1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Universalidad colonial

Grada Kilomba contra la blanquitud de Narciso

Con su videoinstalación ‘Ilusiones’ la artista portuguesa invita a reflexionar sobre el deseo de que pervivan las desigualdades, dado que el racismo es la base material que sostiene nuestras vidas

Paola Marugán Ricart 7/04/2021

<p>Grada Kilomba.</p>

Grada Kilomba.

MUAC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los mitos son organizadores de mundos. Construyen la realidad por medio de relatos que, a menudo, producen sujetos incapaces de escapar a su propia fantasía, aun cuando estas fantasías se vuelven asfixiantes. Es el caso de la blanquitud, el grupo social privilegiado por la matriz de dominación de nuestro sistema-mundo moderno-colonial-capitalista. A esta figura se dirige la artista portuguesa Grada Kilomba en su videoinstalación Ilusiones, Vol. I: Narciso y Eco (2017), presentada en una exposición virtual en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de Ciudad de México.

Ilusiones acontece en un espacio blanco donde se sitúan cuatro artistas negrxs. Siguiendo la tradición oral griot oriunda de África Occidental, Grada Kilomba narra en voz en off el mito de Narciso y Eco. Ambas son figuras centrales en el relato de la modernidad europea colonial y una no se explica sin la otra, en una relación de coexistencia gracias a la cual la blanquitud goza todavía de muy buena salud. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de blanquitud y qué relación guarda con el mito de Narciso-Eco? La blanquitud es sinónimo de humanidad, belleza, inteligencia, poder, modernidad y norma. Es la narradora de una historia europea con impulsos universalizantes cuya inercia le impide dejar de observarse (amándose a sí misma) en el reflejo de las aguas de Narciso. Su gran confusión consiste en considerar que el reflejo de su imagen es toda la imagen de la realidad y que se puede apropiar del agua para convertirla en mercancía. 

Grada Kilomba es una mujer negra que vive en un mundo blanco dedicada a la escritura textual, visual y escénica para dejar de ser objeto y convertirse en sujeto, tal y como afirma en la introducción a su libro Plantation memories. Episodes of everyday racism (Memorias de la plantación. Episodios de racismo cotidiano, 2008). Como artista interdisciplinar, su estrategia consiste en valerse de la ancestralidad occidental, desorganizando e invirtiendo la mitología griega, para mostrarnos que es posible sentipensar de otro modo. “¿Qué ocurre cuando la producción de conocimiento universal es contada por otros cuerpos?”, se (nos) pregunta la artista. En ese caso, ¿cuánto estaría dispuesto a escuchar el sujeto blanco?, ¿pondría su cuerpo a disposición de ejercitar la escucha de una manera afectiva? 

En Ilusiones, Narciso se habla a sí mismo ante el reflejo de las aguas del lago: “Come to me, my love! My love! My love! My love!”, y, colmado de amor por sí mismo cual sociedad blanca-colonial-patriarcal, baila y baila y baila pleno de goce hasta alcanzar el fin del mundo tal y como lo conocemos. Este es nuestro presente: un entramado complejo de coreografías narcisistas dedicadas a producir la muerte de existencias vivas humanas y no-humanas. 

Las personas blancas nacen, crecen y viven en una suerte de confinamiento social que garantiza un ambiente racialmente relajado

Decía que la estrategia estético-política de Grada Kilomba consiste en invertir el marco para devolvernos una imagen otra de Narciso, puesto que la blanquitud se presenta a sí misma como neutral, ausente y, paradójicamente, omnipresente: ser blanco se considera el estándar normativo único, el modelo ideal de ser humano, razón por la cual su identidad racial no necesita ser marcada. Por eso la invisibilidad racial es una de las principales características de la blanquitud. La identidad racial blanca se ha construido histórica y socialmente como el lugar de los privilegios simbólicos, subjetivos y materiales. El sujeto blanco, como grupo social enraizado en la matriz de dominación, detenta una posición de poder desde la que organizar y analizar las otredades conforme a sus fantasías narcisistas-coloniales. Así, las personas blancas nacen, crecen y viven en una suerte de confinamiento social que garantiza un ambiente racialmente relajado. La omnipresencia de este centro invisible continúa existiendo gracias al pacto de silencio que las figuras beneficiarias de este privilegio sostenemos. Observamos frecuentemente la dificultad que tenemos las personas blancas –o con privilegio de blanquitud heredado por la nacionalidad– para admitir que cumplimos un papel esencial en hacer pervivir las desigualdades, dado que el “racismo es la base material que sostiene nuestras vidas”, tal y como nos susurra la voz en off de Ilusiones.

Eco encarna el pacto de silencio. La ninfa, tras perder su voz, camina callada siguiendo los pasos de Narciso. Este ser enmudecido confirma los enunciados de la norma reproduciéndolos. Se trata de un silencio consensuado y necesario para que se mantenga la blanquitud hasta nuestros días. Desde el lugar donde ahora escribo, Eco es el silencio cómplice con la colonialidad que ha conformado la arquitectura del modelo de nación mexicana, ya que el mestizaje es un proyecto ficticio de igualdad social-racial orientado hacia un futuro blanco o blanqueado del país. Eco es la voz que, al ausentarse, europeiza y blanquea ilusoriamente la nación mestiza.

Lorde nos dijo que las herramientas del amo no desmontarán la casa del amo, pero también hemos aprendido que sí pueden agrietar sus cimientos

En este sentido, resulta muy fructífera la fricción que se produce al exponer Ilusiones en el MUAC, si tenemos en cuenta que el museo es el modelo de institución artística colonial por excelencia, cuya función principal ha sido definir (organizar, clasificar, arcaizar) cuerpos, vidas, prácticas y formas de relacionalidad de lo que se concibe como otredad. Históricamente, el museo se ha dedicado a fijar los lugares sociales que cada individuo debe ocupar en el contexto de la nación. Desde esta institución, el canon moderno-colonial enuncia qué es arte, quién puede producirlo y de qué maneras se debe exhibir. De este modo, la inversión que ejecuta Grada Kilomba adquiere varias dimensiones cuando interpela al régimen de la mirada colonial desmantelando el territorio visual y supuestamente crítico de la blanquitud, que es el régimen de la visualidad colonial. La artista se convierte en sujeto-narradora de la(s) historia(s), hacedora de lo visible que esconde Narciso. Audre Lorde nos dijo que las herramientas del amo no desmontarán la casa del amo, pero también hemos aprendido que sí pueden agrietar sus cimientos y hacer entrar por esas hendiduras la luz que sostiene ciertas vidas.

La condición de blanquitud no se refiere sencillamente a una piel más clara o menos oscura. Como nos enseña Vovó Cici, la raza es una cosa y la tonalidad epidérmica es otra. La blanquitud significa ser beneficiaria/o del conjunto de violencias que producen nuestros privilegios raciales, sociales, económicos, políticos, epistémicos, religiosos y geopolíticos. ¿Podemos continuar manteniendo la triple ignorancia planteada por Grada Kilomba en Ilusiones? No saber, no tener que saber y no sentir el deber de saber. Lo cierto es que, en el reino de la hiperconectividad, “ya lo sabemos todo aunque tendamos a olvidarlo”. 

La blanquitud significa ser beneficiaria/o del conjunto de violencias que producen nuestros privilegios raciales, sociales, económicos, políticos, religiosos y geopolíticos

Propongo hablar de blanquitud para enfrentar el olvido. No es posible continuar bailando ensimismadamente mientras todo se derrumba, dado que nada existe aislado. Imaginemos un proyecto político que le devuelva la voz a Eco para que la ninfa pueda responder a la pregunta de la contadora de mitos: ¿qué papel eliges desempeñar ante el fin del mundo tal y como lo conocemos? Lourenço Cardoso distingue dos tipos de blanquitud. La blanquitud acrítica considera a las personas blancas superiores por su raza. La blanquitud crítica, por el contrario, rechaza el racismo públicamente. No obstante, considerando que el racismo es una máquina de producción de diferencias (no solamente discriminando, también incluso obliterando: anulando, borrando), limitarse a rechazar el racismo sin producir transformaciones no contribuye finalmente a reducirlo. La blanquitud crítica no paraliza esa maquinaria. Nos encontramos en este caso ante un callejón sin salida. La única opción que tenemos es reconocer nuestro legado histórico de muerte y expropiación para generar diálogos afectivos con las existencias múltiples de este mundo, pláticas no exentas de profundos malestares y muchas incomodidades. Como nos enseña Sueli Carneiro, las personas blancas somos beneficiarias de esa tecnología de producción de desigualdad y privilegios; sin embargo, existe la opción de no ser signatarias. ¿De qué maneras podemos transitar de una blanquitud crítica a una blanquitud antirracista?, ¿qué proyecto político conjunto antirracista y anticolonial podemos elaborar desde las ruinas del fin del mundo?, ¿qué papel desempeñamos las personas con privilegio de blanquitud en ese proceso de transformación? 

No existe una respuesta única para estas preguntas, pero no dudo de que cualquier propuesta política que esté a la altura de tales cuestiones sólo puede ser procesual y situada. Se trataría de concebir el cambio a través de un devenir feminista, antirracista y anticolonial, teniendo en cuenta que la blanquitud estructura nuestro sistema-mundo y sus cimientos son de piedra dura. Subrayo la la necesidad que hoy existe de vincularnos al proyecto revolucionario antirracista y anticolonial, sentipensando desde nuestro lugar de enunciación qué podemos hacer para contribuir a una necesaria transformación. Confieso sentir cierta incomodidad cuando observo al sujeto de la blanquitud crítica movilizarse contra las violencias que las personas racializadas viven diariamente como consecuencia del racismo sistémico. No digo que se trate de una actitud menospreciable, pero debemos reflexionar sobre esto: si continuamos apenas analizando o incluso actuando contra el sufrimiento de las personas racializadas sin revisar los beneficios que sostienen nuestras confortables vidas, la maquinaria continúa operando al igual que se mantienen nuestros privilegios. El sistema-mundo es relacional. Nada existe aislado. Es decir, yo diría que se trata más ni menos que de actuar contra nosotrxs mismxs. 

Del trabajo de Grada Kilomba deduzco que, como personas beneficiarias de la blanquitud, debemos saber que cada vez que participamos en una manifestación antirracista estamos movilizándonos en realidad contra nuestro reflejo narcisista de la blanquitud, es decir, contra todo lo que sostiene nuestro confort. Asumamos políticamente ese lugar y actuemos desde ahí. De lo contrario, continuar luchando contra el sufrimiento ajeno resultará cada vez más profundamente salvacionista y colonial: una prolongación de nuestro egoísmo narcisista. ¡Asesinemos a Narciso!, ¡inventémonos otros mitos!

–––––––––– 

Paola Marugán Ricart (Valencia, 1977) es investigadora, curadora y gestora cultural feminista. Anteriormente establecida en Brasil, actualmente es doctoranda en estudios feministas en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco de Ciudad de México.

Autora >

Paola Marugán Ricart

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí