1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Adiós hipótesis municipalista?

Sobre el declive del ciclo político inaugurado en las plazas

Nuria Alabao 27/05/2019

<p>Un cartel de Juventud sin Futuro durante la acampada del 15M en Madrid. </p>

Un cartel de Juventud sin Futuro durante la acampada del 15M en Madrid. 

DR_ZOIDBERG / FLICKR

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Con estas elecciones, la crisis económica del 2008 y sus consecuencias, lo que en esa época empezamos a llamar “crisis de régimen” parece definitivamente cerrada. Un síntoma claro es el declive de Podemos –tejido con dramas internos, divisiones y luchas intestinas–; otro, la consolidación y auge del PSOE, a pesar de que la socialdemocracia se encuentra en decadencia en buena parte de Europa. El PP se descompone pero consigue auparse en la fragmentación de la derecha para conservar el poder en plazas importantes como sucederá con toda probabilidad en la Comunidad de Madrid. La ultraderecha de Vox ocupa un buen puñado de escaños y concejalías. Pero sin duda, la evidencia más clara es el fin de los ayuntamientos “del cambio” que se pierden todos –salvo Cádiz y Valencia, aunque en este caso se tratase de un fenómeno algo diferente al resto al ser Compromís un partido joven pero al uso–.

Soplan vientos del este

La crisis de 2008 abrió un espacio de desafección política profundo; en el debate público se posicionaron las responsabilidades del capitalismo financiero y de los bancos, así como de la zarpa que imponía la salida austericida a la crisis impuesta por Bruselas. La generación de entre 25 y 40 años de clase media que vio amenazadas sus esperanzas de seguir perteneciendo a ella y asaltados por la precariedad, tomó las plazas. La legitimidad social estaba de su parte, como lo estuvo del movimiento de vivienda que consiguió un amplio consenso público a favor de las prácticas de desobediencia implicadas en la paralización de desahucios o en la ocupación social –por falta de vivienda–. Hoy, precisamente esta cuestión ejemplifica muy bien el cambio de clima político, el proceso de derechización social que permite a Ciudadanos colocar como problema público la ocupación, mientras continúa y se agrava el drama de los desahucios. La culpabilización de los débiles es un síntoma evidente de que soplan vientos por la derecha.

Por supuesto Europa –con sus imposiciones del marco neoliberal– ni ha estado en la agenda de la campaña ni se la espera. España se mira, una vez más, el ombligo. A eso contribuye el conflicto en Cataluña, el posicionamiento de la defensa de la unidad nacional como tema central de la agenda política a través de un proceso judicial surrealista. Los discursos mediáticos y sociales se derechizan también por aquí mediante claves que son muy españolas. La cosa nacional: una kryptonita que debilita a Podemos y un humus que alimenta la emergencia de Vox.

En Barcelona, en barrios obreros como Nou Barris, o Sant Martí, Barcelona en Comú pierde miles de votos –en conjunto en toda la ciudad, el descenso es de 20.000–, mientras que el PSC recupera sus antiguos bastiones. Está claro que la cuestión nacional tiene su parte de responsabilidad; ese tema en el que, en realidad, se juega tan poco –la independencia no está más cerca ahora que hace ocho años mientras que la especulación inmobiliaria y la turistificación campan a sus anchas por Barcelona–. Esta cuestión, no obstante, no se puede esquivar. A los que muchas veces se consideran catalanes de segunda –por ser hijos de la inmigración española–, y que habitan esos barrios, parece que les importan demasiado las ambigüedades de Ada Colau y su equipo en este tema. Quizás haya otras cuestiones de fondo que son más difíciles de trazar. Lo cierto es que en Barcelona, como en Madrid, se ganó en 2015 por un estrecho margen y el paisaje de fondo se ha movido profundamente en muchos sentidos.

Las apuestas municipalistas hacen aguas

Es cierto que parte del impulso movimentista que aupó a estas candidaturas ya no existe. Quizás hay que recordar qué fue lo que las animó ya que el contexto, y también su retórica han cambiado. Muy sucintamente: eran confluencias de partidos pero, sobre todo, de personas surgidas de los movimientos sociales o de los movimientos de las plazas con una vocación de transformación democrática radical de las instituciones y de las formas de hacer política. Surgieron en la crisis de representación que inauguró el 15M y por tanto pretendían impugnar las formas partidarias tradicionales. Así, aportaban un punto de innovación política importante –comunicativa pero también primarias, tecnopolítica, elaboración colaborativa de los programas, etc.– Al menos esa era la teoría.

Lo cierto es que en sus orígenes consiguieron levantar procesos de movilización a su alrededor y llegar impulsados por ellos a algunas alcaldías importantes como las de Barcelona, Madrid, Zaragoza, A Coruña, Santiago, entre otras. En cualquier caso, “cambio” no hacía referencia a arrebatar el gobierno a la derecha, sino a los partidos tradicionales –a hacer política desde abajo, apoyados en las movilizaciones sociales, en procesos más abiertos y menos jerárquicos que los de los dominados por las viejas estructuras–.

Hoy poco queda de esos procesos, y aunque es difícil entrar en la casuística de cada una de las candidaturas –que dependen de coyunturas locales–, podemos decir que ya no estamos en 2014, donde las grandes movilizaciones alimentaron los proyectos municipalistas.

Es probable también que se generaran expectativas de transformación muy alejadas de las cosas que finalmente se han podido realizar –a pesar de que también se han conseguido cosas, a veces muy valiosas–. Ya sea por falta de competencias, debido a las políticas de austeridad y a los férreos límites que impone a la política municipal, ya sea por cobardía o porque se ha preferido “gobernar para todos”. Es posible que en barrios populares como los de Madrid y Barcelona, donde ha aumentado la abstención, se deba también a esperanzas no concretadas.

Algunas de esas candidaturas abandonaron además la radicalidad retórica y programática y se adaptaron a las formas consensuales de la política institucional. Pero las que no lo hicieron han obtenido todavía más pobres resultados. En algunos lugares no se ha producido un clima de movilización capaz de acompañar a los gobiernos del cambio. En otros, desde estos gobiernos, se ha buscado conscientemente separarse de esas aspiraciones radicales una vez en el poder y en tensión con algunas de las fuerzas que impulsaron la candidatura, como ha sucedido en Madrid.

En esta ciudad, el lenguaje de democracia radical que dio lugar a Ahora Madrid –confluencia de fuerzas diversas aunadas en un proyecto de carácter asambleario– ha sido sustituido por una clara apuesta personalista basada casi exclusivamente en una figura carismática y un marketing político muy cuidado que ha cristalizado en Más Madrid. Las primarias abiertas y proporcionales de 2015, en las que concurrieron varias listas y que compusieron una candidatura plural, han dado paso a la elección a dedo de los candidatos –aunque probablemente el clima sea otro y ahora no exista una demanda democratizante de los partidos tan fuerte como para servir de presión externa–.

La “concejalía de Empresas”, la apuesta por el pelotazo de la Operación Chamartín o por un Madrid corporativo y de grandes eventos pero de tráfico regulado no ha acabado de cuajar y se pierden 16.000 votos respecto a 2015. Pero, ante la movilización de la derecha, no perderlos tampoco hubiese sido suficiente para retener la alcaldía, la victoria de la legislatura pasada ya fue ajustada. El escenario impone sus límites.

El futuro de estos proyectos municipalistas es incierto, unos acabarán convertidos en partidos tradicionales porque, en muchos lugares, el rechazo de las formas partidarias no ha conseguido generar alternativas mejores. Incluso se han llegado a generar estructuras menos democráticas y más jerárquicas que las de los viejos partidos, basadas en dinámicas de grupos o camarillas. Esto inaugura la incógnita de qué sucederá con ellos cuando los líderes falten. En Madrid, por ejemplo, Carmena dijo que dimitiría si no revalidaba la alcaldía.

Otros puede que sucumban a estas derrotas. Muchas de las candidaturas que no gobernaban pero que obtuvieron representación y que insuflaron aires y demandas nuevas a los plenos –Ahora Málaga, Terrassa en Común, Aranzadi en Pamplona, etc…– la han perdido hoy. Quizás no sea un adiós, sino un hasta luego y la apuesta municipalista sea capaz de reeditarse a medio plazo con proyectos militantes de construcción más pausada –sobre todo en los municipios más pequeños donde es más fácil la política cara a cara–. En cualquier caso, esos proyectos requerirán otros tiempos y otro tesón porque el clima, definitivamente, no es el que los encumbró en 2015.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    ¿ pqe Carmena apoyo a un traidor como errejon que dividia las izdas ? A C le va bien la especulacion inmobiliaria aunque haya ahorrado dinero a Madrid, y esto es algo cn que en Madris , lleno d especuladores d todo tipo, no toleran qe se cuestione y veian qe si gobernaba C tenia que pactar cn la izda y eliminar la especulacion Pero a la vez curiosamente , aunque trabajaba en el mismo despacho, no estaba en ese momento cuando llegaron ls ultras a matar a ls abogados d Atocha y tbn era muy mediatica por entonces...

    Hace 1 año 10 meses

  2. c

    ¿ pqe Carmena apoyo a un traidor como errejon que dividia las izdas ? ¿ pqe PI apoyo a Carmena...aunque luego no , en la destitucion de gran Sanchez Mato ? Aunque agradecemos muchisimo a PI todo lo que ha hecho y sabemos que ls fallos qe ha cometido son muy pocos y agrandados por la drcha mediatica creo que ya es hora de otro secretario general y de que tal que anunciaba Montero, una mujer dirija UP - 26M. Lo qe ha hecho daño a Up ? Muchas cosas : 1ª Lo de cataluña montado por partidos d dechas PP-CIU apoyados por PPNV y C$ ( para tapar sus recortes-etc y alentar votos nacionalistas ) y qe ls votantes socialistas qe llevo a Up a defender referendum democraticos aunque su posicion fuera de unidad nacional, Esos votantes socialistas, no son realmente democratas si no aceptan referendum, pero son asi por la educacion fascista qe han recibido 2ª- que ls votantes socialistas qe ven la 6TV se creen qe el PP$.€ es realmente socialista 3ª- que el voto ex-abstencionista d barrios pobres obreros parados, solo ve la 6TV y lo qe mas pogre les suena es el PP$:€ 4ª- la traicion de errejon y d topos en UP del PP$:€-PPNV , en diferentes CCAA , que provocaba recelo y desconfianza, por no saber que eran topos 5ª- "el voto util" anti-vox, pero sanchez ahora que puede + no hara nada para condenar el franquismo en el congreso, pqe aplastaria a Vx ...y Vx le lava, de hecho sanchez fue quien tomo la iniciativa d dar la mano a ultra-abascal cuando éste estaba sentado en su escaño y como minimo debia haber sido al reves ... 6ª- que la gente alienada y sumisa en la culpa masoca , de nuevo por la educacion fascista - catolocaetc, ve "normal" qe se haya machacado a Up en ls medios y cn la policia politica dl PP - BAJADA VOTOS UP https://youtu.be/xmbM4_lKPzs ACOSO DETALLADO A UNIDAS PODEMOS https://www.youtube.com/watch?v=mbxeXTxEcWk

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí