1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Renta Básica y Empleo Garantizado: Un Diálogo sobre el No Poder

Un sistema de RBU podría coexistir perfectamente con ideas tomadas del ingreso de participación y del EG. ¿No será mejor concentrarse en cómo aunar esfuerzos?

Luis Fernando Medina Sierra 18/01/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

_____________

Lugar: Un bar de Madrid.

La escena: Felipe de Leuwen está sentado con unos amigos en torno a una mesa cuando entra otro grupo con Randalio de Saint Louis a la cabeza. 

Felipe de Luewen: ¡Mi estimado Randalio! ¡Qué alegría verte! No sabía que estuvieras en Madrid. ¿Les parece si juntamos mesas y nos tomamos unos vinos?

Randalio de Saint Louis: Gracias. No esperaba encontrarte aquí. Tampoco sabía que estuvieras en Madrid. Tampoco pensé que te alegraras de verme. Pero, bien, juntemos mesas. (Piden unas botellas de vino.)

FdL: ¿Por qué crees que no me iba a alegrar? Siempre he pensado que somos aliados. Discrepamos en algunos puntos, yo defendiendo la Renta Básica Universal (RBU) y tú el Empleo Garantizado (EG), pero me parece que en el fondo queremos las mismas cosas. Yo quiero que todo ciudadano reciba una asignación de dinero, lo más cercana posible al nivel de subsistencia, sin condiciones de ningún tipo. Tú en cambio quieres que el Estado le ofrezca a todo desempleado un contrato de trabajo que paga el salario mínimo. ¿No te parece?

RdSL: No sé... Te veo muy rodeado de neoliberales, políticos de derecha, empresarios...

FdL: Vamos, Randalio. No es culpa mía que la RBU le guste a gente como Milton Friedman o a otros libertarios de derecha. Yo no me aguanto a un conservador como Charles Murray, pero tampoco puedo renunciar a mis ideas en el momento en que él quiera apoyarlas. A ti y a mí nos gusta el sufragio universal, ¿verdad? Pues a muchos neoliberales les gusta también y no por eso nos vamos a oponer a él. Eso no quiere decir que no sigamos luchando por otras causas. Simplemente tomamos las victorias que encontramos mientras nos llegan las otras.

Yo quiero que todo ciudadano reciba una asignación de dinero, lo más cercana posible al nivel de subsistencia, sin condiciones de ningún tipo

RdSL: Ese tipo de oportunismo no lleva a nada bueno. A la larga, las fuerzas conservadoras terminan por oponerse. La RBU le hace demasiadas concesiones al paradigma dominante. El EG es mucho más revolucionario y emancipador.

FdL: Eso no lo entiendo. ¿Cuál es la métrica para decidir qué tan revolucionaria es una propuesta? Alguien podría decir que es lo contrario, que la RBU es más revolucionaria. Por ejemplo, hay quienes creemos que la RBU rompe con todas las concepciones de justicia y reciprocidad de la sociedad moderna y que eso es muy, pero muy revolucionario. Y además, el mejor ejemplo del EG fue la WPA de Roosevelt (¡oye, que a mí me gustaba!) y fíjate que Roosevelt no es que haya sido exactamente un revolucionario. 

RdSL: ¿Y qué me dices de Speenhamland? ¿No fue eso algo muy parecido a la RBU? Y tampoco fue nada revolucionario.

FdL: ¡Por eso! No tiene sentido esa discusión porque 1. no tenemos un criterio muy claro de qué es revolucionario y 2. tampoco está claro que "más revolucionario" sea igual a "mejor." Si así fuera, y en este momento entrara a este bar el fantasma de Pol Pot a decirnos que lo verdaderamente revolucionario es la evacuación de las ciudades y los comedores comunales para todos, ¿qué le diríamos?

RdSL: Pero no me negarás que la RBU deja intacta la lógica del trabajo que ya existe. En cambio el EG obliga a redefinir radicalmente el papel del trabajo y del Estado. 

FdL: No estoy seguro de eso. A veces me parece lo contrario, que el EG se aferra demasiado a las categorías vigentes sobre trabajo y empleo y sobre la relación entre el sector público y el mercado.

RdSL: Eso no lo entiendo. Tendrías que explicármelo.

FdL: Vamos por partes, ¿qué es un empleo? Es un contrato entre dos partes, un empleador y un empleado, donde el primero se compromete a pagarle al segundo (y ofrecerle, cuando las cosas van bien, ciertas condiciones dignas y ciertos derechos) a cambio de que el segundo haga algo que el primero considere útil.¿Estamos de acuerdo?

RdSL: Sí.

FdL: Bien. Entonces el EG lo que dice es que el Estado es el responsable de asegurarse de que todo el mundo tenga un empleador, es decir, que todo el mundo encuentre alguien que considere que su trabajo es útil. Y que si en el sector privado no hay nadie dispuesto a hacerlo, el Estado sí. El Estado puede ofrecerle a esa persona un salario y unas condiciones dignas a cambio de cierto trabajo útil. ¿Me equivoco?

RdSL: No. Estamos de acuerdo en esa descripción.

El EG lo que dice es que el Estado es el responsable de asegurarse de que todo el mundo tenga un empleador, es decir, que todo el mundo encuentre alguien que considere que su trabajo es útil

FdL: Pero entonces solo hay dos formas de determinar que alguien está haciendo algo útil: o el sector privado lo considera útil, o lo considera el Estado.

RdSL: Sí. Pero hay muchísimos trabajos útiles que el Estado puede promover. No me vayas a sacar de nuevo la caricatura de que el EG lo que busca es poner a la gente a hacer tareas inútiles.

FdL: No. Es una caricatura injusta. Estoy de acuerdo en que al EG le han hecho críticas absurdas y de mala fe. ¡Como a la RBU!

RdSL: Bien. Entonces, tendrás que aceptar que hay enormes oportunidades de trabajos socialmente benéficos en los que el Estado puede colocar a la gente.

FdL: Esto no es tan fácil. Hay algunos casos obvios. El Estado constantemente está construyendo cosas así que le queda muy fácil generar empleos para albañiles, fontaneros, electricistas, etc. cuando así lo decida. No tengo ningún problema con eso. Pero hay muchos oficios en los que el Estado no tiene ninguna experiencia y que le quedaría muy difícil crear empleos para ellos. Es que los empleos se crean. No aparecen de la nada. Esos contratos de los que hablábamos antes hay que estructurarlos y eso requiere experiencia para que se haga bien. Se necesita infraestructura. Por ejemplo, ¿cuántos diseñadores gráficos necesita el Estado? ¿Podría el Estado generar empleo para todos los diseñadores gráficos que le llegaran si fuera necesario? ¿Ves a aquel joven en la barra que está secando copas para tenerlas listas? ¿Debería el Estado tener bares para que gente como él pueda trabajar allí si se quedan sin empleo? ¿Debería el Estado tener un servicio de cuidar mascotas en caso de que alguien en ese sector se quede sin empleo?

RdSL: Pero es que estás pensando en los términos de los tiempos de Roosevelt. La nueva versión del EG sería una versión mucho más flexible que incorporaría a muchas iniciativas locales, estaría en contacto permanente con la sociedad civil para recibir propuestas y apoyarlas. 

FdL: Está bien. Pero entonces ya te estás acercando más a la idea del "ingreso de participación" de Anthony Atkinson, es decir, un sistema en el que a cualquier persona se le da un dinero casi incondicional, casi una RBU, solo que pide que la persona demuestre que ha participado en alguna actividad socialmente útil. Cualquiera. En una asociación de vecinos, en una cooperativa, en donde sea.

La nueva versión del EG sería mucho más flexible. Estaría en contacto permanente con la sociedad civil para recibir propuestas y apoyarlas 

RdSL: La verdad es que sí. Tengo cierta simpatía por esa idea.

FdL: Yo también. ¿Lo ves? Te he dicho que no tenemos tantas discrepancias como tú crees.

RdSL: No es verdad. Tú quieres simplemente pagarle a todo el mundo una cantidad de dinero fija sin pedir ninguna contraprestación. A ti te da igual que la gente se margine de la vida productiva, que se quede en su casa encerrada sin contribuir a nada. En cambio el EG reconoce que el trabajo da dignidad. 

FdL: El trabajo da dignidad. De acuerdo. Eso ya lo habíamos hablado en otra ocasión y siempre te he dicho que eso no lo discute nadie. No sé por qué te empeñas en repetir ese punto. A mí no es que me dé igual que la gente se margine. Me parece deplorable que lo hagan. Si de mí dependiera, todo el mundo estaría involucrado en maravillosos proyectos vitales de realización individual y colectiva y todas esas cosas. Pero no creo que ni yo ni nadie, ni siquiera el Estado, sea capaz de asegurar que todo el mundo lo haga. Si hay personas que simple y llanamente no quieren hacer nada productivo, si su ideal es quedarse en la casa, no hay nada que podamos hacer para impedirlo.

RdSL: Pero la RBU se desentiende del problema. Y eso es lo que no se debe permitir. Hay que reestructurar la sociedad para que la gente encuentre siempre espacios creativos y productivos donde pueda contribuir.

FdL: Estoy de acuerdo con la meta. Y si quieres decir que la RBU no hace nada para arreglar el problema, casi, repito, casi que te lo puedo conceder. Pero antes de eso, la RBU tampoco cura el cáncer, ni alivia el dolor de espalda, ni garantiza la felicidad en pareja. Hay muchas cosas que la RBU no logra. La pregunta es cuál es mejor mecanismo para abordar esos problemas. Yo no estoy seguro de que el EG logre resolverlos.

RdSL: Dijiste "casi" como indicando que no me ibas a conceder ese punto.

FdL: ¡Ah, sí! Gracias por recordarme. Yo creo que la RBU, como libera a la gente del temor de garantizar su subsistencia, le va a dar la oportunidad de que busque nuevos proyectos. Así que la RBU produciría el tipo de iniciativas de la sociedad civil que tú dices que el EG escucharía.

Yo creo que la RBU, como libera a la gente del temor de garantizar su subsistencia, le va a dar la oportunidad de que busque nuevos proyectos

RdSL: ¡Ah! El famoso mantra del trabajo voluntario. Sí. Ya sé. Los defensores de la RBU siempre le apuestan a que se va a generar toda una avalancha de trabajo voluntario.

FdL: No inmediatamente. En eso tienes razón. Muy seguramente los efectos de la RBU tomarían su tiempo. De hecho, debo confesar que a mí me preocupa que la RBU se estigmatizara. Yo quisiera que la RBU fuera vista por toda la sociedad como un derecho, como algo que cualquier persona digna y productiva puede decidir utilizar y no como una ayuda vergonzante de esas que las familias no se atreven a reconocer que su hijo está utilizando. Esa estigmatización sería grave.

RdSL: ¿Lo ves? En cambio el EG no tiene ese problema.

FdL: No tiene ese problema en el mismo grado. Yo podría imaginarme una sociedad en la que trabajar para los programas del EG sea mal visto. 

RdSL: ¿Por qué? Si al fin y al cabo serían trabajos socialmente útiles.

FdL: La cantidad de trabajos útiles, muy apreciados por la sociedad, muy dignos y respetables que pueda generar el EG dependerá, como ya dijimos antes, de la sociedad civil misma. Ya nos pusimos de acuerdo en que el EG necesita estar escuchando siempre a las comunidades para saber qué es lo que necesitan.

RdSL: Es lo deseable. Sí.

FdL: Bien. Pero entonces reconozcamos que el desempeño de la RBU y del EG depende de cosas que no tienen nada que ver con ninguno de los dos programas, a saber, depende de, por así decirlo, qué tan vivo está el tejido social. Una sociedad en la que las comunidades estén desarticuladas y apáticas va a ser un problema tanto para el EG como para la RBU. No tiene sentido comparar una RBU que opera en unas condiciones adversas con un EG que opera en una magnífica sociedad civil. Hay que comparar los dos programas en las sociedades imperfectas que conocemos.

RdSL: Pero es que el EG sí permite vigorizar la sociedad civil porque está siempre buscando las ideas que vienen de ella.

No tiene sentido comparar una RBU que opera en unas condiciones adversas con un EG que opera en una magnífica sociedad civil

FdL: Pero ¿por qué todo tiene que estar en manos del mismo programa? Yo puedo perfectamente imaginarme una situación en la que tenemos una RBU y, si-mul-tá-nea-mente, una serie de programas de todo tipo para incentivar la formación de cooperativas, organizaciones comunitarias, asociaciones populares, etc, etc, etc. Ya te dije, la RBU no cura el cáncer, pero eso no nos impide financiar institutos de investigación médica que busquen esa cura.

RdSL: Pero es que la RBU está concebida dentro de un discurso neoliberal que no da espacio para nada de lo que tú dices.

FdL: La RBU es un pequeño programa, una pequeña expansión del estado del bienestar. No es más. A mí me parece que puede tener consecuencias radicales, pero eso está por verse. Lo que signifique o no la RBU dependerá de todo el entorno político y social que la rodee. 

RdSL: ¿Y qué clase de políticas pondrías tú en marcha entonces para vigorizar la sociedad civil?

FdL: ¡Qué sé yo! Aquí sentados te puedo mencionar muchas. No tengo ni idea cuáles se podrían implementar. Dependería del sitio y el momento. Por ejemplo, estábamos de acuerdo hace un rato en que a ambos nos genera simpatía la idea del ingreso de participación. Bien. Yo podría pensar en un programa de RBU "híbrido" donde, digamos, se le ofrece a todo el mundo un ingreso incondicional ligeramente por debajo del nivel de subsistencia y se le suplementa con otro ingreso condicionado a que demuestre haber participado en alguna actividad que consideremos socialmente útil. Me gustaría, por ejemplo, que el Estado tuviera una política deliberada de comprarle más cosas al sector cooperativo. Me gustaría por ejemplo que las ciudades tuvieran aún más "presupuestos participativos", etc, etc, etc. Incluso, yo no me opongo a programas de empleo público como los que propones tú. Yo estaría encantado de tener en mi mezcla ideal de políticas ideas como las que animan al principio del EG. Por eso me sorprende la hostilidad que encuentro en algunos de tus amigos. Yo acepto muchas cosas del EG, en cambio ellos están dispuestos a pelear con garras y dientes en contra de la RBU.

RdSL: Porque la RBU se resigna a que todo tiene que seguir como está y busca simplemente arreglar algunas cosas en el margen. Fíjate la actitud que tiene hacia la robotización.

FdL: Te confieso que me tiene un poco sorprendido ese nuevo frente. Pero eso es totalmente accesorio. La RBU es una propuesta que existe desde mucho tiempo antes de que la robotización fuera siquiera una posibilidad. Lo que ocurre es que ahora con los avances en inteligencia artificial hay más gente interesada en la RBU. Yo no. Yo la defendía desde los tiempos en que los ordenadores ni siquiera tenían sistema operacional de ventanas, ni hablar de internet. Por lo demás, creo que tú estás siendo excesivamente optimista, simplista si me lo permites, sobre los posibles logros del EG. Lo presentas como si fuera una enorme revolución cuando en realidad existe el riesgo de que no termine en nada. (Como, te repito, le podría pasar a la RBU. Soy el primero en reconocerlo.)

La RBU es una propuesta que existe desde mucho tiempo antes de que la robotización fuera siquiera una posibilidad

RdSL: Es que la RBU puede ser cooptada por el neoliberalismo. En cambio el EG es totalmente progresista. Por eso genera tanta resistencia. 

FdL: No creas. Yo, por ejemplo, tengo mis dudas sobre el EG pero no porque lo considere demasiado radical. Al contrario, a veces me parece muy tímido. Me parece que deja muchos asuntos sin resolver. 

RdSL: ¿Como cuáles?

FdL: Muchos. El EG está construido sobre la base de que la peor tragedia social, casi que la única, es el desempleo y concentra todas sus energías en él. Pero el desempleo no es lo único. Por ejemplo, hay personas auto-empleadas que están en condiciones muy malas. Están haciendo un trabajo útil para la sociedad pero que a precios de mercado no les da para vivir como se merecen. A esas personas el EG lo único que les dice es: "Dejen lo que están haciendo, afíliense al programa de EG y allí les damos un nuevo trabajo." Pero, ¿por qué? Les gusta su trabajo. Es el que saben hacer, para el que se han preparado. ¿No es mejor simplemente darles un suplemento, vía RBU? También hay personas que, a pesar de que están empleadas en el sector formal, con buenos salarios, también necesitan algo de emancipación. No lo están pasando muy mal, por lo menos no económicamente. No estoy diciendo que nuestro corazón deba sangrar por ellas. Pero de pronto están hastiadas de su trabajo. No logran conciliarlo con su vida familiar. Sus jefes son abusivos. Dejaron de creer en la empresa, en el sector, en fin. Quieren cambiar. Quieren tomarse un tiempo para aprender algo nuevo y empezar otra vez. No quieren tener que renunciar y empezar a trabajar en un empleo público que no les va a dar tiempo de nada. No les vendría mal tener una RBU de la cual echar mano mientras se reinventan. También hay personas que están trabajando en un empleo bueno pero cuya empresa está a punto de reestructurarse. Claro, podrían conseguir un nuevo empleo gracias al EG. Pero están contentas en el que tienen. No quieren cambiar de sitio, de pronto mudarse, conocerle los defectos a un nuevo grupo de colegas. Preferirían quedarse allí. De pronto les vendría bien que pudieran, ojalá con la ayuda de un sindicato fuerte, negociar con su empresa para que la RBU les sirviera como una especie de subsidio de salario por un tiempo. Sí, claro. Habría que estudiar los detalles con calma y legislarlo con cuidado para que no haya abusos. Pero sería un mecanismo flexible para hacerle frente a ciertas recesiones. También hay cooperativas que están empezando. Sus miembros están muy motivados, creen en lo que están haciendo. No necesitan un nuevo empleo. Lo que necesitan es un suplemento, algo que les dé seguridad mientras la cooperativa se estabiliza. Una RBU les daría esa tranquilidad. En fin, podría seguir y seguir con ejemplos. El hecho es que hay muchísimas realidades en el mundo moderno, sobre todo ahora que vivimos en sociedades tan complejas que nadie puede saber exactamente qué es lo que hay. La RBU en ese sentido tiene la suficiente "humildad epistémica" si me permites la expresión, para reconocer que cada persona es la que más sabe cuál es su realidad mientras que el EG me da la impresión de que quiere decir desde arriba qué es lo que la gente necesita: un empleo.

En esas Randalio de Saint Louis se detuvo un momento a pensar su respuesta. Yo aproveché el silencio que se produjo para intervenir, cosa que había sido imposible hasta ese entonces, y dije:

"Felipe, ahora que hablas de "humildad epistémica" déjame aportar otra dosis de humildad. Acabo de ver en mi smartphone que Mariano Rajoy ha sido definitivamente investido como jefe de Gobierno para una nueva legislatura. O sea que nos quedan varios años de gobierno del Partido Popular. Es decir, toda esta discusión que Uds. dos han tenido, una discusión fascinante, hay que decirlo, se refiere a ideas hipotéticas que de momento no tienen ninguna posibilidad de volverse reales. Gústenos o no, en el futuro próximo no hay perspectivas de un gobierno que tenga las mayorías suficientes ni para una RBU, ni para un EG, ni para evacuar las ciudades y ordenar a todos a comer en comedores comunales. Además, gústenos o no, vivimos en una época en la que los cambios políticos no ocurren con la llegada al poder de mayorías arrasadoras. Al contrario, gústenos o no, la ciudadanía ahora quiere, antes de lanzarse a cualquier innovación, aprender sobre ella en el terreno, ver experimentos, evaluarlos, familiarizarse. Y, digámonos la verdad, hasta ahora lo único que hay son unos poquitos experimentos aislados en algunos cuantos sitios de Europa, experimentos que, de todas maneras, no serán totalmente concluyentes. Como si fuera poco, a todo esto hay que sumarle que, como Uds. mismos reconocieron, ni la RBU ni el EG pueden funcionar de una manera que nos deje satisfechos a quienes estamos aquí si no existen también otras experiencias de participación ciudadana, de gestión local, etc, etc, etc. Y todo eso solo se puede construir ganando elecciones locales, construyendo poder en muchos espacios que hoy están abandonados, avanzando poco a poco. Uds. dos han estado hablando como si cada uno de estos planes se fuera a imponer de un día para otro y la verdad es que eso es imposible. Entonces, yo propongo lo siguiente, sobre todo porque ya se está acabando la última botella de vino y nos van a cerrar el bar: en lugar de gastar tantas energías en denunciar al otro como un neoliberal vendido, o un ingenuo, o cualquier otra cosa, ¿por qué no pensamos en las formas de combinar las ideas, los objetivos, los valores de ambas vertientes? Al fin y al cabo, ambos dicen estar en contra del neoliberalismo y ambos entienden que sobre el terreno hay muchas tareas pendientes en las que los dos estarían de acuerdo. Como dijo Felipe, un sistema de RBU podría coexistir perfectamente con ideas tomadas del ingreso de participación y del EG. ¿No será mejor concentrarse en cómo aunar esfuerzos?"

Felipe tomó la palabra y dijo:

FdL: De acuerdo. Yo ya me he mostrado a favor de lo que tú propones. Ahora, ya que nos van a echar del bar, propongo un brindis con lo que queda del vino: ¡Qué muera el capitalismo!...así sea lentamente.


_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Luis Fernando Medina Sierra

Es Investigador del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March. Doctorado en Economía en la Universidad de Stanford. Profesor de ciencia política en las Universidades de Chicago y Virginia (EEUU). Es autor de A Unified Theory of Collective Action and Social Change (University of Michigan Press, 2007) y de El fénix rojo (Catarata, 2014).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Un sueño enorme

    Reparto del Trabajo. No creo que haya que discutir, argumentar tanto en tantos sentidos. Una sociedad solo se sostiene o progresa produciendo eficazmente (sostenibilidad). Eso sólo es posible mediante el trabajo y la tecnología. Obviamente, ese progreso debe alcanzar a todos por igual, luego: RT.

    Hace 4 años 10 meses

  2. Hercules

    A mí también me ha gustado el artículo, están muy bien expuestos los pros y contras de cada propuesta. Pero confieso que sigo prefiriendo el Trabajo Garantizado, porque creo que de verdad sacaría a la luz los problemas de fondo: la acumulación (y expropiación) capitalista y la relación de clases. Porque al garantizar un trabajo y sueldo dignos se acaba con el chantaje fundamental del capitalismo, que nos obliga a vender nuestro trabajo al precio fijado por el propietario (y que perpetúa su acumulación, o sea, su poder de chantaje). Y tendríamos que hablar de (pre)distribución. Porque la tecnología no es el problema, sino que los propietarios se están llevando la parte que no les corresponde. A los ingenieros y demás trabajadores que crean toda esa tecnología se les está privando de su parte correspondiente. Sí, parece que les pagan bien, pero ni de lejos de acuerdo al valor añadido que generan, pues esa plusvalía se la llevan los de siempre. Y así con mil ejemplos más. Es verdad que los neoliberales tratarían de estigmatizar el TG, al igual que hacen con la RBU. Pero si se organiza bien, por supuesto que el Estado es capaz de crear muchísimos empleos verdaderamente útiles para la sociedad. Los que no sois "de ciencias" no os podéis ni imaginar el enorme salto adelante científico que daría la humanidad si se volviera a invertir desde el Estado al nivel que se hizo, por ejemplo, en los 30 años "gloriosos" del 45-75 en EE.UU. Porque aunque ahora la propaganda nos haga creer que los avances tecnológicos son enormes, esto no es así. Científicamente hablando, llevamos décadas estancados, desde que el neoliberalismo impuso que el progreso científico-tecnológico tenía que correr de la mano del sector privado.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Impresionante; como no son capaces de enfrentar las críticas, ¡¡ SE INVENTAN CRITICOS ... que digan lo que les viene bien a los del AUTODEBATE. Que sainete neoliberal. A cargarse los derechos fundamentales. A eso veis los de la nueva polítca de ayer y hoy, de la mano del poder mediático, que es financiero. No, no vais a poder. Los derechos humanos son la seguridad; las rentas a pagar por el Estado corrompido hasta la médula, son la seguridad de nuestra anulación como ciudadanos . Todos dependientes del poder político C O R R U P T O. Propio de la casta; disfrazada, pero casta; partidaria del partidismo mercenario. Y así, los problemas no se solucionan, sólo se enquistan. Vamos a debetir sobre el sexo de los ángeles; mientras el mundo colapsa sobre el peso del expolio neoliberal globalista.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Esteban Cruz

    Me ha gustado mucho el artículo, pero como es tan habitual se lleva el debate a la voluntariedad individual y lo moral, ignorando los aspectos y efectos macroeconómicos que hacen de la RB contraproducente o como algunos economistas MMT señalan, autodestructiva. Justo ahora estaba leyendo "Universal assurances in the public interest: evaluating the economic viability of basic income and job guarantees" (2006) de Pavlina Tcherneva, recomiendo leerlo junto con este artículo para entender las discrepancias entre RBU y TG y que no se abordan en este artículo. Un cordial saludo

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí