1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Periodismo blow job

Pinta y colorea en Soto del Real

Pilar Ruiz 3/05/2017

<p>Centro Penitenciario Madrid V Soto del Real, Comunidad de Madrid, España.</p>

Centro Penitenciario Madrid V Soto del Real, Comunidad de Madrid, España.

Carlos Delgado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Vamos a ver, yo creo que a ver si podemos colocar el tema del fiscal Anticorrupción, ¿sabes? Y… yo creo que va a ser él. Si sale, es cojonudo. Se llama Moix, es un tío… serio y bueno. Hombre, yo no soy quién, pero yo no me corto en decirle a Rafa: ‘Oye, Rafa…’. ¿Sabes? El aparato del Estado y los medios de comunicación van aparte: o los tienes controlados o estás muerto".

Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid.

 

Lo tuvieron todo. Poder, fortuna, prestigio social, reconocimiento institucional e incluso votos, muchos votos, es decir; la fidelidad de la ciudadanía, esa criatura sin corazón que muestra así su amor incondicional. Ahora, muchos de ellos no solo han perdido todo eso, sino que incluso están en la cárcel a la espera de condena o condenados en firme, inmersos en todo tipo de escándalos de corrupción. El gran mundo, el de las altas finanzas y el de la alta política están amenazados y no por ninguna revolución: al fondo, no brillan las hojas de las guillotinas –aquí somos más de garrote vil, muerte de villanos-- sino las rejas de la trena. La única pregunta que cabe hacerse, pero pocos se hacen, es ¿por qué?

En este enigma científico encontramos casos dignos de estudio como el de Jordi Pujol i Soley o el de Rodrigo Rato. El molt honorable, padre de la Cataluña moderna y figura política admirada por tirios y troyanos (afamadísimo “sentido de Estado”), detentador de un poder político absoluto que concitaba una devoción rayana en lo divino, es capaz de tirarlo todo por la borda por razones enigmáticas para el común de los mortales, esos seres despreciables carentes de ambición política o de codicia. Su hijo Jordi Pujol JR ya conoce las comodidades de la cárcel sotorrealeña, ávido depredador de las glorias paternas o quizá mero recadero de ellas.

El gran mundo, el de las altas finanzas y el de la alta política están amenazados y no por ninguna revolución sino las rejas de la trena

El extraño caso del señor Rato es aún más vistoso si cabe. En vida (política) fue el Mesías del “milagro económico”, ese que se estudiaba en cualquier escuela de negocios de pueblo, alabado mil y una veces por la prensa de todos los colores, y en cuyo currículum lucían las más altas dignidades nacionales y extranjeras. Hasta casi presidente del Gobierno de España fue. Para más inri, este castizo ejemplo proviene de una familia adinerada desde el siglo XIX (y con problemillas de evasión fiscal ya en fechas lejanas), ejemplar típico de la casta privilegiada --con permiso de quienes han exprimido el término--, nada que ver con horteras nuevos ricos, tipo púnico.

Nadie recordó a Jordi ni a Rodrigo el Respice post te, hominem te esse memento (“Mira atrás y recuerda que sólo eres un hombre”) de los Triunfos romanos. Mucho menos la prensa, que comía de sus manos. En algunas ocasiones, literalmente.

Desechando teorías dignas de Cuarto milenio (como la abducción extraterrestre o la posesión demoníaca, por ejemplo) quizá habría que buscar explicaciones racionales a estos sucesos que tienen a media España –o tres cuartos, no se engañen-- haciéndose cruces. Para ello, podríamos analizar la figura del penúltimo –no será el último-- de los grandes próceres caídos en el presunto lodo. Antes del porqué, el quién.

Marhuenda: "Contraté a Ignacio González porque escribía bien"

En una entrevista en el programa La Sexta Noche, el director de La Razón, Francisco Marhuenda, reconoce que pagó a Ignacio González, pero "tampoco una gran cifra, no voy a decirla porque me parece cutre. Le contraté porque escribe bien y después él me dijo que le venía bien cobrar". (El Español, 22-4-2017).

“Ignacio González cobró 4.500 euros al mes por dos artículos semanales en 'La Razón”

“El expresidente de Madrid escribió en el rotativo madrileño hasta tres días antes de su detención, según El País” (El Periódico 30-4-2017).

No era una gran cifra, sino una increíble por estratosférica en ese mercado de esclavos de la prensa acosada por internet. 4500 euros al mes, dos artículos semanales a 600 euros la pieza, cobraba Nacho. “Cutre”, en su significado original, significa tacaño o miserable. Tranquilo, Paco, que nadie os acusará de cutres. De manirroto o rumboso en exceso, quizá. Pero todo tiene una razón, y no es un juego de palabras.

“El Canal de Isabel II repartió 1,88 millones a ‘La Razón’ en publicidad institucional en diez años”

“Telemadrid, ABC La Razón lideran el reparto de publicidad institucional de la empresa pública madrileña entre 2006 y 2015. Otros medios afines al PP como el Grupo Intereconomía y Libertad Digital, propiedad de Jiménez Losantos, recibieron 1,38 y 1,22 millones de euros, respectivamente. (Eldiario.es 20-4-2017).

Las habilidades de Nacho González eran incontables y, como todo el mundo sabe, la excelencia se paga. La literatura, la gestión de la Comunidad de Madrid… Incluso las artes plásticas: González, todo un hombre del Renacimiento.

“Dibujar, la pasión oculta de Ignacio González”

“El presidente de la Comunidad de Madrid aprovecha cualquier momento para pintar. ABC descubre en exclusiva algunas de sus ilustraciones. La imagen del político garabateando carpetas, folios o blocs de notas es algo que la gente de su entorno destaca de él, y el presidente no lo hace mal. ABC ha tenido acceso en exclusiva a algunas de sus pinturas que, lejos de destinarlas a su disfrute privado, ha decidido dar a conocer y estamparlas en camisetas entre sus amigos. (…) Al igual que Picasso pasó por diferentes etapas, la trayectoria artística de González varía con los años. En 2006 parece que la humanización de animales y vegetales fue lo que más le interesaba. A ese momento pertenece el gato-payaso con corbata (que regaló a una amiga), o la berenjena burlona que saca la lengua al que la mira (…) También de ese momento es la que denominamos como “heroína de Torrelodones”. Con un aire a Xena, la princesa guerrera, el presidente de la Comunidad plasmaba su particular visión de una “militante-oficial”, como reza la ilustración, de la localidad madrileña.” (Marina Pina, ABC Estilo-Gente, 12-4-2014).

Después de comprobar que no se trata de un fake o una broma de El Mundo Today, es imposible saber qué es más preocupante, si el tono --quizá malvado, por hiperbólico-- del ABC o la psicología del artista. A tenor de su obra. Una psicodiagnosis de ella podría arrojar luz sobre la verdadera personalidad del sujeto en cuestión.  Puede que en la prisión de Soto ya le hayan sometido al test de Hare.

“A sus órdenes, señor psicópata”

“El 1% de la población son psicópatas aparentemente sanos. El índice se multiplica por cinco entre líderes políticos y empresarios”.

“El psicólogo forense José Manuel Pozueco Romero dice que nos enfrentamos a la ‘pandemia de la modernidad’ y tiene claro que entre nuestros líderes políticos y financieros abundan estos ‘locos sin delirio’, como les llamó en el siglo XIX el psiquiatra francés Philippe Pinel, el primero que definió la psicopatía. ‘¿Cuántas veces habremos oído a ciertos políticos y demás retractarse de sus palabras molestas e hirientes [...] y después han vuelto a reincidir? ¿De verdad creen ustedes que lo sintieron?”, se pregunta.
El psiquiatra forense Michael Stone, creador del popular programa de televisión de Estados Unidos Most Evil (Los más malvados), opina que “muchos políticos y dirigentes de empresa padecen problemas psicopáticos” y “algunos de ellos, más hombres que mujeres, son también malvados. (…)  El canadiense Hare, respetado pero también polémico –cobra derechos a cualquier profesional de la salud mental por el uso de la Psychopathy Checklist, lista de verificación para medir el nivel de psicopatía–, opina que “allá donde se pueda obtener dinero o prestigio, habrá un psicópata bien vestido e inteligente al que le atraen estas cosas y que lo hará muy bien para conseguir sus objetivos”. Cuando se le plantea al coordinador del único estudio epidemiológico sobre la salud mental española, José María Haro, si el 5% de psicópatas entre los capos políticos y financieros es un porcentaje aproximado, el psiquiatra esquiva la respuesta directa: “Puede ser, no tengo datos. Pero es evidente que las personas con ese trastorno pueden tener un estrato socioeconómico elevado [...] Realmente no sé a ciencia cierta quién puede ser o no un psicópata, aunque hay personajes públicos que podrían responder a esa definición”. Un personaje notorio y sometido a peritaje fue Luis Roldán [exdirector de la Guardia Civil entre 1986 y 1993, durante los gobiernos que presidió Felipe González, y condenado a 31 años de cárcel por malversación, cohecho, fraude fiscal y estafa]. “Padecía una hipertrofia narcisista de la personalidad y fantaseaba con su propia imagen, exaltándose sin mesura”, contesta Haro sin vacilar”. (20 minutos, 26-9-2014)
Las conversaciones intervenidas entre Nacho y sus compis dejan ciertos datos sobre esta personalidad atormentada.

“El testaferro del ‘caso Lezo’ reprochó a Ignacio González su obsesión por el dinero”

“Rodríguez Sobrino sobre el expresidente: “Quiere tener dinero, quiere tener dinero… Nacho, tranquilízate, pasa desapercibido...” (El País, 29-4-2017).

También lo declarado y padecido por quienes durante 10 años han luchado por encausarle, gestapillo, ático o canal isabelino mediante.

“Una década de lucha anónima para desenmascarar a Ignacio González”

“Todos ellos son ciudadanos que plantaron cara ante los abusos de Ignacio González, ahora encarcelado como presunto jefe de una "organización criminal" (infoLibre, 30-4-2017).

González puede ahora pintar y colorear todo lo que quiera en Soto del Real, una terapia de reconocidos beneficios. También revisar la filmografía completa de José Luis García Berlanga junto a Jordi Pujol Ferrusola, fan del director valenciano, como declaró en fechas recientes en la Audiencia Nacional (“Pujol Jr. se comparó ante el juez con Sazatornil en 'La escopeta nacional': el que paga "la fiesta y la cacería" El Mundo, 28-4-2017 ). E incluso ejercitar el mens sana in corpore sano.

“Una cárcel con piscina y squash”

“Belloch inaugura las modernas instalaciones de Soto del Real. Frente a la suntuosidad que irradian sus instalaciones, una torre de vigilancia de 56 metros de altura, situada en el centro geográfico de la prisión, recuerda que de allí no se puede salir sin permiso de los jueces. Desde lo alto de la torre se divisan los cuatro grandes muros que ponen límite a la libertad. Belloch arremetió ayer también contra la "ignorancia" de quienes ven las nuevas prisiones como hoteles de lujo y no como centros resocializadores”. (El País, 15-3-1995).

En el año 95 las prisiones con piscina estaban mal vistas, pero hay que reconocer la visión futurista del Gobierno socialista de aquel entonces: el supuesto lujo carcelario ya está a la altura de los recientes habitantes del “suntuoso” edificio. La sociedad española espera que en este “centro resocializador” los delincuentes de cuello blanco y manos sucias se regeneren y, una vez cumplida su condena, puedan integrarse en la sociedad dejando atrás su pasado de delincuentes y/o psicópatas. Haciendo gala de su catolicismo –casi todos ellos se declaran creyentes-- esperamos su acto de contrición y propósito de enmienda para obtener el perdón social, aunque las pruebas a las que nos remiten individuos excarcelados como Bárcenas o el aún preso Díaz Ferrán nos hagan dudar de ello.

Díaz Ferrán se querella desde la cárcel contra Pablo Iglesias por el ‘Tramabús

“Atribuye a Iglesias los delitos de injurias y calumnias, publicidad engañosa y un delito continuado en el ejercicio de los Derechos Fundamentales”.

Muchos ciudadanos intentan, ante las continuas noticias de nuevos desmanes contra el patrimonio de todos, contra la democracia, contra la confianza en el Estado y sus instituciones, ahogados por una riada de suciedad y desvergüenza imparables, recordar el "Odia el delito y compadece al delincuente" de doña Concepción Arenal. Pero qué difícil lo pones a veces, Concha; qué difícil.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí