1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cloacas y premios literarios

Algo huele a podrido en nuestro sistema literario. Desde hace tanto tiempo, que todos nos hemos acostumbrado, como quienes viven en las cercanías de una fábrica de papel

Constantino Bértolo 25/02/2017

Silvia Sala (Fickr)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Para tratar un tema de permanente actualidad en nuestra cultura, sobre el que habremos de insistir, rescatamos este texto del editor y crítico Constantino Bértolo, publicado en ‘El Estado Mental’ en diciembre de 2012.

 

Creo que fue Paul Feyerabend quien, en Matando el tiempo, nos hizo ver que al fin y al cabo el conflicto principal que se narra en la Ilíada tiene su fundamento y origen en el premio, Briseida, mal concedido a Agamenón, y que Aquiles entiende como un honor injustamente otorgado. Acaso sea ése, en la historia de la literatura, el primer premio manipulado, torticero y dispensado con prevaricación, alevosía y contubernio (contubernio: ‘acuerdo entre varias personas para hacer algo ilícito o perjudicial para otro’; ‘confabulación, connivencia, cohabitación de intereses ilícitos e ilegítimos, conspiración’).

La verdad es que escribir sobre los premios literarios en España a estas alturas de la película tiene algo de repetición aburrida e insoportable. El tema está bastante manido y aparece y reaparece con la misma rutina periodística con que Rosa Montero (premio Primavera 1997) escribe sobre la ceremonia del Toro de la Vega. Corre el escriba que en tal materia gasta tinta el alto riesgo de convertirse en molesto aguafiestas, y son los premios tema donde todo o casi todo, en general, se sabe y, al tiempo, todo o casi todo, en lo concreto, se calla, acaso porque la falta de pruebas obliga a la prudencia por mor de las querellas. Con todo, y estando en tiempos en que las corrupciones varias que nos habitan provocan últimamente ecos, rechazos y diligencias, trataremos de apretar el tema con algunos apuntes y conversaciones, por supuesto anónimas.

Los premios

Hablamos de lo ya sabido: que es fenómeno radicalmente español e hispano por aquello de los malos ejemplos; que en nuestros territorios literarios ha venido proliferando, al menos desde la posguerra civil española, la convocatoria por parte de distintas y muy variadas editoriales –solas o en compañía de instituciones públicas– de premios literarios a originales inéditos (de novela, poesía o ensayo) que conllevan su publicación por parte de la editorial convocante y una remuneración adjunta, ya como gracia ya como adelantos de supuestos o presupuestados derechos de autor. Como causas de la aparición y epidemia de este advenimiento se suelen aportar dos justificaciones: la necesidad de incrementar el número de lectores en tiempos de escasez de tales, y la conveniencia de ayudar y apoyar la aparición de nuevas autorías en circunstancias de dificultad económica o riesgo empresarial para la edición de primeras obras y voces.

Prolifera la convocatoria, por parte de distintas editoriales, de premios literarios a originales inéditos, que conllevan su publicación y una remuneración adjunta 

Sospecho que no merece mucho la pena ahondar en el trasfondo real de tan buenas intenciones, pero creo que precisan atención dos deducciones que de estos argumentos se desprenden: que la existencia de premios literarios pone en evidencia la pobreza cultural y escasa tradición lectora de la comunidad que los soporta, y que su pretensión de impulso emprendedor avisa sobre el encogido ánimo y avaro carácter de su tejido editorial. En ese sentido no cabe sino afirmar que, a mayor número de premios literarios (unos seis mil en España), mayor apocamiento y quebranto en la salud cultural de un determinado campo literario.

El editor

Como editor, qué explicación das a que esto de los premios literarios con que las editoriales ejercen el “yo me lo guiso, yo me lo como y a ti si eres bueno te invito” sea algo que casi en exclusiva se produce en España.

—Bueno, ya empiezan a imitarnos en algunos países. Habría que tener en cuenta las circunstancias morales, culturales y políticas que existían en este país en los años cuarenta y cincuenta en que el fenómeno emerge: sociedad sojuzgada y por consiguiente muy escasa o nula ética ciudadana, nula tensión social y nula demanda cultural. Tiempos de autarquía y reducido mercado comercial. Los marxistas deberíais entenderlo: la debilidad de la infraestructura económica impulsaba, “en última instancia”, a la picaresca empresarial. Lara padre lo tenía muy claro: “En España se lee poco y la publicidad está muy cara. Para eso se inventaron los premios literarios”.

Los marxistas deberíais entenderlo: la debilidad de la infraestructura económica impulsaba, “en última instancia”, a la picaresca empresarial

Dirías entonces que son un invento del franquismo.

—Pues en parte sí. Como ya alguien señalaba, el Premio Nadal de la editorial Destino –el nombre tiene lo suyo– y el Planeta surgen en una época cercana a la exaltación católica del Congreso Eucarístico, cuando apenas se había suprimido el racionamiento y cuando todavía la sociedad española esperaba a Mr. Marshall. Pero, franquista o no, lo cierto es que su realidad abarca el antes, el mientras y el después de la llamada transición democrática. Por otra parte, siempre se habla mucho del Planeta cuando se habla de esto, pero hay otros premios de editoriales más progres e “independientes” que hacen otro tanto y de esos premios y premiados poco se habla. No sé a qué viene tanto escándalo. Creo que no es para tanto. Es su premio y su dinero, y se lo dan a quien les parece oportuno. No son una ONG.

Estás de acuerdo entonces en que es el editor y no un jurado quien los da.

—Un jurado no deja de ser una extensión o representación de los intereses del editor, y dar no es la palabra justa. Una editorial, se quiera o no se quiera, es un negocio, y los premios se negocian. La cosa no es tan simple.

—¿Se negocian para proponer, firmar y garantizar la concesión del premio?

—No siempre se garantizan; depende del tipo de premio y del tipo de editorial. El acuerdo con los autores está en función de eso que llamáis correlación de fuerzas: si esa firma garantiza una gran tirada se le garantiza el premio; si su caché responde a expectativas de venta sólo medio altas, se le ofrece el premio pero sólo se le garantiza quedar finalista. Depende también de cómo sepa negociar su agente literario, o él o ella en los pocos casos en que hay negociación personal. Lo que se busca es la conjunción de una firma adecuada con una obra conveniente.

¿Y cómo y cuáles serían hoy esas firmas y obras adecuadas y convenientes?

—Para los muy comerciales, el perfil de candidatura más presumible sería el de una autora de edad media, con bastante obra publicada, con probada buena recepción comercial y con buena sintonía mediática, de pensamiento situado en el centro o centro izquierda. La novela apropiada podría versar sobre la temática, muy explotada pero todavía eficaz, de una crisis sentimental, con leves toques de crítica social, abundancia de crudeza erótica y final feliz en plan de que la protagonista acabe aceptándose. Para los premios más “serios” o literarios también conviene, en estos momentos, creo, un perfil de autoría femenina, cercana en este caso a la “indignación de izquierdas” en abstracto, con gotas de feminismo, aires de existencialismo radical, desparpajo en el estilo y con las correspondientes e inevitables dosis de erotismo sin complejos.

—Suena un poco cínico y machista.

—Mira, la indignación se ha vuelto mediática y todas las estadísticas señalan que el porcentaje de mujeres lectoras es muy superior al de los hombres. Esa es la realidad, y si la quieres la tomas y si no la dejas. Hace meses se presumió que sería un buen momento para el éxito de un nuevo perfil en plan autor o autora joven con aire de indignación radical y algunas editoriales hasta hicieron movimientos en esa dirección, pero lo nuevo es arriesgado y además hay ahora mismo la impresión de que lo indignado se está desvaneciendo. Y de machista nada, si analizas los premios de los últimos años verás que “la cuota” de mujeres es mucho más elevada que la de los premios nacionales o los de la crítica.

Los premiados o premiadas

Hay quien señala que la historia de los premios literarios tiene su punto de inflexión en el año 1980, cuando el escritor Juan Benet, representante de la más alta literatura, aparece como finalista del Premio Planeta, que había venido siendo hasta entonces el anatemizado paradigma de los premios y sus, digamos, oscuras circunstancias. Cierto que ya en años anteriores había recaído en autores tan ilustres y respetados como Juan Marsé, Jorge Semprún o Manuel Vázquez Montalbán, pero, como escribió Ángel Sánchez Harguindey, la presencia de Benet “puede ser definida como la transgresión radical de una norma no escrita: presentarse a un premio no es indigno”. Sin embargo, y por mucho que aquel gesto benetiano legitimase la entrada en el juego de los premios, los premiados jamás llegan a reconocer que juegan con cartas marcadas y todos, con mayor o menor ingenio o cinismo, niegan lo evidente y encuentran oportunas justificaciones. Así la hacen desde un marxista como Vázquez Montalbán, que acepta que el dinero es libertad y tiempo, hasta un Benet, que achaca su presentación a un reto personal, pasando por el patrón Lara, que se hace el ingenioso frente a las dudas de un periodista (“Creo que usted todavía cree que los niños vienen de París”), o un Fernando Savater, que, imitando la gracia de su mecenas, declara que “sospechar del Planeta es como sospechar de los Reyes Magos. Es un juego y hay que tomarlo como es. A estas alturas se sabe más o menos cómo funciona. Como no es obligatorio jugar a este juego, es absurdo poner cara de virgen ofendida. Además, hay un jurado”.

Es sorprendente que autores y autoras que desde sus tribunas públicas denuncian y se escandalizan de las corrupciones de políticos de tal o cual partido no se sientan aludidos o tocados por esa corrupción que sólo ven en el ojo ajeno

Da la impresión de que el monto económico del premio determina el nivel de cinismo y mala conciencia, porque si estos millonarios planetarios (“Me tocó la lotería”, dijo Fernando Quiñones) parecen sentirse obligados a negar su connivencia, los premiados en concursos de menor cuantía pero mayor “marchamo” de calidad literaria ni se interpelan ni son interpelados sobre su participación en el tinglado. Nadie reconoce, aclara o proclama las interioridades turbias que le han llevado hasta el retribuido galardón. Cada uno de los premios –Nadal, Planeta, Anagrama, Primavera, Fernando Lara, Azorín, Torrevieja, Gijón, Jaén, etc..– parece conllevar su correspondiente declaración de inocencia, pudiéndose llegar al caso de que aquel autor o autora que hace tan sólo unos meses, antes del fallo, emocionado o emocionada, te contó que su agente le había negociado tal premio, llegado el momento posterior a la entrega niegue todo contubernio: “No, no, no estaba pactado para nada. Me dijeron que me presentara pero no me garantizaron nada”.

Es sorprendente que autores y autoras que desde sus tribunas públicas denuncian y se escandalizan de las corrupciones de políticos de tal o cual partido no se sientan aludidos o tocados por esa corrupción que sólo ven en el ojo ajeno. La corrupción que el amaño de los premios representa se vive con tal naturalidad en los medios literarios que referirse a ellos es ganarse inmediatamente la vil condición de envidioso, resentido o frustrado. Quizá de ahí el mafioso silencio que acompaña a tan general práctica.

La autora o autor

—¿Es el dinero lo que “obliga” a una persona como tú a aceptar sin reparos ese entrar en el juego de los premios?

—No es sólo el dinero, o al menos no es sólo el dinero lo que los premios proporcionan, sino algo de un calado diferente. No crea ningún reparo moral o político, y si lo hiciera, esa reserva, que al menos en mi caso no se ha dado, sería como la prima de emisión o impuesto que tiene que pagar todo aquel que recibe un beneficio. Nada sale gratis. Sin desdeñarlo, repito que no es sólo cuestión de dineros. Un premio es también una venganza contra mundo y al tiempo una especie de extraño prodigio. Supone una especie de milagro existencial: el día antes tus amigas y amigos, comprensivos y “generosos”, sonríen y te compadecen porque escribes con discreto renombre, aunque ya hayas publicado dos o tres novelas que incluso han tenido buenas críticas. Al día siguiente de ganar el premio y salir en la tele, tus suegros están encantados, el carnicero te reconoce y aquellos amigos ayer tan condescendientes hoy te buscan y admiran. Todos te conocen. De pronto “te ven” y sienten respetuosa distancia, incluso los que hablan mal de los premios. Eres un Otro. Un o una Otro, y mejor.

Al día siguiente de ganar un premio, de pronto “te ven” y sienten respetuosa distancia, incluso los que hablan mal de los premios. Eres un Otro. Un o una Otro, y mejor.

    —O sea, que los premios son como los sacramentos católicos e imprimen carácter...

—Pues algo así, aunque te rías. Es que un premio lo que produce es una “ampliación”, entendida como un concepto distinto a la mera extensión. Ampliación que incorpora un cambio de ser y no solo de estar; no sólo estás en más sitios o eres en más sitios, sino que tu ser, tu sentimiento de ser, se transfigura, se transmuta, se amplía. Como cuando se habla de ampliación del capital: aumento del valor nominal de las acciones, del nombre. Más allá de un aumento de tamaño o duración, es un cambio de condición, hacia dentro y hacia fuera: sabes que muchos te van a criticar pero sabes que esa crítica siempre será entendida como envidia o rencor o frustración. Criticar públicamente al ganador no es nunca una buena inversión. Además de todo esto, hay algo inevitable: en la trayectoria de toda autoría hay un momento en que si no pasas por los premios no creces, te anquilosas, dejas de sentirte escritora o escritor.

—¿Cuantos lectores son necesarios para sentirte escritor?

—Supongo que para un poeta llegaría con trescientos, para un ensayista con mil, pero para un novelista las inmensas minorías no son suficientes. La novela necesita mayorías, es un género que “pide” público, espacio cuantitativo. Y en España necesitas los premios para llegar a esas mayorías y a esos espacios.

— ¿Aunque sea a costa de corromperse?

—No se trata de eso, al menos en mi caso. Aceptaría incluso la palabra sumisión, aunque adecuarse a lo que hay me parece lo que más se ajusta a lo que sucede. No hay corrupción porque no hay engaño: aquí todo el mundo sabe a lo que juega.

—¿Incluso los tantos y tantas que envían con ilusión sus manuscritos?

—No creo que se engañen; serían muy tontos si no supieran lo que pasa. Lo suyo es tirar una botella al mar esperando que alguien en la editorial la recoja. Alguna vez seguro que ha pasado y con una vez que pase es suficiente.

—¿Para lavarse la mala conciencia?

—Quien la tenga. Tener mala conciencia es un lujo que yo por ejemplo no puedo permitirme. Además hay una selección previa y un jurado que hace su trabajo.

Los jurados

En la película documental que Augusto M. Torres realizó sobre la figura del escritor Juan Marsé, éste recuerda que, cuando en los años 2004 y 2005 fue jurado del Premio Planeta –que años antes se le había concedido a él–, había cosas que no le gustaron y pidió cambios que, al no producirse, le llevaron a dimitir. A su juicio, los miembros del jurado eran “floreros” o actuaban como “funcionarios” del grupo Planeta ante unos manuscritos de “muy bajo nivel”. Salvo este episodio de la renuncia por parte del autor de La muchacha de las bragas de oro, bien podría escribirse una buena historia de misterio sobre el por qué callan como muertos los jurados de los premios literarios. Callan pero no sabemos si al callar otorgan. Lo cierto es que los otros personajes mudos de la película, los premiados, se salvaguardan las espaldas y penitencias cobijándose en los siempre respetables miembros del jurado que la editorial de turno elige y paga. Su composición, de entre cinco y seis “figurantes”, tiende a permanecer constante y agrupa usualmente dos o tres autores “de la casa”, algún otro autor o autora de renombre medio, y uno o dos representantes más o menos directos de la empresa editorial. Esta componenda de participantes permite incluso que uno o dos o tres de los miembros del jurado “no se enteren” o no se den por enterados de lo que sucede. Llega con que haya una mayoría relativa que refleje bien “la filosofía editorial” que el premio encarna. Podría incluso suceder que todos los miembros del jurado jugaran a la inocencia porque lo usual es que el aparato editorial seleccione una decena de finalistas y ese seleccionar interno permitiría cualquier componenda al respecto por aquello de que quien parte y reparte se lleva la mejor parte. Llevar a cabo la elección previa suele recaer en algunos colaboradores externos que realizan la criba siguiendo las indicaciones oportunas para que no se produzcan problemas semejantes al que tuvo lugar en 2012 cuando, con ocasión del fallo de Premio de Poesía Ciudad de Burgos, dos preseleccionadores denunciaron la actitud de la editorial convocante y “algunos acreditados miembros del jurado, que presumen de ética, y que no dudaron en incluir entre las obras finalistas un trabajo que, dada su escasa calidad, no había sido seleccionado previamente, para, sin recato ni pudor alguno, otorgarle el reconocido premio poético”.

los miembros del jurado eran “floreros” o actuaban como “funcionarios” del grupo Planeta ante unos manuscritos de “muy bajo nivel”

Las cloacas

Todo se sobreentiende pero nadie osa llamar al pan Antonio o Alberto (por ejemplo), y al vino Clara o Guadalupe (por ejemplo). Todos saben que allí pasa lo que pasa y se cuece lo que se cuece, pero esa confabulación ilícita entre empresarios del libro y autores de novelas, ensayos o poemas apenas crea escándalo. A los corruptores se les trata de mecenas, a los corrompidos de honrados talentos, a los mamporreros de jueces justos, a los concursantes de esperanzados y al público de compradores o lectores, a los que tanto debo y tanto quiero, de agradecidos por tanta letra e historia entretenida. Es raro que alguien proteste y más raro es que la queja pase de la palabra y el fraude llegue a juzgado alguno. El escritor Ricardo Piglia, el editor Guillermo Schavelzon y la editorial Planeta fueron condenados en su día a pagar diez mil dólares a Gustavo Nielsen, un escritor que según los jueces de un tribunal argentino se vio perjudicado por la manipulación del concurso literario Premio Planeta de Novela 1997, en el que resultó premiada la obra Plata quemada. Tan infrecuente hecho y sentencia recoge además que “existen demostradas muchas circunstancias que revelan la predisposición o predeterminación del premio en favor de la obra de Ricardo Piglia” y destacan la “menguada participación del jurado”, compuesto por Mario Benedetti, María Esther de Miguel, Tomás Eloy Martínez, Augusto Roa Bastos y el editor Guillermo Schavelzon.

La omertà entre corruptores y corrompidos parece absoluta y apenas hay noticias de que alguien la rompa. Con ocasión del juicio por plagio contra Camilo José Cela, a consecuencia de una denuncia  presentada por Carmen Formoso, Miguel Delibes declaró que le habían ofrecido el Premio Planeta no una vez sino “con periódica reiteración”, y dudaba de que Cela hubiera plagiado la novela La cruz de San Andrés, con la que ganó el Planeta de 1994, pero aseguraba que podía aportar datos sobre las fechas, los testigos y las palabras exactas de José Manuel Lara, consejero delegado de Planeta, cuando le ofreció el premio a él. Por su parte Juan Benet, el legitimador del literario contubernio, muchos años después de su participación en el artificio, contaría en una entrevista cómo se presentó al premio tentado por la oferta insistente que le hacía Rafael Borrás, y la satisfacción de Lara padre por verlo de concursante sin seudónimo, la firma del contrato por dos millones antes del fallo e incluso la entrega fuera de plazo del manuscrito.

La familia real, Urdangarin mediante, y las autoridades competentes –soberanistas centrífugos o federalistas centrípetos– homologan con su presencia la farfolla de los actos de entrega. El periodismo cultural (¿pero es posible tal oxímoron?) vende las sospechas para luego bendecir las panoplias con gusto y vocación concelebrante. Los jefes de redacción disponen alfombras rojas para entrevistas y despieces. Los premiados y premiadas son bienvenidos a todo festejo literario y sus bolos sufren un incremento exponencial en número y emolumentos. Probada su buena disposición, pasarán a formar parte de jurados y novelerías. La fama les facilitará ocupar tribunas desde las que desgarrarse la ropas y condenar la corrupción nuestra de cada día.

El regador regado. Que Dios nos tenga en su gloria. Y sí, hay también, afortunadamente, premios literarios transparentes y jurados honestos que no miran hacia otra parte, pero no vendría mal que todos o algunos de ellos se harten de que se tome la parte (podrida) por el todo y reclamen la oportuna investigación e intervención del Tribunal de la Competencia, o que, hartos de tales prácticas, las denuncien acogiéndose si hace falta al Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.

Antes de que estallen las podridas cloacas de nuestra vida literaria o Aquiles se retire del combate.

 

Constantino Bértolo (El Estado Mental)

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Constantino Bértolo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Cirilo Viso

    Aquel que dijo ni quito ni pongo rey era un sabio. Creo que el escritor Constantino Bértolo lo es tambien, no se si lleva o no razón, simplemente me ha encantado el estilo literario, la claridad de expresión y como dicen por mi tierra "verdades como puños" pueden ser, aunque alguien lo dude. Un ferveroso y digno saludo de un jubilado. Que unque tiene 13 obras registradas, por falta de sustancia no puede publicar.

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí