1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDUARDO STRAUCH / ARQUITECTO, SUPERVIVIENTE DEL VUELO 571

“No sabíamos quién iba a ser el que iba a alimentar a quién”

Rafa Recuenco 28/01/2024

<p>Eduardo Strauch, superviviente del Vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, junto a su familia. / <strong>Cedida por el entrevistado</strong></p>

Eduardo Strauch, superviviente del Vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, junto a su familia. / Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Eduardo Strauch Urioste nació un 13 de agosto de 1947 en Montevideo, en el seno de una familia de ascendencia alemana y vasca. Tenía veinticinco años cuando se convirtió en uno de los supervivientes del Vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que se estrelló en los Andes el 13 de octubre de 1972. No se considera supersticioso porque el supuesto número de la mala suerte siempre ha sido el suyo. Asegura que la odisea de aquellos 72 días le ha dejado un saldo muy positivo hasta el día de hoy.

Es arquitecto y un optimista empedernido. Siempre ve el vaso medio lleno porque se salvó contra todo pronóstico. Está convencido de que vivirá treinta años más de los setenta y seis tacos que acumula en la suela de sus zapatos de rugby. Se formó en el colegio religioso Stella Maris. Su familia materna, del País Vasco, era católica. Rezaba en la cordillera, pero niega que su historia fuera un milagro. Tiene cinco hijos y dos nietas, le encanta viajar y conocer gente. Gracias al covid se mudó al campo, donde vive rodeado de naturaleza y de sus perros, gatos y caballos. Disfruta cada vez más de la vida, a medida que le queda menos tiempo.

Enhorabuena por la nominación de La sociedad de la nieve al Óscar a mejor película internacional y a mejor maquillaje, ¿cómo la ha vivido? 

Están sucediendo cosas totalmente inesperadas y esta nominación es el broche de oro. Lo que logró esta película hasta ahora ya es suficiente porque la han visto más de una vez millones de personas, agradecen que exista y los jóvenes están fascinados. Estoy viviendo unos momentos muy importantes y muy lindos de mi vida gracias a la película. Si llegamos al Óscar, fantástico; y si no, ya se hizo suficiente.

Usted fue jugador y cofundador del club de rugby Old Christians Club, ¿cómo se produjo esta afición por este deporte?

El rugby era el deporte del colegio, así que jugábamos desde muy chicos.  Cuando salimos del colegio, fundamos el Old Christians, el club de exalumnos. Fundamos el equipo con otros chicos y con mi amigo Marcelo, capitán en ese momento y después hasta que murió en la avalancha, al lado mío.

Si algo ha demostrado esta película es que el séptimo arte tiene un papel importante en la construcción de los relatos, y el poder sanador del arte. ¿Cuál ha sido su pensamiento más recurrente tras su visionado?

Nunca me había pasado con ninguna película, la vi seis veces y la quiero ver de vuelta

Nunca me había pasado con ninguna película, la vi seis veces y la quiero ver de vuelta, cada vez siento cosas distintas, descubro cosas distintas. Disfruto tanto de esa belleza, de esas tomas en silencio, de la salida del sol que nosotros vivimos en el mismo lugar, atrás de ese cerro soñado y ese cielo estrellado. La música la tengo totalmente en la cabeza, maravillosa banda sonora de Michael Giacchino. Me vienen imágenes de Marcelo como si hubiera estado viéndolo la semana pasada, es realmente muy conmovedor.

¿Cómo recuerda el momento del accidente?

Son momentos de la vida absolutamente imborrables, por más que uno quiera borrarlos, es imposible porque son demasiado fuertes. Iba mirando por la ventanilla y me empecé a poner un poco nervioso porque los picos estaban demasiado cerca. El avión se partió en dos y siguió en movimiento. Pensé que estaba muerto y que era la sensación de después de la vida. Al final, el avión se paró y quedó reposando sobre un glaciar a 3.800 metros de altura.

Usted viajaba con tres de sus primos: Adolfo Strauch, Daniel Fernández y Daniel Shaw, fallecido en el accidente. ¿Qué recuerdo tiene del fallecimiento de su primo?

Cuando el avión se paró, empezamos a tomar conciencia, empezamos a llamarnos unos a otros, los más amigos, los más cercanos, hasta que íbamos contestando y Daniel no contestó. Ahí fuimos conscientes de que había volado hacia afuera en el momento que se partió el avión. Tuvimos muy pocas esperanzas de encontrarlo con vida. Fue el primer impacto de sufrimiento, de tristeza. Después uno se fue bloqueando y acostumbrando, ahí todavía estábamos totalmente conectados con la civilización y con nuestra vida anterior.

¿Cuál fue su sensación al ver La sociedad de la nieve? Teniendo en cuenta que el testimonio de los supervivientes ha sido la columna vertebral que ha permitido a Bayona hacer la película y no las licencias narrativas que se tomó Hollywood con ¡Viven!

Son cosas que no se pueden comparar, son cosas distintas, esta es una película que está en otra categoría, en otro nivel. ¡Viven!, la película americana, tiene una cantidad de cosas realmente valederas, pero es una historia de aventura basada en nuestra odisea. La sociedad de la nieve es nuestra historia contada tal cual fue en un 90% o 95%.

¿Qué pensó en el momento que escucharon por la radio que se suspendía la búsqueda hasta que el deshielo permitiera mejor visibilidad?

Nos sentimos abandonados, pensamos que nuestras familias ya habían empezado sus vidas normales. Esa primera sensación de angustia pasó rápidamente a unas ganas de venganza contra la montaña, contra el destino, contra el mundo que nos había abandonado. Nos sentimos con fuerzas, con la seguridad de que íbamos a salir igual, aunque no nos ayudaran desde afuera. Sabíamos que teníamos que empezar nosotros a pensar en salir por nuestros propios medios.

Sus dos primos y usted fueron los que se encargaron de cortar los cuerpos para alimentarse, ¿recuerda algún momento significativo de esta tarea?

Fue muy difícil. Primero, tomar la decisión. Era vivir o morir, pero una vez que vencí el tabú y tomé la decisión, ya me sentí seguro. Me sentí orgulloso de haber podido vencer ese tabú, tan inculcado a fuego en la civilización por cientos o miles de años. Tomar esa decisión y tener que empezar a usar los cuerpos fue difícil, pero como nuestras mentes son una maravilla, rápidamente nos fuimos adaptando. No podías pensar cada vez que estabas comiendo lo que estabas comiendo. Se volvió una cosa casi… natural.

Era vivir o morir, pero una vez que vencí el tabú y tomé la decisión, ya me sentí seguro

Ese pacto de silencio para que los demás no supieran a quién pertenecía la carne me parece de lo más conveniente para una situación de este calibre. ¿Es este el secreto más íntimo de su vida?

Tomamos esa decisión con mis primos y así fue, te diría que es lo único que no se sabe de toda nuestra odisea. Jamás tuve ningún cargo de conciencia. No hay ningún secreto, ningún otro misterio más que eso, que nos guardamos por el respeto a las familias de los que murieron.

¿No hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos?

Cuando nos ofrecimos unos a otros como alimento, creo que fue uno de los momentos de mayor solidaridad y amor hacia el otro que viví en mi vida. En ese momento, los que estábamos vivos todavía no sabíamos quién iba a ser el que iba a alimentar a quién.

Otro de los puntos de inflexión de esta historia es cuando se produjo la avalancha, ¿cómo la vivió usted?

Tuve la certeza de que estaba muerto, sentí que había pasado el umbral de la vida y la muerte. Después de tener varias emociones, primero de terror y de pánico, luego de tristeza y de pena por hacer sufrir a mis seres queridos, a mis padres, con mi muerte. Más tarde, empecé a sentir un tremendo placer, una tremenda satisfacción, un estado que nunca había sentido antes y que creo que no sentí nunca después. Hasta que entró el oxígeno al moverse Adolfo, que estaba al lado mío, y volví al horror de la cordillera. Cuando me sentí vivo otra vez, disfruté de estar vivo.

A raíz de la película han surgido memes de lo sucedido, ¿cree que el humor es un buen mecanismo para sobrellevar situaciones dolorosas?

Lo creo cien por ciento. Como decía el escritor Dale Carnegie: “La risa es remedio infalible”. Era difícil reírse en la cordillera, pero buscamos la manera. Al principio con humor normal y después con humor negro, que era bastante fácil de encontrar. Nos reímos más de una vez, era necesario reírse y nos hacía mucho bien.

¿Usted rezaba en la montaña?

Sí, yo soy muy espiritual, siempre lo fui. En la montaña ya no practicaba ninguna religión, pero rezaba mucho. Pienso que cada uno rezaría con distintos fines o sentimientos o propósitos. Trataba de fortalecerme, cada vez tenía más fe y confianza en mí mismo y en el ser humano. Cuando rezaba era más sintiendo eso y no pidiendo ayuda a un ser externo.

En la escena final del rescate, el actor que lo interpreta a usted se lleva el cartel de exit del avión, ¿es verídico este hecho?

Empezamos a escuchar confusos la noticia y los nombres, no sabíamos qué estaba pasando, hasta que empezó a sonar el Ave María de Bach/Gounod. Nítidamente, para mí fue una forma poética y espectacular del cosmos de avisarnos de que estábamos salvados. El cartel de exit era la última luz que quedaba después que se apagaban los cigarrillos. Me concentraba, la miraba y me acompañó mucho durante todas esas noches eternas. Exit es salida en inglés y además lo asociaba con la palabra éxito en español. Vamos a tener éxito, vamos a salir. Lo primero que hice cuando supe que nos iban a rescatar fue arrancar el cartel y llevármelo.

Hay una escena que se me quedó grabada, cuando una de las madres de los supervivientes abraza a su hijo Adolfo Strauch y le dice: “Se hizo un milagro”, y él le responde “¿Qué milagro, mamá, qué milagro?”. Para usted, ¿se trata de la tragedia o del milagro de los Andes?

Ninguna de las dos cosas, yo siempre la llamo odisea. Pero fue una tragedia, un sufrimiento horrible para nosotros, para otros y para las familias que estaban afuera. Para algunos más que para otros. Además de eso, viví los momentos más felices de mi vida y conocí tantas cosas que desconocía. Todo eso que dice Adolfo en la película, se lo dijo realmente a su madre y es exactamente lo que pienso. ¿Qué milagro? Estuvimos 72 días luchando desesperadamente, es un milagro del ser humano. A muchos nos fastidiaba mucho y todavía me fastidia un poco. Milagro es algo que se ha hecho por obra de un ser externo, que logró que saliéramos. No, salimos nosotros rompiéndonos.

¿Qué milagro? Estuvimos 72 días luchando desesperadamente

¿Usted fue a terapia tras lo sucedido o el mismo transcurso de la vida lo llevó a superar un acontecimiento de estas características?

Jamás necesité ayuda psicológica, nunca sentí que la necesitara. No le diría superar, nunca tuve ningún problema de conciencia, siempre sentí que tenía la mente muy sana. Tuve que volver a insertarme en la sociedad, eso me costó mucho, demoré mucho tiempo. Habíamos cortado todos los vínculos, habíamos organizado una sociedad totalmente distinta, la sociedad de la nieve, con otros códigos y otras normas.

Muchos años después de la odisea, un montañista mexicano contactó con usted porque había encontrado su chaqueta con su cartera en la cordillera. ¿Cómo vivió aquella llamada?

Me llamó Ricardo Peña porque encontró mi blazer a casi 5.000 metros de altura, treinta y tres años después. Con la billetera, la plata y el pasaporte. Fue algo rarísimo, impactante y que me conectó de vuelta con la cordillera. Siempre supe que la cordillera me sacó amigos, pero que me los iba a ir devolviendo a través del tiempo. Ricardo es uno de ellos, es mi gran amigo ahora. Fui a casarlo a Estados Unidos, en Colorado. A través de las expediciones que él organiza todos los años, he vuelto veinte veces al lugar de los hechos y he hecho grandes amigos también.

El 12 de diciembre de 2012, cuando se cumplían 40 años de la odisea de los Andes, usted publicó su libro Desde el silencio. ¿Cuál fue su principal motivo para escribirlo?

Antes de reinsertarme en la civilización, siempre me gustó hablar, contar y reflexionar sobre la historia. Pero no había tenido conciencia de la magnitud de lo que vivimos hasta que empecé a salir un poco más al público exterior. La primera fue en Nueva York, hubo una reunión con el actor que me representó en ¡Viven!, Gian DiDonna. Nos hicimos muy amigos y terminé siendo también su padrino de casamiento. Después de la charla, se me arrimaban todos los chicos que me agradecían y me hacían preguntas. Y una segunda vez en un seminario jesuita de un primo de mi mujer, lo mismo. Ahí empecé a reaccionar y a decir “esta historia parece que a la gente le llega y le sirve”. Ahí tuve la necesidad de empezar a dar conferencias y, después de un tiempo, sentí la necesidad de escribir todas esas reflexiones. Busqué escritores que me ayudaran porque no soy escritor y encontré a Mireya Soriano. Ella vive seis meses del año en España, es poeta, escritora e ingeniera de puentes y caminos. Calculé que era ideal para escribir mi libro y así fue. Estuvimos un año y pico, fue un proceso lindísimo, que también reconozco que fue un poco una terapia sin proponérmelo. En mi libro justamente trato de transmitir todo lo que aprendí y se divide en capítulos de temas como el amor, la amistad, la vida, la muerte y la familia. Todo eso que aprendí, quise dejarlo escrito para que quede cuando me vaya.

Eduardo Strauch Urioste nació un 13 de agosto de 1947 en Montevideo, en el seno de una familia de ascendencia alemana y vasca. Tenía veinticinco años cuando se convirtió en uno de los supervivientes del Vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que se estrelló en los Andes el 13 de octubre de 1972. No se considera...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rafa Recuenco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    Leo el artículo y caigo en la cuenta de que ese trágico accidente sucedió en octubre del año 1972. Aún recuerdo las noticias, en una televisión en blanco y negro, del suceso, luego del rescate y aun después de los detalles... Y recuerdo, claro, las impresiones en mi cuerpo. Siempre que mi amiga vegana me explica lo suyo pienso para mis adentros que nada sabemos del hambre. Tal vez por eso no veré "La sociedad de la nieve". Ayer volví a ver "Soylent green" (aquí traducida "Cuando el destino nos alcance"), dirigida por Richard Fleischer y protagonizada por Charlton Heston y, en la que sería su última película, por Edward G. Robinson. Estrenada en 1973, ya estaba terminada cuando tuvo lugar el accidente aéreo de los Andes. Fleischer proyecta la acción de "Soylent green" en el año 2022. Ahora podemos decir que se equivocó. Bueno, quizá no tanto...

    Hace 2 meses 27 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí