1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MÚSICA

Pop y folclore, cuando no todo el monte es flamenco

10 nombres de la música pop que reivindica sus raíces

Manolo Domínguez 8/05/2024

<p>Rodrigo Cuevas. / <strong>Ricardo Villoria</strong></p>

Rodrigo Cuevas. / Ricardo Villoria

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La explosión surgida en nuestro país a partir de la fusión del flamenco con otros géneros es más que evidente (y celebrable), pero no todo el folclore ibérico proviene del cante jondo. Hay muchos artistas que están haciendo vanguardia desde otras músicas de raíz, dando lugar a un espacio común tan interesante como innovador, que podríamos acotar como el nuevo folclore del siglo XXI. 

Históricamente hemos vivido en España bajo la hegemonía del flamenco como sinónimo de lo que representa la música popular. Y no podemos decir que no siga siendo así. Incluso se podría considerar que estamos ante un repunte, esencialmente enfocado en la hibridación con otras músicas o géneros más de moda. Basta citar a Rosalía como máximo exponente, pero también a María José Llergo, la experimentación de nuevas figuras del cante como Rocío Márquez o Israel Fernández y las nuevas hornadas que han crecido empapados de músicas diversas, generando nuevos géneros que nacen ya mestizos. La Plazuela, Pepe y Vizio, Dellafuente, Maka, Califato ¾ o Derby’s Motoreta Burrito Cachimba están rompiendo unas barreras culturales que son de todo menos inmóviles. 

Y también ese underground de las redes, que no necesita de grandes multinacionales rondándole, donde nos encontramos con una escena muy particular, alejada de los circuitos generalistas, que se impone desde lo latino y construye el “reguetón flamenco”, un sonido que nace desde abajo para cubrir las necesidades de diversión de unas nuevas generaciones que han crecido con Camarón y Bad Bunny en la guantera del coche o el altavoz del móvil. De ahí llega, por ejemplo, el trabajo de Dagrama Producciones (Negro Jari, La Cebolla, El Popo), que ha sintonizado desde las 3000 viviendas en Sevilla con un público acostumbrado al ostracismo de los circuitos comerciales.

Pero no todo es flamenco en nuestro país, ni en la península. Y muchos artistas, esencialmente de fuera de Andalucía, están queriendo reivindicar, de manera más o menos intencionada, toda esta diversidad cultural, bastardizándola, en el mejor sentido de la palabra, con sonidos mucho más actuales. Y, fruto de esta eclosión, surge la presente selección, musical y geográfica, de nombres que están partiendo de sus raíces para generar algo nuevo o, al menos, para situarlas en un contexto más actual. 

Con ella no se intenta buscar una representación pura del folclore, sino mostrar aquello que el músico Rodrigo Cuevas definía perfectamente en alguna de sus entrevistas como música pop que reivindica sus raíces. En total, diez nombres que nos van a servir para hacer un repaso, incompleto pero ejemplificador, de un rebrote de la música popular de nuestra península tanto de España como de Portugal, gran olvidada casi siempre y donde también tenemos una escena interesantísima de artistas que están innovando en este sentido. Canciones y discos para un público que puede llegar desde otros ámbitos, pero con la suficiente inquietud para no olvidar cuál es su procedencia y abrirse a estos sonidos.

Baiuca. Meigas en la pista de baile.

Alex Casanova abandonaba en 2017 su proyecto de synthpop ochentero, con el que publicó el álbum Antagonasia en 2014, y se entregaba a la revisión de los sonidos tradicionales galegos, vistiéndolos con un manto de electrónica que rápidamente trascendieron lo local para convertirse, ya como Baiuca, en un asiduo de festivales y conciertos por todo el país. Desde entonces, avanza firme en su revisión tan particular del folclore, cuyas trazas se han podido encontrar en multitud de nuevos artistas surgidos bajo su influencia. Este año incluso ha ampliado fronteras con su último single, Alentejo, que establece unas conexiones con la vecina Portugal mucho menos habituales de lo deseable.

Disco recomendado: Solpor | 2017 | Raso Estudio

El primer álbum de Baiuca recuperaba algunos de los singles previos y los completaba en un disco referente del nuevo pop de raíces locales, orientándolo inequívocamente a la pista de baile. No sería justo indicar que se trate de un precursor en Galicia (más que recomendable, por ejemplo, el trabajo de Mercedes Peón, absoluta transgresora y omnipresente en la escena gallega) pero sí que se acercó a un escenario poco visitado y le ofreció una nueva perspectiva, más accesible y comercial. 

Solpor fue el primer gran paso de la carrera de Baiuca, donde nos mostró que podían convivir sin problemas instrumentos autóctonos como las cunchas, flautas o gaitas con la electrónica más actual. 

Rodrigo Cuevas. Transformista, supremacista y cabaretera

“Soy transformista supremacista y hago de mi vida un cabaret. Si está amargado, contracturado, pues hágaselo mirar usted”. Así contestaba Rodrigo Cuevas al medio que intentaba, con esa descripción caricaturesca del músico asturiano, desprestigiar a uno de los músicos más inteligentes y atrevidos de nuestro país. Porque Rodrigo, desde Piloña, donde vive, lleva años reivindicando su Asturias natal, su gente, su cultura, su idioma y una forma de vivir que se aleja de lo global y se aferra a lo rural. 

Y en la citada Piloña es donde demuestra ese activismo no impostado, embarcándose, por ejemplo, en La Benéfica, el proyecto cultural que se ha materializado en la reconstrucción de un teatro que llevaba años abandonado, con una programación anual y la culminación con el festival/romería Una señora fiesta, que lleva años celebrándose en julio en Vegarrionda.

Disco recomendado: Manual de cortejo | 2019 | Aris Música

Rodrigo Cuevas ronda a Raül Refree. Y Raül, que no será la última vez que aparezca en esta lista, se deja querer y reviste las canciones, que él le dejó un día en la puerta de casa, de una producción radical y vanguardista. La tonada asturiana, la ronda de robledo, el baile del xiringüelu e incluso la copla jamás se han mostrado tan modernos y actuales. 

Igual que nada emociona como el homenaje a Rambal, el transformista del barrio de Cimavilla, en Rambalín, una balada sobrecogedora en la que se hacen acompañar del Coro Minero de Turón y la voz grabada de La Tarabica, pescadora de Gijón, cuyas palabras son sampleadas en la canción, para agarrarse, aún más, a lo verdaderamente popular, eso que solo es tangible desde el barrio y sus gentes.

Verde Prato. Folk euskaldún desde el fondo de la casa familiar

Verde Prato es el proyecto musical de la también pintora Ana Arsuaga, que en sus dos discos publicados reinventa un nuevo espacio sonoro donde tiene cabida desde la música tradicional vasca al reguetón o el folk americano más introspectivo. Esencialmente en euskera, sus canciones nos desubican formalmente y atrapan en lo musical, porque se encuentran en ese espacio indeterminado donde confluye lo clásico con lo experimental, que descoloca y atrapa. 

Disco recomendado: Kondaira eder hura | 2021 | Plan B

El primer disco de Verde Prato es una obra conceptual, minimalista y extraña. Con él podemos citar la original tradición oral de la música en euskera, remitirnos al neofolk americano o acordarnos del menos es más de los primeros Portishead, sin acertar del todo ni alejarnos excesivamente con ninguna de las comparaciones. Y, sobre todo, hay que celebrar la capacidad de Ana de destacar vocalmente sobre unas programaciones austeras que no exigen protagonismo, pero están siempre en el espacio justo. Desde su arranque hasta que se despide con aires latinos, Kondaira eder hura, en su extraña narrativa, es una obra que perdura resaltando la belleza de lo oscuro.

Chill Mafia. Kaleko kolektiboa.

Probablemente, lo que suena en las fiestas de la cuadrilla de amigos que es Chill Mafia (colectivo multidisciplinar al que pertenecen Ben Yart o Kiliki) no difiera excesivamente de lo que ha escuchado Ana hasta convertirse en Verde Prato. No es casualidad que esta haya versionado el Zu atrapatu arte de Kortatu o que ellos recuerden a Xabier Lete en su primera mixtape. La diferencia entre ambos proyectos es que, donde en uno impera la introspección, aquí triunfan los sonidos urbanos, que inundan las canciones, y las acercan al punk, al trap, al reggae o los ritmos latinos.

 Disco recomendado: Ezorregatik x berpizkundea | 2021 | Oso Polita

Originalmente compartida como mixtape, en esta tercera referencia del colectivo se muestra a la perfección la convivencia de varios universos. Situar este disco dentro de un artículo sobre el folclore dentro del pop actual puede ser demasiado arriesgado, pero ellos mismos son los primeros en confesar que la música tradicional vasca es parte esencial de su aprendizaje, y lo explicitan en la versión del tema de Xabier Lete Gazte arruntaren koplak. El resto, ritmos urbanos para jóvenes con un pie en los jardines del Guggenheim y el otro en el Caserío Landetxo-Doikoa.

Tarta Relena. El dúo de gregoriano progresivo.

Marta Torrella y Helena Ros forman Tarta Relena, el dúo desde el que profundizan en una búsqueda vocal de la tradición que ya aportaron también como coristas de directo en otro nombre propio de la recuperación de la música tradicional, los ya disueltos Maria Arnal i Marcel Bagés. En su música conviven el catalán, sefardí o incluso georgiano, y remite a sonidos de siglos atrás (ellas mismas definieron, imagino que con cierta ironía, su estilo como gregoriano progresivo), en el más retrospectivo de los proyectos de esta selección.

 Disco recomendado: Fiat lux | 2021 | LaCastanya

Fiat lux ahonda el camino ya trazado con sus EPs previos. En Tarta Relena las voces de Marta y Helena lo llenan todo, pero aquí el revestimiento electrónico es aún más concreto e imprescindible, sin fagocitar la esencia del dúo; como tampoco se pierden las referencias populares. Lorca inspira Las Alamedas, la religión como foco artístico del que alimentarse (Nunc aperuit nobis) o la poesía de Safo de Mitilene. Cada detalle del disco se nos muestra como un paso firme en la recuperación histórica para seguir escribiendo el presente.  

Maestro Espada. Música de la huerta electrónica murciana

Otro dúo, en este caso el formado por los hermanos Alejandro y Víctor Hernández, que se traen a espacios electrónicos el folk murciano, mezclando la castañeta, las guitarras y los sintetizadores. Maestro Espada sorprendió con un single hace dos años y, desde entonces, andamos esperando algo más que confirme todas las expectativas creadas. Pero, si sois impacientes, hay registrado un directo en el ciclo Encaja2 del Teatro Jovellanos de Gijón, que confirma que el hype está más que justificado.

 Disco recomendado: Murciana b​/​w Estrellica| 2022 | LaCastanya

Son solo dos canciones, ambas producidas por Raül Fernández, y ya nos tienen completamente entregados. Murciana es una malagueña actualizada con unos sintes que la hacen hit inmediato y Estrellica, más reposada, se sostiene en una pandereta que se aferra al campo murciano. Seguimos esperando el álbum completo con (im)paciencia.

Ruiseñora. Al serano, desde Badajoz al Reina Sofía

Aunque llevaban publicando desde 2016, fue Relente, su minilp de 2019, el que hizo saltar todas las alarmas. Elia y Atilio acercaban Canarias, Extremadura y Madrid (ella es extremeña y él canario, pero se conocieron en Madrid) en Ruiseñora, donde la electrónica inundaba unas canciones de clara presencia popular. Partiendo de unos inicios casi de synthpop progresivo han ido mutando a sonidos más electro, casi de club y, siempre, sin repetirse o estancarse. 

 Disco recomendado: Al serano. Cancionero popular | 2023 | Raso

El departamento de Comunidades del Área de Educación de Actividades Públicas del Museo Reina Sofía cuenta desde 2019 con un proyecto participativo llamado Equipo1821, donde jóvenes de 18 a 21 años realizan un trabajo artístico con profesores invitados. En 2022, los profesores fueron Elia y Atilio de Ruiseñora y el curso se centró en el folclore. El resultado de esos ocho meses de trabajo es este álbum coral, moderno, contemporáneo y radical, que no podía quedarse en el ámbito privado y ha terminado publicándose, aunque, de momento, solo en streaming, sin formato físico. 

Las composiciones, todas originales y con letras actuales, se han inspirado en la música popular de todo el país, de Canarias a Aragón, y ha sido firmado por Ruiseñora y Al Serano, que no es más que distintivo del colectivo de alumnos del Equipo1821. 

Conan Osiris. Eurofolktrónica.

Cuando el portugués Conan Osiris fue elegido para representar a su país en el Festival de Eurovisión, ya había editado tres álbumes. Pero esa participación (a pesar de no pasar de semifinales) fue la que le dio cierta difusión internacional. Desde entonces, andamos a la espera de una continuación, más allá de algunos temas sueltos, bastantes colaboraciones con otros artistas portugueses (Nuno Ribeiro, Ana Moura, Filipe Sambado, ben yosei…) y su destacada labor como productor. 

Lo que sigue intacta es su desbordante personalidad y fuerza interpretativa, que le convierten en digno heredero de Antonio Variações, otro portugués más que reivindicable, y le sitúa en un plano paralelo al asturiano Rodrigo Cuevas.

Disco recomendado: Adoro bolos | 2017 | Au Sul do Mundo

Adoro Bolos se publicó a finales de 2017, aunque muchos (especialmente fuera de Portugal) lo descubriéramos al año siguiente, tras quedar sorprendidos por su actuación en Eurovisión. En él encontramos rastros de fado, homenajes al desaparecido y adorado Antonio Variações, aires caboverdianos y ritmos actuales de música urbana y hip hop. Trágico y romántico, como un personaje superviviente del siglo XVIII, educado en las callejuelas de la Lisboa más clásica. 

Ana Moura. El fado del siglo 21.

Si queremos comprobar si el fado es un género vivo, Ana Moura es la mejor prueba de ello. La artista de Santarém lleva años siendo la punta de lanza de una evolución que le ha acercado a un público moderno sin dejar de ser una de las mayores intérpretes actuales en su país. Los referentes están en su Portugal natal, pero también llegan desde sus raíces africanas (su abuela Guillerminha nació en Angola) y por una educación musical diversa que le ha llevado a compartir escenario con artistas de la talla de Rolling Stones y a entablar una amistad con Prince, enamorado de su voz, que se mantuvo hasta su fallecimiento (en Casa Guillerminha hay una canción dedicada al músico norteamericano). De todo ello nace la Ana Moura actual, vanguardia portuguesa insuficientemente reivindicada fuera de las fronteras lusófonas.

Disco recomendado: Casa Guillerminha | 2022 | Ana Moura

Sobrevolando entre el barrio de Alfama y la Angola de su abuela Guillerminha, el séptimo álbum de Moura, producido por Pedro da Linha y Pedro Mafama (también músico y pareja de Ana), se recrea en la diversidad cultural que recibió Portugal de las colonias africanas, y lo baña de una electrónica procedente de los ritmos urbanos más reconocibles, que amplía el radio de acción de sus canciones a un público no necesariamente academicista. Así, en Casa Guillerminha conviven, entre otros, el fado de Amália Rodrigues (hay una versión del clásico Estranha forma de vida) y la semba angoleña (maravilloso interludio con Birim Birim) con una producción e imagen visual que transfieren su figura al de estrella del mainstream en Portugal. 

Nídia. Batida e revolução.

¿Podemos considerar la música de Nídia y, por extensión, del sello Príncipe Discos como una revisión del folclore? Sí y no. Porque la escena nacida en los barrios populares y deprimidos de Lisboa (merece la pena ver el documental Lisbon Beat sobre los orígenes del sello discográfico) surgen de la diáspora portuguesa y el flujo migrante que ha permanecido entre ambos, del funaná, del kuduro o del kizomba, que no son más la evolución de los ritmos caboverdianos y angoleños, y se fusiona con la cultura de club para crear algo nuevo que no solo remite a lo anterior como semilla, sino que es también una inspiración conceptual y, probablemente, la mayor vanguardia de este siglo en la música portuguesa. 

Disco recomendado: 95 mindjeres | 2023 | Príncipe Discos

Las raíces genealógicas de Nídia llegan desde Cabo Verde y Guinea-Bissau. Y la lucha feminista por la independencia que tuvieron las mujeres de este último país es la inspiración de 95 mindjeres, el último disco hasta la fecha de la DJ portuguesa. Bajo ese contexto, surge un álbum de electrónica instrumental que se encuentra entre lo más accesible y reseñable de uno de los sellos más vanguardistas de la escena mundial, que trata de situar Lisboa en el mapa como ya lo están Chicago, Detroit o Berlín. Pero, aquí, lo hace sin olvidar los orígenes, respetando todo lo que Portugal se ha empapado culturalmente de los países africanos durante décadas.

La explosión surgida en nuestro país a partir de la fusión del flamenco con otros géneros es más que evidente (y celebrable), pero no todo el folclore ibérico proviene del cante jondo. Hay muchos artistas que están haciendo vanguardia desde otras músicas de raíz, dando lugar a un espacio común tan interesante...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manolo Domínguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí