1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hakan Günday / Escritor. Autor de ‘¡Daha!’

“Estos últimos cuatro años demuestran que es imposible escribir algo más violento que la realidad”

Irene G. Pérez 18/03/2017

<p>El escritor turco Hakan Günday </p>

El escritor turco Hakan Günday 

Irene G. Pérez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Bebe un poco de agua, se peina la melena hacia atrás con la mano, respira hondo y sonríe. Hakan Günday (Rodas, 1976) no pierde el buen humor a pesar de la intensidad de su visita a Barcelona, donde ha participado en el ciclo de conferencias Vieja Europa, Nuevas Utopías organizado por el Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona (CCCB), y donde ha venido a presentar su último libro ¡Daha! (más, en turco), traducido recientemente en castellano (Catedral) y en catalán (Edicions del Periscopi). Günday, hijo de diplomático, nacido en Grecia y educado en Bélgica, reside actualmente en Estambul y es uno de los escritores turcos contemporáneos más internacionales. Su obra --cuenta con 8 novelas en su haber-- se ha traducido a más de 20 lenguas y le ha supuesto algún que otro desencuentro con la censura. Por Topaz, en 2009, el ejército turco pidió que se le procesara acusándole, según explica, de “insultar a la identidad turca” y de “hacer sentir a la gente alejada del servicio militar”, que es obligatorio en el país. En ¡Daha! explica la historia del hijo de un pasante de inmigrantes ilegales que cruzan Turquía con el objetivo de alcanzar Europa y una vida mejor.   

El libro se publicó en Turquía en 2013, antes de la gran ola migratoria de refugiados sirios. ¿En qué se inspiró?

Por una parte, cuando comprendí que escribir era la mejor manera de pensar, hace 17 años, cuando escribí mi primera novela, me dije que sólo escribiría sobre lo que no entendiera; que intentaría entender con la ayuda de la escritura. Siempre he intentado hacerme una pregunta y construir la novela en torno a la misma y hacer mil preguntas más. La pregunta de esta novela es, de hecho, bien simple: ¿cuál es la naturaleza de la relación entre el individuo y el grupo? Por qué esta relación ha llegado a funcionar mal hasta el punto de que de ella nacieron dictaduras, por ejemplo. Por otra parte, Turquía siempre ha sido un puente geográfico para los migrantes, y el fenómeno de la inmigración tiene la misma edad que todas las desigualdades económicas y toda la violencia política del mundo. Pero llegaban a cruzar como fantasmas un país de más de 1.500 kilómetros como Turquía sin que nadie les viera, eran completamente invisibles. No eran sirios, sino afganos, paquistaníes, iraquíes, y aparecían en el periódico sólo porque estaban muertos. En 2013, podíamos leer artículos breves de cuatro o cinco líneas sólo con las cifras: “40 personas han muerto ahogadas en el mar Egeo”. No había ni nombre, ni nacionalidad, ni qué hacían ahí, de dónde venían, adónde iban. Nada. Así, por arte de magia, todos los días había gente que moría ahogada. Y, de hecho, estaban en el aire que se respiraba, estaban ahí. Sólo hacía falta levantar la cabeza y mirar un poco a tu alrededor para preguntarte la razón de su existencia en Turquía y qué intentaban hacer. No es difícil imaginar que eran personas que tenían una vida antes, una profesión --ya fueran profesores de matemáticas, jardineros, o ingenieros-- pero que, una vez abandonan sus casas para convertirse en migrantes, todo lo que han aprendido en su vida anterior ya no sirve para nada porque se convierten, por primera vez en su vida, en clandestinos. Se ven obligados a ceder toda la autoridad a un desconocido, el pasante, que es la única persona que sabe qué pasará un minuto después porque es quien dirige el viaje, así que es una especie de dios de la situación. Y, para mí, esa relación era un laboratorio para poder estudiar los lazos entre el individuo y el grupo.

¿Por qué Gazâ es un niño?

En primer lugar, porque he querido, con la ayuda de este personaje, hacer preguntas. Y, bajo mi punto de vista, los adultos han pasado suficiente tiempo en este mundo como para olvidarse de hacer preguntas. Han tenido suficiente tiempo para acostumbrarse a las tragedias que ven en la televisión, para creer que el mundo es suficientemente grande como para ignorar la tragedia de los demás. Pero un niño no ha tenido tiempo de acostumbrarse y, por tanto, hace preguntas que empiezan por por qué. Yo quería que este niño se estremeciera, se horrorizara, se sintiera molesto por este fenómeno e hiciera preguntas sobre por qué. En segundo lugar, con las reacciones de este niño ante la existencia de los migrantes, también he querido mostrar las distintas reacciones que ha tenido la sociedad frente a este fenómeno. Por ejemplo, la primera reacción de este niño es decir “yo soy un niño, estoy en mi casa en un pueblo pequeño, venís no sé de dónde sólo con la voluntad de ir de un punto A a un punto B, y me arruináis la vida, me molestáis; los únicos culpables sois vosotros”. Esto es lo que ha hecho y sigue haciendo la sociedad. Su primera reacción es declarar culpable al propio migrante, olvidando que la migración forzada es un síntoma, una consecuencia, no la causa. Su segunda reacción es empezar a explotarlos cuando ve lo desesperados que están. Él, como la sociedad, no tiene la capacidad de construir pequeños talleres en los que albergar inmigrantes ilegales cosiendo imitaciones de bolsos, pero les empieza a vender el agua que habitualmente les daba gratis. Y, tras muchos testimonios de sufrimiento de esos inmigrantes en casa del niño, empieza la empatía. Una de las preguntas de esta novela es cuándo empezará la sociedad a sentir una empatía por estos migrantes.

El pasante es un traficante de esperanza, sólo que además la esperanza es totalmente falsa

Para el lector es aún más impactante ver que un niño es capaz de hacer todas esas cosas, de sentir ese odio hacia los inmigrantes.

Es posible hacer la comparación con los niños soldado. Hay niños en este mundo que nacen en determinadas realidades que son muy violentas. Y, siendo niños, tienden a creer que ésa es la única realidad que puede existir sobre esta tierra. Además, la novela empieza con la declaración de la autoridad, que es el padre del niño, que es el pasante, y esa declaración es bien simple: tienes que sobrevivir cueste lo que cueste; cada conflicto al que te enfrentes, va a ser tú o yo. Y el niño cree que ésa es la única realidad, y durante toda su vida intenta transformar ese “tú o yo” en “tú y yo”, porque si en cada conflicto dices “tú o yo” y ganas, al final te quedas solo.

En el libro hay un momento en el que Gazâ dice: “En Occidente (…) como es especialmente difícil borrar los restos de sangre de las alfombras del Parlamento Europeo o de la Casa Blanca, la guerra no la hacen en su casa”. Es lo que ha pasado también con el acuerdo que firmó la Unión Europea con Turquía: pagar al vecino para que retenga a los migrantes en sus fronteras. ¿Qué opina la sociedad turca al respecto?

Al principio, había dos opiniones. Una que decía que era totalmente inhumano alcanzar un acuerdo así, porque en ese acuerdo están los intereses de todos menos de los migrantes. Por otra parte, había otra opinión que decía “está bien, tendremos muchas ventajas, entre ellas, quizás, la entrada de un ciudadano turco en territorio Schengen como turista sin visa”. Y otros decían “pero será debido a que miles de personas mueren ahogadas en el Egeo por intentar llegar a Europa que yo ahora, siendo ciudadano turco, puedo ir como turista a Europa sin visa a hacer una foto de la torre Eiffel”. Había opiniones opuestas, pero el acuerdo se firmó y nos mostró que la primera reacción de la Unión Europea frente a este fenómeno, que podemos simbolizar como un incendio, fue cerrar su puerta olvidando que la habitación en la que se encuentra la UE está en la misma casa. Puedes cerrar la frontera, pero si no curas la enfermedad, que son las desigualdades económicas y la violencia política, la gente dará la vuelta al mundo y entrará por la ventana. Si cerrando las fronteras crees que puedes frenar el problema, puede que lo logres durante una generación, pero tus hijos verán las consecuencias. La Historia nos ha demostrado que ningún acto traumático desaparece. Lo puedes enterrar, pero saldrá por otro lado años después. Si hoy hay un problema de integración en Francia, en Bélgica, cabe pensar también que eso tiene que ver quizás con una relación de siglos anteriores, de problemas que empiezan con la colonización. Borrando los síntomas no es posible avanzar de verdad.

¿Qué podemos hacer para evitar que haya gente como el padre de Gazâ que explotan a los migrantes?

No puedes parar un sistema así, porque el pasante también es una consecuencia. Tienes una casa, hay una habitación en la que hay un incendio, y en otra estancia hay una piscina con gente bebiendo cócteles alrededor y pasándoselo bien. Cuando empieza el incendio, la primera reacción es cerrar la puerta y no utilizar el agua de la piscina para apagar el fuego. Cuando tienes tantas desigualdades, siempre habrá gente dispuesta a renunciar a todo para empezar una nueva vida, caminarán miles de kilómetros a pie. Y siempre habrá pasantes que harán el trabajo de un traficante, y aquí la droga es la esperanza. El pasante es un traficante de esperanza, sólo que además la esperanza es totalmente falsa. Tan falsa como los chalecos salvavidas que fabricaban para vender a los migrantes y ganar un extra, y que además se los hacían fabricar a otros migrantes para vender a clientes que no verán nunca más porque o bien morirán o bien lograrán llegar a tierra firme. Cuando escribí la novela no pude imaginar algo así, pero estos últimos cuatro años me han mostrado que es imposible escribir algo más violento que la realidad. Hay una realidad que hace falta aceptar: si hay personas que están suficientemente desesperadas como para ir de un punto A a un punto B, es momento de preguntar por qué y de centrarse en la causa. Porque, durante mucho tiempo, en Europa la población estaba mucho más interesada en la democracia que había en el interior de las fronteras de su país, pero no preguntaban nada sobre qué hacía su gobierno más allá de sus fronteras. No basta con limitarse a pensar qué hace nuestro gobierno en el interior, sino también qué hace con nuestros impuestos en el exterior.

Si estás dispuesto a comprar el miedo, siempre habrá gente dispuesta a vendértelo

En su conferencia en el CCCB habló de dos tipos de información: la que te llega sin esfuerzo, que normalmente intenta venderte algo, y la que tienes que molestarte en buscar. Y de la primera dijo que, si lograban venderte el miedo, después te podían vender cualquier cosa (odio, racismo, etc.). ¿Quiénes son los mejores vendedores de miedo?

No hay que olvidar que el comercio del miedo no existiría si no hubiera compradores, y creo que este es uno de los problemas esenciales: si estás dispuesto a comprar el miedo, siempre habrá gente dispuesta a vendértelo. Y estar dispuesto a comprar el miedo quiere decir estar satisfecho de la información que te llega a casa. Eres tú quien elige ser consumidor de miedo, puedes rechazarlo, puedes decir “no, no quiero conocer la identidad de mi vecino por lo que dicen los diarios; prefiero llamar a su puerta y preguntarle quién es”. Esto significa que yo buscaré la información por mí mismo. En el comercio del miedo, creo que los mejores vendedores son los políticos que utilizan el populismo como herramienta. Son expertos de la venta de miedo porque, históricamente, tienen mucha experiencia, llevan siglos haciéndolo, y la sociedad sigue comprando y pidiendo más. Y cuando tienes tanto miedo eres muy fácil de gobernar.

Populismo de todos los colores.

El populismo es una máquina increíble que, para empezar, escribe su propio diccionario y te vende palabras con la definición cambiada, así hay una parte de la sociedad que compra el nuevo diccionario, y una parte de la sociedad que sigue usando el antiguo. El resultado es que cuando empiezan a dialogar utilizan las mismas palabras, pero quieren decir cosas distintas, divides la sociedad y es más fácil gobernar. Quizá has jugado con la definición de la palabra libertad. Si le preguntas a un soldado –o a sus padres—por qué fue a la Guerra de Irak, puede que te diga que ama la democracia y la libertad. Primero juegas con las palabras y, cuando tienes una sociedad dividida, los ciudadanos son consumidores de miedo muy dóciles. Solo hace falta renovar el modelo, cambiar el nombre del monstruo, del enemigo público, porque también hay una moda del miedo; como la ropa, va con su tiempo.

¿Qué opina del conflicto diplomático entre Holanda y Turquía?

Si volvemos al miedo, son dos sociedades que ya han comprado miedo del uno y del otro. Un conflicto basado en la prohibición de un mitin político que es progubernamental, pero que es sobre el referéndum que se celebrará en Turquía. Un referéndum que bloqueará el progreso democrático en Turquía y que tendrá impacto en las generaciones futuras. Por tanto, es una votación crucial. Si gana el referéndum, pasaremos a un autoritarismo de un nivel más elevado, pero si los países europeos siguen prohibiendo estos mítines, ganará el referéndum, porque de la falta de comunicación real entre Turquía y Europa, si hay una victimización de nuestros políticos, los votantes turcos indecisos creerán que les tienen que apoyar y votar a favor. Y, por otro lado, en los Países Bajos hay una extrema derecha que está ganando fuerza, hay elecciones, y el Gobierno, para no ser criticado por la extrema derecha, hace lo que haría la propia extrema derecha. Este conflicto conviene a los dos extremos. Yo me pregunto si los extremistas no habrán hablado a escondidas para hacer algo así (ríe).

Si gana el referéndum, pasaremos a un autoritarismo de un nivel más elevado, pero si los países europeos siguen prohibiendo estos mítines, ganará el referéndum,

¿Cuán fácil o difícil es producir y buscar información crítica en Turquía?

Es muy difícil porque la mayoría de medios son progubernamentales, y para un periodista es muy difícil hacer bien su trabajo. Si buscas información veraz, es necesario buscar varias fuentes, no contentarse con una sola, aunque sea de la oposición, porque en una sociedad tan polarizada, la oposición también puede ocultar tantas cosas como quienes están en el gobierno. Es una sociedad tan polarizada que te conviertes en militante. Pero Internet es un canal muy importante, como en todos los países en los que los principales medios de comunicación están muy presionados. En Turquía se utiliza mucho Twitter, allí se hace la política. Es uno de los medios más dinámicos y lo podemos ver también en el hecho de que hay muchos procesos judiciales a partir de mensajes de 140 caracteres.

Como escritor, ¿se siente cómodo trabajando en Turquía?

Un tuit de 140 caracteres puede que lo lea un millón de personas en dos minutos, pero una novela, en el mejor de los casos, quizás vende 200.000 ejemplares. La censura es muy práctica, va donde hay más ruido. Hace 160 años actuaba contra los poetas, después contra los novelistas, y ahora va contra los periodistas. Siendo escritor, personalmente, no tengo ese tipo de problemas. De todas formas, no hay que olvidar que siempre es necesario preguntarse, quizás después de cada frase que escribes, en un país en el que hay una presencia de la autoridad en el aire, ¿me estoy autocensurando o no? Y es preciso estar seguro de que estás siendo honesto, porque puede que te estés autocensurando sin darte cuenta.

¿Cree que ser el hijo de un diplomático le ha ayudado?

Seguramente. El hecho de haber nacido en el extranjero, en Grecia, de haber vivido en Bélgica, de haber viajado, aprendido lenguas, leído literatura extranjera de diferentes culturas seguramente me ha ayudado a elaborar una especie de mundo que es un poco distante. Puedo tomar un poco de distancia, pero es necesario tener fuerza para mantenerse ahí, porque cuando los acontecimientos son tan candentes es difícil mantenerse al margen, es una lucha continua, pero es necesario para intentar entender qué pasa realmente. Porque si te pierdes en los acontecimientos, puede que te quedes con un único punto de vista, cuando contar una historia es, en realidad, explicar el objeto dando una vuelta de 360 grados a su alrededor y verlo desde todos los ángulos posibles. 

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí