1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tebeos

El lustro mágico de Superlópez

En el transcurso de cinco años, Jan dibujó seis cómics inolvidables que convertirían a su autor en un mito y a su protagonista en un personaje legendario

Pablo Ríos 10/09/2021

<p>Viñeta de <em>Superlópez</em>.</p>

Viñeta de Superlópez.

Jan

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si Ringo tuvo que pedir un poco de ayuda a sus amigos, Jan (Juan López, Toral de los Vados, León, 1939) decidió prescindir de los guiones de Francisco Pérez Navarro (Barcelona, 1953) para encargarse en solitario de Superlópez, su creación más exitosa. Nacida en 1974 como una caricatura cañí de Superman, ‘Superlópez’ había pasado de ocupar apenas una página muda de chistes de corto recorrido a convertirse en un sólido tebeo de superhéroes, más allá de su intención paródica. La incorporación de Pérez Navarro, un reconocido aficionado al género superheroico, propició que, durante tres álbumes (Las aventuras de SuperlópezEl Supergrupo y Todos contra uno, uno contra todos, publicados en 1979), las historietas de Superlópez desarrollaran toda una serie de características y clichés deudoras de los cómics de Marvel y DC, que convertían al personaje en un elemento extraño dentro de los tebeos publicados por la Editorial Bruguera. 

Sin embargo, el propio Jan reconoce que no encontraba más motivación para continuar con esa línea de trabajo, y prescindió de los servicios de Pérez Navarro para la elaboración de los álbumes de su personaje estrella. Jan era uno de los pocos dibujantes de Bruguera que se encargaba de todo el arte de sus cómics (otro era Nicolás, autor de La Gorda de las Galaxias, un insólito mirlo blanco dentro de la casa), y su meticuloso proceso de producción (que incorporaba un trabajo de color manual inaudito para los estándares bruguerianos) le demandaba una dedicación absoluta, así que abandonó al resto de sus personajes, incluido el popular ‘Pulgarcito’, y se centró en las aventuras del superhéroe residente en ‘El Masnou’. 

El resultado de su primer ciclo en solitario es una de las cumbres del tebeo juvenil publicado en España. Durante cinco años, del 80 al 84, Jan produce seis álbumes que anclan las coordenadas por las que se moverá el tono de la serie para el futuro: comentario social, intención didáctica, humor sofisticado, ritmo ajustadísimo, cafés con leche y croissants. A continuación, haremos un breve repaso por cada uno de ellos con el fin de sacudir el polvo del recuerdo al viejo aficionado y propiciar el interés de quien no conozca esta etapa mágica de la obra de una de las leyendas vivas de nuestros tebeos.

Los alienígenas (1980) 

¿De qué va? Un matrimonio alienígena (el amor no conoce fronteras cósmicas) llega a nuestro planeta dispuesto a “infiltrarse en el llamado planeta Tierra para buscar un centro de apoyo o cabeza de puente para la fuerza expedicionaria de invasión”. Gracias a sus habilidades multiformes, que les permiten adoptar la apariencia de cualquier ser humano u objeto inanimado, la misión de los invasores no tendría que levantar sospechas, sin embargo, la cosa se tuerce un poco cuando estrellan su nave de avanzadilla contra la fachada de la oficina de López a plena luz del día, lo que pondrá en alerta a nuestro héroe.

Viñeta del tebeo Los alienígenas (1980).

Cuéntame más. El primer álbum sin los guiones de Pérez Navarro y toda una declaración de intenciones. El remedo del género de superhéroes desaparece y da paso a la ciencia ficción y a un sentido del humor mucho más refinado. La habilidad de Jan para los diálogos y el constante juego de equívocos son un sólido armazón para una trama que no deja de crecer en ningún momento, con continuos giros y triples saltos mortales hasta su anticlimático pero desopilante desenlace.

Para el recuerdo. La estancia de Superlópez en el hospital, una reinvención del clásico gag brugueriano del remate cómico con titular de periódico. 

El señor de los chupetes (1980)

¿De qué va? Un misterioso personaje revela a Superlópez la (hasta ahora) secreta existencia de Tchupón y sus Chupópteros Negros, malvadas entidades cuyo propósito desde tiempos inmemoriales es sojuzgar a la humanidad a través de, bueno, sus chupetes mágicos. Comienza así una trepidante epopeya que conducirá a López a través de todo el mundo en busca de los Chupópteros y sus temibles chupetes de poder.  

Viñeta de El señor de los chupetes (1980).

Cuéntame más. Jan recurre a ‘El Señor de los Anillos’ como excusa argumental para advertir al lector de los peligros de las adicciones, una de sus obsesiones recurrentes. Sin embargo, el resultado es cualquier cosa menos aleccionador: su ritmo frenético, sus exóticos escenarios y el festival de mamporros que se despliega en cada página le hacen más deudor de las aventuras de Indiana Jones que del corpus tolkeniano.  Quizás sea el más flojo de esta etapa, pero aún así es una verdadera lección de cómo narrar un cómic de aventuras, amén de servir a Jan como banco de pruebas para el futuro (como se verá en el mucho más logrado La caja de Pandora).

Para el recuerdo. La extraordinaria galería de monstruos y amenazas chupópteras, con mención especial al Chumastodonte, la más terrible máquina de matar conocida, de terribles modales y escasa estatura, que el propio Jan reconoce que fue inspiración de su hijo, por aquel entonces aún en edad escolar. 

La semana más larga (1981)

¿De qué va? Un lunes cualquiera, nuestro héroe se lanza a afrontar la semana con su característico y probado dinamismo, sin saber que va a ser acusado de crímenes que no ha cometido y que ni siquiera va a poder ir tranquilo a ver el fútbol el domingo. El villano de la historia, el maléfico Escariano Avieso (espécimen clásico de mad doctor que se convertirá en uno de los antagonistas habituales de la saga), ha construido una máquina que emite un potente rayo lumínico que le permite realizar agujeros perfectos en cualquier superficie, una llave maestra para acceder a las cajas fuertes de los bancos y así poder desvalijarlas. Sin embargo, la torpeza de Avieso deja las viviendas de la ciudad plagadas de agujeros cuales quesos Gruyere, lo que lleva a la opinión pública a pensar que el culpable de los destrozos es Superlópez y su supervelocidad.

Viñeta del cómic La semana más larga (1981).

Viñeta del cómic La semana más larga (1981).

Cuéntame más. López se convierte en un clásico falso culpable en el álbum más hitchcockiano de su autor. La estructura capitular ajustada a cada uno de los días de la semana confiere a la historia un tono de normalizada pesadilla: cada nuevo amanecer viene acompañado de más y más problemas para el bueno de López, que tendrá que lidiar con las sospechas de sus convecinos y el estrecho cerco de la policía, personificado en el inspector Hólmez, entrañable miembro de la pasma con una desmedida afición a los cacahuetes. La divertida, apresurada y metatextual resolución final destila lo mejor del tebeo de superhéroes sin complejos.

Para el recuerdo. El febril derby futbolístico entre el Real Club Deportivo Fespañol y el Fútbol Club Parchelonaque culmina con un Superlópez tan roto mentalmente que ni James Stewart en ‘Vértigo’.

Los cabecicubos (1982)

¿De qué va? Una fábrica alimentaria contrata a la agencia de publicidad de López para que se encargue de la campaña de lanzamiento de su novedoso producto: huevos cuadrados. Pero un accidente en la factoría (quien dice accidente, dice López haciendo el gamba) provoca el escape del gas energipsicopoliédrico (sic) de los tanques de la misma, lo que traerá funestas consecuencias para la ciudad. La emanación procedente de las chimeneas de la fábrica motivará que una parte de la población desarrolle una malformación del cráneo y sus cabezas adquieran forma cúbica. Esta mutación tendrá como efecto secundario la radicalización política de los afectados, lo que culminará con el ascenso al poder de un partido segregacionista liderado por el jefe de López (líder de los emergentes cabecicubos) y el estallido de un conflicto civil armado entre las facciones cuadradas y redondas.

Viñeta de los Los cabecicubos (1982).

Cuéntame más. La mayor advertencia contra el auge del fascismo jamás dibujada. En un marco rabiosamente contemporáneo (una Barcelona cada vez más contaminada y asediada por la ola de atracos de los primeros años ochenta, inmersa en el acontecimiento que todavía suponía la celebración de unas elecciones en una joven democracia), Jan despliega su artillería pesada para confeccionar un tebeo de acción trepidante, a la vez que anticipa escenarios que nos recuerdan de manera sospechosa a estos infelices años veinte del siglo XXI, plagados de patriotas y pandemias. Se incorpora a la serie Martha, la hija del inspector Hólmez, retrato de una juventud que parecía no quedarle lejos a un autor que ya contaba con 43 años.  

Para el recuerdo. La aparición del comité científico designado por el gobierno para investigar la epidemia cabecicubil, radiografía de una sociedad sin fecha de caducidad condensada en tres viñetas.

La caja de Pandora (1983)

¿De qué va? Un jubilado recurre a la sección de anuncios del periódico para contactar con Superlópez. Al acudir a la llamada del anciano, este le desvela una misteriosa trama que se extiende desde hace milenios y que inmiscuye a los antiguos dioses, de los olímpicos a los mayas pasando por el panteón egipcio: ni más ni menos que la búsqueda de la legendaria caja de Pandora que encierra todos los males de la Tierra. Los acontecimientos se precipitan y Superlópez se convertirá en el último protector de este arcano objeto de poder.

Viñeta del tebeo La caja de Pandora (1983).

Cuéntame más. Flotando en el campo gravitacional de la teoría de los ‘antiguos astronautas’ de Erich von Däniken, Jan construye un relato épico de resonancias homéricas, que llevará a López desde las pirámides de Egipto al espacio sideral, envuelto en un carrusel de puñetazos sin tregua. La observación de las desventuras de López por los dioses del Olimpo remiten al clásico Jasón y los Argonautas, de hecho, todo el cómic destila un generoso aroma a glorioso cine de serie B. El destino final de la caja será objeto de una de las más directas y severas reprimendas del autor, travestido en un Zeus guasón no exento de mala leche.

Para el recuerdo. La frase que cierra el álbum, una sincera confesión de Jan sobre su cosmovisión, y que no desvelaremos aquí, claro, así que a leer el cómic. 

La gran superproducción (1984)

¿De qué va? Tras unas merecidas (es un decir) vacaciones, López vuelve a la oficina convertido en ni más ni menos que en su flamante subdirector, para descubrir que su querida (es otro decir) agencia de publicidad se ha transformado en una productora cinematográfica. En este nuevo escenario, López se liará la manta a la cabeza y escribe un guión de cine que está llamado a convertirse en una película inolvidable: Tronak, el kárbaro.

Ilustración de la portada del cómic La gran superproducción (1984).

Cuéntame más. La depuración total de la fórmula y una de las grandes obras maestras del cómic español de todos los tiempos. Jan renuncia al género de aventuras y desarrolla una historia absolutamente tronchante (con ecos de Berlanga y Azcona) alrededor de la gestación de ‘Tronak’, sin dejar de lado su habitual didactismo: muchos lectores jóvenes de la época descubrieron con este álbum cuál es el proceso completo que se sigue hasta llegar al estreno de una película, aunque albergarán serias dudas sobre cuál es el cometido exacto de una script-girl. De postre, la habitual crítica social marca de la casa, dirigida en este caso a las tramoyas del negocio artístico y al valor real de la crítica. 

Para el recuerdo. El niño actor Marcelino Vinopán soltando frases chelis a diestro y siniestro que quedarán marcadas a fuego en el imaginario popular de los aficionados a los tebeos, entre ellas, la legendaria “lárgame un cilindrín, fotero”.

Seis tebeos, seis, que forman parte de la estratosfera del tebeo infantil y juvenil, que ponen a Superlópez al mismo nivel de excelencia de Astérix, Tintín, Astroboy o Los Pitufos, y que otorgan a Jan un puesto el hall of fame de los mejores artistas de cómic de todos los tiempos. Nos leemos en ‘El Masnou’.

Si Ringo tuvo que pedir un poco de ayuda a sus amigos, Jan (Juan López, Toral de los Vados, León, 1939) decidió prescindir de los guiones de Francisco Pérez Navarro (Barcelona, 1953) para encargarse en solitario de Superlópez, su creación más exitosa. Nacida en 1974 como una caricatura cañí de Superman,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Ríos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí