1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FAUNA IBÉRICA

Ana Pastor, la sosería en estado de metástasis

Esteban Ordóñez 20/07/2016

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La sosería en estado de metástasis. Mirar a Ana Pastor, presidenta del Congreso, aporta claves sobre cómo se confabula la insulsez para propagarse en el plano físico; nos permite mapear las prestaciones faciales que configuran un auténtico rostro anodino. Rajoy la ha colocado en el tiro de cámara más repetido de la crónica política: su estrategia es amortiguar los efectos del nuevo pluralismo desatando una plaga de narcolepsia ciudadana.

Su inmutabilidad y su frente breve y anestésica la convierten en el moai del conservadurismo. Sus cejas están alejadísimas, casi exiliadas, y no cumplen con la función básica de disimular la calavera: sus cuencas están claramente expuestas. Ocurre que encima de cada ojo, hasta llegar a pelo, hay un inmenso terreno sin abonar, de modo que si se cabrea, se le forma ahí una arruga peluda y otra calva, aunque no por eso parece que se haya enfadado el doble. Las expresiones extremas no encajan en esa cara. El aspecto resultante se corresponde, más bien, con una especie de perplejidad permanente y aviar. Se le ponen ojos de lechuza asustada y da la impresión de que acaben de mandarla callar de malas maneras.

La tercera autoridad del Estado viste como si la vigilara una monja con una regla en la mano y, en general, parece vivir de la misma manera. De hecho, hay varias señales que sugieren algún tipo de paranoia moral (católica y apostólica). Desvela una personalidad exigente y punitiva, sobre todo consigo misma. Jamás se perdonaría el desvarío bolchevique de colocarse un calcetín del revés por equivocación. La visión de las costuras al aire se le clavaría como una acusación y le amargaría el día. En este sentido, hay vibraciones monjiles, por ejemplo, en su nariz aparatosa y ensillada, que siempre está preparada para que la cabalguen unas gafas viejas y bifocales.

A Pastor uno no se la imagina en una comida de amigos diciendo que va al baño sin más. Ella es de las que buscan una excusa ajena a la función excretora como ir a pedir la cuenta, o aprovechan un ataque de despiporre general para escabullirse sin mediar palabra.      

Es meticulosa y aplicadísima como una alumna remilgada y sobresaliente. Siempre ha cumplido con Rajoy, lleva años sirviéndole. Se le intuyen trazas de pelota, pero de pelota íntegra y nada aprovechada. El resultado es una mujer muy trabajadora, aunque el impulso temperamental de ese trabajo salga de un placer infantil por obedecer y portarse bien. 

Portarse bien con el amo, claro, y no con las víctimas del accidente del Alvia. Para entendernos, portarse bien fue relajarse en Doñana con el jefe mientras el Prestige escupía petróleo y envenenaba las costas de la tierra que le ha regalado ese deje esporádico que es el único toque de color del que puede presumir su voz.    

Después de siglos de fidelidad y confidencias, Pastor sufre de marianismo mimético y, por tanto, no termina de entender la responsabilidad pública de su cargo y le molesta que la aborden flashes y alcachofas y preguntas. En esos momentos trastabilla, se pone esquiva, torpe; toda su gesticulación se reduce a un ligero asentimiento que parece causado más por contrapeso de la boca al articularse que por una intención expresiva. 

Le agobia la espontaneidad y, por contra, le alivian las cosas medibles como las leyes duras y los reglamentos. Sus emociones no fluyen. Puede sonreír y poner cara de asco al mismo tiempo. La sonrisa se aloja en el bajo del párpado, mientras que la boca mantiene la acritud. Dedica mucho esfuerzo a que no le cuelgue el labio inferior: ese labio domina la boca y obliga al de arriba a encogerse y adelgazar, lo confirma su aire autorrepresivo que, por otra parte, resulta perfecto para meter en cintura a los diputados que jueguen a ser originales.

La sosería en estado de metástasis. Mirar a Ana Pastor, presidenta del Congreso, aporta claves sobre cómo se confabula la insulsez para propagarse en el plano físico; nos permite mapear las prestaciones faciales que configuran un auténtico rostro anodino. Rajoy la ha colocado en el tiro de cámara más...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

43 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alez

    Eh Esteban, te están dando bien en los comentarios, eh! Es lo que tiene escribir basura, que hasta a los perroflautas se les atraganta la mierda.

    Hace 5 años 3 meses

  2. flipao

    Madre mia, ¿de donde sale tanto nazi pico de oro? ¿qué coño hace por aqui toda esa bazofia? ¿por que no se van a la mierda, que cojones se les ha perdido aqui, si no tienen media docena de neuronas en su sitio?

    Hace 5 años 4 meses

  3. Axs

    Menuda panda de gilis que parlotean por aquí. 'Podemista', 'misogino', 'machista'... todo vale, pero hablar de la catadura moral de este personaje lamentable, triste, connivente con la elite y las cosas hechas 'como Dios manda'. En esta España seguimos defendiendo a nuestros señores como buenos lacayos. Dudo mucho que la señora Ana Pastor moviera un dedo por alguno de los 'demócratas' que pululan por aquí. Con todo, de nada por el chute de realidad. Muchos lo necesitáis, por lo que se ve.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Trini

    Me ha dado mucha pena leer este artículo, no por la mujer a la que van dirigidos tantos "piropos", sino por su autor, Esteban Ordóñez, un aprendiz moderno de Quevedo, pero sin ningún estilo. Esteban debe sentirse muy orgulloso de la "joya" que ha escrito, ¡pobre "periodista"! Coincido con los comentarios de otras personas en que es mejor ignorar tanta barbaridad, falta de respeto y burda palabrería, pero voy a decir algo porque muchas veces los bravucones, los matones, los maleducados, triunfan porque las buenas personas no hacen - no hacemos - nada por pararlos. No sé si Esteban quiere hacerse famoso publicando esto - hoy la fama, por desgracia, se logra por caminos poco dignos de mérito - o es que el calor le ha afectado al seso (casi escribo "sieso"). Así que aquí va mi comentario: el insulto, el sacar a relucir los defectos físicos de una persona, el reírse del mal ajeno, resumiendo, la falta de respeto, es el recurso zafio de aquellos que no tienen argumentos válidos para atacar a la persona que no les cae bien. Ana Pastor, la vilipendiada aquí, el objeto de burla de Esteban Ordóñez, no será nunca Miss Universo, pero es una mujer honrada ... mientras no se demuestre lo contario, algo digno de elogio teniendo en cuenta el partido al que pertenece. Es una mujer muy educada y hay personas que hoy en día confunden el saber estar, el respeto hacia los demás y el saber estar, con la sosería y la insulsez. Antes de seguir quiero aclarar que no soy del PP, que no pertenezco a ningún partido y que no tengo el gusto de conocer a esta señora. Prosigo. La tan cacareada libertad de expresión debería tener sus límites, creo yo y creo que creo bien. No puede valer todo como muchos piensan y practican en nuestra sociedad moderna y "de progreso" (?). Tiene que haber límites y la permisividad no es falta de libertad, sino síntoma de falta de autoridad y de la ética más básica. El autor de esta bazofia periodística debería ser castigado por sus palabras, no digo que con pena de cárcel o con azotes o la silla eléctrica, no, ¡Dios me libre de pensar tal cosa! Yo simplemente expondría al tal Esteban de Alicante ante el público. Lo mismo lo elegían Mr Universo, pero, visto lo visto, no lo creo. Su rostro tampoco es perfecto, pero ¿quién lo es? Podría describirlo imitando su estilo, pero entonces yo caería en el mismo fango que él y eso es algo que no casa con mis principios (me educaron bien mis padres y las monjas) Al llegar a este punto debo aclarar que el tal Esteban ha puesto lo siguiente en su cuenta de Twitter: "Por si acaso, el 'Fauna Ibérica' sobre Ana Pastor, como los otros 16, está escrito en clave de humor @ctxt_es", ¿qué idea tiene este chico de lo que es el humor...? Si su madre fuese Ana Pastor, ¿se reiría de lo que ha escrito? Imagino que no, si quiere a su madre. Que se imagine a alguien llamando "lechuza" a su madre, ¡es que se partiría de la risa! Me lo puedo imaginar. A una persona hay que juzgarla por sus acciones, no por su aspecto físico. Siempre digo que no me importaría que el futuro presidente del gobierno fuese bizco, manco, cojo, enano, un señor en silla de ruedas... siempre que supiese gobernar, fuese una persona honrada, educada y de buenas costumbres (seguro que esto le suena a mojigatería al tal Esteban). El culto a la imagen y el olvido de valores auténticos son la causa principal de los males de nuestra sociedad. Esteban en este articulillo destapa su odio hacia las monjas, hacia la religión católica en general, hacia los alumnos estudiosos y aventajados. No le gusta la fidelidad en política, las leyes, los reglamentos... Todo esto me dice más de él que su físico. Hay que valorar lo que realmente define a una "persona". La cirugía estética hace milagros - y a veces monstruos -, puede arreglar bocas, narices, párpados caídos..., pero ¿qué clase de cirugía puede mejorar o arreglar la catadura moral de una persona?

    Hace 5 años 4 meses

  5. Mondo Lirondo

    Ana Pastor NO es gallega y, auque haya vivido en Galicia y obtenido su escaño por Pontevedra, si no me equivoco, ni por asomo se le ha pegado una o media nota musical de nuestra lengua. Asi que... Ni ese toque de color podemos festejar, señor columnista. Escúchela, rastree sin prejuicio de que sea camarilla de Rajoy, ese señor de provincia española, da igual cual, y verá que canta como de Meseta Castellana.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Paco Pil

    Gran texto. Me gustaría que hicieras una de Carolina Bescansa. Curiosidad. Gracias

    Hace 5 años 4 meses

  7. Luis

    Yo no se si ya lo ha hecho, pero me encantaría leer un articulo de este autor describiendo la cara de Zapatero

    Hace 5 años 4 meses

  8. Francisco Frutos Gras

    L verdad si este es el periodismo, serio, irónico o sarcástico, que circula por aquí, empezando por el del autor del gracioso panfletillo, y continuando por el que sus fans expresan con inteligentísimos comentarios, apaga y vámonos. Hasta para cargarse al PP falta inteligencia y no memez. De nada.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Juan Valdés

    El que escribió esta bazofia ofensiva, es sin duda un podemita, de la peor ralea, porque encima de estalinista, es un misógino socialistomahometánico, que tiene el culo aún pegado al muro de Berlín, sin enterarte, el desdichado microcéfalo bolche, que se ha caído hace 28 años, y que tú y tu patulea de la izmierda retrograda y pernoctada, seguidores de la sobaquina de Iglesias, han pasado de moda. Y te advierto algo, si sigues atacando así a una mujer, lo menos que te pasará es que tus vástagos (que ojalá no los tengas) nacerán todos, con microfalosomia congénita si son varones, y si son hembras, por tus alianzas, sufrirán ablación ,con eso de que ustedes y los moros son "amigos", …y esto por el modo en que te refieres a una mujer, que su único "pecado" es ser ESPAÑOLA, y no hacerle corro, a ti y a la chusma desviada, que le hace corro al coletas desaseado y su demonios ( tú incluido , claro...)

    Hace 5 años 4 meses

  10. Juan Valdés

    El que escribió esta bazofia ofensiva, es sin duda un podemita, de la peor ralea, porque encima de estalinista, es un misógino socialistomahometánico, que tiene el culo aún pegado al muro de Berlín, sin enterarte, el desdichado microcéfalo bolche, que se ha caído hace 28 años, y que tú y tu patulea de la izmierda retrograda y pernoctada, seguidores de la sobaquina de Iglesias, han pasado de moda. Y te advierto algo, si sigues atacando así a una mujer, lo menos que te pasará es que tus vástagos (que ojalá no los tengas) nacerán todos, con microfalosomia congénita si son varones, y si son hembras, por tus alianzas, sufrirán ablación ,con eso de que ustedes y los moros son "amigos", …y esto por el modo en que te refieres a una mujer, que su único "pecado" es ser ESPAÑOLA, y no hacerle corro, a ti y a la chusma desviada, que le hace corro al coletas desaseado y su demonios ( tú incluido , claro...)

    Hace 5 años 4 meses

  11. Vicen

    Artículo Made in Podemos.

    Hace 5 años 4 meses

  12. feminismo de la srta. pepi

    Este sr. ha publicado artículos describiendo también a hombres dentro de su seria "fauna ibérica". Por lo visto también lo hace con una mujer, del mismo modo que con los hombres, por tanto trata con igualdad. ¿Cómo puede haber tanto analfabeto en estos lares llamando machista a este periodista?

    Hace 5 años 4 meses

  13. ciudadano rambo

    Un buen artículo donde se analiza facialmente rasgos que propician interpretar a una persona y su posible comportamiento, algo científico según profesionales de la psicología, psiquiatría e incluso antropología por comportamientos con derivación social, que no como algún mero ignorante que con sus ridículos comentarios interpretan que el autor se mete con el físico (que es otra cosa). Se pretende analizar e inferir en caracterización de la personalidad y sugerir roles todo ello respecto a rasgos faciales (que no puramente físicos), de la misma manera que se haría con otra persona de distintos sexo, y eso es tratamiento de igualdad como diríamos en mi pueblo. Huelga comentarios muy de ciudad de progres burgueses baratos a tres duros el kilo con camisa (y chaqueta por supuesto) de color negro, con bici con cestito ( pero un audi en el garaje) y posiblemente sombrerito (también negro) portándolo por la noche, así de progresistas modelos susceptibles de que les den un “carguito” a cambio de tocarse los h… en alguna labor intrascendente y totalmente prescindible . Tan progresista como los sujetos de ese disco “vaya un par de pájaros” que acertaron en el título , pues VAYA UN PAR DE PÁJAROS, en eso no engañaron a nadie. Así de progres y feministas son algunos que se ruborizan con comportamientos que ensalzan la igualdad, pues una mujer es tan criticable como un hombre ¿o no? . Y la critica es muy buena, pues al final lo que viene a decir es que la presunta trabajadora, santita, competente y fiel, quizá fuera una sujeta arrastrada, servil, incompetente y manifiestamente hipócrita y oscura. Y lo parece. Y si hubiera o hubiere sido un payo en vez de una paya, pues también.

    Hace 5 años 4 meses

  14. Lola Prim

    Pues yo me la imagino como un personaje de Las Meninas, no te das cuenta de que está ahí, pero ahí está. Tiene presencia pero pasa desapercibida en el conjunto. Eso es algo que es una virtud. Parece anodina, pero emana autoridad.

    Hace 5 años 4 meses

  15. Juan

    Ya estamos con la mierda del machismo y la misoginia. ¿Habéis leído acaso el artículo que el mismo autor hizo sobre el señor Fernández Díaz hace 15 días? Es una caricatura, carajo. En aquel le tocó a ese lamecirios, y en ésta le ha tocado a esta lamecirios. Qué rápido se escandaliza la peña.

    Hace 5 años 4 meses

  16. Xavi

    Este artículo es gratuitamente ofensivo y lleno de invectivas, más propio de una España negra, cañi, y de Inquisición, he de reconocer que el articulista es ingenioso, estoy seguro de que le darían trabajo en ABC. Sus lectores aprecian bastante este estilo suyo....faltón sin más.

    Hace 5 años 4 meses

  17. Juan-Bautista Alcalde

    Desvelador, agudo y perdurable retrato de una figura política irremediablemente olvidable.

    Hace 5 años 4 meses

  18. Alfonso

    Fantástica caricatura! hacía tiempo que no se leía en prensa una caricatura verbal y se echaba de menos. Luego están los que se escandalizan por todo y todo les sienta mal...vayan al Museo del Prado a rajar el retrato de la familia de Carlos IV de Goya o a la Biblioteca Nacional a quemar las obras esperpénticas de Valle Inclán, o rompan a pedradas los espejos del callejón del gato... Felicidades Esteban, has retomado un arte olvidado que se valora en los museos y en los libros clásicos pero que la canalla no no tolera delante de sus narices.

    Hace 5 años 4 meses

  19. Salvador Cuesta

    Excelente caricatura, brillante descripción de quien se evidencia como alter ego espiritual de su plasmático mentor Don Mariano I El Anodino. Vivo espejo del stablishment que presupone su partido y reflejo de la frustración de quien abandona su humanísima vocación hipocrática para pasarse al bando de los inhumanísticos hipócritas. God save the Queen.

    Hace 5 años 4 meses

  20. Repugnado con la fauna periodística ibérica

    ¡Viva el periodismo de calidad! ¡Sí señor! Luego estos "periodistas" se quejarán de la irrelevancia de su profesión, que se han ganado a pulso con su ineptitud y completa falta de miras. El suyo es un artículo sencillamente repugnante y patético Sr. Esteban.

    Hace 5 años 4 meses

  21. El amigo

    Vaya NIVELAZO de artículo....por favor. Un Pulitzer. Y a Público un aplauso por adelantar así la causa feminista. jajaja

    Hace 5 años 4 meses

  22. Madel

    No soy precisamente una admiradora de la Sra. Pastor, pero difícilmente se habría publicado algo así sobre un político varón. Si Público ha metido la pata, debería retirarlo ¡ya!

    Hace 5 años 4 meses

  23. J.Payne

    No es machista. Es ad hominem ¿Cómo puede un editor publicar algo así? Menos mal que Echenique no preside el Parlamento

    Hace 5 años 4 meses

  24. Juan

    Que nivel de artículo, basado en el aspecto físico de una señora. Me parece lamentable que un periódico tenga como articulista a un señor de este nivel. Alguien me puede decir que aporta este artículo más allá de una crítica a Ana Pastor por su físico. Me da asco.

    Hace 5 años 4 meses

  25. Antonio

    Esto es un ejemplo del machismo mas rancio y deleznable, indigno de estar en un periodico progresista, ni en ninguno, el insulto por la ropa, la cara o el fisico. Cuando juzgamos a un politico varon, se juzgan sus aptitudes, nunca su traje, su corbata o su calva. Fatal. Como diria Fernando Fernan Gomez... vaya usted a la mierda....

    Hace 5 años 4 meses

  26. Feminista, sí, yo

    Después de escribir este artículo misógino, simplón y anacrónico, el autor debería haberlo releído e, inmediata y consecuentemente llamar a su psicoanalista, en vez de publicarlo. Se ha lucido, vaya joya.

    Hace 5 años 4 meses

  27. Noemi

    No me gusta Ana Pastor, pero esta crítica que en su mayor parte se basa en su aspecto físico desacredita mucho a quien la escribe. Ni feminazi, ni guarra izquierdosa; soy mujer, feminista y de izquierdas...no me gusta este artículo por zafio y machista. Lo escriba quien lo escriba. No me gusta Ana Pastor, por razones ideológicas, no de aspecto.

    Hace 5 años 4 meses

  28. Mig

    No me gusta el tono de este artículo como no me gustó cuando habló de Ada Colau. Apesta a misoginia en ambos, Esteban. Y un roto no se arregla con un descosido.

    Hace 5 años 4 meses

  29. Cagalera

    Está visto que una mujer no se puede dedicar a la política sin que venga un hombre que se crea con el derecho a criticarla por su físico, su vestimenta, su personalidad o sus emociones. Este artículo es un perfecto retrato del machirulo de izquierdas. Nada que me sorprenda. Te crees muy listo pero es un ¡burro!

    Hace 5 años 4 meses

  30. magrab

    ¿Era necesario tanto machismo para criticar a una persona tan criticable más por sus acciones que por sus facciones que esta señora? Pregunto.

    Hace 5 años 4 meses

  31. papefons

    Me parece un artículo de muy mal gusto. Se debe juzgar a los políticos por su trabajo, no por su aspecto físico o su forma de vestir. Y como de costumbre, este tipo de artículo elige como diana a una mujer. ¿Hubiera escrito algo parecido si el protagonista fuese un hombre?

    Hace 5 años 4 meses

  32. Eduardo

    Ordoñez, la sosez no es reprobable. Aquí pierdes parte del crédito ganado con tu semblanza de Fernández Diaz.

    Hace 5 años 4 meses

  33. belisario

    Eso de juzgar a alguien públicamente por su físico, especialmente a una mujer ¿No estaba penado?

    Hace 5 años 4 meses

  34. luc

    Me parece que estás describiendo a tu madre. Yo no la conozco, pero ha de ser así o peor para haber parido semejante engendro

    Hace 5 años 4 meses

  35. César

    Yo cuando sea mayor quiero escribir y describir como Esteban Ordóñez, ¡ha clavado a esta insulsa e intrascendente!

    Hace 5 años 4 meses

  36. Ander Bilbao

    Qué artículo más nefasto. El autor no ha cruzado palabra alguna con la mencionada, pero se permite volcar sobre ella una retahíla de prejuicios y lugares comunes sin base, como si la conociera de toda la vida. El artículo revela, en definitiva, el carácter sectario y odiante de quien lo escribe.

    Hace 5 años 4 meses

  37. Democrata

    Repugnante, misógino, sectario, asqueroso, podría seguir, pero el autor no merece ni una brizna de tiempo de un demócrata.

    Hace 5 años 4 meses

  38. Damian

    Es lo que tiene ser progre, puede mofarse de una mujer inmunes a las criticas de las feministas mas aguerridas.

    Hace 5 años 4 meses

  39. Alex Solar

    He llegado al final de este texto difícilmente clasificable con una mezcla de repulsión y asombro. Soy periodista , votante de izquierdas, nada sospechoso de conservadurismo. Se me ocurre , eso sí, finalmente un adjetivo para calificar este libelo grotesco: Periodismo ponofisignómico.

    Hace 5 años 4 meses

  40. kaoshispano

    Casi magistral, si no fuera progreta, que saltaría feminazi si algo así se hiciera desde la derechona a una de las tantas guarras izquierdosas, femens sin completar ni ambicionar lo máximo de eso.

    Hace 5 años 4 meses

  41. CarlosDeutheger

    Es probable que acabes dentro de una querella y con algunas buena pasta que desengrasar por esta cagada misógina, escrotal y por to facilón tontoelculo.

    Hace 5 años 4 meses

  42. Xaime 76

    "...Para entendernos, portarse bien fue relajarse en Doñana con el jefe mientras el Prestige escupía petróleo y envenenaba las costas de la tierra que le ha regalado ese deje esporádico que es el único toque de color del que puede presumir su voz..." >>> http://www.diariodevalladolid.es/noticias/elecciones-generales-2016/zamorana-ana-pastor-candidata-pp-presidencia-congreso-diputados_60219.html >>> http://www.galiciaconfidencial.com/noticia/9262-galeguidade-ana-pastor?&pag_com=3

    Hace 5 años 4 meses

  43. Jesús Díaz Formoso

    Mary Shelley (Frankenstein, Capítulo 8): “Yo, como el archidemonio, llevaba un infierno en mis entrañas; y, no encontrando a nadie que me comprendiera, quería arrancar los árboles, sembrar el caos y la destrucción a mi alrededor, y sentarme después a disfrutar de los destrozos”.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí