1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

François Ruffin / Periodista y cineasta

“La gente necesita que le indiquemos que puede haber soluciones”

Entrevista con el director de ‘¡Gracias Jefe!’, la comedia social que ha triunfado en Francia y que ahora llega a los cines españoles. CTXT colabora en el preestreno

François Ralle Andreoli 2/11/2016

<p>El cineasta François Ruffin, en una fotografía promocional.</p>

El cineasta François Ruffin, en una fotografía promocional.

Stéphane Burlot

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

La gente que participó en el 15M intentó traerla a Madrid y Barcelona en mayo pasado para el quinto aniversario del movimiento. Pero ha habido que esperar unos meses más. Esta semana se estrena en cines españoles. El preestreno, con la colaboración de CTXT, será el jueves 3 de noviembre en el Instituto Francés, a las 20h. ¡Gracias Jefe!, una comedia social del periodista François Ruffin (Calais, 1975) que ha conseguido poner en jaque al hombre más rico de Francia, Bernard Arnault, y asustar al Gobierno de Hollande y Valls. Sus proyecciones al aire libre en las manifestaciones contra la reforma laboral de esta primavera, que lanzaron el movimiento #NuitDebout en las plazas de Francia.

Ruffin y su pequeño periódico independiente Fakir han producido este documental cómico, que ya han visto más de 500.000 espectadores en menos de seis meses. En Francia, hay una larga tradición cinematográfica social dedicada al mundo del trabajo, desde el Frente Popular hasta Mayo del 68, como el documental cooperativo Classe de lutte, de Chris Marker y Godard. Pero Ruffin se inspira más bien en el cine de Michael Moore y en sus trampas tendidas a los capitanes de la industria de General Motors o Nike. Como en el teatro de Molière, busca las  risas y darle un gran zasca a la resignación. Su película se ha convertido en el emblema del "sí se puede" francés. 

Desde el norte industrial de Francia, donde vive, Ruffin lleva toda la vida observando cómo cierran las empresas y aumentan tanto el paro y la miseria como los resultados del Front National (¡hasta un 42% en las últimas elecciones en su región, Nord Pas de Calais Picardie!). “No podía soportarlo ni esperar a que la izquierda no gubernamental saliese de sus contradicciones y su caos”, dice Ruffin, que pidió ayuda a una sindicalista y a una familia, los Klur, a punto de ser desahuciada después de haber perdido su trabajo en una empresa de Bernard Arnault, el presidente del holding del lujo Louis Vuitton (LVMH). Ruffin y los Klur montan una genial artimaña para engañar a Arnault, el hombre más rico de Francia, que acababa de instalarse en Bélgica para pagar menos impuestos. Así empieza !Gracias Jefe!,una ventana de risas y lágrimas sobre el sufrimiento y la resistencia, al norte de los Pirineos. CTXT ha charlado con su autor antes del estreno en España.

Muchos hablarán de ¡Gracias Jefe! como la película que dio pie al 15M francés, Nuit Debout. Pero en realidad lo que impactará al público español es el nivel de crisis en el que están confinados una parte de los franceses, sobre todo, en el norte. La familia Klur es un símbolo de esa Francia que va mal...

Por supuesto. La película puede leerse sobre la base de una serie de arquetipos. La familia Klur es la encarnación de una Francia popular. Yo, la de la pequeña burguesía. Y Bernard Arnault, la de la oligarquía. Solo la alianza de las dos primeras permite hacerle cosquillas o molestar a la oligarquía. Puede verse a los personajes como arquetipos.

Usted juega con la distancia existente entre el champán de las asambleas de los accionistas de Louis Vuitton (LVMH) y la tostada con queso fresco como plato único de la comida de Navidad en el hogar de los Klur. ¿Es una película chaplinesca sobre la “violencia de los ricos”, tal y como la definen los sociólogos Pinçon Charlot?

Es evidente que si uno solo muestra la pobreza, no muestra qué es la violencia, porque esta aparece como una especie de fatalidad que no proviene de ningún lugar. Mientras que si trabajamos con yuxtaposiciones entre dos universos sociales completamente diferentes, ahí surge la injusticia.

Solo la alianza de la Francia popular y de la pequeña burguesía permite hacerle cosquillas o molestar a la oligarquía

Si mostramos lo que los pobres consideran normal y lo que consideran los ricos, cada uno está encerrado en su universo. Pero si los ponemos al lado uno de otro y si además mostramos que hay una relación de causalidad, ahí surge de manera bastante escandalosa la injusticia. Lo más fuerte de esta película es que se nos enseña la mirada que tienen los ricos sobre el resto de los  franceses.

En la historia del cine social francés hay una gran tradición de documentales sociales, pero ¡Gracias, jefe! representa un hito porque elige la comedia. No es una película “de festivales”, sino una película que busca ser popular. 

Sí, de entrada, yo he estado sumergido en este universo social desde los 16 o 17 años, cuando monté Fakir, un diario de investigaciones sociales en la región de Picardía. He estado en el corazón de esta debacle industrial. He conocido a gente como los Klur todos los años. La semana pasada, por ejemplo, cerró otra empresa más en esta zona, una empresa de deshuesado de carne, 94 trabajadores con unos rostros que dan pena en un parking, en un pueblucho del campo picardés. Sabemos que hay un montón de películas sociales, películas sobre los obreros de Peugeot, sobre Michelin... Se trataba de ver cómo hacer, una vez más, una película sobre la debacle industrial y sobre lo mal que va Francia y al mismo tiempo que la gente tuviese ganas de verla. Si no se cambiaba el tema, había que cambiar completamente la forma. En el fondo no sé si es una película de festivales, pero la forma está muy reflexionada y extremadamente trabajada con una voluntad de ser popular, puesto que se trataba de mostrar la situación real. Había que conseguir que uno tuviese el sentimiento de verlo por primera vez, aunque, en realidad, el fondo del guión es la globalización que existe desde hace 30 años. La forma tenía que enganchar a todo el mundo. Quería hacer un Bienvenidos al norte, pero de izquierdas, o un Borat que hubiese leído El Capital. 

Un cóctel divertido que ha funcionado, si pensamos en el éxito de público que ha tenido en espacios muy dispares (zonas rurales, barrios acomodados de París, zonas industriales afectadas por la deslocalización…). Se trata además de una alianza de pequeños: un periodista independiente, un sindicalista, personas afectadas por la crisis, que hacen tambalearse a un tótem del capitalismo francés.

Sí, es un cóctel con mucho humor y, además, con una victoria. Se trata de una artimaña: es como El golpe, con Paul Newman, en versión lucha de clases o ‘lujo de clases’, si se piensa en el grupo LVMH.  No se puede comprender el éxito de la película tanto en las salas como fuera si no entendemos la energía que da al espectador ser parte de una artimaña y de una victoria. Con esa lección política del enviado especial de Bernard Arnault, un antiguo comisario de los servicios de información, que nos dice que los débiles somos, a veces, más fuertes de lo que pensamos y que los poderosos son, a veces, más débiles de lo que creemos. Esto es lo que ha dado un soplo de energía a la gente, no solo durante la proyección, también después.

¿Ese soplo de energía se debe a la elección de una herramienta como una película, a pesar de que usted ha hecho radio y prensa escrita antes? En España, en el 15M y en la nueva izquierda se habla a menudo de que la batalla cultural y política pasa, sobre todo, por lo audiovisual. ¿Es el éxito de ¡Gracias, jefe! una prueba de esto?

Si la izquierda francesa quiere estar a la altura de la situación histórica, tendría que montar, al igual que Jaurès fundó el periódico L’Humanité a principios del siglo XX, una televisión de izquierda

Por supuesto. Estaba convencido de esto incluso antes de que se estrenase. Y, sin embargo, sigo siendo un producto de lo escrito, soy un gran lector y amo la literatura, pero estoy completamente convencido de que el medio más popular hoy en día, y desde hace 20 años, es el audiovisual. La imagen en Internet, en las películas, en televisión. No tengo ninguna duda sobre esto. Sé que esto se ha hecho en España, pero si la izquierda francesa quiere estar a la altura de la situación histórica, tendría que montar, al igual que Jaurès fundó el periódico L’Humanité a principios del siglo XX, una televisión de izquierda. Pero que no sea un rollo aburrido. Esa es la cuestión, cómo ser militante sin ser un tostón.

¿La izquierda francesa, y europea, no gubernamental debería saber adaptarse mejor a la situación? Pareciera que hay signos favorables, el movimiento Nuit Debout, las movilizaciones contra la reforma laboral, su película...

Francia estuvo un paso por delante de España, en este sentido, con la creación del Frente de Izquierda en 2012, pero se cayó en movidas de politiqueo. No hubiera debido pasar, pero… Con el Frente de Izquierda teníamos la posibilidad de dar una respuesta política, incluso si Francia no estaba en el vórtice de la crisis. España sí estaba en el centro de la tormenta financiera, con altas tasas de paro, por ejemplo. Y su respuesta política, que pasó primero por los indignados en el plano social y luego por Podemos en el terreno de los partidos, tardó un tiempo en emerger. Francia iba un paso por delante antes de estar en el corazón de la tormenta y hoy en día, sin embargo, hemos retrocedido. Nuestra respuesta política aparece como mucho menos clara. Está la candidatura de Mélenchon, pero eso nos lleva a cuestiones partidistas 

¡Gracias, jefe! está en los orígenes de Nuit Debout. Usted ha afirmado que este movimiento era, sobre todo, un encuentro de la juventud intelectual, de los estudiantes. Aun así es reconfortante ver que estos jóvenes son capaces de reaccionar, de indignarse con la suerte de la familia Klur.

No creo que sea tanto la indignación como una energía optimista al saber que se puede ganar. La desesperación no contamina positivamente. Si ¡Gracias, Jefe! ha provocado algo es debido a una especie de onda positiva, de buen karma [ríe]. Por desgracia tenemos miles de razones para indignarnos. A veces digo incluso que hoy en día la denuncia es políticamente contraproducente. Todo el mundo sabe que hay empresas que deslocalizan. Todo el mundo sabe que los ricos guardan su dinero en paraísos fiscales. Todo el mundo sabe que las manzanas están contaminadas con pesticidas. Pero, al final, la acumulación de todos estos hechos nos hunde en la resignación, nos decimos que es un desastre total, que, de todas maneras, no podremos cambiar nada. Hace falta más bien arrastrar a la gente hacia un atisbo de solución. La gente necesita que le indiquemos que puede haber soluciones, no que denunciemos todo el tiempo los problemas.

Me quedo con que esa primavera pasó algo de izquierdas. Y más si tenemos en cuenta la tristeza en la que estábamos instalados, con los resultados del Frente Nacional en las últimas elecciones

De ese chute de energía positiva que fue Nuit Debout, ¿con qué se queda? ¿Por qué se disolvió?

Me quedo con que esa primavera pasó algo de izquierdas. Y más si tenemos en cuenta la tristeza en la que estábamos instalados, con los resultados del Frente Nacional en las últimas elecciones, con el estado de emergencia, con el Partido Socialista que llevaba a cabo una política de derechas. Estábamos hundidos en tal melancolía que fue como un balón de oxígeno. Yo sabía, por ejemplo, que ¡Gracias, Jefe! funcionaría, estaba convencido, porque me decía a mí mismo que si en un desierto de tristeza proponíamos un oasis de alegría, la gente iría a calmar su sed. No solo fue Nuit Debout, también otras cosas que en España no se conocieron. Había un colectivo de videastas, #Onveutmieuxqueça (Valemos más que eso), la manifestación del 9 de marzo contra la reforma laboral que no había sido convocada por los sindicatos, y un movimiento de huelga muy fuerte en varios sectores importantes. Hubo muchas cosas importantes que pasaron en la izquierda. Esa primavera al menos nos divertimos, llevaban tiempo jodiéndonos. Al menos, divertirse [se ríe]. 

¿Y cuál es su visión del movimiento?

Yo estaba en medio de todo el tinglado y desde el principio tuve una visión muy crítica de Nuit Debout. No soy necesariamente un admirador de los indignados, es una experiencia política entre otras. También soy heredero del Frente Popular, de la Revolución Francesa. Lo mezclo todo. En este caso me parecía que había una especie de admiración, de reverencia permanente, hacia el modelo español, lo que provocaba que estuviéramos en un trasunto de imitación. Y cuando se imita, es que algo no funciona. Vi una especie de burocracia democrática, incapaz de tomar decisiones. Vi  falta de relación con el movimiento sindical, cuando esta unión parecía necesaria si se quería ganar la batalla contra la reforma laboral. Además, en Nuit Debout no estaban representadas personas como los Klur. Había una Francia invisible que lo seguía siendo dentro del movimiento. Me da la impresión de que el 15M fue más amplio. En Madrid y Barcelona se llegó a una masa crítica. En París, no. Pero que haya habido limitaciones no significa que tengamos que olvidar que algo pasó. Nunca salté de mi silla como un loco pensando que Nuit Debout era la solución, pero sí creo que puso semillas para otras cosas.

Más allá de la película, ¿habrá también un final feliz?

Sí. Lo que le llega a la gente de la película es la posibilidad de recuperar el poder sobre su vida. Los Klur lo han perdido por completo: están a punto de desplomarse económicamente, van a desahuciarlos, y psicológicamente, no tienen nada para comer. Todo eso podemos sentirlo en la película, pero también vemos que, además de torcerle el brazo al hombre más rico de Francia, en ese proceso vuelven a ser protagonistas de sus vidas. Mi película es una parábola. No hay lecciones. Todo pasa por las emociones. En la izquierda, cargada de diplomas y de carreras, vamos directos a la teoría sin pasar por los afectos. Pero estos tienen un papel político. Si queremos que la gente se movilice, no puede ser solo mediante cuestiones abstractas, también son necesarias caras, voces. Puede que la gente tenga más ganas de movilizarse por los Klur que contra la precariedad en general. El enemigo de los Klur no es el extranjero, sino el hombre más rico de Francia. Se señala claramente al enemigo. Se muestra cómo combatirlo, cómo hacer que nos tenga miedo. Todo esto da confianza y, además, lo hace entre risas y lágrimas.

Tal vez el estreno de ¡Gracias, Jefe! sirva a los españoles, que tienen que hacer frente a un nuevo Gobierno de Rajoy, para recuperar el entusiasmo.

Solo espero que les dé mucha energía como pasó con los franceses. Yo hago un periódico todos los días y a veces dudo de su utilidad. Sin embargo, me he encontrado con miles de personas revigorizadas tras ver la película. No tengo ninguna duda sobre su utilidad social [ríe]. 

-------------------------------------------------

Traducción de Amanda Andrades.

Las entradas para el preestreno pueden adquirirse en la página web del Instituto Francés.

Autor >

François Ralle Andreoli

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gekokujo

    “La gente necesita que le indiquemos que puede haber soluciones” El problema es que en general hay poca o nula voluntad para encontrarlas.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí