1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué es la sedición?

La preocupación hispánica por dar forma legalista a las contradicciones de su compleja sociedad, dentro de la variedad de “Las Españas”, nunca ha producido satisfacción compartida

Enric Ucelay-Da Cal 13/10/2019

<p>Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.</p>

Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

El proceso al procés, tras sus prolegómenos en 2017-2018, se realizó en la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo y fue televisado entre febrero y junio del presente año. Como pudieron confirmar los espectadores, la causa se fundamentó en un concepto base: la “sedición”. Resulta un fundamento frágil, por la ambigüedad propia de la idea, una indeterminación que en nada facilita la precisión terminológica que requiere la tradición del derecho romano, en el cual los hechos dilucidados se ajustan a la abstracción que dicta la ley.

“Sedición” tiene una fuerte presencia en el derecho anglosajón, siempre con intención represiva, desde mediados del siglo XVII, y con énfasis en la etapa de nerviosismo frente a la propagación de la revolución francesa. Son leyes explícitas, desde el Sedition Act inglés de 1661, hasta el Seditious Meeting Act de 1795 en Gran Bretaña y los Alien and Sedition Acts de 1798 en Estados Unidos. El derecho español es menos concreto, y el tema forma parte del articulado del código penal. Si miramos en los diccionarios, pongamos por caso el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, hay dos planteamientos que coinciden, sin ser lo mismo: instigar de modo directo un tumulto, una algarada callejera con implicación subversiva, o, de modo más difuso, agitar –de viva voz o por escrito– para que tengan lugar tales incidentes. 

Ahora bien, la implicación revoltosa de una asonada lleva muy pronto de la insubordinación a la sublevación, o sea, a la rebelión abierta. Así, como se puede ver, se pasa de la acción más o menos irregular en la calle a la revuelta insurreccional, junto con el llamamiento a tal salto. La idea dual de “sedición” se revela, pues, como una aceleración en la lucha callejera, un incremento de la manifestación de protesta al motín, incluso por presión a las fuerzas del orden, un avance hacia la abierta rebelión, junto con las palabras que pueden llevar del reproche público en la calle al desorden y hasta más allá.

hasta la Transición, temas ‘sediciosos’ se dirimieron en tribunales militares, que, con frecuencia, dada la suspensión de garantías constitucionales, fueron reducidos a meros consejos de guerra

Así, por un lado, “sedición” roza la revolución e incluso la alta traición (no tanto en la tradición española, donde este crimen implica ponerse al servicio de un enemigo nacional). Por el otro, cuestiona la validez de la libertad de opinión en unas determinadas circunstancias: en su formulación más clásica, ¿es lícito lanzar un grito que provoca una estampida?

Dicho de otro modo, “sedición” puede entenderse como una responsabilidad cívica grave –que se acerca al crimen político más serio– o se puede reducir a una propaganda incendiaria, una exaltación verbal que sin embargo no va más allá de la demagogia o la verborrea. Si repasamos el debate político acerca del procés catalán durante los últimos meses, constatamos que los posicionamientos son en efecto estos: o se juzga una rebelión en toda la regla, o los hechos se reducen a una enunciación teatral libre de sentimientos ideológicos que pueden disgustar a según quien, sin por ello pasar los límites de lo que tolera la libertad de expresión.

Vista en clave histórica, resulta familiar la alternativa entre sedición como revolución realizada en la vía o desde las instituciones, o como mero bullicio, agitación ideológica y ruido publicístico, sin mayor daño o maldad.

Ahora bien, la costumbre hispánica es guerracivilista, a veces con voz queda y relativa tranquilidad y otras a grito limpio y abiertas ganas de machacar a los contrincantes. En cuanto se agudiza la tensión social, política o religiosa, se rechaza con vehemencia la equidistancia y se afirma lo que se elogia como “compromiso”, el valor supremo de la adhesión inquebrantable. A partir de tal devoción –actitud común a derechas e izquierdas– el criterio es dura lex, sed lex, aplicado al contrario. Dada que la tendencia hispana es –aceptemos el tópico– apasionada e impulsiva, ha predominado, al menos hasta “el cambio” de 1976-1978, la resolución de contradicciones importantes por medios alternativos a la judicatura, en concreto mediante las fuerzas armadas. El hecho es que no hay un hábito colectivo español de “lealtad sistémica”, tan sólo la pausa que precede el jaleo (y, según cómo, después el tiroteo). Peor aún, el conjunto de “Las Españas” ha estado tradicionalmente compuesto de gentes con la lengua larga para despreciar la honra ajena y la piel muy fina ante afrentas al honor propio. Hoy en día, igual que en tiempos ya pasados cuando cundía la hidalguía, abundan los pleitos respecto a la fama, la dignidad y el pundonor. 

El liberalismo naciente de la primera mitad del siglo XIX entendió “la nación” como un todo homogéneo, excepción hecha de “los facciosos”, la “facción” opuesta a la natural unidad colectiva. Su enemigo primordial se autodefinió como resistencia “legitimista” por su amor al trono y al altar. Estos “legitimistas” consideraron a sus rivales como oponentes a la verdad tradicional y, por tanto, extranjeros malignos: en euskera, los “guiristinos” (o “cristinos”, seguidores de María Cristina, la reina gobernadora, y su hija “La niña bonita”, Isabel II) se convirtieron en “guiris”, ralea de forasteros a los que se debía matar. Más que enjuiciar al contrario, el propósito era llevar a cabo una limpieza considerada necesaria. Así, se puede entender mejor el combate que ha sido la historia contemporánea española como una pugna de élites entre abogados y militares, entre togados y fajados, entre los partidarios del verbo escrito y los defensores de la acción contundente, entre los inclinados a los límites de forma y los incondicionales de las soluciones drásticas.

Hoy en día, igual que en tiempos ya pasados cuando cundía la hidalguía, abundan los pleitos respecto a la fama, la dignidad y el pundonor

La “sedición” escrita o dibujada –insultos a la corona, a las fuerzas armadas o a los símbolos de España– fue traspasada a la justicia militar en 1906, tras el llamado “incidente de Cu-Cut!”, en el cual oficiales de la guarnición de Barcelona asaltaron las oficinas de la prensa regionalista a raíz de una campaña agresiva contra el Ejército. Ante la presión de los uniformados, el gobierno liberal cedió. A partir de entonces y hasta la Transición de 1977-1978, temas “sediciosos” –reales o imaginados– se dirimieron en tribunales militares, que, con frecuencia, dada la suspensión de garantías constitucionales, fueron reducidos a meros consejos de guerra. Con esta lógica, la revolución callejera de Barcelona del verano de 1909 (Semana Trágica, según los clericales) acabó con el proceso a su supuesto inspirador, el republicano y/o libertario Francisco Ferrer y Guardia. A la vista del desastre en la capital catalana y otros núcleos urbanos, la distinción entre las formas de “sedición” se borró y Ferrer fue condenado en juicio castrense y fusilado, pedagogo mártir para los unos y terrorista antirreligioso para los otros. Quedó el recuerdo.

La flamante Segunda República inmediatamente inició trámites en las Cortes contra el monarca destituido (condenado por alta traición en rebeldía), así como medidas judiciales contra los protagonistas del régimen dictatorial de los años veinte y de quien dirigió la transición de 1930-1931 (el caso contra el general Dámaso Berenguer fue sobreseído en febrero de 1934). Los insurrectos del “Glorioso Alzamiento Nacional” de julio de 1936 ejecutaron a las izquierdas bajo la acusación irónica de “rebelión armada” antepuesta a fecha de octubre de 1934, cuando se habían sublevado la Generalitat catalana junto con los socialistas en Madrid y Andalucía, con graves consecuencias en Asturias. En la etapa más revolucionaria de 1936-1937, en el bando republicano, las izquierdas fusilaron, frecuentemente con menos atención al papeleo legal, a quienes juzgaban rebeldes o “facciosos”. El debate sobre quién mató más y peor sigue bien vivo.

Lo que marca la característica original del procés es la insistencia en los medios pacíficos por parte digamos rebelde, al ser ésta la reiterada justificación defensiva de los independentistas, y, por parte estatal, el recurso a los cuerpos policiales y a los tribunales. Hasta 2017, este tipo de problema se había contestado siempre por el Ejército, si no daba abasto la Guardia Civil, como gendarmería militarizada. Se debe señalar que la existencia de un sistema paralelo de justicia marcial fue suprimida por la constitución republicana, que lo supeditó en 1931 al Tribunal Supremo (como Sala Sexta), paso que fue anulado en la zona nacional y consagrado por el franquismo, hasta que, en 1987, el organismo jurídico-militar se reintegró (ahora como Sala Quinta) en el ámbito del Supremo. Asimismo, el franquismo sostuvo una secuencia de instancias judiciales excepcionales para temas de violencia política: el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (creado en 1940 y abolido en 1964), sucedido por el Tribunal de Orden Público (establecido en 1963 y suprimido en 1977), que dió paso de modo inmediato a la Audiencia Nacional, todavía activa.

Para concluir, la preocupación hispánica por dar forma legalista a las contradicciones de su compleja sociedad, dentro de la variedad de “Las Españas”, nunca ha producido satisfacción compartida, ni un sistema político sólido, satisfactorio para los bandos en lid. Por lo tanto, las sentencias son inevitablemente para unos un abuso y para otros una indulgencia.

--------------------

Enric Ucelay-Da Cal es catedrático emérito de Historia Contemporánea, Universitat Pompeu Fabra.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Enric Ucelay-Da Cal

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí