.

Creo que se debe a esa suerte de omnipotencia política que vendría a decir “el sudeste nos necesita y por tanto nos votará”. Lo cierto es que era más bien al contrario. Madrid necesita al sureste y cualquier gobierno de cambio, más. Si Vox no tiene más poder en Madrid es gracias al sureste de la ciudad y las políticas públicas que hemos puesto en marcha en el conjunto de la ciudad le deben mucho al sureste. 

En segundo lugar, por una interpretación también errónea de las posibilidades reales de crecimiento de la candidatura. Si es cierto que hemos perdido algo de representación en el sur, no hemos logrado apenas unos cientos de votos arriba/abajo en el norte. La ciudad al norte de la M-30, que conozco bien, pues también he sido concejal de Fuencarral-El Pardo, ha seguido siendo un feudo de la derecha por motivos que tienen poco o nada que ver con la gestión municipal. Ese “poner en marcha la ciudad” que tan bien ejemplifica la operación Chamartín no servía para producir un afecto político, ni un cambio en las relaciones de representación profunda de esos territorios. Claro que hay que gobernar para todos, digo más, es inevitable. La institución está diseñada para ello. Pero en Madrid también está diseñada para reproducir desigualdad. 

Creo que esto tiene poco que ver con llevar la candidatura “hacia la izquierda”. Al menos no en el sentido de las identidades políticas. Igual que no se podía dar el sureste por hecho, tampoco lo podíamos dar resuelto a través de una imagen del pasado y sus identidades que por supuesto que operan, pero mucho más minorizadas. Se es más de Villaverde o de Usera que de izquierdas, aunque también se sea de izquierdas. Si le unimos las cuestiones de identidad mestiza o las diferencias generacionales, veremos que la izquierda es una parte pequeña de la identidad política y de los anhelos de estas zonas. Donde la percepción mayoritaria tiene que ver con ser ciudadanos de segunda.

El problema es que el sureste necesita más cosas, y otras cosas. Cosas que es posible que estén fuera del alcance de un ayuntamiento, pero que estaban en nuestras incumbencias y desde luego son nuestra responsabilidad en términos de proyectos de cambio político. Cosas que tienen que ver con su conformación como territorio político conjunto (mismo imaginario, mismas vidas, mismas potencias, mismas necesidades)

Es sorprendente ver ahora los análisis sobre el sureste a medios de comunicación que no lo han pisado para contarlo jamás, o que han contribuido a difundir una imagen distorsionada de un territorio lleno de potencia y riqueza. Pero eso también forma parte del problema. No hay maldad, lo que hay es la ausencia de reconocimiento político y social de un territorio enorme de la ciudad a todos los niveles. El sureste no es contado más que como problema, como excepción, como alarma para la ciudad de la clase media.

Y el ayuntamiento también necesitaba tiempo, claro que sí, pero las urgencias del sureste no dependen de los tiempos institucionales y el voto no es una identidad, no le pertenece a nadie. El afecto político mucho menos. No se regala, en todo caso se presta

6.- Soy muy consciente de que esto explica sólo en parte lo sucedido. Si así fuera, la situación de Madrid sería una anomalía absoluta y no una de las expresiones de algo más amplio. Es evidente también que hay elementos que tiene que ver más con “lo interno” de los procesos, que son también importantes. Tengo la sensación de que todos los asuntos internos, en su importancia, son hoy una una enorme masa de conocimiento muerto, dolores personales, incapacidades propias y ajenas que, si bien es importante, dicen poco del futuro. Sirva como autocrítica en ese sentido personal, que alguien como yo, que escribe casi compulsivamente, apenas ha publicado nada en estos 4 años. Reconozco también que no creo que ni uno sólo de los textos escritos y jamás publicados (son muchos) habría modificado en nada la situación, pero igual habría contribuido a entenderla mejor. Disculpas por eso.

Creo, con toda honestidad, que la forma de resolver el nudo político del presente no pasa por la unidad, sino por la cooperación. La confluencia, esa cosa que no ha sido, no era tampoco la unidad, era un método para poner a cooperar singularidades e identidades distintas. Ni necesitamos unidad, ni necesitamos navajeo. Más bien encontrar las potencias particulares de cada quién, sabiendo que somos necesarios/as, pero no suficientes y apostar a esa singularidad para hacerla fuerte. Lo demás es perder el tiempo, y hay quien no se lo puede permitir.

----------------

Guillermo Zapata ha sido concejal de Fuencarral-El Pardo y Villaverde. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo Zapata

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JL

    #PelotazoBerrocales #DesarrollosSureste #Valdemingómez es la trilogía del descalabro de Carmena en el Sureste. Y también de un movimiento apesebrado y domesticado por el ayuntamiento que no ha querido revolverse ante las apuestas desnortadas de "Los Nuestros".

    Hace 3 años 5 meses

  2. c

    uan traidora especuladora : - casualidad no estaba cuando mataron a sus compañeros d atocha y ya era mediaticamente enorme en aqel entonces . se separa de quien la aupo . y atrae a quien traiciona a quien le aupo

    Hace 3 años 5 meses

  3. Una que pasa por aquí

    Estimado señor Zapata: la gestión municipal en el distrito Fuencarral El Pardo ha dejado mucho que desear bajo vuestra administración. Tampoco el PP hizo mucho (no verteré un comentario sectario y poco constructivo, porque no es el punto). Si comparamos la ratio de servicios públicos dirigidos al vecino comparado con los que pueda tener, por ejemplo, Alcobendas, nos quedamos a la cola. Pero es que incluso entre barrios, la calidad de la prestación del servicio es desigual. Es uno de los distritos donde tenemos serios problemas de comunicación entre barrios y por más que se ha pedido desde las asociaciones un autobús de la EMT para conectar, por ejemplo, El Pardo con Montecarmelo, Tres Olivos y Las Tablas, la legislatura terminó y no se ha materializado aún. El ornato público ha dejado mucho que desear. Faltan guarderías públicas y colegios públicos. Que el bibliobús funcione y que los talleres del centro cultural no se eliminen porque el sueldo del monitor es muy bajo y no le compensa desplazarse a según qué centros culturales. Los parques están llenos de cacas de perros y la policía municipal no aparece cuando los perros sueltos se han adueñado de las áreas verdes. En este distrito casi todo es de pago, como si todo el que vive aquí es rico votante de derechas.

    Hace 3 años 5 meses

  4. Una que pasa por aquí

    Estimado señor Zapata: la gestión municipal en el distrito Fuencarral El Pardo ha dejado mucho que desear bajo vuestra administración. Tampoco el PP hizo mucho (no verteré un comentario sectario y poco constructivo, porque no es el punto). Si comparamos la ratio de servicios públicos dirigidos al vecino comparado con los que pueda tener, por ejemplo, Alcobendas, nos quedamos a la cola. Pero es que incluso entre barrios, la calidad de la prestación del servicio es desigual. Es uno de los distritos donde tenemos serios problemas de comunicación entre barrios y por más que se ha pedido desde las asociaciones un autobús de la EMT para conectar, por ejemplo, El Pardo con Montecarmelo, Tres Olivos y Las Tablas, la legislatura terminó y no se ha materializado aún. El ornato público ha dejado mucho que desear. Faltan guarderías públicas y colegios públicos. Que el bibliobús funcione y que los talleres del centro cultural no se eliminen porque el sueldo del monitor es muy bajo y no le compensa desplazarse a según qué centros culturales. Los parques están llenos de cacas de perros y la policía municipal no aparece cuando los perros sueltos se han adueñado de las áreas verdes. En este distrito casi todo es de pago, como si todo el que vive aquí es rico votante de derechas. Por eso no se entiende la operación Chamartín cuando aquí falta tanto. Ya uno está cansado de tanto sectarismo. Si el vecino realmente ve y disfruta de mejorías en la prestación del servicio. Que la gestión municipal apoya el día a día del barrio y de su gente, ese vecino votará a ese grupo político, de eso no le quepa la menor duda señor Zapata.

    Hace 3 años 5 meses

  5. Matabobos

    Joder con los frikis de Game of Thrones. Apestáis, nenes. Apestáis.

    Hace 3 años 5 meses

  6. Enrique

    Pues joder con los politólogos, qué poca vista... Estarían mirándose todos el ombligo.

    Hace 3 años 5 meses

  7. Avi Rabinovitz Casio

    De acuerdo con Guillermo. Pero yo subrayaria algo más. Si los dragones del Sudeste no acudieron en ayuda de la Abuela Danerys, tambien fué por que se sintieron traicionados. La Reina del Norte, Carmena, hizo una apuesta arriesgada. Asustada por la ofensiva sin cuartel ni pudor, con todo, de los caminantes azules , contra Podemos, temiendo el efecto letal de su asociación con los ya malditos y condenados podemitas en las clases medias que pretendia seducir, negó tres veces a Podemos. Y con ello a los apoyos, militantes , aliados, de Podemos en el sur, donde si contaba con capacidad de hacer campaña. ¿quien te iba a hacer campaña, vender tus politicas en los desolados reinos del Sur, Carmena, cuatro cuadros de estudiantes y exiliados de los circulos morados? Carmena hizo una arriesgada apuesta, como dice Guillermo, ampliaria la base progresista entre las clases medias y las clases populares la apoyarian por descarte. Las politicas que hubieran podido favorecer la adhesión del sur no se pudieron realizar con la celeridad y profundidad que hubiera sido necesarias. El apoyo de los nuevos aliados del Norte no fue nutrido y no compensó la deserción delos antiguos aliados del Sur. Al final la guerra la perdimos todos, y los caminantes azules verdes y naranjas se dirigen a tomar Desembarco del Rey y todas sus riquezas. Esto lo he contado , en términos más bien de análisis sociológico , aquí: https://www.meneame.net/m/Art%C3%ADculos/arriesgada-apuesta-carmena-salio-mal

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí