1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARRERA DE OBSTÁCULOS

El extranjero

El Congreso debería discutir una ley de extranjería para el siglo XXI y dejar de maltratar a quienes ayudan a que España siga funcionando

Bruno Bimbi 2/08/2020

<p>Graffiti en el Campo de la Cebada (Madrid).</p>

Graffiti en el Campo de la Cebada (Madrid).

r2hox

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo primero, siempre, es pedir cita previa –que no hay. Nunca hay. Para atender a los extranjeros que llegan al país, el Estado español les pide que entren a una página web que, después de rellenar un formulario con sus datos, les responderá que por el momento no quedan citas, que vuelva a intentarlo más tarde. No importa que lo intente dos, cinco, diez, cien veces. No hay. El extranjero, que vino a estudiar en una universidad española, se empieza a desesperar, porque el mismo estado que le dice que no hay citas también le pone un plazo para conseguir una. Si vence, ya no hay otro. El Estado le dice: “Si usted no consigue que yo le dé cita en el plazo que yo le digo, será ilegal por no haberme convencido a dársela”. Pero al fin alguien le explica al extranjero que “intente más tarde” significa: “Pague por la cita previa del Estado a las mafias que las venden”. Lo primero, en realidad, es entender cómo funciona la legalidad.

Lo segundo es una montaña de papeles que no sirven para nada. Al principio, el extranjero confía en conseguirlos. Arma su check list y sale en busca de cada uno, pero pronto descubrirá que es una trampa: la lista está diseñada para impedírselo.

El papel del seguro de salud –para el Estado, es muy importante que el negocio de la salud privada prospere y todo extranjero está obligado a contratarla– no existe, porque ningún seguro español cumple los requisitos que el Estado les pide. No a los seguros, claro, sino a los extranjeros. Precisa convencer a alguna de esas empresas para que le dé un tipo de cobertura que Sanidad no les exige que ofrezcan, o al menos lo ponga en un papel. Si no, la alternativa es un seguro caro y malo –al que no podrá recurrir si realmente se enferma– creado para emitir los papeles para extranjeros que los seguros de verdad, que usan los españoles, no emiten. El Estado le pide, también, un depósito en el banco por un valor absurdo: lo suficiente para vivir todo un año. Porque es obvio que, a diferencia de la mayoría de los estudiantes españoles, que van ganando su salario mes a mes y pagando mes a mes las cuentas, el estudiante extranjero tiene ahorros suficientes para todo el año. Al estado Español no le importa que el extranjero trabaje para una empresa que también es extranjera y reciba mes a mes un salario por transferencia internacional; es decir, que traiga de su país una suma mensual que va a gastar en España mientras paga por un máster en una universidad española y declara su renta en España. Además, tiene que mostrar un papel del banco que todos saben que no es real.

El extranjero tiene que abrir una cuenta en un banco español, que le pedirá que compruebe la legalidad de sus ingresos con su última declaración del impuesto a la renta de aquí

La solución, como con la cita previa, no se explica en la ley. La mayoría consigue el dinero prestado, lo deposita en un banco, saca un extracto, lo lleva a Extranjería y después lo devuelve. En Extranjería lo saben, pero es otro papel para pedir.

Claro que, para eso, el extranjero tiene que abrir una cuenta en un banco español, que le pedirá que compruebe la legalidad de sus ingresos con su última declaración del impuesto a la renta. Aquí la tengo, cómo no, dice el extranjero; pero su declaración es del país de origen, no de España. Es que acabo de llegar, dice el extranjero. No importa, necesita la de acá. Pero hasta el año que viene no la puedo hacer acá, dice el extranjero. Entonces, tendrá que contratar un seguro de los nuestros y así conseguimos que le abran la cuenta. La legalidad tiene sus trucos –y sus negocios.

Si llegó hasta acá, el extranjero también tendrá que conseguir que la universidad donde va a estudiar ponga en su certificado unas fechas incompatibles con el calendario académico. Extranjería tiene otro calendario. Tendrá que conseguir un certificado de antecedentes penales del país de donde vino, que –a pesar de que, en 2020, el documento trae firma digital y un código QR que comprueba que es auténtico– no se lo aceptan si no paga una tasa y lo envía a Madrid para que un burócrata le ponga un sello. Uno de esos que usaban cuando su abuelo español se fue a América, en el siglo pasado. Pero conseguir el sello demora más que el plazo que le dan. Encima, si el certificado es de un país donde no se habla español, deberá pagar una traducción pública. No de cualquier traductor, sino de alguno al que hayan autorizado para ese negocio. Por supuesto, no importa que la frase: “Fulano no tiene antecedentes penales” (lo único importante de ese papel) no presente en la lengua en que está escrita ninguna dificultad de comprensión.

Cuando haya comprado la cita previa y conseguido todos los papeles de la lista (si es necesario, tendrá que ir él mismo a Madrid a buscar el sello, convencer a algún empleado del seguro de salud para que ponga en el papel lo que pide el gobierno y pedir por favor a la universidad que use para el certificado las fechas de Extranjería y no las de su calendario académico), el extranjero descubrirá que todo su esfuerzo fue inútil.

Hay dos leyes que regulan los permisos de estancia o residencia en España: la que publica el BOE y se explica en la web del ministerio y la otra, que no está escrita, pero tiene un único artículo que vale por todos los de la oficial. Dice así: “Para todos los efectos jurídicos, el funcionario a cargo de la oficina de Extranjería es Dios”.

Cuando Dios le rechace el pedido –casi siempre lo hace– y el extranjero contrate a un abogado para presentar un recurso, este le dirá que se olvide de la ley: hay que hacer las cosas como las pide Dios. Además, le dirá, hay un Dios distinto en cada oficina. El de Madrid pide una cosa; el de Barcelona, otra; en la de Sevilla, quién sabe.

Aunque la web del ministerio diga, por ejemplo, que el certificado de antecedentes penales debe ser expedido por el país donde el extranjero residió durante los últimos cinco años, si a Dios se le antoja, puede pedirle el de su país de nacimiento, aunque haya dejado de vivir allí hace diez. Y si el extranjero pagó la tasa, el traductor y el viaje a Madrid para ponerle el sello, que se joda. Dios quiere el otro. No servirá de nada cualquier frase que comience con: “Pero la ley dice que…”, porque esa es la otra ley, la del BOE. Acá manda Dios. No importa que el plazo legal sea de tantos días, Dios dice que vence mañana. No importa que la ley no ponga condiciones sobre el tipo de estudios para los que se puede pedir un permiso de estancia, Dios decide lo que puede estudiar el extranjero. Ese máster no me gustó, busque otro. No importa que en la delegación de Gobierno sólo hagan copia de la página de su pasaporte donde estaba el sello de entrada; Dios las quiere todas, inclusive las páginas en blanco. Dios siempre quiere más. Y si el próximo extranjero trae todo lo que le pidió a este, a Dios se le ocurrirá algo más para pedirle.

La trampa es que, antes de hacer el trámite, la única ley que se puede consultar es la del BOE. Para recibirle los papeles, al extranjero le piden que cumpla con esa, o no se los reciben. La ley de Dios –que no está publicada para consultas– se aplica recién cuando le rechazan el pedido. Entonces sí, para recurrir, hay que juntar de nuevo todos los papeles, esta vez ignorando la ley del BOE y rezando, aunque el extranjero no crea.

Lo que no saben en Hacienda –o no les importa– es que para que le den la tarjeta de extranjero, el extranjero necesita la clave

Después de haber hecho todo lo que Dios manda, si tiene suerte, al extranjero le saldrá su resolución. Pero Dios la publica en una carpeta virtual, a la que se accede con una clave que dan en Hacienda. Dios y Hacienda no se comunican, porque las cuestiones fiscales no interesan en el reino de los cielos. El extranjero pide cita previa con Hacienda –esa sí la dan, pero demora unos veinte días– y solicita la clave. Error. Sólo podrá obtenerla cuando le den la tarjeta de extranjero.

Lo que no saben en Hacienda –o no les importa– es que para que le den la tarjeta de extranjero, el extranjero necesita la clave. Sin la clave no puede bajar la resolución que necesita para pedir la tarjeta que necesita para pedir la clave que necesita para bajar la resolución que necesita para pedir la tarjeta que necesita para pedir la clave que... El extranjero respira hondo y le pide por favor a Dios y, por las dudas, a la Virgen. Para enviarle la resolución por correo postal, demora un mes, responde el todopoderoso con esa mirada triangular. ¿Y por email?, pregunta el extranjero. No, mi nube está sin wifi.

Hasta que un día, al fin, llega la resolución en papel. Ahora, para pedir la tarjeta, adivinen. ¿Ya adivinaron? ¡Lo primero es pedir cita previa! La oca retrocede veinte casilleros, pero, con mucha paciencia, el extranjero lo consigue. Mientras va haciendo todas las otras cosas que le piden después de conseguir su tarjeta de extranjero, la vida va pasando y, de tanto pasar, pasa un año y …

… la tarjeta se vence. Hay que renovarla. En medio viene una pandemia y un estado de alarma y, como la tarjeta vencía pocos días después del plazo en el que las prorrogaban automáticamente –porque durante el confinamiento no había cita previa, ni comprándola–, al extranjero se le vence, también, el plazo para renovarla.

La oca retrocede veinte casilleros otra vez.

El extranjero ya había decidido que, al finalizar el máster, haría otro grado que no existe en su país y, de esa forma, pediría una prórroga de su estancia por estudios. Tiene tres meses para hacerlo desde el vencimiento, durante los cuales está en el limbo, con una tarjeta que ya no vale nada, aunque le falten unos meses para terminar el máster por el que se la dieron. Dios da tarjetas por un año aunque la justificación para darlas implique más tiempo, para garantizar que los fieles tengan que seguir yendo a misa en Extranjería. Y que agradezcan, porque a otros les va peor. Quienes piden asilo tienen que renovar sus papeles de “mientras tanto” cada seis meses. Es como un ritual: conseguir la cita previa, esperar horas en una sala abarrotada de gente hasta que los llamen para darles otra tarjeta igual a la anterior y volver a hacerlo seis meses después. Como los pedidos de asilo demoran años en resolverse, el ritual se repite una y otra vez. Pero la primera tarjeta no permite trabajar, recién la segunda. Que es como decir: te dejamos quedarte, pero los primeros seis meses, a vivir del aire.

Las tarjetas de estudiante por lo menos duran un año –lo del trabajo es más complicado–, así que, previsor, con más de seis meses de antecedencia, el extranjero fue a la Generalitat de Catalunya a pedir la homologación de sus estudios secundarios para inscribirse al grado que quería hacer. Usted se preguntará para qué el del secundario, si ya tiene títulos de grado y posgrado, pero homologarlos le llevaría aún más tiempo, cuesta más caro y piden muchos más papeles, así que hacer la matrícula con el título secundario parecía más fácil. Además, para homologar y usar el título de grado para el acceso a la universidad en España, hay que pedir una equivalencia de nota media, que es una ecuación matemática que calcula qué notas tendría el extranjero si hubiese estudiado aquí, con el sistema de notas español. Parece sencillo: una simple ecuación matemática que resolvería un alumno de primaria, pero hacerlo puede ser más difícil que sacar la ciudadanía. Si la institución donde estudió el extranjero no consta en la lista del sistema informático del Ministerio de Universidades –sí, pasa–, es prácticamente imposible que la incluyan. Lo intenta, pero es como hablar con la pared.

Aunque hay un montón de extranjeros en el país, el Estado todavía no descubrió un método para homologar títulos –secundarios o universitarios– de forma más rápida, aprovechando que todos los títulos de cada uno de los países de los que vienen los extranjeros son igualitos y vienen ya sellados y firmados, con la apostilla de La Haya envuelta para regalo, así que no hay dudas de que son auténticos. Sin embargo, al Estado le sobra tiempo y dinero y prefiere analizarlos uno por uno –y se toma su tiempo.

Meses, años, nunca se sabe.

La Generalitat no le responde al extranjero. O sí, depende. Hay una oficina que le responde que, para inscribirse al grado, tiene plazo hasta fin de mes para presentar su título secundario homologado. Pero la otra, la que lo tiene que homologar, nada. Hay un buzón virtual para consultas que, después de quince días, contesta: “Informamos que su pedido está en trámite”, como si hubiera otra posibilidad. Como si se pudiera consultar por el estado de un trámite que no está en trámite. Al extranjero le dan ganas de atravesar la pantalla de la notebook con sus manos y agarrar del cuello al inútil que le respondió.

Después de investigar en internet, descubre otra forma de hacer su matrícula: pidiendo la convalidación de disciplinas por un mínimo de 30 créditos. Revisa el plan de estudios y llega a la conclusión de que podría conseguirlo, incluyendo algunas optativas. Averigua los requisitos y pide cita previa en la universidad. Al principio, parece que está todo bien: acá tengo el título, acá la certificación académica, las apostillas de La Haya, el plan de estudios, los programas de las disciplinas, el pasaporte, el NIE anterior, el formulario y el comprobante de pago de la tasa. Sí, señor, pero los programas de las disciplinas tienen que venir con el sello original en cada página –surprise! Tienen el sello, dice el extranjero. Pero son fotocopias, tiene que enviarlas por correo a su país para que le pongan los sellos de nuevo, originales. Sí, esos del siglo pasado.

El extranjero no entiende cuál es la duda: el título está bien, la certificación académica también, las apostillas de La Haya muestran que es todo auténtico, el plan de estudios de la carrera es correcto… ¿De qué lo acusan? ¿Creen que falsificó el programa de estudios de Literatura Portuguesa I? Incluye Camões, Pessoa, Eça de Queiroz… ¿Piensan que lo inventé y en realidad eran otros autores?, pregunta. Lo lamento, señor, realmente es absurdo, pero tenemos que pedirle que envíe todo a su país y le pongan otro sello en cada página. Si no, no se lo podemos recibir.

La oca se toma una botella de vodka y le dice al extranjero que se vaya a la mierda. De su país le responden por email que pueden ponerle los sellos cuando salgan de la fase uno, porque ahora las oficinas están cerradas. No dan los plazos. El extranjero llama al abogado para preguntarle ahora qué hago y éste le responde: olvídalo. No te sirve hacer un grado. ¿Por qué?, pregunta el extranjero. Porque de acuerdo con la ley de Dios –no la del BOE, que no dice nada de eso–, si un extranjero ya tiene estudios de posgrado, no puede hacer otro grado, sólo otro posgrado. Así que búscate algún posgrado que te interese. Pero lo que realmente me interesa es ese grado, dice el extranjero. Lo siento, pero Dios no está de acuerdo y ya sabes cómo es: caprichoso y con esa costumbre de meterse en la vida de los demás –igual que el otro, el más famoso.

El extranjero le pregunta a la oca si le queda algo de vodka.

Cuando se le pasa la bronca, escribe. Al final, a eso se dedica el extranjero. Escribe que su relación con Dios, más allá de todo e inclusive siendo ateo, no es tan mala. Lo suyo no deja de ser un caso de white people problems. El extranjero es blanco, de clase media, habla español y tiene estudios universitarios. Su abogado ya está buscándole una solución a sus problemas. Pero hay otros –la mayoría– que la tienen mucho más difícil. La mayoría no vino a estudiar, sino a sobrevivir, escapando del infierno, pero Dios no los quiere recibir. El extranjero escribe que los españoles deberían saber que sus leyes de extranjería –la del BOE y la de Dios– son una puta mierda.

Dios y otros señores aún peores hacen de cuenta que les están haciendo un favor a los extranjeros, porque no quieren admitir que, sin ellos, su país dejaría de funcionar. No habría más camareros en la mayoría de los bares y restaurantes, ni recepcionistas en los hoteles, ni obreros en muchas fábricas, ni repartidores, ni peones rurales, y también tendrían que cerrar muchos posgrados en las universidades y faltarían investigadores en muchas áreas y hasta médicos y enfermeros en algunos hospitales. Sin ir más lejos, en el máster que hizo el extranjero cuando llegó casi no había alumnos nacidos en España.

Así como la América a la que llegó su abuelo español hace un siglo, esta España no sobreviviría sin los que vienen de allá y de otros lugares. La economía se les iría al demonio si toda esa gente decidiera hacer sus valijas. El extranjero concluye diciendo a quienes lo leen que la ley de Dios, en un estado laico, ya debería haber sido abolida. Y la del BOE, señoras y señores del Congreso, es hora de cambiarla.

Lo primero, siempre, es pedir cita previa –que no hay. Nunca hay. Para atender a los extranjeros que llegan al país, el Estado español les pide que entren a una página web que, después de rellenar un formulario con sus datos, les responderá que por el momento no quedan citas, que vuelva a intentarlo más tarde. No...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bruno Bimbi

Periodista, narrador y doctor en Estudios del Lenguaje (PUC-Rio). Vivió durante diez años en Brasil, donde fue corresponsal para la televisión argentina. Ha escrito los libros ‘Matrimonio igualitario’ y ‘El fin del armario’.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí