1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

YOLANDA DOMÍNGUEZ / ARTISTA VISUAL

“El cuerpo es un territorio que tenemos que reconquistar las mujeres”

Diana Fernández Romero 9/11/2016

<p>Retrato de la artista visual Yolanda Domínguez.</p>

Retrato de la artista visual Yolanda Domínguez.

Y. D.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

_____________

Utilizar el arte como herramienta social y como campo de acción. Preguntar, desconcertar, lograr que la gente viva experiencias. Lanzar un proyecto sin saber dónde acabará. La artista visual Yolanda Domínguez (Madrid, 1977) incide en lo simbólico para mover, para transformar, para experimentar e interactuar. En el centro de su obra está el cuerpo femenino, que utiliza como un lienzo para exponerse y dejar que pasen cosas. En sus proyectos colectivos vemos cuerpos que se performan para denunciar cómo los medios y la publicidad abusan de los cuerpos femeninos inertes, objetualizados, pensados y expuestos para la mirada masculina. Yolanda Domínguez propone subvertir, hacer la contra a través del lenguaje de aquello que denuncia, con humor y con ironía. Apela a las mujeres a tomar las riendas de la representación, a generar un imaginario más diverso, más equilibrado, en el que demostremos que no solo somos cuerpo, sino mucho más. 

Viendo su obra, da la sensación de que acude a las técnicas de la cultura popular. ¿Cree que funciona? ¿Por qué lo hace?

Creo que desde el feminismo también tenemos que hacer ese esfuerzo de utilizar lenguajes para llegar a las personas a las que queremos hacer ver lo que nosotras ya vemos. Si yo critico los mass media creo que tengo que utilizar su mismo lenguaje y además aparecer en ellos. Mucha gente no lo entiende. Por ejemplo, me hacen una entrevista para Yo Dona, o para una revista de mujeres en la que salimos hipermaquilladas, vestidas, retocadas… Para mí es una manera de poder lanzar un mensaje desde ese medio, ofrecer una voz diferente, por eso creo que es importante estar ahí. Considero que hay que pensar en las fórmulas para llegar a la gente joven, a las personas que no van a una galería, a quienes no van a un congreso de feminismo, a la gente que escucha la palabra feminismo y mira para otro lado.

¿Tiene para usted la misma importancia el proceso que el resultado?

Es que nunca sé lo que va a pasar. No tengo ningún tipo de control sobre el resultado de mis proyectos. Hay veces que pongo en marcha iniciativas, como la de la camiseta de los Sanfermines (con el lema No tocar, no matar, no violar. Este cuerpo es mío y de nadie más), que era una iniciativa personal y no me planteaba que nadie pudiera querer la camiseta. El proceso también es importantísimo, porque es el que generan las personas, y en él aprendo muchas cosas. Para mí también es una manera de ver qué pasa, de conocer gente, de sorprenderme.

Plantea la importancia de la obra colectiva, que trasciende de lo que es su propuesta

Sí, me interesa y me emociona mucho la creación y la experiencia colectiva. Y respeto a quienes cuentan con proceso creativo más íntimo, y disfrutan en una sala, en  estar en silencio y con un foco. Pero a mí no me emociona esa propuesta. Y desde que empecé a hacer cosas en el espacio público y vi que eso era un proceso abierto, que podía tener muchos finales diferentes, que la gente hiciera suyos, me pareció muy emocionante. Que algo mío cambie, mute, y que en manos de otra persona que también es creativa, y que también tiene talento, genere otra cosa diferente. Creo que el momento que estamos viviendo favorece mucho que ocurran esas cosas. Vemos una noticia y ya no nos conformamos con leerla, sino que además generamos nuestra propia opinión o nuestra versión, o generamos un meme. Es esa energía que hay ahí la que me parece muy interesante.

Si critico los mass media tengo que utilizar su mismo lenguaje y aparecer en ellos

El cuerpo femenino es un eje fundamental de su obra. ¿Tiene algo que ver con Femen? ¿Se identifica con esta expresión política?

El cuerpo es un territorio que las mujeres tenemos que reconquistar, porque siempre ha pertenecido a otros menos a nosotras. Es un cuerpo construido por y para los demás, por la mirada masculina, que tiene mucha relación con el imaginario de la mujer que ha sido construido por hombres a través de la historia del arte. Los trabajos de las primeras artistas feministas de los 70 reivindican el uso del cuerpo de la mujer para cosas que no tienen nada que ver con el cuerpo para seducir a los demás o el cuerpo dedicado a la maternidad. Creo que esa es precisamente la estrategia que sigue Femen. Ellas utilizan el desnudo pero para lanzar un mensaje completamente diferente. Es un desnudo subversivo, combativo, y me parece totalmente lícita su estrategia. Cada una utilizamos tácticas distintas, yo utilizo los mass media para lanzar un mensaje diferente y ellas usan este soporte utilizado por hombres durante muchos años para lanzar su propio mensaje. Y en ese sentido las apoyo totalmente.

Para luchar contra el anteproyecto de ley del aborto de Gallardón, acudió al Registro Mercantil para solicitar la titularidad sobre un bien muy particular: el cuerpo. 

Esta iniciativa trataba, de una manera irónica, de devolver lo que nos han dado. El mensaje era: ya que nos tratáis como un objeto sobre el que deciden otros, voy a ir solicitar que soy un objeto de mi propiedad, yo decido sobre mí misma. Obviamente, lo que esperábamos es que nos dijeran que no, y así fue. Cada registrador nos contestaba de una manera diferente, pero el mensaje era que con el cuerpo de la mujer no se puede comerciar, lo cual es irónico, porque constantemente se comercia con el cuerpo de las mujeres, y mucho más ahora con el tema de la gestación subrogada, que nos convierte otra vez en un objeto. Para mí esta fue una de las acciones más emocionantes que he hecho porque no esperaba tantísima participación. Los grupos de mujeres se autogestionaban, yo al final me enteraba de lo que pasaba por las noticias y realmente fue una acción que trascendió a lo artístico y fue asumida por lo social.

También el proyecto I´m not just a body buscó el impacto y la ironía para hablar de la objetualización del cuerpo. Una suerte de subvertising o contrapublicidad.

Este proyecto conecta con la filosofía de Femen. Voy a utilizar mi cuerpo como soporte publicitario para lanzar ese mensaje de que no soy solo un cuerpo. Cuando doy alguna conferencia o un taller me preguntan reiteradamente si las mujeres no somos cuerpos. No es ese el mensaje: sí somos cuerpos pero no solo somos cuerpos. Somos otras muchas cosas: personalidad, profesión, intelecto y muchas cosas más. Y estas otras dimensiones nunca aparecen representadas en los medios. La única parte que se representa de las mujeres en los medios o la mayoritaria es el cuerpo. Eso es lo que yo reclamaba, y utilicé el soporte publicitario del cuerpo para lanzar ese contramensaje.

Ha querido visibilizar la violencia de la mirada que se ejerce en la publicidad. ¿No es ingenuo pensar que los anunciantes querrán o podrán cambiar su perspectiva?

Yo creo que los anunciantes están pendientes de lo que quieren las personas y los que tenemos la sartén por el mango somos los consumidores. Creo que en el momento que estamos viviendo ahora donde tenemos acceso a redes y una voz con la que nos podemos expresar, ellos están pendientes de lo que nosotros decimos, de lo que queremos. No es nada ingenuo. De hecho, ya está teniendo resultados. Cuando lancé el proyecto para denunciar la publicidad de Multiópticas Accesibles y accesorias, este se acabó retirando, se cambió de agencia y el anuncio que han hecho ahora es totalmente diferente. Entonces, es obvio que los que tenemos que manifestarnos y hacer cosas somos nosotros, tenemos que creernos que tenemos ese poder. Estoy segura de que cuando hicimos lo de Multiópticas hubo muchas marcas que tomaron nota. 

Las mujeres somos muchas cosas: personalidad, profesión, intelecto. Y estas dimensiones nunca aparecen representadas en los medios

Niños versus moda muestra a niños y niñas de 8 años que describen campañas de moda. ¿Por qué las marcas apoyan mensajes basados en estereotipos?

La violencia, el sexo, el poder, son estrategias muy utilizadas por el marketing y la publicidad. Hay un incremento de la violencia cada vez mayor en las imágenes que consumimos de la publicidad y de la moda y el gran problema es que nos empieza a pasar desapercibida. Debemos, ante ello, por supuesto denunciarlo, quejarnos. Manifestarnos al respecto y también que haya mujeres que empiecen a representarse a sí mismas de una manera diferente. La imagen es poder y quien genera la imagen tiene el poder de hacer visible algo, de hacer invisible aquello que no representa, y de atribuir determinadas características a lo representado. Cuando las mujeres tengamos este poder igual la cosa empieza a cambiar. Es el momento de que las mujeres dejemos de ser musas y dejemos de ser la parte pasiva de la representación, y empecemos a ser activas y a generar un imaginario más diverso, más equilibrado, que tenga diversidad de voces.

En Esclavas diseña prendas que exhiben el cuerpo femenino a través del burka. ¿Son las mujeres que se cubren con él igual de esclavas que las que llevan un bikini?

Esclavasseñala la presión de la mirada masculina sobre el cuerpo de las mujeres, en algunas culturas se nos obliga a ocultarlo y en otras se impone exhibirlo, como es el caso de los medios de comunicación en la cultura occidental. No se trata del bikini de ir a la playa sino de las mujeres cosificadas en los medios cuya única función es seducir con su cuerpo. El hecho de que haya, por ejemplo, mujeres periodistas que no son contratadas por no cumplir un determinado canon físico y a las que, además de ser grandes profesionales, se les exige vestir de determinada manera también es una forma de limitar nuestra libertad. Son distintas maneras de opresión con distintas consecuencias, pero comparten raíz.*

Otra de sus intervenciones, relacionada con el mundo de la moda, es Poses. Una crítica a las mujeres enfermizas, sumisas, extremadamente delgadas de los anuncios.

Me llamó la atención que muchos medios y revistas que se dedican a la moda lo publicaran. Yo les preguntaba por qué, y me decían que eran conscientes de esa realidad, pero les pagaban marcas y no podían trabajar contra quienes les financiaban. Pero si lo hacía una artista, le podían dar esa voz y alojar ese discurso. De hecho, el vídeo de Poses estuvo varias semanas en el ranking de los 10 vídeos de moda del mundo, donde mi crítica estaba conviviendo con los vídeos de las marcas a las que yo estaba criticando, y eso es muy interesante.

Ha entrevistado a la directora de cine porno Erika Lust. ¿Hay una representación contrahegemónica por el hecho de que, como ella dice, haya mujeres detrás de la cámara grabando porno?

Sí, pero no solamente porque la mujer esté detrás de la cámara la representación será diferente. Esa directora debe ser una mujer reflexiva, capaz de no contar las cosas desde la mirada aprendida, que es una mirada masculina.

Los anunciantes están pendientes de lo que quieren las personas y los que tenemos la sartén por el mango somos los consumidores

¿Qué opinión le merece el feminismo de Beyoncé?

Muchas veces el feminismo también es utilizado como marketing, porque parece que ahora está de moda. Y creo que Beyoncé tiene cosas acertadas y otras que me gustan menos. Dentro de que ayude a que el feminismo sea algo que no tenga tanto tabú o que no sea tan castigado o que se normalice, ahora hay que revisar qué feminismo está proponiendo. Porque al final sigue siendo la mujer valorada por el cuerpo, por ser explosiva, por ser deseada.

¿Hasta qué punto es importante la viralidad de los proyectos artísticos como los que usted concibe?

El hecho de que algo se haga viral o no es algo que yo no controle. Sucede o no sucede y eso lo deciden las personas a las que les interesa el proyecto. Pero es algo que no decides tú. Obviamente, como artista mi objetivo es que el proyecto llegue al mayor número de personas, pero no creo que se deba medir la calidad de un proyecto en el baremo de la viralidad.

¿Qué papel cumple la tecnología en su obra? ¿Se considera ciberfeminista?

Por supuesto. Las redes son mi herramienta fundamental. De todas las cosas que me pasan, te diría que nueve de cada diez suceden por estar en las redes, en Internet. Me comunico con las personas a través de las redes sociales cuando lanzo campañas, recibo todos los días dos o tres mensajes de personas que me proponen temas o que me mandan contenidos de anuncios. Para mí, es el medio.

-----------------

*La entrevistada ha pedido matizar esa repuesta a fecha 27 de agosto de 2021. 

_____________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diana Fernández Romero

Periodista, docente universitaria e investigadora. Su tesis doctoral es Premio Extraordinario por la Universidad Complutense de Madrid y Premio Nacional por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Autora de textos que abordan la comunicación, el género, la violencia machista o el ciberfeminismo.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí