1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

Comunicación y su contrario, ética

La gran esperanza de las derechas puede pasar a ser el PP MAD. Lo que es una mala noticia, pues se trata de un acceso a la política sustentado en la comunicación. Una rupturista, importada de EEUU, basada en el uso de la pasión y la mentira

Guillem Martínez 16/04/2023

<p>Los 179 candidatos madrileños del Partido Popular a las elecciones del 28 de mayo.<strong> / PP Comunidad de Madrid</strong></p>

Los 179 candidatos madrileños del Partido Popular a las elecciones del 28 de mayo. / PP Comunidad de Madrid

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Esta semana arrancaba con un hecho importante en Barcelona. Una entrevista en directo, ante el público, en un teatro, a Tarantino, con motivo de la presentación de su libro Meditaciones de cine. Si bien la noticia no era esa. No lo era tampoco el entrevistador, Jordi Costa, la primera persona de mi generación que accedió al periodismo profesional, y una de las pocas que ha mantenido, en ese oficio, un feroz compromiso con su libertad personal, esa cosa que, por aquí abajo, te la acabas pagando tú, a falta de empresas que lo hagan. La noticia tampoco está en el hecho de que Tarantino, también de mi generación, va y lo deja, abandona el cine. La noticia es, tal vez, algo que se desprende de su libro, que está implícito en él, de lo que se habla poco, y que confirma, entiendo, la razón del abandono de Tarantino. Es algo, por tanto, categórico. Es lo siguiente, aparten a los niños y vayan al punto 2, donde les espero con un coco-loco. 

2- El cine, el arte, muchos de los componentes del pack Humanidades, tal vez todo el pack, están en trance de desaparecer. Hay una ruptura descomunal en la continuidad de las series culturales. Incluso en las series de la cultura de masas, incluso en la serie más popular, el cine. Lo que orienta sobre la magnitud, fortaleza y decantación del fenómeno. Si ya hay varias generaciones que, sencillamente, no entienden, no reconocen como cine, el grueso de la serie, o el grueso de una película no sustentada en la informática, imagínate lo que les pasa a Homero, o a Catulo. O a Mann o a Camus, por citar a otros desaparecidos más recientes.

3- Las Humanidades están muriendo. Y no hay que ponerse cenizo ni cebolleta al respecto, pues esas cosas pasan, periódicamente. Periódicamente, cambian las épocas, lo que purga y estiliza las culturas. Y, periódicamente, suceden cambios que son aun más profundos y radicales aun. Una suerte de fines del mundo. Que es lo que está pasando. La última vez fue en el siglo IV, momento en el que desaparece más del 90% de la cultura escrita clásica/el mundo. No obstante, en ese siglo IV tan cruel y dañino, ya está San Agustín reedificando todo eso en otro sitio, y en el VI San Isidoro va y le pone nombre a algo que antes del IV ya existía sin ese nombre artístico: Humanismo, esa cosa que seguirá existiendo también ahora en otro sitio y a través de otros géneros y modos. Es posible que lo que conocimos como Humanismo se refunde en la ciencia. Con otro nombre –a mí me gustaría que se llamara Bartolo–. La ciencia, en todo caso, es lo único que aún posee método, lo que le permite a su vez poseer dimensión ética, que suele ser el gran aplazamiento en esas épocas oscuras de cambio absoluto. Sobre la ciencia como depositaria de muchos componentes del Humanismo –incluida la valentía, el sentido del deber, eso que depura la ética–: esta semana se ha iniciado en Madrid el juicio a un grupo de científicos, a los que se les pide cuatro años de cárcel por protestar contra la inacción del Estado ante el calentamiento global. Esa cantidad de vida es la que solía pedir la fiscalía, hace más de 30 años, a los insumisos. Es una cantidad mágica, metafórica, que explica el cambio de época, el fin de un mundo, el inicio de otro, y un relevo importante: en un mundo en el que prima la superstición, el apriorismo, el mito no contrastado del neoliberalismo, la ciencia es hoy la insumisa.

La política suele sustituir explicaciones sobre lo ético de su actividad por pasión y por su prima, la intriga, ese componente eléctrico que se le supone a una novela

4- La política no es ciencia, como su nombre indica. La política suele ser, a su vez, algo muy parecido a su época. Por lo que debe parecerse a un mundo con ideas precarias sobre la ética. Europa, USA, desde los 70, es precisamente el lento proceso de alejamiento de la política respecto de la ética, a través de la selección negativa, el gran sistema de reclutamiento de la política en el siglo XXI. Hoy, por ejemplo, Palme, Berlinguer, Harold Wilson… muy probablemente no estarían en la política, de la que habrían sido expulsados en la primera o segunda casilla. Lo que es una normalidad muy preocupante. En España, ese sistema de incorporación a la política fue, por cierto, más traumático, por su intensidad y brevedad. En términos generales, las personas usuarias de la política como planteamiento ético fueron desapareciendo de la política muy rápidamente, en modo plis-plas y entre 1978 y 1986 –el referéndum de la OTAN fue la última construcción del canon de la política en España, esa escuela de sumisión no a la ética, sino al líder–. Algo traumático, si pensamos que la política local empezó solemnemente en 1977, tan solo un añito antes.

5- Por lo que observo, la política suele sustituir explicaciones sobre lo ético o lo no ético de su actividad por pasión y por su prima, la intriga, ese componente eléctrico que se le supone a una novela –esa cosa que hoy nadie lee–, o a una partida de ajedrez –esa cosa a la que hoy nadie juega–. La pasión y la intriga son buenas compañeras de viaje, siempre y cuando no se viaje a ninguna parte. Por lo que han venido a quedarse por una larga temporada en la política, parece. La pasión, la intriga, conforman los ingredientes del palabro comunicación. La comunicación, un componente de la política, ocupa, tras la expulsión de la ética, el grueso de la política. Suele ser un medidor, incluso. A mayor énfasis en la comunicación, menor énfasis en la ética.

6- Las derechas españolas son pura comunicación. La calidad de su comunicación permite evaluar su estado de calidad y de ánimo. Por ello mismo, se observa una derecha –el PP–, innovadora en comunicación desde los 90, hoy apollardada. Las cuatro cosas con las que, ya desde Casado, el PP va tirando –con el piloto automático de los años 90, más alguna incorporación trumpista: la idea reiterativa de que un Gobierno no PP es Gobierno ilegítimo– no aportan vibración, algo muy poco recomendable en un vibrador, esa cosa que quiere ser pasión e intriga. Vox, ese partido no soberano, evidencia que su soberano, en FAES, no se cuida mucho de él. La gran esperanza blanca –siempre es blanca– de las derechas puede pasar a ser el PP MAD. Lo que es una mala noticia, pues se trata de un acceso a la política absolutamente y únicamente sustentado en la comunicación. En una comunicación rupturista, novedosa, importada de EEUU y de Sudamérica. Es el uso de la pasión y de la mentira sin límites, donde ni tan siquiera la ruptura social es un límite. Las derechas catalanas, las que más lejos han llevado hasta ahora la comunicación como política en la península –lo que es un dudoso honor–, parecen ilustrar el resultado, el punto de destino de esos abusos comunicativos. Gastadas, cansadas, quemadas de tanto sustentarse en la comunicación, dejando atrás su obra, una sociedad crispada y dividida –y una izquierda desgastada, al participar, por una década, de su léxico–, esas derechas catalanas vienen a explicar los límites de la comunicación en la política, que, en efecto, cada vez son mayores y más intensos. Si Aznar no pudo sobrevivir políticamente a sus cuatro últimos años de abuso intenso de la comunicación como forma de Gobierno, hoy esos períodos pueden ser, visto lo visto en Catalunya, de hasta diez años. Se van alargando. Si no se sustentan en un solo enemigo –Aznar–, o si no se imponen a sí mismos calendarios que cumplir –Procesismo–, podrían ser eternos.

7- Inciso. La comunicación, la política neoliberal, de resultados catastróficos, apoyada en la comunicación, es un éxito. O, al menos, no un fracaso. Permite seguir vivos, y aspirar al poder a partidos con fuertes problemas éticos –incluso problemas judiciales y carcelarios–, y con políticas meramente extractivas. Pero lo divertido es que las izquierdas, para combatir ese éxito, pretendan copiar el modelo. Plas-plas-plas. No se pierdan el punto 9. Fin del inciso.

El PSOE, reacio a limitar el precio de los alquileres, solo se ha avenido a realizar algo parecido tras el hecho de que esta legislatura no sea percibida como un éxito

8- En todo caso, es posible observar la preeminencia de la comunicación sobre la ética también en las izquierdas. Exemplum de la semana: la regulación de los alquileres. Un imposible desde el inicio de la legislatura se ha hecho posible, zas, en poco tiempo. E, importante, sin la participación directa del Sindicato de Inquilinos, y sin la participación de UP –otra rareza, que tal vez obedece al momento que está pasando UP, exUP o como se llame–. El Sindicato de Inquilinos, en todo caso, observa la nueva ley con cara de póker: “está llena de agujeros” que, “si no se modifican”, no impedirán “que los precios sigan subiendo al mismo ritmo, y es posible que también las expulsiones”, los desahucios, vamos, explica Jaime Palomera, líder sindical del sindicato no invitado a negociar. El PSOE, seriamente reacio a limitar el precio de los alquileres, en tanto ve en los pequeños propietarios un capitalismo popular –sería, en todo caso, un neoliberalismo, sin límite, popular; existe, es el pilar del voto popular del PP, la libertá esa–, solo se ha avenido a realizar algo parecido tras a) el hecho de que esta legislatura no sea percibida como un éxito, por mitos como el de la Ley Mordaza o, hasta ahora, la Ley de la Vivienda, y por b), y mucho más importante, la presión de la Comisión, que, en su pack de hitos y objetivos para recibir fondos europeos, pedía medidas que corrigieran la ausencia de política social en la vivienda. El Gobierno –tramo PSOE/Moncloa– ha respondido a a) y a b) con algo que, posiblemente –lo veremos en breve–, es solo comunicación. Algo parecido a una regulación, o que cree esa sensación, pero que abra puertas a un beneficio intacto por otras vías. No sería, por tanto, un posicionamiento ético ante las subidas de alquileres fuera de la ética –y de la economía; el neoliberalismo es, de hecho, economía fuera de la ética y de, glups, cualquier criterio económico–. Son varias, por otra parte, las leyes fantastischen de esta legislatura, vía Moncloa o UP, que se apoyan más en lo que comunican que en lo que, efectivamente, consiguen o garantizan. Lo que es preocupante en tanto hablan de una época.

9- Prosigue el desencuentro –por llamarlo fino, por llamar a lo de Lucas en 1977 El Desencuentro de las Galaxias– entre P y Sumar. El paso del tiempo permite diversas observaciones. Sobre las dos trincheras. Las primeras, o a), es que, en efecto, son trincheras, ese sitio en el que, durante el Desencuentro de Verdún, en 1916, silbaban las balas y el agua llegaba a la cintura. Se trata de un b) aparato reducido, sumamente reducido y localizado en Madrid, con proyecciones puntuales en territorios, que pueden ocasionar, por ejemplo, la presencia de dos listas en varias capitales de provincia para las municipales –esta semana, eso ha sucedido en Cádiz– contra un c) proyecto de unificación, autorizado por el líder saliente a la líder entrante, consistente en recuperar el espacio P de 2015, más el bonus track, y esto es original de f) partidos autonómicos. Otra originalidad, más obvia, es que g) el espacio anterior al presente, allí donde es potente –Madrid–, y los partidos autonómicos con cierto juego –País Valencià– no quieren unificarse con nadie ni hartos de garnacha. El desencuentro P-S, a su vez, se verbaliza como una demanda por parte de P de h) puestos chachis en listas. Pero no solo de eso. También de otra cosa, importante, a la que, en ausencia de diferencias ideológicas grandes entre P y S, llamaré i) comunicación. Y, en efecto, S comunica poco. Quizás le hubiera ido mejor j) si hubiera comunicado más, tanto en público como en privado. Y P comunica por un tubo. Catódico. 

¿Habrá ruptura definitiva? ¿Esa ruptura será entre dos izquierdas iguales, pero con maneras incompatibles de comunicar?

10- Tanto Belarra como Montero, a su vez, comunican de perfil, y emiten puntos de encuentro con Sumar. En modo complicado, difícil, bizantino. Si bien siempre son preferibles k) los modos bizantinos a los de esa otra ciudad llamada Chicago. La originalidad, la rareza categórica viene de otro punto, es l) la participación en la comunicación de Pablo Iglesias –a partir de ahora, PI–, sin cargo en P, pero que parece tenerlos todos. Su participación es sumamente disruptiva, vibrante. Aporta pasión e intriga. Es decir, es m) comunicación. Es decir, es aquello alejado de la ética y que n) imposibilita el diálogo. En tanto es n) guerra cultural –un exotismo en la izquierda, cada vez menos frecuente–, aquello cuya función no es o) dialogar, sino p) dividir. Lo que da pie a pensar que, en efecto, q), no hay voluntad alguna en P, o al menos en PI, de unificación. Sí, claro, está esa r) demanda de elecciones primarias, que pueden ser la solución, el punto de encuentro. Pero parece que esa demanda es s) la construcción de un objeto con el que negociar. Otra cosa. O nada. En la línea procesista. PI, de hecho, t) participa semanalmente en la tertulia catalana más influyente durante los glory days del procesismo, y aún hoy, en la que hay de todo, incluso periodistas que mintieron para varias décadas en 2017. Allí, PI es recibido y escuchado como u) la true left. Que v) cuenta en su proyecto con el procesismo como socio para hacer políticas de Estado. Lo que pone muy contentos a x) esa peña. De comunicadores, esto es, de campeones de esa ética del XXI. Participar en esa tertulia, emitir true left en esa tertulia, no es muy distinto de hacerlo en la COPE, por cierto. Lo que apunta y) maneras. Nuevas. ¿Habrá ruptura definitiva? ¿Esa ruptura será entre dos izquierdas iguales, pero con maneras incompatibles de comunicar? Lo sabremos antes de 40 días, si z) PI, de cara a las municipales, emite a favor de ERC y no de Comuns –hay muchas maneras de hacerlo– en esa tertulia de titanes –ay, uy– de la política y de la comunicación. Ya les contaré. 

1- Esta semana arrancaba con un hecho importante en Barcelona. Una entrevista en directo, ante el público, en un teatro, a Tarantino, con motivo de la presentación de su libro Meditaciones de cine. Si bien la noticia no era esa. No lo era tampoco el entrevistador, Jordi Costa, la primera...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pipe49

    Sr Martínez, es una pena que nos vuelque encima, sin contención crítica alguna y con parecida argumentación a la de la carcundia, su ausencia de flow hacia PI y P y su creencia injustificada de que YoDíaz es la nueva Rosa Luxemburgo. Vuelva a coger la brocha fina que lo esta poniendo todo perdido con la brocha gorda. Otra decepción, otra raya al tigre.

    Hace 11 meses 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí