1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Operación Errejón

El político madrileño es la personificación del alma conservadora del 15-M y por ende de la solución conservadora a la crisis de las clases medias, que, por otra parte, nadie como él supo interpretar

Emmanuel Rodríguez 25/09/2019

<p>Iñigo Errejón durante su intervención en el congreso de Podemos en Vistalegre. </p>

Iñigo Errejón durante su intervención en el congreso de Podemos en Vistalegre. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Me confieso: soy uno de los sorprendidos con el paso al frente de Íñigo Errejón. Mi asombro no viene tanto de un lapso en el guion; desde Vistalegre II, Íñigo cavila sobre distintas estrategias de derribo y sustitución de Iglesias. La sorpresa la causan más bien los tiempos. Errejón suele acudir tarde a las citas y solo tras un cálculo excesivo; su prudencia por ir sobre seguro a veces se ha confundido con una total falta de agallas. En esta ocasión, sin embargo, ha decidido el vacío: apostar sobre una mesa demasiado estrecha e inestable, tanto que se le puede voltear. 

Pero antes de atribuir todo a su genialidad, conviene hacer las precisiones habituales. Como ocurre siempre detrás de estos giros, que ocupan páginas de prensa y horas de televisión, hay intereses reconocibles. Basta señalar los más obvios. Detrás de la Operación Errejón están sin duda los medios “progres” (Ferreras, Sexta, Prisa, eldiario, etc.), que desde el minuto cero han informado del paso a paso de lo que no deja de ser un movimiento de notables, diseñado en un laboratorio. Naturalmente, en la ilusión de esta inteligencia progre está el agotamiento de Podemos, la fractura de sus coaliciones, la marginación de Iglesias en las próximas negociaciones; en definitiva, un patrón conocido: Errejón como “submarino” del PSOE, torpedo de su izquierda.

Pero nos haríamos un mal favor si convertimos el caso Errejón en una simple trama de conspiración. El relato de la “traición de Errejón”, tan funcional a Iglesias, tan condenado a repetirse estas semanas, podría esconder algo más interesante, que no tiene que ver con la traición política, sino con las fuerzas de fondo de la crisis política española y sus interminables bifurcaciones. Si Errejón tiene alguna posibilidad es porque sin duda reverbera en las aguas de la sociedad española.

Lo que sigue es un ejercicio de búsqueda de la singularidad Errejón, esto es, de su posibilidad social y a la vez electoral. Y como el Errejón político es propiamente el partido de Errejón, biografía y proyecto político se cruzan demasiado como para resistir la tentación de entender su partido a partir de la biografía de su única figura. Como ocurre con los grandes hombres, la obra y el potencial de Errejón resultan indistintos respecto de su vida.

1. ¿Qué país, qué sociedad? ¿Qué hace a Errejón tan atractivo, qué le convierte para tantos en un político ideal?

Íñigo fue criado en Pozuelo de Alarcón, ciudad residencial conocida por los jardines de sus rotondas, la altura de sus setos y las vallas de sus chalets unifamiliares. También por tener la mayor renta per cápita de la península ibérica. Íñigo era buen hijo y buen estudiante. Y estaba rodeado de buenos hijos y de buenos estudiantes. Como jefe de campaña de Podemos, cuidaba hasta el último detalle de los suyos: ropa blanca, inmaculada; retórica de dicción clara, transparente; ideas originales pero que resuenan en la cabeza de todos los españoles, luminosas.

En Errejón se personifica una de las imágenes fuerza del 15M: la de los chicos y chicas que tienen estudios, que se han esforzado, que representan el futuro del país y que merecen más que los empleos precarios y de miseria habitualmente destinados a quienes carecen de estudios y del hábito del esfuerzo, esto es, a los pobres y a los parias. Íñigo Errejón es la personificación material pero también intelectual de esta “juventud sin futuro”. Desde muy temprano (lean los papeles de Vistalegre I, redactados por él mismo) tiene una idea clara de los límites del ciclo político. Este es para mí su principal mérito. El proyecto no es la democracia directa, la ruptura democrática, la impugnación del Régimen del 78, ni siquiera consiste en estirar una situación incierta pero con posibilidades. De lo que se trata es de restaurar el pacto social quebrado por unas élites incompetentes. Traducido a un lenguaje más claro: tenemos que sustituir unas élites corruptas por otras nuevas y moralmente incorruptibles (esto es, “nosotros”); debemos recuperar el viejo pacto social: trabajo seguro, pensión segura, sanidad segura; y obviamente queremos tener lo que nos merecemos, una meritocracia que funcione (“a cada uno según su valía”). Es la democracia de las garantías y el mérito de los jóvenes que ya son viejos. 

El Errejón de 2019 sigue siendo el de 2015. Y su imagen, parecida. Errejón resulta fiable al PSOE, moderado a quienes mandan, reformista y posibilista a su clientela política. Para el PSOE no hay problema alguno con Errejón; para Errejón no hay problema alguno con el PSOE. Cultura del pacto entre equivalentes. Más País es el Ciudadanos de izquierdas. Más País es el joven PSOE. 

2. ¿Qué proyecto? ¿Qué nos ofrece Errejón?

Un Íñigo intelectualmente en maduración escribe su tesis sobre la experiencia boliviana a partir de las claves teóricas que se describen más abajo. El gobierno Evo se analiza como una virtuosa operación “populista”, de “construcción de un pueblo”, de reunión bajo un “significante vacío nacional-popular” de una cadena de “demandas heterogéneas”, bla bla, bla bla... Para la realización de este trabajo, cuenta no obstante con experiencia de campo. Íñigo forma parte de una generación de jóvenes intelectuales, activistas y profesores precarios que se formó en el ciclo de gobiernos progresistas latinoamericanos y que pudo disfrutar de estancias más o menos prolongadas en esos países como asesores o colaboradores de sus gobiernos. 

En esta experiencia aprende dos cosas: la política es el Estado, y al Estado se llega si tu “discurso” se funde con el de la mayoría social del país. Tres palabras cargadas de magia: discurso, pueblo, Estado. La obsesión es traducir el discurso (el famoso relato) en votos y este en gobierno. La herramienta de todo conjuro es el lenguaje: la palabra crea al pueblo, pero la palabra habita en el pueblo. En clave latinoamericana, la palabra es la patria, la nación, España. Estudien ahora el uso histórico de estas palabras en este país y verán los límites a su “resignificación”. En el fondo del proyecto errejoniano habita una tierna ingenuidad, pero que puede residir también en el corazón de una parte de nuestra sociedad, especialmente de aquellos viejóvenes con ansias de interpretarla.

3. ¿Qué izquierda? ¿Por qué Errejón no es Podemos y es legítimo que no lo sea?

Íñigo es, de jovencísimo, militante libertario. Practica las posiciones dogmáticas y sectarias propias de la edad, todas ellas, por otra parte, casi imprescindibles en este largo proceso de formación. Estudia en el campus de Somosaguas de la Universidad Complutense, en la entonces Facultad de Sociología y Ciencias Políticas, centro relevante del movimiento estudiantil madrileño y cantera tanto de militancias variadas en la izquierda extrema como en la política profesional. Íñigo piensa y evoluciona en sus años de estudio, disfruta de una larga estancia en California, arranca de la vieja teoría de la dependencia y de cierto marxismo autónomo, pero incorpora progresivamente, en el formato juvenil característico del misticismo intelectual y del fetichismo conceptual, las lecturas de lo que gráficamente pero de forma imprecisa se llama postmarxismo. Refrito que en el caso de su referente mayúsculo, Ernesto Laclau, argentino ya fallecido y profesor de sociología en el sur de Inglaterra, combina peronismo de izquierdas, estudios culturales, psicoanálisis lacaniano, desencanto con los viejos partidos comunistas y más peronismo. 

De la izquierda española, Errejón hace en consecuencia un desprecio, quizás con razón. La vieja izquierda es, para él, un lastre, una corriente anclada en una sociedad que ya no existe y ensimismada en sus símbolos y referentes, lo que alguno ha llamado una “sopa de estrellas rojas”. Si había una deriva a evitar en Podemos era la de volver a ser “de izquierdas”. Iglesias tomó ese camino. Errejón lo quiso enmendar, pero no lo consiguió. Desgraciadamente, el gran momento populista de la política española está ya atrás. Y hoy a Errejón solo le queda practicar una versión rejuvenecida y depurada de lo que ha sido el gran partido de la clase media progresista española. Mucha suerte. 

4. ¿Qué partido?

Íñigo es hijo de sus padres. Es hijo de un alto funcionario con posiciones en los gobiernos de Zapatero. Padre de militancia en la extrema izquierda, pero bregado en el agitado, carnal y brutal mundo de los aparatos sindicales y de la política de Estado. Esto es importante; allí se aprende un oficio transmisible por vía familiar, que consiste en diseñar y organizar la física de flujos del poder interno de una gran organización corporativa. La fontanería es después del marketing el segundo gran oficio del político profesional. Y Errejón es extremadamente ducho en ambos.

El primer Podemos fue la obra más acabada de Íñigo. Un partido concentrado, reducido al “comando mediático”, que en 2014 se nos presentó como una verdadera “máquina de guerra electoral”. Por debajo, los círculos, sin poder, concebidos como meras correas de transmisión de consignas y “memes”. Al margen, lejos, todo lo demás: los partidos de izquierda, los sindicatos, los movimientos sociales. Sobre este esquema que nunca modificó, Errejón dedicó su tiempo a construir partido. Pero “partido” no es aquí una organización voluntaria y democrática, sino una tupida malla de cargos administrativos y liberados, fieles y eficaces, que dominan todas y cada una de las funciones públicas de Podemos. La primera lucha de poder con Pablo, interna, dentro de Podemos, fue cuando este último se dio cuenta de que lo único que tenía en el interior del partido era a sí mismo y a su imagen pública. Todo lo demás eran los chicos y chicas de Íñigo.

Hoy Errejón se nos presenta como un hombre “obsesionado” por no repetir los errores del verticalismo del primer Podemos, de la improvisación que obliga a reproducir estructuras de mando y delegación, etc. Bien, ahora pregúntense cómo se van a hacer las listas en cada una de las provincias en las que se presente y en las que Errejón no puede obrar el milagro del pan y los peces de su automultiplicación, o miren quiénes eran las “bases” del partido en la reunión del Centro Cultural Galileo hace unos días. Más País será partido, partido, partido.

El proyecto, la imagen, la propio persona de Errejón coincide, sin duda, con una parte del país. Íñigo, el político, no es un artificio, al menos no los es como Rivera de Ciudadanos o Sánchez del PSOE. Hay en él la inteligencia, las maneras y el proyecto en el que se pueden reconocer jóvenes con aspiraciones pero de futuro incierto, padres y abuelos de niños-bien preocupados por la deriva del país y gentes modestas que trabajan duro y obviamente no reciben lo que les corresponde. Errejón es la personificación del alma conservadora del 15-M y por ende de la solución conservadora a la crisis de las clases medias, que, por otra parte, nadie como él supo interpretar. Es un síntoma más del cierre definitivo del ciclo político que abrió el 15-M, la encarnación de su lectura más conservadora y la solución conservadora a lo que fue una gran apertura.

Errejón y su aspiración a la transversalidad tienen un hueco sociológico evidente, que disputa en la izquierda del PSOE, la izquierda de Ciudadanos y el hartazgo con Podemos. Esta no es la mayoría del país, pero es el segmento en el que el país se mira, su España. Su atractivo para la inteligencia progre reside en lo que representa. Veremos si el tiempo lo acaba convirtiendo en el juguetito roto que es todo político pasado su tiempo. Mientras tanto tenemos a Mas País, y unas elecciones, en las que su victoria o su fracaso se medirán en lo que consiga en la circunscripción de Madrid y en relación a su viejo amigo y rival, Pablo Iglesias. Otro que tal baila.

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JRG

    Me parece que sobra esa obsesión con las conspiranoias, sinceramente. Dejando estas aparte, me parece un buen artículo… si no fuese por la recurrente inclinación del autor a escribir desde arriba “mirando por encima del hombro” sea lo que sea aquello de lo que habla, como si ya estuviera de vuelta de todo. Es incluso gracioso reducir cualquier movimiento político a conspiraciones, confabulaciones y “operaciones”.

    Hace 1 año 6 meses

  2. JRG

    Me parece que sobra esa obsesión con las conspiranoias, sinceramente. Dejando estas aparte, me parece un buen artículo… si no fuese por la recurrente inclinación del autor a escribir desde arriba “mirando por encima del hombro” sea lo que sea aquello de lo que habla, como si ya estuviera de vuelta de todo. Es incluso gracioso reducir cualquier movimiento político a conspiraciones, confabulaciones y “operaciones”.

    Hace 1 año 6 meses

  3. Repartidor de pizzas

    El problema del artículo de Emmanuel Rodríguez es que carece de preámbulo. Con su permiso, sería el siguiente: Tras el rechazo de un análisis marxista de la sociedad inteligible que tenga el legado de la Ilustración y la razón como referentes, la “izquierda posmoderna” se divide en diferentes frentes respondiendo cada cual a su propio coctel de influencers filosóficos. Todos estos frentes o corrientes (el autor del artículo se inscribiría en uno de ellos con Toni Negri como gran gurú, Errejón en otro, la caduca socialdemocracia reconvertida en socioliberalismo en otro, etc.) tienen un denominador común llamado Postestructuralismo. A partir, de este “denominador común” el lenguaje y en concreto la semiótica será la piedra filosofal del devenir humano. Quedará así abierta la veda para la invención y ocurrencia de nuevos y diversos vocablos cada cual más rimbombante cuya “profundidad conceptual” solo será apta para quién sepa descifrar la metafusión rizomático-simbólica que se nos avecina en esta nuestra “compleja” cotidianidad de precariedad, sueldos de mierda y jornadas agotadoras de trabajo asalariado absurdo.

    Hace 1 año 6 meses

  4. jose

    El inicio de Rejón del Psoe fue original: en los locales de la UGT.

    Hace 1 año 6 meses

  5. antonio

    '' ¿Y los ahorrazos que os conseguimos en multas de la Ley Mordaza, que me dices? '' Si esto es todo lo que puede presumir Errejon sobre su gestión política , dicho hace unos meses en un barrio de Madrid a un grupo amplio de chavales obreros que lo acorralan y le tachan de '' vende-obreros'', que se puede esperar de el??. Si, se puede esperar que registrase la marca política por un lado diciendo, por otro, que no se presentaría a las elecciones generales. ‘'Una manada de hombres pastando en el presupuesto'' dijo en su momento y volvería a decir hoy Benito Pérez Galdos, y un sujeto regresivo más de un ciclo de lucha de clases en su fase regresiva desde los años 80, diría, quizás, la ciencia económica socialista.

    Hace 1 año 6 meses

  6. Carlos Ávila

    Conociendo los escritos habituales de Rodríguez me esperaba un palo de dimensiones cósmicas. Pues no, Errejón es el ala conservadora del 15M. No está mal porque conservadora sí, pero del 15M. Como decía un amigo mío allá por los setenta: “Soy conservador si lo que hay que conservar es bueno”. Solo en la frase final, “otro que tal baila” se nota el rencor habitual en Rodríguez, pero antes ha realizado un buen análisis. No me siento identificado con lo de los jóvenes, Pozuelo, etc. (tengo setenta años), pero tal y como está el panorama hasta concibo algunas esperanzas en la irrupción de algo en principio diferente aunque con un riesgo evidente de hacerse viejo en dos meses.

    Hace 1 año 6 meses

  7. Mark

    Mucha, demasiada generosidad. Lo peor de Podemos al cuadrado: el jonsismo peronismo de Errejón y sus pijoprogres no sólo es tan rídículo y rastrero como el paleocarrillismo sino responsable directo de los males y trampas organizativos e ideológicos desde Vistalegre. La cháchara vacía, el verticalismo autoritario, el plebiscitarismo, el gobernismo multiplicados por un factor de desvergüenza al cubo. Menuda cara se nos quedó a los qué perdimos el culo con el manifiesto mover ficha al descubrir ya en junio el percal trepista de fachada asamblearia de los círculos y el golpe peronista schmittiano de otoño. Sólo es más asqueroso lo de estos pijazos sin escrupulos que apestan a Falange chic lo de los viejos exestalinistas de Unidas Podemos babeando con Salvini y Fusaro mientras sus pupilos dicen necesades desde la soberbia y los "afiliados" aplauden como hooligans. ¿Qué puede salir mal?

    Hace 1 año 6 meses

  8. fersant

    Nace ya como juguete roto, como trilero es un chapucero, le pillaron copando la dirección de Podemos con fieles, le pillaron la operación jaque pastor por dejarse un ordenador abierto y le han pillado registrando la marca antes de que recorriera las televisiones negando por activa y por pasivo que estaba pensando en el salto a la política nacional.

    Hace 1 año 6 meses

  9. Seb

    Bla bla bla bla

    Hace 1 año 6 meses

  10. Darío

    Osea q la gente de izquierdas que quiere tener hijos, darles de comer y que vivan bajo un techo son "conservadores" o reaccionarios. Ok Pero me ha parecido la hostia el artículo, es solo que me ha fascinado lo del "alma conservadora del 15-M" tócate los cojones.

    Hace 1 año 6 meses

  11. Carmen

    De verdad, muchas gracias por escribir este artículo. Es magnífico.

    Hace 1 año 6 meses

  12. Fernando

    Pues mi hija y sus amigas también son jóvenes con sus títulos universitarios, másteres, cursos, becarías y otras actividades más desde el comienzo de la crisis, y no piensan votar por Errejón ni los suyos

    Hace 1 año 6 meses

  13. Julio Loras

    Estaría mucho mejor si te hubieses limitado a exponer hechos evitando que tus valoraciones personales y pseudomorales contaminaran un artículo que a priori tenía interés.

    Hace 1 año 6 meses

  14. Treitoiras

    Muy interesante el retrato político de Iñigo Errejón y su relación con las aspiraciones del 15-M. Veremos cuales serán sus resultados; si son pésimos, su palabrería y construcción de relatos (La Sexta mediante) hará el resto. Su gran éxito sería tener el resultado suficiente para pactar con el PSOE, e incluso Ciudadanos si llegara el caso.

    Hace 1 año 6 meses

  15. OKy

    Todo esto que comentas sobre lo que quiere Errejón, sobre que es una conspiración, sobre que si es un conformista y que es un niño pijo; que afirmas tan rotundamente, en qué te basas para decirlo ? Conoces a errejón y su entorno? Conoces lo que quiere ? O es simple paranoia desacreditadora, crítica de una izquierda rancia que vuelve a cerrarse para sí misma. Podemos hizo cosas mal, pero si algo hizo bien fue conseguir que mucha gente saliese de su cueva y se diesen cuenta de que así iban a conseguir poco. Está bien la discrepancia, pero inventarse conspiraciones y difamar sobre una persona que puede ayudar a cambiar este país es, cuanto menos, poco inteligente.

    Hace 1 año 6 meses

  16. seve

    me gustaría que el autor explicase en que consiste "la izquierda de Ciudadanos". Como tantas otras, la palabra "izquierda" ha sido totalmente tergiversada. A este paso no faltará quien se refiera a la izquierda de Vox. Supongo que el partido de errejon algun día nos dará a conocer su programa en forma de medidas prioritarias a las que se compromete, y no un discurso para iniciados o destinado simplemente a no mojarse con nada.

    Hace 1 año 6 meses

  17. Marco

    Excepcional retrato político: parece que ya los retratos de "clase" no suelen gustar porque más de uno se ve reflejado, y, para uno de los comentaristas, es obvio que la frase de "carece de estudios y hábito de esfuerzo, los parias y los pobres", está dicho con ironía. Sólo se echa en falta la " fatalidad " a la que se va a ver enfrentado Errejón, o, al menos, el ideario que representa: que la meritocracia, tan pronto como vino, se fue. Sin un cambio de modelo económico y una transformación radical de las relaciones sociales, en este caso desde la falta de ruptura del estrecho marco del 78, ninguna de las promesas del errejonismo podrá ser cumplida. En este capitalismo senil y con retos como el clima, sin esa ruptura esto va a ser un "salvese quien pueda". Saludos

    Hace 1 año 6 meses

  18. Enrique

    O sea, Emmanuel, que Errejón es un pijo. ¡Pero si ya lo sabíamos!

    Hace 1 año 6 meses

  19. Roso

    Otro marioneta del Ibex, pierde el ayuntamiento de Madrid y se presenta para hacer perder Podemos. Pobre España siempre del lado de los perdedores.

    Hace 1 año 6 meses

  20. jose

    En definitiva, cuanto rábano (rojo por fuera, blanco por dentro) hay escribiendo grandilocuentemente y siendo descrito... Aquella izquierda ahora despreciada consiguió éxitos mundiales que abarcó a cientos de millones de habitantes. ¿Que han conseguido estos post anglosajonizados?

    Hace 1 año 6 meses

  21. jose

    "Íñigo es, de jovencísimo, militante libertario" ¿De los de Cipriano Mera?

    Hace 1 año 6 meses

  22. jose

    " carecen de estudios y del hábito del esfuerzo, esto es, a los pobres y a los parias"... Está claro que este chico nunca ha trabajado en una mina, o en una construcción a pleno sol en verano, o en alta mar, o de camarero 12 horas,,, Que audaz es la mediocridad.

    Hace 1 año 6 meses

  23. jose

    ¿¿¿¿¿¿¿Como ocurre con los grandes hombres?????? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Pobre España!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí