1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

¿Vuelven los años de la discordia en Barcelona?

El conflicto de clases en torno a la configuración de la ciudad nunca desapareció, pero ahora asistimos a una nueva aceleración de este proceso

Ernest Cañada 21/04/2023

<p>Pancarta mostrada en las protestas de 2014 contra los pisos turísticos en la Barceloneta. <strong>/ Efe (Youtube)</strong></p>

Pancarta mostrada en las protestas de 2014 contra los pisos turísticos en la Barceloneta. / Efe (Youtube)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El 30 de agosto de 2014 es una fecha importante en la historia reciente de Barcelona. Miles de personas se manifiestan desde la Barceloneta hasta las puertas del Ayuntamiento en la Plaza Sant Jaume. Reclaman la abolición de los pisos turísticos, aunque también confluyen otras reivindicaciones de distintos barrios. En común hay un malestar creciente por las consecuencias provocadas por la progresiva turistificación de su vida cotidiana. Un clamor popular concentra en el turismo la percepción de pérdida de la ciudad. Hay hartazgo acumulado. Sin tener en cuenta lo que representa ese episodio es difícil entender qué había ocurrido en esos años previos y lo que vendría después. Solo era una manifestación, pero encarnó la ruptura del consenso construido en torno a la apuesta por transformar Barcelona en una ciudad de servicios.

Desde fines del franquismo, las élites de la burguesía barcelonesa buscaban cómo remodelar la ciudad para aprovechar la reubicación de la industria y, sobre todo, especular con el suelo que liberaba el traslado de una gran cantidad de fábricas a otros municipios. Lo que durante la dictadura logró detener un vigoroso movimiento vecinal, años más tarde, se impuso a través de los ayuntamientos del PSC, como bien describe José Mansilla en este libro. A través de distintos macroproyectos, y de lo que se conoció como el “modelo Barcelona”, se hicieron realidad los sueños de una burguesía cada vez más parasitaria. Enormes cantidades de recursos municipales fueron transferidos al sector privado de manera directa. En 1989, por ejemplo, se cedió suelo público para la construcción de un gran número de hoteles. Otro caso: en 1993, por medio de un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Cambra de Comerç, se creó el consorcio público-privado Turisme Barcelona con el objetivo de, una vez pasados los Juegos Olímpicos, seguir promoviendo turísticamente la ciudad. El acuerdo, en realidad, se basó en que el sector público ponía el dinero y el privado tomaba las decisiones. Y en los mismos términos seguimos. De este modo, se planificó una ciudad de servicios en un contexto de globalización y competencia entre grandes urbes.

Lo que durante la dictadura logró detener un vigoroso movimiento vecinal, años más tarde, se impuso a través de los ayuntamientos del PSC

Tras el agotamiento de los gobiernos socialistas, acompañados en minoría por el PSUC, después ICV, y cada vez menos diferenciados de lo que cabría esperar de la derecha política, llegó el turno de Convergència i Unió, que bajo la alcaldía de Xavier Trias gobernó la ciudad entre 2011 y 2015. Sin complejos, ni necesidad de excusas comunicativas o relatos en torno a grandes eventos, como los Juegos de 1992 o el Fòrum de les Cultures de 2004, con Trias en la alcaldía, la ciudad eclosiona como mercancía. Son los años de la “marca Barcelona”, que ilustra con claridad el episodio explicado en estas páginas del registro ante la Oficina Española de Marcas y Patentes (OEMP) de la “marca colectiva Barcelona” que hizo el Ayuntamiento en 2011.

En sí misma, la ciudad quedó convertida en un espacio para hacer negocios. Y quienes mejor lo supieron aprovechar fueron los empresarios de las actividades vinculadas al turismo en sus múltiples dimensiones. De aquella gran apuesta por la transformación de la vieja ciudad industrial, lo que quedó fue, fundamentalmente, una economía especulativa y rentista, con el turismo como uno de sus principales pilares, cuando nunca antes había tenido un peso específico. Este predominio no solo se explica por razones locales. La salida de la crisis financiera de 2008, que fue una crisis global del capitalismo, se basó en el desplazamiento hacia nuevas áreas en las que fuera posible la reproducción del capital, como el proceso de urbanización en China o la expansión del turismo, en particular en espacios urbanos. Ante las dificultades de reproducción del sistema había que encontrar nuevos nichos de mercado y espacios que facilitaran la reactivación económica. Y muchas  ciudades entraron en la competencia por ese marco de oportunidades, aunque supusiera acentuar la desigualdad y el conflicto de clases. Fueron años trepidantes, de “tonto el último” y de hacer dinero como fuera. No es casualidad que en ese momento, gracias a la dinámica turística, favorecida por los avances tecnológicos, pudieran colocarse en los circuitos capitalistas de acumulación enormes cantidades de vivienda con alquileres a corto plazo, mucho más rentables que su uso residencial tradicional. Desde el Ayuntamiento, al servicio de las élites locales, interconectadas ya con el empresariado transnacional, como muestran, por ejemplo, los cambios en la composición de las juntas directivas del Fútbol Club Barcelona, lo que se hizo fue brindar las condiciones para que la ciudad pudiera ser explotada como negocio. Un ejemplo: las licencias de las viviendas de uso turístico en Barcelona pasaron de las 824 en 2012 a las 9.606 de 2014.

La irrupción de “las kellys” en las redes y en los medios puso en cuestión el argumento legitimador del turismo como fuente de empleo

La vivienda turística sería la punta de lanza del proceso de aceleración del capitalismo que daría lugar a los “años de la discordia” en los que pone su atención José Mansilla. Pero el desacuerdo social se extendió, porque para las clases populares todo era cada vez más complicado: encarecimiento del precio de la vivienda, pérdida de tejido comercial de proximidad, masificación del transporte, ruido por todas partes. El colofón lo pusieron las denuncias de las camareras de pisos de los hoteles, conocidas como “las kellys”, que justo se organizaron entre finales de 2014 y primeros de 2015. Su irrupción en las redes sociales y en los medios de comunicación señaló problemas como cargas de trabajo inhumanas, externalización, horarios a conveniencia de la empresa, salarios de miseria o la necesidad de medicarse a diario para aguantar el trabajo. Todo ello terminó por poner en cuestión el argumento legitimador del turismo como fuente de empleo. Al final, la transformación de la economía de la ciudad se mostraba en toda su crudeza en los cuerpos de aquellas trabajadoras que eran quienes sostenían la apuesta por el turismo.

Todos estos malestares, que confluyeron en aquella manifestación de fines de verano de 2014, se reflejaron también en términos macro en los resultados del barómetro de opinión que hace periódicamente el ayuntamiento. Así, durante varios años, el turismo ascendió hasta ser considerado uno de los primeros problemas que sufría la ciudad y en 2017 el número de personas que pensaban que Barcelona ya había llegado al límite para poder atender a más turistas superó por primera vez a quienes creían que había que seguir atrayéndoles. No es poca cosa.

Uno de los temas clave del debate electoral de las elecciones de 2015, en las que los Comunes se harían con la victoria, fue el turismo

La respuesta empresarial fue, como cabía esperar, redoblar los esfuerzos por tratar de deslegitimar cualquier voz crítica. No en vano estaban acostumbrados a que las políticas turísticas, y también urbanísticas, se hicieran a su dictado. Tampoco es casualidad que fueran los años en los que desde los gabinetes de comunicación de los principales lobbies patronales se intentara posicionar en la opinión pública la “turismofobia” como marco de interpretación irracional a lo que, en realidad, era un cuestionamiento del orden turístico establecido.

En este contexto, uno de los temas clave del debate electoral de las elecciones de 2015, en las que los Comunes se harían con la victoria, fue precisamente el turismo. Este libro concentra su mirada en el proceso histórico que llevaría hasta ese momento, cómo se pasó del “modelo” a la “marca” Barcelona y qué consecuencias comportó esa transición en lo que Mansilla califica como “los años de la discordia”. En el libro se dedica menos atención a qué ocurriría después, porque no está ahí su principal foco de interés, pero no se ocultan los esfuerzos por poner ciertos límites al uso de la ciudad como espacio para el negocio de las élites. La moratoria a nuevos alojamientos turísticos, la puesta en marcha del PEUAT, la creación de los Puntos de Defensa de Derechos Laborales, la nueva política de acceso a la información que facilitó el proceso de elaboración del Plan Estratégico de Turismo fueron medidas que, entre otras, trataron de contener y de reparar los desórdenes causados por los años anteriores de expansión turística. Aunque Mansilla señala también, con razón, cómo estos intentos resultaron insuficientes. Probablemente, todo ello tenga que ver con cómo se llegó al gobierno municipal, tanto en términos de la representación alcanzada, como del poder social, y, por tanto, de capacidad de movilización para defenderse de las embestidas de unas élites que siempre trataron de contrarrestar las acciones municipales con mayor voluntad transformadora.

Entramos en una nueva dinámica de competencia creciente entre ciudades y territorios por atraer turistas de alto poder adquisitivo

La cuestión ahora, en 2023, es si estamos entrando en un nuevo ciclo de aceleración en el uso de la ciudad como espacio privilegiado para la reproducción del capital. Aunque también habría que preguntarse si, más bien, con un gobierno municipal bicéfalo entre Comunes y PSC, con la excusa de la reactivación pospandemia, no hemos entrado ya en esta fase. La reforma de horarios comerciales promovida por el Ayuntamiento en 2022 con el fin de posibilitar la apertura en domingos y festivos en 27 barrios de la ciudad entre el 15 de mayo y el 15 de septiembre, para aprovechar la mayor llegada de cruceros, y que se hace a costa de sus trabajadoras, marca el ritmo de una nueva vuelta de tuerca en el proceso de turistificación. En el debate sobre políticas turísticas ya están planteadas con toda crudeza las demandas de las élites empresariales: ampliación de infraestructuras, fortalecimiento de la promoción internacional, desconcentración y creación de nuevas ofertas, reducción de regulaciones que puedan poner límites y contenciones a su actividad. La discusión se plantea en un escenario de incertidumbre global y, por eso, entramos en una nueva dinámica de competencia creciente entre ciudades y territorios por atraer turistas de alto poder adquisitivo, aunque se disfrace con eufemismos como “turismo de calidad”. Hoy, en torno a la elitización del turismo es que se encuentran las mayores oportunidades para la reproducción del capital. Y así habrá que leer las demandas de política pública por parte de determinados sectores, porque esta estrategia entraña costes y, como siempre, el empresariado turístico exige que se financien sus necesidades con recursos públicos. Pero tener la capacidad de gastar más nunca fue un sinónimo de redistribuir mejor. Y eso lo saben bien las camareras de piso de nuestra ciudad. Recuerdo bien una entrevista que hice en 2015 a una trabajadora de uno de los hoteles de mayor lujo en Barcelona. Me dio tres cifras: 900, 22 y 655. 900 eran los euros que pagaba un huésped por pasar una noche ahí, 22 eran los minutos que tenía para limpiar su habitación, y 655 euros al mes, lo que ella cobraba por una jornada a tiempo completo, antes de las subidas del salario mínimo interprofesional que se produjeron posteriormente.

Si este es el escenario, el libro de José Mansilla no solo es oportuno por la actual coyuntura, ni solo sirve para satisfacer su noble gusto por incordiar, es sobre todo necesario en términos políticos. Ayuda a entender cuáles fueron las estrategias utilizadas para convertir la ciudad en una marca y qué efectos tuvieron. También permite, aunque no sea su principal propósito, evaluar algunas de las herramientas con las que se trató de desandar los caminos recorridos. El conflicto de clases en torno a la configuración de la ciudad nunca desapareció, pero ahora asistimos a una nueva aceleración de este proceso y, en consecuencia, de un previsible ascenso del conflicto social. Esperemos que así sea, porque de otro modo nos arrollarán.

---------------

Epílogo del libro Los años de la discordia. Del Modelo a la Marca Barcelona de José Mansilla (Apostroph, 2023).

El 30 de agosto de 2014 es una fecha importante en la historia reciente de Barcelona. Miles de personas se manifiestan desde la Barceloneta hasta las puertas del Ayuntamiento en la Plaza Sant Jaume. Reclaman la abolición de los pisos turísticos, aunque también confluyen otras reivindicaciones de distintos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ernest Cañada

Es miembro de Alba Sud. Es autor de los libros “Cuidadoras. Historias de trabajadoras del hogar, del servicio de atención domiciliaria y de residencias” (Icaria, 2021) y “Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de precariedad laboral” (Icaria, 2015).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí