1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VISIONES CHAMÁNICAS (I)

Houllebecq y la ayahuasca

La experiencia alucinógena de la ayahuasca es la principal fuente de inspiración de numerosos pueblos de la Amazonia y de sus prodigiosos conocimientos botánicos

Alba E. Nivas 3/06/2024

<p><em>Le passage</em>, de la serie Premier Carnet, 1999, de Jan Kounen. Acuarela, lápiz y tinta sobre papel, París, Galérie Cinéma. / <strong>A. E. N.</strong></p>

Le passage, de la serie Premier Carnet, 1999, de Jan Kounen. Acuarela, lápiz y tinta sobre papel, París, Galérie Cinéma. / A. E. N.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El chamán está sentado en postura de meditación. Canta. Alrededor todavía flota el humo del tabaco que ha exhalado sobre mi coronilla. Por unos momentos, el espacio se oscurece. Luego empiezo a percibir multitud de puntos de luz que se mueven desde todos los ángulos posibles. Hilos luminosos que atraviesan el espacio con creciente fluidez. Innumerables serpientes reticulares sincronizadas a su rítmico canturreo de abuelo. De pronto alza el mentón y su cabeza se transforma en la de una gigantesca anaconda que en un abrir y cerrar de ojos me engulle hacia el interior de su cuerpo. Desciendo vertiginosamente envuelta en una rosada luz tenue. Estoy rodeada de arañas e insectos que se mueven sin cesar en una coreografía fosforescente con la voz del chamán como único punto de referencia. Continúo descendiendo al tiempo que las visiones aumentan de tamaño. Convertida en un punto infinitesimal, me veo constantemente propulsada en un viaje celular por el interior de un cuerpo inconmensurable. Al cabo de unos instantes desemboco en una especie de aire líquido poblado de multitud de presencias azuladas, filamentos de plancton o huevos de peces, quién sabe, soy incapaz de fijar la vista. Me acerco a toda velocidad hacia un fondo sobre el que se adivina una figura mucho mayor que las otras. Un inmenso pájaro fosforescente. Soy imantada hacia su ojo y atravieso su pupila, caigo hacia un fondo negro y brillante que de pronto se transforma en una inmensa sala. Ahora estoy en una especie de edificio, una descomunal catedral hacia cuya bóveda asciendo muy rápidamente. En pocos segundos me veo proyectada fuera de la cúpula, luego flotando en la infinitud del espacio. A lo lejos se adivinan innumerables luces de espléndidos colores fríos, semejantes a estrellas o a cristales de nieve. Puras formas geométricas girando sobre sí mismas en un baile sin fin ni principio.

–Mamá, tengo hambre. Vámonos ya.

La voz de mi hijo me arranca los cascos de realidad virtual. Dejo de oír el canturreo del chamán. En la pantalla empiezan a desfilar los créditos. Por lo menos, he podido verlo hasta el final. Recojo la chaqueta y el bolso del suelo. Estoy ligeramente mareada. 

Me fastidia el sucedáneo tecnológico, esa constante reducción de los sentidos a la experiencia puramente visual

 Salimos de la exposición (Visions chamaniques. Arts de l'Ayahuasca en Amazonie péruvienne, comisariada por David Dupuis) y descendemos por la rampa interior del Museo Quai-Branly. En el suelo, multitud de palabras en lenguas desconocidas se arremolinan en una especie de riachuelo luminoso que nos acompaña hacia la salida. El diseño del pasillo es tan sofisticado que no acierto a localizar los proyectores. Mi hijo va dando saltos de un lado a otro jugando a esquivar las palabras. Está de buen humor, se ha salido con la suya. Mi irritación, en cambio, crece por momentos. Se nos ha hecho tarde, no me queda otro remedio que llevarle al restaurante chic del museo con la esperanza de que haya algo baratito que le calme el hambre para que no desfallezca en la bicicleta en el largo camino de vuelta. A mí la experiencia de inmersión virtual (1) me ha revuelto el estómago. Al artista no le faltan méritos. Las imágenes de síntesis son hermosas y sugerentes, la voz del chamán es cálida, su letanía misteriosa y a la vez reconfortante. Basada en su propia experiencia de ayahuasca, la recreación es plausible y bien ejecutada. Pero me fastidia el sucedáneo tecnológico, esa constante reducción de los sentidos a la experiencia puramente visual. En este caso el sonido tampoco arregla las cosas, más bien agudiza la mezcla de claustrofobia y melancolía que me provoca la realidad confinada tras el cristal líquido de las pantallas. A medida que desaparecen las especies vegetales y animales aumentan los fotógrafos de Naturaleza, constatación deprimente.

El jardín del museo etnográfico, salpicado de gramíneas y helechos, consigue desviar el rumbo de mis pensamientos. Con sus inmensas columnas metálicas, el edificio de Jean Nouvel es como una nave espacial que acabara de aterrizar, repleta de tesoros cosmológicos, en el páramo turístico que rodea a la Tour Eiffel. Dedicado a la conservación y la promoción de las artes extraeuropeas, el museo es además un importante centro de investigación antropológica. Alberga una “universidad popular” en la que se debaten los temas más candentes de la actualidad desde una perspectiva multicultural. Cada visita a este museo es un poderoso antídoto al etnocentrismo.

No deja de ser paradójico que mientras turistas de todo el mundo surcan los cielos para contemplar las obras de las vanguardias europeas del siglo XX, deglutidas y excretadas en millones de imanes de nevera, affiches y otros objetos decorativos amontonados en las boutiques de los museos aledaños, actualmente la intelligentsia parisina se precipita a visitar todo tipo de exposiciones sobre ecología, botánica y arte de los pueblos originarios (les peuples-racine, ‘pueblos raíz’, la expresión lo dice todo). En la penumbra de las salas, abarrotadas de felices y robustas jubiladas escandinavas y jóvenes norteamericanos encantados de haberse conocido, los rostros de Picasso, Duchamp o Max Ernst, iluminados por los focos, resultan de un candor desarmante.

El restaurante está repleto. Sondeo con la mirada si hay alguna posibilidad de self-service para comer algo barato pero no, hay que esperar a que el camarero nos atribuya una mesa. Nos toca hacer cola. Todavía indecisa, le pregunto al camarero si cree que tenemos para mucho rato. Con un rictus de desprecio, me responde en un tono tan educadamente agresivo que me quedo atónita. Pierdo la paciencia e intercambiamos unas palabritas. Mientras conduce a la mesa a los clientes que nos preceden, empiezo a criticarle en español subiendo progresivamente el tono. Temeroso de mis arrebatos ibéricos, mi hijo me mira con sonrojo suplicante. A medida que se acerca, cuento con que haya veraneado lo suficiente en España como para adivinar que lo estoy vilipendiando. “Entra al baño rápidamente que aquí no nos quedamos”, le digo a mi hijo. En ese momento siento la energía de una mirada a mi derecha. Me giro. Bon Dieu! La bestia negra de las letras francesas. 

Elegir las lecturas es tan excitante como trazar el rumbo de una travesía marítima

 Michel Houllebecq está sentado frente a la cristalera, en la imposibilidad de su isla. La última novela suya que leí fue Sumisión, al poco de instalarme en París. La seguí con interés, esquivando deportivamente las misoginadas, como en otras ocasiones. Al verle en persona, me las explico. No lo debe de haber tenido fácil con las mujeres, al menos hasta hacerse famoso. He leído alguna otra de sus novelas, pero hace ya mucho tiempo. Las he olvidado por completo. Solo recuerdo que las tramas estaban bien urdidas y de vez en cuando me provocaban una risa metálica y algo turbia. Tras la última decidí no volver a leer nada suyo, por falta de tiempo más que otra cosa. Lo encerré en el cajón de los escritores after-hours.

Pocas libertades tan secretas, satisfactorias y despóticas como la del lector o lectora. En un mundo que nos acosa con estimulaciones constantes, repleto de entes que buscan fagocitar nuestra atención con fines casi siempre mercantiles, leer es como echarse a la mar. Elegir las lecturas es tan excitante como trazar el rumbo de una travesía marítima. El destino final no tiene tanta importancia como esbozar un periplo, decidir los lugares en los que se está dispuesto a recalar y buscar el favor del viento. La inspiración que guía la singladura es crucial. Habrá quien se contente con navegar por navegar, aunque sea en crucero o en esos portaviones que se están poniendo de moda. No es mi caso. A medida que avanzo en años y las obligaciones se multiplican, la falta de tiempo me ha vuelto expeditiva. Si por alguna razón, arbitrariedad o impaciencia, un autor ha ido a parar al casillero de los after-hours, es prácticamente imposible que salga de ahí.

La cosa viene de lejos. Tengo en mi haber numerosas horas de danza extática en discotecas de la costa mediterránea y algunos clubs europeos. “Bailar es pensar con el cuerpo”, decía Nicanor Parra. La frase me gusta pero no sé si es cierta. En el pensamiento siempre hay algún tipo de limitación. Bailar en cambio expande la conciencia, o más bien facilita su desdoblamiento. Si son lo suficientemente intensos y sostenidos, el movimiento y la respiración consiguen que perdamos todo punto de referencia. El cuerpo sigue la pulsación del ritmo pero la mente accede a un espacio de dicha estable e impersonal que presentimos como nuestra identidad verdadera. Tal constatación es el privilegio de la juventud. Recuerdo aferrarme a aquella especie de estado de trance hasta que la luz del sol comenzaba a filtrarse por las cortinas plastificadas del recinto de baile. El amanecer era el destino final de aquella alucinación colectiva, de aquella pantomima del carnet de identidad a la que, no obstante, tocaba regresar. Era el momento de recibir al sol dándose un baño en el mar antes de regresar a casa de puntillas. En el interior, sin embargo, solían quedar unos cuantos contumaces after-hours. Deambulaban con la tez ligeramente verde y el rostro desencajado, desvariando entre vasos rotos. Me parecía incomprensible que se obstinaran en prolongar algo que no tenía futuro. Algunos pocos seguían bailando ensimismados frente a los focos pese a que ya no sonaba la música.

En una de las salas está expuesta la Dreamachine, una lámpara estroboscópica diseñada por el artista Bryan Gsin en los años 60 para inducir estados alterados de conciencia. Mirando la luz con los ojos cerrados, el cilindro gira a la misma frecuencia que el cerebro en las ondas alpha y supuestamente se ven patrones de colores que provocan una alucinación hipnagógica. Al parecer William Burroughs la utilizaba compulsivamente. Parte del recorrido de la exposición sigue los pasos del escritor en su búsqueda psicodélica, para quien la ayahuasca representaba the ultim fix, el subidón máximo. Las vitrinas exponen algunas de sus cartas a Allen Ginsberg, correspondencia que años más tarde terminaría reunida en el libro “Cartas de la ayahuasca”. Mezcla de literatura de viajes, epístolas y técnicas experimentales, el libro será un referente de la contracultura y de la literatura psicodélica. En las vitrinas aparecen citadas un par de frases –bastante decepcionantes– junto a una fotografía en blanco y negro de Burroughs posando en la selva amazónica con camisa blanca y casco colonial en la mano. Probablemente a su pesar, el autor será uno de los precursores del turismo chamánico contemporáneo.

Pese a que los protagonistas de Houllebecq me desagradan, en su mirada capto el brillo de curiosidad sistemática que tanto aprecio en los franceses. Sentado de espaldas a la gente, mirando el jardín con esa soledad ruidosa e inerme de los escritores, incluso me despierta simpatía. Ha venido por la dimetilriptamina –DMT–, deduzco, recordando que una de sus novelas se titula Serotonina. A lo mejor tiene tendencia a la depresión. A mí también me vendría bien un poco de serotonina. Y melatonina, oxitocina, progesterona, FSH o LH, a saber cuál de todas ellas tengo en niveles bajos, seguramente varias. Aunque trato de disimularlo, mis reacciones se debaten entre el sosiego y la furia. El lunático dictado hormonal es una de las más desconcertantes humillaciones femeninas. 

Aunque trato de disimularlo, mis reacciones se debaten entre el sosiego y la furia

 La bebida psicotrópica conocida como ayahuasca (Banisteriopsis Caapi) es una decocción de corteza de liana mezclada con otras hojas. Uno de sus principales componentes es la molécula alucinógena denominada DMT, una hormona que también es segregada de forma natural por el cerebro humano. Desde que el DMT fuera sintetizada en 1931 por el científico Richard Maske, la ciencia tiende a identificar ayahuasca y DMT, obviando otros alcaloides presentes en la bebida denominados harmala que son sumamente beneficiosos para la salud, pues estimulan la formación de nuevas neuronas y poseen efectos antiinflamatorios, antivirales, antitumorales y antifúngicos. Según un estudio, los muestrarios de ayahuasca preparados por los pueblos autóctonos contienen más alcaloides de este último tipo que los preparados en los centros de retiro chamánico destinados a la clientela occidental, cuyas preferencias se decantan por la mayor concentración alucinógena del DMT. Los gringos prefieren la televisión de la selva.

La ayahuasca vertebra la vida social de numerosos pueblos de la Amazonia no sólo como parte de la vida ceremonial relacionada con las iniciaciones chamánicas y guerreras, prácticas terapéuticas y relación con los ancestros y los muertos. Conforme reivindican ellos mismos, la experiencia alucinógena de la ayahuasca es la principal fuente de inspiración de sus creaciones artísticas y de sus prodigiosos conocimientos botánicos.

En unos paneles exteriores, me detengo a observar las fotografías en blanco y negro de los shipibo-konipo posando con dignidad ancestral para la cámara de David Díaz Gonzales. En sus miradas, teñidas de desconfianza, percibo la insondable distancia que nos separa. Pese a que desde los gabinetes de curiosidades del siglo XVII la mirada europea sobre los pueblos originarios ha evolucionado notablemente, mucho me temo que la suficiencia nos impida descifrar el enigma que representan. En nuestra sociedad secular, decía Roberto Calasso, la imaginación se ha amputado a sí misma. Ha dejado de buscar significados más allá de su propio interior y por ello se ha condenado a la superstición de sí misma, la más difícil de percibir y de superar.

Salimos del recinto del museo y nos dirigimos hacia el párking de las bicicletas. Al quitar el candado me viene a la cabeza la escena del restaurante. Me arrepiento de no haberme acercado a preguntarle a Houllebecq: “Michel, mon frère, ¿qué te ha parecido la serpiente?”.

---------------------

Notas:

(1) Recreación aproximada de la experiencia de inmersión virtual “Ayahuasca (Kosmik Journey)”, de Jan Kounen, 2019.

El chamán está sentado en postura de meditación. Canta. Alrededor todavía flota el humo del tabaco que ha exhalado sobre mi coronilla. Por unos momentos, el espacio se oscurece. Luego empiezo a percibir multitud de puntos de luz que se mueven desde todos los ángulos posibles. Hilos luminosos que atraviesan el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba E. Nivas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí