1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AVANCES

Medallas en igualdad

El Gobierno equipara los premios económicos de los deportistas paralímpicos y olímpicos. La medida se hará efectiva en los Juegos de París

Ricardo Uribarri 10/04/2024

<p>David Casinos gana la medalla de oro en lanzamiento de disco en Londres, en 2012. / <strong>Comité Paralímpico Español</strong></p>

David Casinos gana la medalla de oro en lanzamiento de disco en Londres, en 2012. / Comité Paralímpico Español

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Los deportistas paralímpicos españoles están de enhorabuena. No es para menos, cuando han visto cumplida una de sus reivindicaciones: conseguir la misma recompensa económica que sus homólogos olímpicos por lograr una medalla en los Juegos. De esta forma, todos los deportistas con alguna discapacidad que se suban al podio en la edición de París recibirán un trato equivalente por parte de la administración pública y las organizaciones deportivas a la hora de premiar monetariamente su dedicación, su esfuerzo y su éxito. La decisión que anunció hace unos días la ministra de Educación, Formación Profesional y Cultura, Pilar Alegría, supone un paso importante en el camino hacia la igualdad entre el deporte olímpico y paralímpico, que empezó hace años con unas circunstancias radicalmente opuestas a las actuales.

Desde los pasados Juegos de Tokio, celebrados en 2021, el Gobierno contribuye a costear las cantidades que reciben los deportistas por ganar una presea a través del Consejo Superior de Deportes (CSD). Antes de esa última edición, la financiación recaía únicamente en el Comité Paralímpico y en las empresas que forman parte del Plan ADOP (Plan de Apoyo al Deporte Paralímpico). La participación del Ejecutivo ya permitió mejorar sustancialmente los premios en la última edición, pasando de cobrar 30.000 euros en Río 2016 por una medalla de oro a 70.000 euros en la capital japonesa. Pero ahora se va más allá y los paralímpicos de deportes individuales que suban a lo más alto del cajón en París ganarán 94.000 euros. Una medalla de plata supondrá recibir 48.000 euros y el bronce estará valorado en 30.000, cifras idénticas a las que obtendrán los deportistas olímpicos por colgarse un metal. En cuanto a las competiciones por parejas, el oro se pagará a 75.000 para cada uno, la plata a 37.000 euros y el bronce a 25.000. Y en lo que hace referencia a los deportes por equipos, cada componente recibirá 50.000 euros por el oro, 29.000 euros por la plata y 18.000 euros por el bronce.

La medida, que fue calificada por la ministra en su presentación como “pionera y justa, con un alto contenido simbólico, pero que está cargada de efectos prácticos”, puede suponer un aumento en la dotación presupuestaria de alrededor de los 850.000 euros, si tenemos en cuenta las medallas conseguidas en Tokio por los paralímpicos, entre los que se incluyen deportistas con discapacidad física, intelectual y visual, aunque lógicamente habrá que esperar a saber el número de metales obtenidos en la cita parisina para saber la cantidad exacta. Con esta decisión, España se iguala a países como Bélgica, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, que ya habían equiparado con anterioridad los premios económicos que reciben tanto los deportistas olímpicos como paralímpicos.

Hay que recordar que hasta los Juegos de Pekín en 2008, los deportistas con discapacidad no recibían ninguna cantidad económica cuando ganaban una medalla en los Juegos Paralímpicos. Bien lo sabe uno de nuestros representantes más destacados en la historia del certamen, el atleta David Casinos, que se quedó ciego a los 25 años por culpa de una retinopatía diabética, lo que hizo que derivara su afición por el atletismo hacia el deporte paralímpico. Ganó cuatro medallas paralímpicas de oro, tres de ellas en lanzamiento de peso y una en lanzamiento de disco, además de un bronce en disco, entre las ediciones de Sídney 2000 y Río 2016.  Casinos, que fue el abanderado de la delegación española en 2008, valora la iniciativa como “algo soñado durante muchísimos años” en conversación con CTXT. “Era lo justo. Nosotros somos deportistas, luchamos por lo mismo, llevamos la misma camiseta, peleamos por ese mismo segundo y ese mismo centímetro. Lo único que nos diferencia es que yo tengo debajo de la mesa a mi perro guía y que otro compañero va en silla de ruedas, pero el esfuerzo titánico es el mismo. Es la misma realidad. Es un momento de mucha felicidad y me alegro por muchos compañeros que están viviendo estos momentos”. 

El Comité Paralímpico Español se constituyó en 1995 y hasta 2005 no entró en vigor el Plan ADOP, por lo que fue en la edición de 2008, en Pekín, cuando Casinos pudo por fin recibir una cantidad económica por ganar una medalla, que en ese momento era ya su tercer oro. “No me acuerdo muy bien, pero creo que me dieron unos 20.000 euros por haber quedado primero. En los Juegos anteriores, la única contraprestación que recibíamos era que nos recibiera el rey y el presidente del Gobierno de turno. Pero ni un euro de premio. Éramos igual de españoles y pagábamos nuestros impuestos. Sin embargo, no teníamos ese reconocimiento. Cuando recibí aquel primer dinero por una medalla fue algo muy importante, sobre todo porque empezábamos a alcanzar lo que merece cualquier persona cuando hace un trabajo. Por suerte ha cambiado mucho todo. Y no solo en el aspecto económico. A nosotros nos daban menos material de ropa deportiva que a los olímpicos, lo cual ya clamaba al cielo. Me queda la satisfacción de que el esfuerzo, la lucha que emprendimos entonces, nos haya llevado a la situación actual. Simplemente queríamos ser tratados como lo que éramos, deportistas, que es como nos sentimos”.

Los avances en el deporte paralímpico no han venido solo de la mano de equiparar los premios por medallas con los olímpicos. Casinos destaca el hecho de que “hubo un momento en que yo me convertí en deportista profesional y como tal tenía que cotizar mi seguridad social. Pues me la costeaba yo. Otros muchos deportistas no lo hicieron y eso supone un problema a la hora de jubilarse. Ahora esa cotización está cubierta por el Gobierno. Así que fíjate el cambio: cobras una beca que te permite entrenar con dedicación exclusiva, cotizas sin tener que pagarlo tú, recibes el mismo premio por una medalla que un deportista olímpico y tienes un seguro médico que te lo costea el Comité Paralímpico. Lo único que puedo decir es que el momento actual me parece extraordinario y que es lo que hubiéramos deseado yo y otros compañeros en aquel momento, en el que nos sentíamos muy solos”.

Otro de los aspectos en los que Casinos ha notado un gran avance es en la visibilidad que tiene actualmente el deportista paralímpico respecto a épocas pasadas. “El deporte paralímpico ha ganado en reconocimiento por parte de la sociedad y su eco en los medios es mayor. Yo venía de ganar una medalla y la gente me conocía porque tenía mi quiosco de vender cupones de la ONCE. Poca gente se enteraba del logro que había alcanzado y los que lo hacían se quedaban sorprendidos de que tu medalla no valiera lo mismo que la de un deportista olímpico”.

Durante muchos años, los deportistas paralímpicos no pudieron disfrutar de los Centros de Alto Rendimiento (CAR) para concentrarse y entrenar y tenían que utilizar edificios que no tenían ninguna relación con el deporte, como cuarteles o centros de reforma de menores. Casinos si tuvo la suerte de pisar un CAR unos cuantos años después de empezar su carrera deportiva, pero antes, con los recursos limitados que tenía la Federación de Deportes para Ciegos, viajaban por España de forma itinerante buscando lugares en los que poder entrenar de la mejor forma posible.

Casinos reconoce sentir “un poco de envidia de los avances que pueden disfrutar ahora los deportistas paralímpicos. Veo el panorama actual y digo ‘madre mía’, la de recursos que tienen a su disposición. Es una situación por la que muchos compañeros hemos peleado, hablando con políticos, reclamando mejoras en cualquier foro, en las redes sociales…La realidad es que me habría venido muy bien el dinero que habría ganado con los premios actuales con mi palmarés. Tener un colchón económico ayuda para tu retirada”.

Una vez conseguidas muchas mejoras y la equiparación en varios aspectos respecto a los deportistas olímpicos, cabe preguntarse cuál sería el siguiente paso, qué queda por perseguir en el camino de los paralímpicos. Quizá aumentar el dinero de las becas del Plan ADOP para la preparación, que en este ciclo olímpico es de 19 millones, aunque también reciben una parte de los 48 millones que el Gobierno aporta entre 2002 y 2024. Estos fondos proceden de los ingresos obtenidos de la comercialización de derechos audiovisuales del fútbol profesional, a través del programa Team España Elite, que viene a complementar un plan ADO olímpico que ha ido a menos. 

Casinos prefiere poner el foco en un aspecto que considera fundamental: “Es importante que aparezcan nuevas figuras en el equipo paralímpico, que los jóvenes puedan seguir creciendo y que se produzca un cambio generacional, que es complejo, porque no todo el mundo ya quiere hacer deporte o porque el nivel es tan alto que lo ven complicado y piensan que no es para ellos. Y eso se producirá cuando el deporte paralímpico sea también ese lugar en el que los padres que tienen hijos con discapacidad vean que el deporte les puede ayudar, que les puede dar oportunidades de vida y que posteriormente puedan llegar a competir”.

Los deportistas paralímpicos españoles están de enhorabuena. No es para menos, cuando han visto cumplida una de sus reivindicaciones: conseguir la misma recompensa económica que sus homólogos olímpicos por lograr una medalla en los Juegos. De esta forma, todos los deportistas con alguna discapacidad...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí