1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La despedida de las FARC: de la selva al futuro incierto

La X Conferencia Guerrillera de la guerrilla comunista más antigua de América Latina fue su última reunión en armas. En ella dieron el Sí al acuerdo de paz ante unos 900 periodistas

Agnese Marra Llanos del Yarí (Colombia) , 26/09/2016

<p>Rueda de prensa en la X Conferencia de las FARC. </p>

Rueda de prensa en la X Conferencia de las FARC. 

A. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Funcionó como una jornada de puertas abiertas. También como un evento mediático con el punto canalla y fresco de un festival de rock, con ciertas dosis horteras de parque temático. Zonas de bebida, zonas de tiendas, jóvenes animadas por conocer a los guerrilleros. Pero además de todo eso, lo que sucedió la semana pasada en los Llanos del Yarí, al sur de Colombia,  en medio de la selva —de la nada—, fue histórico, y por qué no, también emotivo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), la guerrilla comunista más antigua de América Latina, en cuyas filas el gobierno colombiano calcula que hay unas 17.000 personas, celebró su última conferencia como guerrilla armada en las sabanas del Yarí, un territorio que controlan desde que nacieron, en 1964. Fue allí donde el Secretariado del Estado Mayor Central, capitaneado por Timoleón Jiménez, Timochenko,  debatió con los mandos de cada bloque cada punto de los Acuerdos de Paz que se firmarán este lunes 26 de septiembre entre las FARC-EP y el gobierno colombiano. Fue en este territorio en el que se jugaron duros combates contra el ejército, donde el pasado viernes la guerrillerada —como se denominan— dijo sí a la paz, y dejó claro que “no hay ni vencedores, ni vencidos, sino el futuro de una nueva Colombia”. Palabras de Timochenko.

Una de las tiendas-dormitorio de los guerrilleros. / A. M.

Una de las tiendas-dormitorio de los guerrilleros. / A. M.

Las FARC-EP se presentaron en sociedad jugando en casa. Y así se lo hicieron sentir a los 900 periodistas acreditados que se acercaron para conocer a la guerrilla que provoca pasiones y odios, y que ahora se dispone a abandonar las armas para entrar en la vida política.

—Bienvenidos, gracias por venir a conocernos.

Ese era el primer saludo de Efrén y Carlos, dos guerrilleros, que no llegaban a los 30 años ni al metro y sesenta y cinco de altura, y que se disponían a hacer de guías de los periodistas que acababan de llegar. Desde ayudar a salir del jeep, hasta acompañar al punto de acreditación y de ahí a los alojamientos a elegir: camping guerrillero para vivir y dormir con ellos, o camping y camas en el área de prensa. Todas las opciones, para todo tipo de periodistas.

—Pueden hacer fotografías en todas partes, lo que más les guste. Si quieren puede ser con las armas y con el uniforme, lo que crean mejor--, explicaba Efrén antes de llegar al camping.

En el camping guerrillero continuaba el tour. Primero mostraban las caletas (catres) donde dormir, daban cobijas (mantas), mosquiteras, y un pequeño colchón. No había luz. Las duchas eran en el río, y los baños, letrinas de campamento de toda la vida. También estaba la zona del desayuno donde tomar un tinto (café solo) y la zona de cocina, conocida como la rancha.

Dos semanas de 24 horas de trabajo diario fue lo que necesitó el bloque Sur para poder construir los dos campamentos en los que convivirían con la prensa. “Hacíamos turnos de doce horas, ha sido mucho trabajo, pero ha valido la pena que ustedes se sientan bien”, le contaba a CTXT Arturo, guerrillero de 32 años, doce de ellos en las FARC.

No somos monstruos, es bueno que estén aquí para que vean que somos personas normales

Los periodistas no podían acceder al Secretariado Mayor porque discutían los acuerdos durante el día y tan solo daban un resumen de cinco minutos por la mañana y por la tarde, en el que poco y nada de información era lo mismo. Pero las jefas de prensa dejaron claro que los guerrilleros estaban “dispuestos a hablar”. Y sí, algunos saludaban enseguida, agradecían la compañía y miraban fijamente hasta que se les preguntara algo. Otros, huían de las cámaras y del asedio mediático. Y en medio de esas fricciones, el marketing agresivo del primer día, comenzó a traer momentos de naturalidad.

Primeras veces

En esta X Conferencia Guerrillera de las FARC-EP, además de una presentación oficial ante la opinión pública, mediada por la preocupación del Secretariado por cuidar su imagen con miras al nuevo partido político, también sucedieron cosas que se salieron del guión.

Cartelería e indicaciones del campamento. / A. M.

Cartelería e indicaciones del campamento. / A. M.

Los 2.000 guerrilleros llegados al Yarí hacía años que no se relacionaban con nadie que no tuviera que ver con las FARC. Por eso, además de aceptar ser preguntados, sobre todo, preguntaban mucho. Querían saber qué pensaban los demás sobre los Acuerdos de Paz, preguntaban sobre los países de origen de los periodistas, y sobre la imagen que se tiene de ellos. “No somos monstruos, es bueno que estén aquí para que vean que somos personas normales”, repetían todos.

No estamos negociando, estamos dialogando. Nosotros no negociamos

Salvo la imagen de la AK 47 y el M16 colgado en una punta de la caleta, todo parecía normal. Los guerrilleros cocinaban, lavaban sus ropas, las colgaban y escuchaban música. Con un calor de 34 grados y un sol infernal que no les dejaba hacer otra actividad que no fuera la de estar tumbado. Los más valientes, se animaban a jugar al fútbol. Y otros se quedaban viendo la tele. Antenas de televisión, no faltaban en ambos campamentos. Entre los guerrilleros hay muchas parejas. Era común verlos besarse, bailar. Cosas de personas normales.

Por el día no se dejaban ver tanto, pero por la noche salían en masa a escuchar los conciertos que ofrecían cada día en un enorme escenario en medio de la sabana. La guerrillera Alejandra Morales, contaba que una compañera indígena se había quedado asustada el primer día: “Nunca había visto un concierto en directo y le empezaron a doler las tripas, decía que el sonido tan alto de los altavoces le revolvía el estómago. Luego se acostumbró”.

Militante de las FARC. / A. M.

Militante de las FARC. / A. M.

Muchos de ellos escucharon ska y reggae por primera vez: “Yo soy de Bogotá y ya conocía esas músicas, me gustan. Pero a mis compañeros no, prefieren la música tropical y el vallenato”, decía Alejandra. Los guerrilleros disfrutaron las noches. Sobre todo el jueves cuando se cantaron las canciones de Julián Conrado, uno de los cantantes míticos de las músicas farcianas, género guerrillero: “Es una especie de Silvio Rodríguez de la guerrilla”, decía el guerrillero Wellinton, que se animó a entonar una de sus letras favoritas

Tabúes

El comandante Robinson del bloque Oriental Sur era de los tímidos. Un rostro serio y tranquilo. Moreno de sol. 34 años que parecían 50. No por su físico, pero sí por su discurso, por lo vivido. Decía que estaba contento con los Acuerdos de Paz, pero matizaba: “No estamos negociando, estamos dialogando. Nosotros no negociamos”. Le parecía importante dejar las armas porque ellos siempre han sido “políticos antes que militares”, pero explicaba que las armas les sirvieron “para ser respetados”. Tiene tres hijos y cuando tomó la decisión de irse a la guerrilla tenían 2, 3 y 5 años: “No me arrepiento. Lucho por un bien común, para que los campesinos no pasen hambre, para que tengan viviendas, tierras, educación. Todo lo hemos hecho por creer en una sociedad más justa. Esa siempre ha sido mi prioridad”.

El ejército empezó a acosarnos y no podían hacerlo por lo del proceso de paz, pero entraron. La orden fue disparar

Por eso no tiene inconveniente en hablar de las personas que ha matado. “Era parte de una guerra, muere gente de todos los bandos. Sólo pido perdón por los civiles que no tenían que ver en eso. Lo demás es guerra”. Su primer disparo lo dio porque “estaban llenando de plomo” a un compañero. “Me puse muy nervioso, uno tiene miedo pero hay que sobrevivir. Después ya es algo normal”. El último disparo lo dio hace tan sólo siete meses, a diez kilómetros del campamento donde estamos: “El ejército empezó a acosarnos y no podían hacerlo por lo del proceso de paz, pero igual entraron. La orden fue disparar”. Espera no tener que hacerlo más y confía en los garantes internacionales para que “todo se cumpla” y puedan empezar la vida política: “Si no nos matan, las cosas irán bien”, dice en alusión a la matanza de militantes y dirigentes del partido de la Unión Patriótica, posterior al acuerdo entre las FARC y el gobierno en 1984.

A Robinson le cuesta hablar de su futuro, de las cosas que añora después de haber estado 16 años en la selva, saliendo cada cinco días del lugar para “no darle papaya al enemigo”. Cada vez que se le pregunta por sus hijos, responde sobre el partido. Si se le pregunta a qué se dedicará, qué quiere hacer con su nueva vida, vuelve al futuro partido.

Guerrilleros de las FARC asisten a uno de los conciertos de la X Conferencia / A. M.

Guerrilleros de las FARC asisten a uno de los conciertos de la X Conferencia / A. M.

Lo mismo sucede con otros guerrilleros. Camila López de 27 años, lleva 14 en las FARC y  no sabe dónde están sus padres porque huyó de la persecucion de los paramilitares. Cuando se firmen los Acuerdos de Paz tampoco sabe si los buscará porque las FARC ya son su “familia”. Su futuro también depende del partido. “Me gustaría estudiar comunicación, pero me colocaré a disposición de lo que me digan los altos mandos”. Augusto tiene 32 años y entró con 14. No echa nada de menos: “Siempre me han cuidado bien, he podido estudiar, comer, y luchar por nuestro pueblo, no me interesa nada nuevo”. Piensa en estudiar mecánica, pero está a la espera de lo que le diga, una vez más, el partido.

Aquí todos somos hermanos, pero es cierto que hay hermanos con los que uno se lleva mejor

A pesar de ser un tema incómodo, las familias se hicieron presentes estos días en las sabanas del Yarí. El sábado llegó Judith, la primera de las madres de guerrilleros que comenzaron a aparecer por la Conferencia para preguntar por el paradero de sus hijos. Las que conseguían encontrarlos se unían al campamento.  Otras se iban desconsoladas: “No están todos los guerrilleros aquí, puede que no hayan fallecido”, les explicaba Alejandra.

La otra familia, la de la guerrilla, también se reencontró. El comandante Robinson, que hasta ahora no había sonreído, ni mostrado ninguna emoción, soltó una carcajada al contar algo que le acababa de suceder: “Acabo de ver a un compañero que daba por muerto. Le lloré mucho y ahora me lo encuentro”. Para explicar la emotividad, dice: “Aquí todos somos hermanos, pero es cierto que hay hermanos con los que uno se lleva mejor”.

Cocina del campamento. / A. M.

Cocina del campamento. / A. M.

La conferencia acabó en celebración en medio de la mayor tormenta de la semana. La lluvia no evitó que la guerrillerada se fuera a bailar frente al escenario. Fue el primer día que se los vio festejando. “Vamos a ser un partido político. La lucha continúa”, se felicitaba Nelson Rodríguez con tres décadas de guerrilla sobre sus espaldas.

De vuelta a San Vicente del Caguán —todavía zona de guerrilla—, los campesinos estaban inconformes: “En estos acuerdos no nos han llamado para hablar. Nosotros somos las verdaderas víctimas. ¿Ahora quién nos va a defender del Gobierno?”. En las ciudades, como Bogotá y en Cartagena de Indias, la inconformidad se debe a otros motivos: “¿Por qué les van a dar tantas cosas a los guerrilleros? Es una paz demasiado cara”, criticaba un aparcacoches que perdió su familia asesinada por las FARC.

En el camino entre la sabana del Yari y Cartagena, en las carreteras del interior de Colombia, los tanques cada pocos kilómetros y los militares armados continúan mostrando la misma fotografía de los últimos cincuenta años: la de un país aún en guerra.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí